Anuario 2009

Afganistán
Alemania
Argelia
Argentina
Bolivia
Brasil
Cuba
Francia
Gran Bretaña
Guatemala
India
Italia
Libia
Marruecos
México
Nicaragua
Pakistán
Polonia
Sáhara Occidental
Sri Lanka
Sudán
Túnez
Venezuela
Nicaragua
El personalismo “danielista” entierra el sandinismo


Ivana Padierna

2009 ha sido para Nicaragua el año de las turbulencias políticas. El actual Gobierno del presidente Daniel Ortega, líder del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), ha generado duras polémicas tanto a nivel nacional como internacional por la intransigencia y la poca transparencia de los actos llevados a cabo por la Administración gubernamental. Tras las protestas de la oposición liberal y sandinista, y la gran mayoría de intelectuales del país en noviembre de 2008 por el supuesto fraude en las elecciones municipales, el movimiento “antidanielista” ha tomado más fuerza este año después de que el presidente cambiara la actual ley electoral para mantenerse en el poder. Especialmente críticos con el presidente han sido los miembros del Movimiento Renovador Sandinista (MRS) -partido político inspirado en el legado de Augusto César Sandino y creado en 1995 por discrepancias entre miembros del FLSN- y el Movimiento por el Rescate del Sandinismo -fundado en 2005 por Henry Ruiz y Herty Lewites, ex militantes del FLSN que optaron oponerse a Ortega-. Durante el año, ambos grupos políticos han buscado alianzas con otros partidos de la oposición representados en el Parlamento para parar las propuestas de Daniel Ortega -especialmente la que quiere modificar la Constitución- que, según ellos, se alejan de la tradicional “lucha social y política del sandinismo” y se centran en la captación de un mayor electorado y en la “construcción de un nuevo poder económico en la cúpula del orteguismo”.

El actual Gobierno también recibe duras críticas por parte de partidos de ideología liberal que tachan a la Administración de corrupta por quedarse para fines personales el dinero que recauda con los impuestos y no invertirlo en planes para el desarrollo del país. A la vez, el Gobierno suma reproches internos de antiguos militantes de la revolución sandinista que apoyaron a Ortega en su entrada al poder pero que actualmente se muestran en contra de las “maneras dictatoriales” de éste y de las políticas autoritarias del FSLN para reducir la libertad de expresión. Durante 2009 el Gobierno sandinista ha recibido numerosas denuncias del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) por la amenaza y la persecución a organizaciones ciudadanas como la Coordinadora Civil, organismo formado por organizaciones no lucrativas de Nicaragua que luchan por un desarrollo humano y democrático sostenible en el país. El acoso contra algunos miembros de esos grupos y la brutal represión contra la prensa independiente del país derivaron en junio, en una orden del presidente Ortega para cerrar la primera emisora de radio crítica con el Gobierno. Este control que ejerce la Administración Ortega sobre periodistas y opinadores también fue denunciado en la Asamblea General de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) celebrada en noviembre, un informe de la cual señala que la política de represión contra la libertad de expresión y de prensa en Nicaragua era parte de “una estrategia antimediática de los países miembros de la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA) controlada por el presidente de Venezuela, Hugo Chávez”. Respecto a esto, el jefe de información del diario nicaragüense ‘La Prensa’, Douglas Carcache, asegura que “el temor a ser amenazados por el Gobierno ha conducido a algunos medios a la autocensura”.
La directora del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), Vilma Núñez de Escorcia, asegura que “el ataque hacia la libertad de expresión es ahora, en este Gobierno, más abierto y descarado”. Por otro lado, la Iglesia nicaragüense también expresó su preocupación con una llamada a la paz hecha por la Conferencia Episcopal en noviembre. Un mes antes, esta misma institución alertó de que la “libertad de ideas” en el país estaba en peligro debido a los “condicionamientos impuestos a todos los grupos ideológicos ajenos al Gobierno”.
El FSLN trató, sin éxito, de prohibir una multitudinaria manifestación -de entre 30.000 y 50.000 participantes, según ...

Cronología año   2009


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull