Anuario 2009

Afganistán
Alemania
Argelia
Argentina
Bolivia
Brasil
Cuba
Francia
Gran Bretaña
Guatemala
India
Italia
Libia
Marruecos
México
Nicaragua
Pakistán
Polonia
Sáhara Occidental
Sri Lanka
Sudán
Túnez
Venezuela
Libia
Gaddafi prepara la sucesión al nombrar a su hijo Saif al Islam como “número dos” del régimen
Borja Franco

El líder de Libia, Muammar al-Gaddafi, nombró este año a su hijo Saif al Islam “número dos” del régimen, con lo que el país magrebí entró a formar parte del club de las dictaduras hereditarias, junto con Egipto, Siria y Corea del Norte. Gaddafi reunió a principios de octubre, en un oasis del desierto situado a 800 kilómetros al sur de Trípoli (la capital), a los mandos populares y sociales de su régimen (una asamblea de jefes tribales que actúa como órgano ejecutivo). A pesar de que la designación de Saif como sucesor de Gaddafi aún no es formal, dos periódicos libios, Quryna y Oea, fueron dando a conocer algunos detalles del encuentro. Según estos diarios, la asamblea de jefes tribales resaltó la 'honestidad y el espíritu patriótico de Saif al Islam, por lo que se merece ser nombrado por unanimidad coordinador de los Mandos populares y sociales con competencias para tutelar el Congreso del Pueblo (Parlamento), el Gobierno y todos los organismos de seguridad'.

El segundo hijo de Gaddafi, formado en el extranjero, pasa por ser “el rostro reformista” del régimen. Le llaman 'el Joven Valiente' o 'Nuestro Joven Amigo', y es el creador de Fundación Internacional Gaddafi de Asociaciones Benéficas, que lucha contra la tortura y trabaja en la defensa de los derechos humanos. Durante los últimos años ha desempeñado funciones importantes en la gestión de conflictos diplomáticos del país, el último de ellos, el caso Lockerbie. Los expertos ven en Saif rastros del carácter excéntrico de su padre, pero creen que es un joven culto y cosmopolita que no tiene las mismas ansias de poder que él. Gaddafi, nacido en una tribu beduina del desierto, se ha convertido en el líder actual más longevo de África y del mundo árabe. Justo este año se ha cumplido el 40 aniversario del golpe de Estado que él, siendo un joven general del ala izquierda del Ejército, protagonizó junto con otros jóvenes oficiales, y mediante el cual derrocaron al rey Idriss Deby.
El “Guia de la Revolución” –es uno de los títulos que recibe Gaddafi– celebró el aniversario de esa revuelta durante seis días. Se gastó 40 millones de dólares en los festejos, que incluyeron desfiles militares, exhibiciones aéreas, una gran cena en una plataforma flotante, conciertos, exposiciones y hasta un espectáculo que narraba los 5.000 años de historia del país. Gaddafi llegó a este momento extasiado por su elección, a principios de febrero, como nuevo presidente de la Unión Africana (UA). Pese a que el nombramiento fue casual –el puesto correspondía por rotación a un país magrebí y Libia era el único que optaba a él–, y que el mandato sea sólo de un año, Gaddafi se vio en la cima del poder y se tomó su nuevo título como la oportunidad de cumplir uno de sus sueños: crear un Estado federal africano.
“Necesitamos que las gentes de África canalicen sus energías para empujarnos hasta alcanzar la fase final: los Estados Unidos de África”, declaraba Gaddafi en la cumbre de la UA que se celebró en la capital etíope de Addis Abeba. “Para ello es necesario un Gobierno de la unión. Tendrá que haber secretarios, coordinadores de políticas como Defensa o Asuntos Exteriores, que hoy son divergentes”, siguió Gaddafi en su discurso. El nuevo “rey de los reyes africanos” incluso habló de crear una moneda única, un ejército común y un mismo pasaporte.
Pero la propuesta de Gaddafi se encontró con la reticencia de varios de los 53 países que forman la UA, algunos importantes como ...

Cronología año   2009


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull