Anuario 2010

Argentina
Brasil
China
Colombia
Corea del Norte
Corea del Sur
Georgia
Japón
Rusia
Ucrania
Venezuela
Rusia
La crisis sigue desafiando a Rusia
Héctor Martín

La crisis económica sigue azotando a Rusia con contundencia. Las cosas no marchan bien pese a que este 2010 ha sido algo mejor que el desastroso 2009. El desempleo alcanza ahora, aproximadamente, la cifra de 6 millones de personas sobre una población activa de 76,6 millones de personas. Puede parecer poco en el conjunto de la población rusa, pero esos 6 millones de personas viven una situación dramática. La OCDE arroja datos que en 2010 certifican un crecimiento del PIB ruso, que ha mejorado sensiblemente respecto a 2009. El crecimiento del PIB fue en ese año del -7,9, y en 2010 ha sido de 5,5 puntos, estimándose que en 2011 sea un poco menor, del 5,1. Tras el bache de 2009, en el que la inflación fue de 11,7 puntos, en 2010 es de 6,5. Es cierto que ha bajado en comparación con el nefasto 2008, año de estallido de la crisis financiera mundial, con una inflación del 14,1%. Pero no se pueden echar las campanas al vuelo. La inflación preocupa, y el déficit público también. Quizá para lograr que los factores positivos hagan de contrapeso a los negativos sería deseable potenciar las exportaciones y tener una balanza comercial con superávit. Esto último se ha conseguido con relativo éxito en este 2010, y los mejores clientes de Rusia han sido países como Alemania, China o Japón. ¿Pero les interesa a estos países adquirir productos rusos por su calidad o su alto grado de desarrollo tecnológico? La respuesta es no. Lo que sigue aguantando el peso de las exportaciones rusas son las materias primas, esencialmente los combustibles (petróleo y gas). En estos recursos deposita el Kremlin sus mayores esperanzas, dado que el barril de crudo del Cáucaso sigue subiendo. Llegó a alcanzar cotas de más de 80 dólares en dos instantes muy concretos de 2010.

Moscú, “socio estratégico” de la OTAN


¿Qué significa el nuevo START-3?


La inevitable entente entre Rusia y China


Hispanoamérica hace negocios con Moscú



Una buena manera de atraer inversiones sería aprovechar a fondo el Mundial de Fútbol de 2018. No sólo durante su realización, sino también en los años previos al evento, que serán años de obras y dinamismo en las ciudades rusas que acojan los principales partidos. La FIFA ha seleccionado a Rusia como sede del Mundial porque ésta ha presionado a fondo, y este acontecimiento será una ocasión que le irá de perlas al Kremlin para exhibir su potencial de organización y seguridad frente al resto del planeta. Se atraerá al turismo y las televisiones de todo el mundo pagarán millones por retransmitir los encuentros, sin contar además la publicidad. Sin embargo, aún hay muchas cosas en el aire. De hecho Rusia no era una de las candidaturas que más brillaba por su óptimo estado para la futura cita. La solicitud oficial con la que ganó el derecho de organizar el Mundial de fútbol 2018 incluía 13 ciudades, lo cual “no significa necesariamente que todas ellas acojan esa competición”, declaró Alexei Sorokin, jefe del Comité Rusia 2018. Los representantes de la FIFA planean realizar su primera visita de trabajo a Rusia en enero de 2011, y ese será el momento idóneo para atraer su atención y lograr que decidan qué lugares son los elegidos definitivos.

¿Qué ha hecho Medvédev frente a la crisis?
El presidente ruso, Dimitri Medvédev, se ha enfrentado a la crisis con un éxito dispar. Lo primero que hizo fue intentar poner freno a la fuga de inversiones que padece el país, pero la poca confianza en el Estado ruso ha acabado por asustar a muchos inversores. Al tener pocos resortes con los que enfrentarse al temporal, Medvédev ha usado lo que nunca le han fallado a Rusia: el dinero de los beneficios derivados de la energía. Se trata sobre todo del Fondo de Estabilización derivado de los beneficios energéticos. Según un informe del Banco de Rusia, dichos estímulos derivados del beneficio energético han sido de 295.000 millones de rublos (cerca de 10.000 millones de dólares), de los que para el 1 de octubre ya se habían gastado 233.700 millones de rublos (cerca de 7.900 millones de dólares). Este colchón de dinero le permite por ahora al Kremlin respirar con algo más de tranquilidad y costear los planes de reactivación que Medvédev y Putin han ido poniendo en marcha. Así, se ha logrado que el PIB haya mostrado tasas de crecimiento superiores al 4% en 2010. La pregunta es si se habrán de alargar mucho estos planes de alargarse también la crisis. Y si esto sucede, ...

Cronología año   2010


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull