Anuario 2009

Afganistán
Alemania
Argelia
Argentina
Bolivia
Brasil
Cuba
Francia
Gran Bretaña
Guatemala
India
Italia
Libia
Marruecos
México
Nicaragua
Pakistán
Polonia
Sáhara Occidental
Sri Lanka
Sudán
Túnez
Venezuela
Cuba
La crisis económica dificulta la supervivencia del régimen cubano


Ivana Padierna

El 2009 ha sido para Cuba un año de pequeños cambios en la política interna y de una crisis económica que a obligado al Gobierno a “ahorrar”, llevando al pueblo cubano a sufrir cortes de luz constantes y una reducción de los productos de la libreta de racionamiento. Pero este año ha significado, sobre todo, un ablandamiento del histórico bloqueo cubano por parte de Estados Unidos y el diálogo que su nuevo presiente, Barack Obama, ha iniciado con la isla en busca de mejorar las relaciones entre ambos países. Esta trascendental medida ha sido recibida con alegría por el pueblo cubano, que, por otro lado, trata de lidiar con el estancamiento económico provocado por la crisis global. En política exterior, Cuba ha retomado su tradicional alianza estratégica con Rusia -que se interrumpió en 1991 tras la desintegración de la Unión Soviética- y ha establecido importantes acuerdos comerciales y financieros con China, que se reafirma como segundo socio comercial de la isla.

Durante el año, el Gobierno cubano de Raúl Castro ha optado, tal y como se esperaba, por una línea continuista en la que quiere mantener a toda costa el modelo económico y político de la revolución cubana. Para dar luz verde a la preservación de la Cuba comunista estaba previsto celebrar, a finales de año, el VI Congreso del Partido Comunista Cubano (PCC), que debía decidir si se producía el relevo de Raúl Castro como primer secretario o se mantenía su hermano Fidel como jefe de la única fuerza política de la isla; así como aprobar el plan económico para 2010-2014. Sin embargo, el congreso, que hubiera sido el primero desde 1997, fue pospuesto sin nueva fecha tras una reunión del Comité Central del partido celebrada en julio, según informó el diario ‘Gramma’, prensa oficial del Gobierno cubano. La grave situación económica que sufre Cuba se ha impuesto como una prioridad en la agenda del Partido, que se ha visto obligado a ocuparse de temas financieros urgentes y a esperar a la evolución económica para celebrar el Congreso, su acto más decisivo desde 1997. Según un comunicado oficial, Raúl Castro dice que Cuba se encuentra actualmente “ante el imperativo de sacar bien las cuentas de lo que realmente dispone el país y de cuánto contamos para vivir y desarrollarnos”.

Incertidumbre sobre un cambio real
En marzo, Raúl Castro reformó el Gobierno que heredó de su hermano Fidel. Los cambios se basaron en la destitución de dos históricos dirigentes del régimen -figuras clave durante el mandato de Fidel- como el canciller, Felipe Pérez Roque, y el secretario del comité ejecutivo del Consejo de Ministros, Carlos Lage, además de nombrar ocho nuevos ministros y fusionar cuatro carteras creando dos nuevas. Pérez Roque fue sustituido por el viceministro primero de Exteriores, Bruno Rodríguez, mientras que Lage, que seguirá siendo vicepresidente del Consejo de Estado -principal órgano de dirección del país- fue sustituido como secretario del Consejo de Ministros por el general José Amando Ricardo Guerra, hasta entonces jefe de la Secretaría del Ministro de las Fuerzas Armadas. Analistas y académicos locales debaten entre ellos si la renovación de la ‘vieja guardia’ es el primer paso de un amplio proceso de futuras reformas en la isla o si se trata simplemente de una acción concreta para mejorar la eficacia de las instituciones cubanas ante el golpe de la crisis económica mundial.
Desde que Raúl Castro sustituyó definitivamente a su hermano Fidel como ...

Cronología año   2009


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull