Anuario 2009

Afganistán
Alemania
Argelia
Argentina
Bolivia
Brasil
Cuba
Francia
Gran Bretaña
Guatemala
India
Italia
Libia
Marruecos
México
Nicaragua
Pakistán
Polonia
Sáhara Occidental
Sri Lanka
Sudán
Túnez
Venezuela
Túnez
Ben Ali gana las elecciones presidenciales con el 89,96% de los votos y renueva así por quinta vez consecutiva su régimen dictatorial


Borja Franco

hizo en 2002 y con la que suprimió la limitación de tres mandatos presidenciales. Por todo esto, la oposición recibió la victoria de Ali como una oportunidad perdida de democratizar el país y algunos incluso apuntaron que los resultados fueron propios de una dictadura. El partido de Ali, Reagrupamiento Constitucional Democrático (RCD), controla el escenario político, la Administración pública y la sociedad tunecina en su conjunto desde hace 22 años. Durante este tiempo el presidente tunecino ha gobernado con puño de hierro el país, aplastando las libertades de la gente, pero sosteniendo un fondo de relativa estabilidad social y de prosperidad económica que le convierten, de cara a Occidente, en un “dictador discreto”. Una buena muestra fueron las elecciones, que fueron validadas por España y Francia pese a que no existieron las mínimas garantías democráticas. Sólo Estados Unidos se mostró preocupado por la falta de observadores internacionales.
A nivel interno, la política represiva del régimen ha ido alejando de la política a los ciudadanos, que han encontrado refugio en el éxito económico del país, como demostró la obra La fuerza de la obediencia. Béatrice Hibou explica en este estudio que la gran mayoría de los tunecinos puede “vivir normalmente, por llamarlo así, en un entorno político disciplinario, regulador y a veces coercitivo”. Pueden vivir sin sufrir por la ausencia de libertad de expresión, por el peso de un discurso único o por la inexistencia de una prensa libre, siempre y cuando la economía funcione bien.

Libertad de expresión
A mediados de agosto varios miembros progubernamentales del Sindicato Nacional de Periodistas Tunecinos (SNJT) impusieron, de forma ilegal, un nuevo presidente afín al partido gobernante. Este cambio en el SNJT, que era la única organización independiente para periodistas críticos, fue visto como “un simple golpe de Estado orquestado para maximizar la cobertura de los medios afines al partido gobernante”, dijo la red mundial Intercambio Internacional por la Libertad de Expresión (IFEX).  
También el sitio web de Al Jazeera, el canal a través del que se informan las personas opositoras al régimen, estuvo bloqueado desde el día de las elecciones. Muchos periodistas fueron detenidos o se les privó de entrar a sus puestos de trabajo. Por ejemplo, la policía impidió a los periodistas Lotfi Hidouri y Sihem Bensedrine participar en un taller de la Asociación Tunecina de Mujeres Democráticas, y Hidouri y ...

Página anterior

Cronología año   2009


Periodismo Internacional © 2022 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull
Aviso legal | Política de protección de datos | Política de Cookies