Anuario 1999

Afganistán
Alemania
Angola
Arabia Saudí
Argelia
Argentina
Australia
Austria
Birmania
Brasil
Bulgaria
Burundi
Chile
China
Colombia
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Costa Rica
Cuba
Ecuador
Egipto
El Salvador
España
Estonia
Filipinas
Francia
Gran Bretaña
Guatemala
Honduras
Hungría
India
Indonesia
Irak
Irán
Irlanda
Israel
Italia
Japón
Jordania
Kazajstán
Kirguistán
Kuwait
Líbano
Libia
Marruecos
México
Nicaragua
Nigeria
Pakistán
Panamá
Paraguay
Perú
Polonia
Portugal
República Checa
Rumania
Sáhara Occidental
Siria
Sri Lanka
Sudáfrica
Tayikistán
Túnez
Uruguay
Uzbekistán
Venezuela
Vietnam
Marruecos
Mohamed VI sube al trono de Marruecos y lanza promesas de democracia
Jordi Miró

Pocas horas después de la muerte del rey Hassan II, en julio del 1999, su hijo Mohamed VI le sucedió con objetivos que auguraban impulsos reformadores. Atrás quedaban 38 años de reinado feudal y absolutista que empezó con mucha mano dura pero que se fue suavizando con el tiempo.

El hombre fuerte del reino

El final de la era Hasán

El debate sobre la situación de los presos políticos volvió a estallar en Marruecos a principios de este año. Fue a raíz de la aparición de un libro, en París, sobre uno de los episodios más oscuros de la represión mantenida por Hassan II. Malika Ufkir, hija del general Ufkir, ministro de Interior de Hassan II que en 1974 lideró un golpe de Estado, escribió en “Prisionnière” las consecuencias de aquel golpe fallido: el asesinato del general y el encarcelamiento inmediato de su familia durante más de 20 años, en condiciones –según la autora– inhumanas.
En sus primeras apariciones públicas como nuevo monarca de Marruecos, Mohamed VI puso de manifiesto su objetivo de continuar y profundizar en el proceso democrático que ya empezó Hassan II en los últimos meses de sus 38 años de reinado. De hecho, en su primer discurso ante las cámaras de televisión, aseguró que su papel en la política marroquí consistiría en asesorar y “si hacía falta arbitrar”, por lo que dio a entender que su protagonismo sería menor que el de su padre. Además, instó al primer ministro, el socialista Abderramán Yussuffi –que encarnaba la esperanza del cambio– a seguir con la transición que inició 16 meses antes y que estaba estancada debido a la resistencia de los inmovilistas que querían perpetuar el antiguo régimen. También mostró su preocupación por las capas pobres del país, por la deuda externa, por el nivel de paro (el 19% de la población activa), y un cierto interés, aunque tibio, por resolver los problemas de identificación de votantes en el referéndum del Sáhara, previsto para 1992 y aplazado este año por enésima vez.
Buena parte de la culpa de las malas condiciones de los presos políticos la tenía, además de Hassan II, el ministro del Interior, Driss Basri, el hombre más temido del monarca, conocido por las técnicas represivas con que aplastaba cualquier intento de revuelta antimonárquica, islamista o prosaharaui. Sin embargo, Mohamed VI, en una decisión inesperada, le destituyó sin dar ninguna explicación oficial, con lo que ratificaba, de alguna manera, que su apuesta democrática iba a ser real. Del mismo modo, también despidió, entre otros, al director de prensa y de televisión estatales. Fueron unas decisiones aplaudidas por saharuais, izquierdistas, islamistas y beréberes. Porque no sólo relevó a aquel que se encargaba de encarcelar, sino que además concedió medidas de indulgencia a los más de 46.000 presos que había repartidos por todo su territorio.
En otro gesto de ...

Cronología año   1999

13 de febrero. Rabat avisa que supervisará los movimientos de las embajadas extranjeras en Marruecos.

9 de abril. Hassan II releva a Filali al frente de la diplomacia marroquí.

12 de junio. Un colaborador de Hassan II amenaza con revelar secretos si no libera a sus familiares.

24 de julio. Muere Hassan II por un paro cardíaco. Mohamed VI sucede a su padre como rey.

30 de agosto. Movilización del pueblo marroquí para investigar los casos de desaparecidos.

1 de octubre. Mohamed VI autoriza el regreso de Abraham Serfaty, el ex preso político y exiliado más antiguo.

9 de octubre. Mohamed VI propone una auténtica separación de poderes para Marruecos.

14 de octubre. Vuelve la familia de Ben Barka, tras 34 años de exilio.

15 de octubre. El rey anuncia el fin del abandono oficial del Rif.

28 de octubre. El primero ministro, Yussufi, recibe el espaldarazo del rey para reformar el país.

10 de noviembre. Destitución del ministro de Interior, Driss Basri.

17 de noviembre. Destitución del director de prensa y de televisión.

30 de noviembre. Diferentes sectores de Marruecos reclaman unas elecciones “limpias”.


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull