Anuario 1998
Brasil
"El electorado brasileño y la comunidad internacional renuevan su confianza en Cardoso para que saque al país de la crisis"
Mar Ferrando

Brasil es un país con un gran potencial económico y graves problemas sociales. Por un lado, se considera la primera potencia sudamericana (y la octava mundial), y por otro, tiene una gran parte de la población (32 millones) sumida en la más absoluta pobreza. La distancia entre la escasa población que disfruta de una situación de bienestar y la que se encuentra sumergida en la miseria es cada vez más patente y, sin embargo, todos los países del hemisferio sudamericano están constantemente pendientes de lo que ocurre en este enorme país amazónico.
Este año, la atención hacia el país ha sido constante. La crisis asiática y, sobre todo, la crisis financiera rusa que se desencadenó durante el mes de agosto han hecho temblar los sistemas económicos de muchos países, entre los que está Brasil. El Gobierno de Cardoso ha tenido que tomar medidas para evitar devaluar el real, aunque siempre bajo la atenta mirada y orientación del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Banco Mundial.

A medianos de este año, Brasil empezó a padecer una gran fuga de capital que fue en incremento durante el mes de septiembre, en el que llegó a 1.700 millones de dólares. Esta fuga ha ido acompañada por la continua caída de la bolsa.

Durante todo el año, los mercados financieros, el Gobierno brasileño y las empresas internacionales que han invertido en este país han esperado, impacientemente, la resolución de las elecciones presidenciales de octubre. Se esperaba conocer el resultado de los comicios para empezar a aplicar medidas y negociar con el Banco Internacional y con el FMI los créditos de ayuda, que pueden ascender, aproximadamente, a cinco billones de pesetas. Con la reelección de Cardoso, la primera ayuda del FMI no se hizo esperar y el 15 de diciembre se hizo efectivo el primer paquete de ayuda.



Las elecciones presidenciales

Las encuestas previas a las elecciones presidenciales no pronosticaban grandes cambios. De una parte se presentaba como candidato por el PSDB (Partido de la Socialdemocracia Brasileña) el hasta ahora presidente y candidato favorito de la población (según las encuestas), Fernando Henrique Cardoso. La situación económica del país le dibujaba como la persona más indicada para superar la crisis y es, en principio, la persona que más confianza ofrecía a los votantes. La comunidad internacional también tenía depositadas sus esperanzas en el actual presidente, que ya supo afrontar una crisis en 1994.

Por otra lado, como representante de los partidos de izquierda —el Partido de los Trabajadores (PT) y Partido Democrático Laborista (PDL)— se presentó Luiz Ignacio (Lula) da Silva. Finalmente, Fernando Henrique Cardoso (PSDB), salió escogido con un 53% de los votos escrutados, confirmando así las esperanzas de la mayoría del pueblo brasileño y de la comunidad internacional.



El intento de salvar el real

Cardoso presentó un plan de ajuste económico para salir de la crisis y conseguir la ayuda de 7,6 billones de pesetas del FMI. De hecho, Cardoso definió la austeridad como la mejor medida para superar la crisis. Una crisis que podría provocar que una parte de la clase media se añada a la población de las favelas, que vive en la miseria, aumentando en millones el número de pobres. A pesar de las medidas que aplica Cardoso para frenar la crisis y salvar de forma radical una economía que ha bajado en picado durante los últimos meses, los analistas no pronostican la tan deseada recuperación. De hecho, el año 1998 se acaba con el mal pronóstico que el inicio del nuevo año llevará al Banco de Brasil a devaluar su moneda respecto al dólar.



El interés internacional

Pero, ¿por qué el interés internacional en este país? La clave está en la amplia riqueza que alberga este país. Cuando Cardoso era ministro de Finanzas en 1994, bajo la presidencia de Itamar Franco, ideó el Plan real, que permitía, entre otras cosas, la inversión de entidades extranjeras en la compra de viejas empresas públicas que funcionaban mal. Con esta inversión, estas entidades lograron grandes beneficios. De manera que, la adquisición de empresas brasileñas —entre 1994 y 1995 se compraron cerca de 600— fue incrementando cada año. Esta es una de las razones por las que la comunidad internacional está tan pendiente de la situación de este país. Brasil se ha convertido en un elemento muy importante para una gran mayoría de países que han invertido muchos millones en un país virgen y poco explotado, en todos los sentidos.

(Texto revisado y traducido del catalán por Juan Salvador Martínez)


Los niños de la calle

Además de los Sin Tierra, hay un importante sector de la población que padece las desigualdades sociales: los niños de la calle. Se calcula que en esta gran potencia, hay siete millones de niños que malviven en los suburbios. Estos meninos se ven obligados, desde bien pequeños, a abandonar a la familia (o la familia les abandona en la calle) porque no les pueden alimentar y para subsistir se dedican a robar, prostituirse o trabajar por poco dinero. Además de padecer a diario todo tipo de violencia, estos niños están excluidos del sistema social ya que no tienen acceso a la sanidad pública ni a la educación y malviven en favelas o en la calle. Para engañar al hambre y al estómago algunos esnifan cola, con las consecuencias que esto les comporta para su salud. Pero no todos los niños de la calle en Brasil están abandonados a su suerte. En 1985 nació el Movimiento Nacional de Meninos e Meninas de Rúa de Brasil (MNMMR) que lucha para defender los derechos de los niños y denunciar su situación ante las autoridades del país. A finales de noviembre de 1998, el movimiento celebró un encuentro general en Brasilia para reivindicar que se respeten sus derechos. Esta asociación ofrece a los niños que viven en la calle un proyecto educativo que combina los aspectos pedagógicos con el ocio (juegos, talleres, danzas, teatro…). Durante el día los niños y niñas participan de las actividades organizadas por el Movimento y por la noche vuelven a dormir a casa. A través de esta ONG, los niños poden rehabilitarse, abandonar las drogas y, quizá con el tiempo, la calle.

Los sin tierra

Una parte de la población más pobre de Brasil es la que se reúne dentro del colectivo Movimiento de los Sin Tierra (MST). Esta organización está formada por los campesinos que reclaman un trozo de tierra (la mayoría de latifundistas y abandonadas) para cultivar y vivir. Cada año los Sin Tierra ocupan terrenos, la mayoría de los cuales son poco fértiles, e instalan sus casas en lugares donde organizan pequeñas comunidades y cultivan para poder alimentar a las familias. No obstante, este sistema de agricultura de subsistencia se ha visto complicado principalmente en las regiones del norte merced a la intensa sequía que ha sufrido esa zona del país durante los últimos meses. A comienzos de mayo, quince dirigentes de esta asociación fueron detenidos tras ser acusados de motivar los saqueos a supermercados y almacenes en el norte del país. Este hecho es otra muestra de los grandes contrastes económicos y sociales que hay en Brasil.


Cronologia año  1998
9 de mayo. El ministro de Justicia, Renau Colheiros, anuncia una orden de arresto para 15 líderes del Movimiento Sin Tierra (MST) acusados de iniciar los saqueos de supermercados y almacenes del norte del país. La Iglesia católica, miembros del Partido del Trabajadores (PT) y el MST se movilizan para luchar contra la orden judicial.

13 de mayo. Los líderes de los principales partidos de izquierda de Brasil confirman su alianza nacional para presentarse, en las elecciones de octubre, junto a la candidatura del dirigente del Partido Trabajador, Luiz Ignacio (Lula) da Silva, que será candidato a la presidencia. El presidente del Partido Democrático Laborista (PDT), Leon Brizola, sería el vicepresidente.

17 de agosto. La crisis financiera rusa llega a los países latinoamericanos.

29 de agosto. El Gobierno del país elimina impuestos para evitar la fuga de capitales. Las bolsas de la zona frenan su caída.

4 de octubre. Sale reelegido Fernando Henrique Cardoso, del PSDB, con un 53% de los votos en las elecciones generales de Brasil. El gran derrotado es el candidato del Partido de los Trabajadores de izquierdas, Luiz Inacio da Silva. El presidente electo se enfrenta a la crisis económica que atraviesa el país.

20 de octubre. Plan de ajuste económico para conseguir ayudas internacionales del FMI. Se quiere reducir el déficit con un crecimiento cero el próximo año tras la adopción de varias medidas: a través de una reducción de gastos del Gobierno federal y de los diferentes Estados del país; una reforma sanitaria; un nuevo impuesto sobre las grandes fortunas; aumento del 0'3% de la cuota por cada operación financiera y creación de impuestos de consumo del combustible.

25 d’octubre. Elección de los gobernadores: PSDB, gana en 14 estados; El PT en tres; el SB en uno y el PPB en uno.

23-26 de noviembre. V Encuentro del Movimento Nacional de Meninos y Meninas de la Rúa en Brasilia para reivindicar ante el Gobierno que se respeten los derechos de los niños.

15 de diciembre. El FMI entrega la primera cantidad del paquete total de ayuda internacional


 


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull