Anuario 2010

Argentina
Brasil
China
Colombia
Corea del Norte
Corea del Sur
Georgia
Japón
Rusia
Ucrania
Venezuela
Georgia
Cambios constitucionales para afrontar la crisis institucional y económica
Héctor Martín

Mijaíl Saakashvili, presidente de la república de Georgia, está desgastándose a marchas forzadas. Quizá por eso su país ha tenido que afrontar, lo quiera o no, un cambio constitucional de gran alcance. Recortar los poderes presidenciales es el punto caliente de esta reforma. Pero será una tarea ardua seguir adelante con un panorama externo complicado: estos cambios no dejan de venir impuestos por la crudeza de la crisis mundial económica que también afecta a Georgia, y sobre todo por el desprestigio de una clase política en la que muchos ciudadanos ya no confían.

La personalidad georgiana


EE.UU. y Georgia, aliados a la fuerza


El “gran juego” de Rusia en el Cáucaso


Una independencia inestable


En octubre de 2010, los cambios constitucionales aprobados en la cámara legislativa georgiana aumentaron los poderes del primer ministro y de esta misma cámara en detrimento de los de Saakashvili. Una medida significativa, y más teniendo en cuenta que el presidente domina el Parlamento desde 2008 (cuando obtuvo un 61% de los votos frente a un 14% de la oposición). Sin embargo, hay opiniones para todos los gustos. La oposición, por ejemplo, denuncia que el cambio constitucional no hace sino aumentar los poderes de Saakashvili y que esto es lo que en el fondo él desea. Sea o no cierto, la reforma se fraguó durante el verano y ha terminado por hacer que el país sea una república parlamentaria. Son un total de 44 enmiendas a la Constitución, según las cuales el partido ganador de las elecciones forma Gobierno y el legislativo aprueba al primer ministro. Saakashvili retiene, no obstante, el mando supremo sobre las Fuerzas Armadas y la política exterior. La oposición denuncia, en síntesis, que la reforma está hecha para que Saakashvili repita por tercera vez en el cargo en 2013 (pese a que la Constitución sólo le permitía dos mandatos, cosa que ahora ha cambiado). A esta posibilidad se ha opuesto virulentamente el opositor Partido Republicano, pero no es el único. A nivel internacional, representantes de la Comisión de Venecia del Consejo de Europa que visitaron el país caucásico en 2010 dijeron que, de hecho, el presidente sigue conservando demasiadas atribuciones. Y en su gira por el Cáucaso, la secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, respaldó este punto de vista. Esté o no aspirando Saakashvili a una enésima reelección, lo que está claro es que el partido oficialista seguirá conservando de todos modos el poder aunque haya un relevo. En este sentido, suena como posible presidenciable el actual alcalde de la capital georgiana, Gueorgui Ulugava, del mismo partido que Saakashvili.

Una economía en dificultades fuerza la reforma
A nadie se le escapa que el contexto económico ha sido aquí decisivo para entender la reforma. Los próximos años se pueden presentar duros para Georgia. El índice de paro en 2009 ya era del 16% y el incremento ha ido a más sobre una población con una fuerza de trabajo de 1,9 millones de personas. No es de extrañar que muchos georgianos deseen ahora abandonar su tierra para buscar mejor fortuna en Europa occidental, Canadá o Estados Unidos. Varios se acogen a la condición de refugiados políticos para lograrlo. El ...

Cronología año   2010


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull