Anuario 2009

Afganistán
Alemania
Argelia
Argentina
Bolivia
Brasil
Cuba
Francia
Gran Bretaña
Guatemala
India
Italia
Libia
Marruecos
México
Nicaragua
Pakistán
Polonia
Sáhara Occidental
Sri Lanka
Sudán
Túnez
Venezuela
Sáhara Occidental
Marruecos endurece su postura con el Sahara el mismo año que reanuda las negociaciones sobre el conflicto


Borja Franco

Treinta y cuatro años después de que Marruecos invadiera y se anexionara el Sáhara Occidental, el reino alauí sigue determinado a no ceder a las peticiones de autodeterminación del pueblo saharaui. “No renunciaré ni a un grano de arena”, dijo el rey marroquí Mohamed VI en motivo del 34 aniversario de la Marcha Verde, una marcha civil hacia el Sáhara de 350.000 marroquíes, impulsada por su padre y antecesor en el trono, Hassan II, y que acabó con la conquista del territorio que hasta entonces había estado bajo el poder de España.

Desde ese año (1975), Marruecos y el Frente Polisario (el movimiento de liberación saharaui) se han disputado el control del Sáhara Occidental, que en su gran mayoría permanece bajo dominio marroquí. El reino alauí controla la zona costera, rica en minas de fosfato y pesca, mientras que la Républica Árabe Saharaui Democrática solo domina una estrecha franja de desierto. Los primeros dieciséis años de guerra y los siguientes dieciocho de proceso de paz no han servido aún para la autodeterminación del pueblo saharaui, y los significativos avances que han ido apareciendo este año han quedado finalmente sepultados bajo las arenas del desierto.  
El primer avance significativo fue el nombramiento de Christopher Ross en enero como nuevo mediador de las Naciones Unidas para el conflicto del Sáhara. La ONU le confirmó como sustituto del diplomático holandés Peter Van Walsum, a quien Argelia y el Frente Polisario acusaban de favorecer a Marruecos. Este cambio, sumado a la victoria de Barack Obama en Estados Unidos, levantó los ánimos de los independentistas saharauis: “Tenemos la impresión de que durante esta presidencia la independencia será reconocida', declaró a la agencia de prensa argelina APS el líder del Frente Polisario, Mohamed Abdelaziz.    
Posteriormente, otro gesto contribuyó a engordar las esperanzas saharauis: El nueve de septiembre se reanudaron las negociaciones entre las autoridades marroquíes y las saharauis, que llevaban dieciocho meses interrumpidas. En el encuentro, que tuvo lugar en Austria, las posturas de ambos se mantuvieron igual de alejadas, pero sus protagonistas destacaron el clima de distensión de la reunión. “La atmosfera era radicalmente diferente” a las cuatro anteriores negociaciones que habían tenido lugar en Nueva York. “Quizás sea el arranque de una nueva etapa”, creía Mohamed Khadad, uno de los representantes saharauis.
Pero Marruecos no tardó en derrumbar las esperanzas del pueblo saharaui. La segunda semana de octubre, la policia marroquí detenía a tres líderes del movimiento independentista saharaui y a nueve personas más simpatizantes con la causa saharaui. Siete de los detenidos, entre ellos los dos ex presos políticos Brahim Dahane y Alí Salem Tamek, serán juzgados por un tribunal militar marroquí y supondrá la primera vez en veinte años que un tribunal militar juzga a civiles. Ambos se enfrentan a una pena de muerte por haber “colaborado con el enemigo”.
Pero esta no ha sido la única agresión contra los saharauis. A mediados de noviembre, Marruecos detuvo en el aeropuerto de El Aaiún, la capital del Sáhara Occidental, a la más célebre de las activistas saharauis, Aminatou Haidar, conocida como “La Pasionaria” saharaui. Después de permanecer arrestada 24 horas, Haidar fue expulsada a Lanzarote por no cumplir los trámites de ingreso al renegar de su nacionalidad marroquí, según fuentes oficiales. El 14 de octubre Haidar empezó una huelga de hambre en el aeropuerto de Lanzarote para presionar al Gobierno español y lograr que la devuelvan al Sáhara Occidental. 'Nunca pensé que el Gobierno [español] le haría un favor tan sucio a Marruecos'
Esto prueba la situación de olvido internacional al que se ha abocado al pueblo saharaui. Mientras tanto, países como Alemania y la misma España colaboran con Marruecos para la construcción en los próximos diez años de cinco centrales solares, proyecto energético que dio a conocer en noviembre el ministro de Economía marroquí, Salahadin Mezuar. Dos de las centrales se construirán el el Sáhara Occidental.

Cronología año   2009


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull