Anuario 2009

Afganistán
Alemania
Argelia
Argentina
Bolivia
Brasil
Cuba
Francia
Gran Bretaña
Guatemala
India
Italia
Libia
Marruecos
México
Nicaragua
Pakistán
Polonia
Sáhara Occidental
Sri Lanka
Sudán
Túnez
Venezuela
Venezuela
La Asamblea Nacional aprueba 30 leyes para impulsar un nuevo período de “revolución socialista”, de 2009 a 2019


Meritxell Turó

El 2 de febrero de 2009, Hugo Chávez, presidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), celebró un decenio como presidente de Venezuela. Lo hizo acompañado de gobernantes de Bolivia, Ecuador, Nicaragua, Honduras, Dominica y Cuba, y ese día declaró que confiaba en que los venezolanos le apoyarían para permanecer en el poder “al menos otra década”. En diciembre de 2007, venció el “no” en el referéndum para modificar varios artículos de la Constitución, entre ellos, ampliar el mandato presidencial de seis a siete años y retirar los límites de reelección. Pero Chávez lo volvió a intentar: el 15 de febrero de 2009 se aprobaron mediante otro referéndum, y con un resultado del 54,36% de los votos a favor, las enmiendas constitucionales que permitirán la reelección ilimitada de los cargos de elección popular. En las elecciones de 1998, Chávez logró la presidencia con un apoyo del 56% de los votos, en el año 2000 con el 60% y en 2006 con el 74% de los votos. Chávez se ha propuesto ser presidente hasta que tenga 74 años, y con la aprobación de la modificación constitucional, podrá optar a un tercer mandato, el 2012.

Las leyes para las nacionalizaciones



Aumenta el presupuesto de Defensa



Según sus declaraciones a principios de 2009, Hugo Chávez se propuso terminar 2010 sin que quedara ninguna ley “contraria a los principios del socialismo”. Esto responde a su proyecto del nuevo período de revolución socialista, de 2009 a 2019. Con este fin, durante el mes de agosto de 2009 se aprobaron 30 leyes en la Asamblea Nacional. Según la oposición, varias de ellas favorecen al actual Gobierno. El PSUV tenía la mayoría de sus 167 escaños porque en 2005 la oposición decidió no presentarse a las elecciones para denunciar la falta de garantías del voto secreto y el supuesto fraude en las listas del censo.
Una de 30 leyes aprobadas en agosto de 2009 fue la que se aplicará en las próximas elecciones legislativas, en diciembre de 2010: la nueva Ley Orgánica de Procesos Electorales. El cambio más importante concierne a la elección de parlamentarios. Con la antigua ley, el 60% eran elegidos por el voto directo de los ciudadanos y el 40% en listas cerradas. A partir de 2010, el 70% de diputados serán elegidos directamente por los votantes y el 30% por listas cerradas. Con esta nueva legislación, se amplía el voto personal y se reduce el proporcional, el partido más votado obtendrá mayor número de escaños que los que se obtenían con la antigua ley, lo que favorecería al PSUV en estos momentos. Según el dirigente del partido socialdemócrata Movimiento al Socialismo (MAS), Felipe Mujica, es una ley 'hecha a la medida del Gobierno', porqué directamente Hugo Chávez conseguiría muchos votos. Según la oposición, el PSUV también intenta moldear a la sociedad a través del “adoctrinamiento” que, según ellos, instaura la nueva Ley de Educación, aprobada el 13 de agosto de 2009 y que sustituye a la de 1988. La nueva ley otorga más poder al Estado, que regulará la contratación de maestros, la adjudicación de plazas universitarias y fijará las mensualidades escolares. También establece la educación laica y amplía la comunidad educativa (hasta ahora formada por maestros, alumnos y padres) a trabajadores, obreros y “organizaciones comunitarias”, que podrán vincularse a proyectos educativos de los colegios. El principal partido opositor, socialdemócrata, Acción Democrática (AD), consideró que las escuelas se convertirán en centros de formación ideológica chavista y que los miles de escuelas administradas por la Iglesia quedarán relegadas, en un país en que el 96% de la población es cristiano. El PSUV defiende que la ley se ciñe al 'Plan Socialista de la Nación ...

Cronología año   2009


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull