Anuario 2009

Afganistán
Alemania
Argelia
Argentina
Bolivia
Brasil
Cuba
Francia
Gran Bretaña
Guatemala
India
Italia
Libia
Marruecos
México
Nicaragua
Pakistán
Polonia
Sáhara Occidental
Sri Lanka
Sudán
Túnez
Venezuela
Túnez
Ben Ali gana las elecciones presidenciales con el 89,96% de los votos y renueva así por quinta vez consecutiva su régimen dictatorial


Borja Franco

“El 29 de septiembre por la mañana, Radhia Nasraoui, una abogada conocida por su lucha a favor de las libertades, se da cuenta al salir de casa de que le han rajado las cuatro ruedas de su coche. La abogada iba a buscar a su marido, Hamma Hammami (opositor político), al aeropuerto de Túnez. […] Antes de que Hammami cruzara la aduana, en la parte inaccesible al público, fue rodeado por una veintena de policías vestidos de civiles que le propinaron una paliza”. El periódico francés Le Monde recogió este testimonio un mes antes de las elecciones presidenciales del país. Por entonces, el régimen de Zin El Abidín Ben Alí ya engrasaba la maquinaria de su aparato represivo para asegurarse la victoria el 25 de octubre.

Como era de esperar, Ben Ali acabó ganando las elecciones y accediendo de esta manera a su quinto mandato consecutivo. Ali obtuvo el 89,96% de los votos –hecho que fue noticia puesto que nunca antes había bajado del 90%–. Los votos restantes quedaron repartidos entre sus tres únicos contrincantes en las urnas, dos de los cuales –Mohamed Bouchiha, del Partido de la Unidad Popular (5,1%), y Ahmed Inoubli, de la Unión Democrática Unionista (3,8%)– representan a formaciones afines al régimen. Así, se puede decir que sólo el tercero, Ahmed Brahim, líder del partido Ettajid (Renovación), ejercía como auténtico contrapeso a la candidatura de Ben Alí. Pero Brahim sólo pudo obtener el 1,57% de los sufragios, en parte por culpa de las dificultades que le pusieron los ministerios de Interior y Comunicación.
Alí “redujo a la oposición, silenció el disenso y reprimió cualquier cobertura de los medios independientes” para asegurarse su victoria, según analistas internacionales. Un estudio sobre la cobertura de la campaña, presentado el día antes de las elecciones por la Liga Tunecina de Derechos Humanos (LTDH), lo constataba con cifras: el conjunto de la prensa le dedicó el 97,23% de sus informaciones a la candidatura de Ben Ali y sólo el 2,7% restante a los demás aspirantes a la presidencia. El ministro del Interior, Haj Kacem, declaró una vez se supieron los resultados que las elecciones –que habían rozado el 90% de participación– fueron 'libres y transparentes' y se desarrollaron 'con todas las garantías”. Pero la oposición no lo vio igual: “Hemos registrado irregularidades en bloque y en detalle”, advirtió el fundador y secretario general del Fórum Democrático para el Trabajo y las Libertades (FDTL), Mustapha Ben Jaafar.
Jaafar se perfilaba como el principal candidato opositor a las presidenciales, pero el 28 de septiembre el Consejo Constitucional eliminó su candidatura porque no había presidido su partido durante dos años, tal y como exige una nueva ley electoral adoptada en 2008. Tampoco pudieron participar en la carrera presidencial otras dos figuras opositoras importantes –en total hay ocho partidos opositores legalizados–, como son Ahmed Nejib Chebbi, del Reagrupamiento Socialista Democrático (RSP), y los islamistas de Ennahda (Renacimiento), una formación que ha llegado a recoger un tercio de los votos de los suburbios de la capital, Túnez.
Aparte de amordazar a la oposición, la victoria de Ali fue posible gracias a la reforma constitucional que ...

Cronología año   2009


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull