Anuario 2009

Afganistán
Alemania
Argelia
Argentina
Bolivia
Brasil
Cuba
Francia
Gran Bretaña
Guatemala
India
Italia
Libia
Marruecos
México
Nicaragua
Pakistán
Polonia
Sáhara Occidental
Sri Lanka
Sudán
Túnez
Venezuela
Guatemala
El Gobierno de Álvaro Colom pide ayuda a la comunidad internacional para luchar contra el hambre
Ivana Padierna

Una grave crisis alimentaria y la lucha contra la impunidad han sido los protagonistas del 2009 guatemalteco. Además de la pobreza, los problemas internos de violencia han sido constantes en el día a día del país centroamericano, que alberga un gran problema para juzgar a delincuentes y criminales. Por su lado, la economía del país ha representado el factor más positivo durante este año, ya que, aun siendo afectada por la crisis financiera internacional, ha sido la menos dañada de toda la región centroamericana.

En septiembre de este año, el presidente de Guatemala, Álvaro Colom, decretó un “estado de calamidad pública” a nivel nacional debido a una severa crisis alimentaria por la pérdida de hasta el 90% de los cultivos agrícolas en las zonas del este y el nordeste del país a causa de una larga sequía iniciada en agosto de 2009. La falta de lluvias hizo que de perdieran unas 34.000 toneladas de alimentos y dejó sin poder comer a más de 400.000 familias que basan su dieta alimenticia en sus cosechas de maíz y frijoles, según el Ministerio de Agricultura y Alimentación (MAGA). Esta situación significó una grave crisis en el país, teniendo en cuenta que el 52% de los 13,3 millones de guatemaltecos viven en la pobreza.
Como medida de urgencia, el Gobierno invirtió, entre agosto y septiembre, alrededor de 60 millones de quetzales (unos 5,3 millones de euros) en la distribución de alimentos básicos a las 54.564 familias más necesitadas. Sin embargo, la ayuda de la Administración guatemalteca se preveía insuficiente y en septiembre Colom decidió solicitar apoyo económico a la comunidad internacional, pidiendo 100 millones de dólares (casi 80 millones de euros) para proveer de alimentos de emergencia a las familias afectadas y para poder financiar un programa específico para combatir la alta pobreza que sufre su país. A la llamada de auxilio acudieron rápidamente la Comisión Europea (CE), con una donación de 15 millones de euros, y el Fondo Monetario Internacional (FMI), que puso a disposición de Guatemala 521 millones de euros en el marco de un acuerdo stand-by con una vigencia de 18 meses. Además, se unieron a la causa alimentaria Brasil, Venezuela y México, que enviaron cargamentos de arroz y otros alimentos a través del Programa Mundial de Alimentos (PMA) de las Naciones Unidas -agencia especializada de la ONU que distribuye alimentos y dinero para apoyar proyectos de desarrollo-, e Italia, que en septiembre aportó al programa 400.000 euros.
El ministro guatemalteco de Agricultura, Mario Aldana, aseguró que se trataba de la sequía más grave que Guatemala ha sufrido en los últimos treinta años y que ha afectado severamente a siete de los veintidós departamentos del país denominados “el corredor seco” (El Progreso, Zacapa, Chiquimula, Jalapa, Jutiapa, Santa Rosa y Baja Verapaz). Entre enero y julio de 2009, la hambruna se ha cobrado la vida de 462 personas por desnutrición crónica, entre las que figuran 54 niños, según el Ministerio de Salud.
Ante la crisis ...

Cronología año   2009


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull