Anuario 2009

Afganistán
Alemania
Argelia
Argentina
Bolivia
Brasil
Cuba
Francia
Gran Bretaña
Guatemala
India
Italia
Libia
Marruecos
México
Nicaragua
Pakistán
Polonia
Sáhara Occidental
Sri Lanka
Sudán
Túnez
Venezuela
Sudán
El TPI emite una orden de arresto contra el presidente de Sudán por crímenes de guerra y de lesa humanidad en Darfur


Borja Franco

retirado y criado en África sorprendieron a la embajadora de Estados Unidos en la ONU, Susan E. Rice, quien dos días antes había acusado al Gobierno de Bashir de genocidio.
Son muchos los que, como Rice, no dudan en calificar las matanzas de Darfur de genocidio. Pero es una acusación un tanto arriesgada, ya que para que sea un genocidio no basta con probar las muertes, sino que también se tiene que demostrar la voluntad de eliminar un determinado grupo étnico. Precisamente por esto, los jueces del TPI finalmente no incluyeron el cargo de genocidio en la orden de arresto contra Bashir, aunque meses más tarde, el 7 de julio, el fiscal del TPI, Luis Moreno Ocampo, solicitó recurrir a la sentencia para incluir esta acusación.
Y en medio de la confrontación entre la justicia internacional y el dirigente islamista, el nuevo presidente de Estados Unidos, Barack Obama, lanzó una oferta de diálogo al régimen de Bashir. El presidente norteamericano anunció en octubre que pretendía sustituir las amenazas y el aislamiento, que habían caracterizado la política hacia Sudán de la Administración Bush, por el diálogo. El plan consistía en ofrecer incentivos al Gobierno sudanés para que éste pusiera fin definitivamente a la guerra de Darfur e impidiera que el país se convierta en un santuario para el terrorismo islamista. Si Bashir no cumplía estas exigencias, EE.UU. ampliaría la presión y las sanciones sobre el Gobierno sudanés, según Obama. Pero este cambio de rumbo político fue muy polémico y muy criticado,  tanto por algunas personas del entorno del presidente norteamericano, como también por activistas y trabajadores humanitarios.
Y es que a pesar de los anuncios esperanzadores sobre el fin de la guerra en Darfur, la situación en esa región sudanesa sigue siendo muy complicada. Si bien este año ha disminuido el número de las víctimas mortales por los combates –ahora mueren una media de 140 personas al mes–, la población sigue viviendo bajo los efectos de una grave crisis humanitaria. “La población de Darfur sigue sufriendo día a día las consecuencias del conflicto. La violación se ha convertido en una especie de epidemia, persisten las detenciones ilegales, la tortura y el reclutamiento de niños soldados”, denunciaba la organización estadounidense Save Darfur. La situación no sólo afecta a los civiles. Las personas que trabajan para las cerca de 80 organizaciones humanitarias que actúan en la zona también están expuestas al secuestro por parte de ...

Página anterior

Cronología año   2009


Periodismo Internacional © 2022 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull
Aviso legal | Política de protección de datos | Política de Cookies