Anuario 2009

Afganistán
Alemania
Argelia
Argentina
Bolivia
Brasil
Cuba
Francia
Gran Bretaña
Guatemala
India
Italia
Libia
Marruecos
México
Nicaragua
Pakistán
Polonia
Sáhara Occidental
Sri Lanka
Sudán
Túnez
Venezuela
México
El Gobierno de Calderón fracasa en su intento de dar el golpe final contra el narcotráfico


Ivana Padierna

El presidente de México, Felipe Calderón, se enfrenta al fracaso de la guerra emprendida contra el narcotráfico, su principal objetivo político desde que inició su mandato, en 2006. El combate para frenar el crimen organizado de los cárteles de la droga existentes en México no sólo ha hecho aumentar la violencia en buena parte de los estados del país, sino que tampoco ha logrado un descenso en la producción, el comercio o el consumo de drogas, según datos de la ONU. Entre enero y octubre, más de 45.000 soldados del Ejército y agentes federales han sido enviados por Calderón para contener la violencia y hasta noviembre de 2009 se han registrado 14.000 muertos y 60.000 detenidos por estar involucrados en el tráfico de drogas, según recuentos oficiales. 

El fracaso de esta política se hizo más evidente tras conocerse la libertad sin cargos del 75% del total de los detenidos en la operación contra el narcotráfico, según el informe del titular de Asuntos Jurídicos de la Procuraduría General de la República, Juan Manuel Álvarez, quien hizo público el documento de acuerdo con la ley de transparencia de la información pública.
Además, la política ‘antinarco’ ha sido una de las más caras de la historia de México: en ella se han empleado más de 7.000 millones de dólares que no han servido para obtener los resultados esperados de disminución del negocio de la droga. Aun así, el Gobierno ratifica su postura con datos sobre la mesa. Según la secretaria de Relaciones Exteriores de México, Patricia Espinosa, la estrategia de Calderón, basada en la coordinación de las distintas fuerzas policiales del país para erradicar los cárteles, ha servido hasta ahora para incautarse de más de 30.000 armas, más de 4.000 toneladas de droga, más de 13.000 vehículos y 338 avionetas pertenecientes a los 'narcos'. Entre las armas se encuentran, según Espinosa, muchas de gran calibre y lanzamisiles capaces de derribar helicópteros.
A pesar de estas confiscaciones, el creciente e imparable número de muertes y la cruel violencia que se vive en las calles de muchos estados, con batallas cuerpo a cuerpo entre el Ejército mexicano y los narcotraficantes, han fomentado un descontento popular notable contra el Gobierno de Felipe Calderón que puede costarle las elecciones en 2012. Según una encuesta realizada por el servicio internacional de noticias multimedia Voice Of America (VOA), en agosto de 2009, un 35% de mexicanos cree que México está perdiendo la lucha contra el narcotráfico, otro 40% opina que necesita ayuda extranjera y sólo un 15% cree que el Gobierno lidera la batalla, frente a un 10% que prefiere no opinar. Estos porcentajes se ajustan a la opinión mayoritaria que rodea actualmente al Gobierno mexicano. Expertos como Ethan Nadelmann, director de la organización no lucrativa que defiende, entre otras cosas, la legalización de las drogas como solución al narcotráfico, Drug Policy Alliance, ven claramente injustificable este combate mortal entre las mafias y el Gobierno por la falta de resultados positivos. Así lo creen también los ex presidentes de México, Brasil y Colombia, Ernesto Zedillo, Fernando Enrique Cardoso y César Gaviria, respectivamente, que en febrero de 2009 publicaron conjuntamente el informe ‘Drogas y ...

Cronología año   2009


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull