Anuario 2000
México
"Vicente Fox pone fin a 71 años de hegemonía del PRI en México"
Luis Concepción

El 2 de julio, Vicente Fox cerraba una etapa histórica en México marcada por el autoritarismo. El Partido Acción Nacional (PAN), conservador, ponía fin a 71 años de gobierno unipartidista en el que 13 mandatarios del PRI (Partido Revolucionario Institucional) se habían dado el relevo en la silla presidencial desde 1929. El ex gobernador del Estado de Guanajuato Vicente Fox tomó las riendas de México y prometió grandes logros en poco tiempo. Pero al entusiasmo del debutante panista le espera una dura batalla.
La violencia, el narcotráfico, la corrupción de los políticos del PRI, la violación de los derechos de los indígenas, el conflicto de la Universidad Nacional Autónoma de México y los 40 millones de personas que subsisten en condiciones de extrema pobreza (el país tiene un total de 98 millones) son el legado de la larga hegemonía del PRI. La sociedad no sólo ha dictado con sus votos el paso a una transición ordenada, sino que, además, ninguna de las fuerzas políticas puede gobernar sin las otras. A pesar de la amplia ventaja que obtuvo el candidato del partido conservador, con un 42% de los sufragios frente a un 36,10% del representante del PRI, Francisco Labastida, el PAN no consiguió la mayoría ni en la Cámara de Diputados ni en la de Senadores. El 2 de julio venció en las urnas un presidente más débil que Ernesto Zedillo, el último priísta en el Gobierno. Esta situación obligará al presidente a buscar consenso en un Congreso donde el PRI y el Partido de la Revolución Democrática (PRD) tienen más del 50% de los escaños. Fox reconoce que si no cumple sus promesas, será más repudiado que ningún otro Gobierno anterior.

Por otro lado, el Partido Revolucionario Institucional, hasta ahora eterno en el Gobierno, tendrá que aprender a estar en la oposición. El varapalo que suponen estas elecciones para el PRI es la traducción en votos del cansancio de la población ante una sucesión interminable de escándalos y corrupción. Por primera vez, el PRI se ve obligado a resolver sus disputas internas sin la ayuda y el asesoramiento de un presidente de la República que pertenezca al Partido Revolucionario Institucional.

La cuestión de Chiapas

Durante la campaña presidencial, Fox aseguró que resolvería el conflicto de Chiapas en 15 minutos. Quizás la paz no llegue tan pronto al estado sureño, pero el que había sido el presidente de Coca Cola en México no ha tardado mucho en dar muestras claras de sus intenciones. Apenas unas horas después de asumir la presidencia de México, Fox ordenó la retirada de más de 1.500 soldados de los alrededores de La Realidad, comunidad zapatista del estado de Chiapas. Otra de las medidas de Fox para alcanzar la paz en la zona en conflicto es el envío, en la primera sesión parlamentaria, de un proyecto de ley que recoge la esencia de los acuerdos de San Andrés, firmados entre el Gobierno saliente de Ernesto Zedillo y el Ejército Zapatista en septiembre de 1996 y que nunca se han llegado a cumplir. En su campaña presidencial, el empresario de 58 años, Vicente Fox, insistió en que buscaría el diálogo directo con el líder zapatista. El subcomandante “Marcos”, líder del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, nunca respondió a las llamadas del político, pero reapareció con una dura carta a Zedillo en la que le responsabilizaba de asesinatos y de haber empeorado las condiciones de los mexicanos más pobres. El jefe de los zapatistas fue consciente de que durante unos días México atrajo la atención internacional por el histórico cambio de gobierno (el PRI ha sido el sistema de gobierno monopartidista más antiguo del mundo). En la selva lacandona (reducto de influencia zapatista) y ante periodistas mexicanos y de todos los continentes, el subcomandante “Marcos” puso dos condiciones para la reanudación del diálogo entre el movimiento guerrillero y el Gobierno. Exige la retirada de siete de las 259 posiciones del Ejército federal en Chiapas, y condiciona la reanudación del diálogo (estancado hace cuatro años) a la aprobación en el Congreso de la Ley de Derechos y Cultura Indígenas. Las intenciones del jefe del EZLN es que tan pronto se cumplan estas condiciones enviará una carta al nuevo comisionado para la Paz en Chiapas, Luis Héctor, para concretar una cita que marcaría el comienzo del diálogo. Sólo entonces “Marcos” viajará a la capital mexicana (ha prometido hacerlo antes del 15 de febrero de 2001) con el propósito de exigir el cumplimiento de este acuerdo.

El movimiento zapatista se levantó contra el Gobierno mexicano en enero de 1994 en defensa de los derechos de diez millones de indígenas. En opinión de los partidos de izquierda de México, esta acción supuso un despertar tras 500 años de atropellos contra 56 grupos étnicos que todavía se consideran indígenas. Según la prensa mexicana, altos cargos del Gobierno y del Ejército mexicano están involucrados en la creación, desde el año 1995, de grupos de paramilitares.

Algunos gobiernos indican que en Chiapas existen actualmente ocho organizaciones paramilitares que son las responsables de la muerte de más de 1.500 indígenas simpatizantes del EZLN. La Administración les ofrece tierras, armas, entrenamiento militar dirigido por el Ejército Federal, drogas, alcohol y prostitutas. Pero sobre todo el Gobierno les “regala” impunidad y poder a cambio de que estos grupos de civiles hagan el trabajo sucio, una labor que consiste en extorsionar a las comunidades disidentes (que no son votantes del PRI).

Esta situación ha sido denunciada por los observadores extranjeros de derechos humanos, las organizaciones no gubernamentales y los diferentes grupos guerrilleros que operan en el país centroamericano.

México y el narcotráfico

Otro de los problemas eternos que amenazan al Gabinete de Vicente Fox es el narcotráfico, que entorpece el camino de México hacia un verdadero Estado de derecho. Cada año que pasa, este inmenso país centroamericano se consolida como una de las sedes mundiales del narcotráfico. De poco sirve que la Secretaría de Defensa mantenga desplegados a 31.000 hombres armados (el 30% de su personal) en todo el territorio para acabar con el tráfico, el consumo y las plantaciones de la marihuana y la amapola, principales productos del narcotráfico del país. Para eludir a los efectivos policiales los narcotraficantes han creado técnicas modernas de producción y contrabando que obligan a la Policía y al Ejército a buscar nuevos métodos para incautarse de droga.

Durante todo este año la ciudad más desolada por los problemas que genera el narcotráfico, Tijuana, ha sido testigo de los crueles enfrentamientos entre las bandas de narcotraficantes. La guerra sin cuartel que México mantiene contra el narcotráfico ha puesto de manifiesto la falta de medios y de coordinación policial para hacer frente a la delincuencia.

A pesar de estas dificultades, en los últimos meses (sobre todo a partir del mes de septiembre) las fuerzas de seguridad arrestaron a 185 ex militares, civiles y empresarios, todos ellos relacionados con el narcotráfico y se ha detenido a 18 militares más bajo las mismas acusaciones. Los narcotraficantes han asesinado a 360 soldados en la última década.


El PRI denuncia la financiación ilícita de Fox

A principios de junio comenzó a circular entre los legisladores del PRI en la Cámara de Diputados un documento de 44 páginas que, en opinión de los políticos y de medios como el “Excelsior”, revelan la financiación ilícita de la campaña del dirigente panista Vicente Fox. Estos papeles entorpecerán la trayectoria de Vicente Fox porque todos los partidos políticos utilizarán este argumento para desprestigiar la imagen del entonces candidato del PAN a la presidencia.Los documentos destacan que el ex dirigente del estado de Guanajuato recibe apoyo financiero de más de 200 empresarios e intelectuales mexicanos y extranjeros. Pero lo que se considera más grave es la financiación que recibe por parte de una serie de empresas y agrupaciones religiosas extranjeras, hecho que viola las leyes de México. Coca Cola, Aeroméxico, Partido Republicano de Estados Unidos, Internacional Demócrata Cristiana, Fundación Konrad Adenauer, Legionarios de Cristo, Secta Moon, “The Miami Herald” y la poderosa Microsoft son algunas de estas entidades. Y a pesar de que el PRI emprende acciones legales contra Fox, el desenlace de las elecciones y la dudosa veracidad de los informes (no se cita de dónde provienen con exactitud estos documentos) hace que los miembros del Partido Revolucionario Institucional abandonen definitivamente este asunto.


Cronologia año  2000
25 de febrero. El embajador de Estados Unidos en México, Jeffrey Davidow, declara ante la prensa y la televisión mexicana que en el país latinoamericano están los narcotraficantes más importantes del mundo. Davidow advierte que “el narcotráfico representa una amenaza para la seguridad nacional y por ello la colaboración bilateral entre México y Estados Unidos ha alcanzado un nivel sin precedentes”.

2 de julio: Se celebran las elecciones presidenciales de México. El candidato del Partido Acción Nacional, Vicente Fox, gana con un 42´2% de los votos, mientras que Francisco Labastida, que participaba por el Partido Revolucionario Institucional, obtiene un porcentaje de 36´10 %.

18 de julio. Vicente Fox designa a 20 colaboradores que integrarán el Gabinete que definirá las líneas estratégicas del próximo Gobierno a partir del 1 de diciembre. El presidente virtual de México se entrevista con Ernesto Zedillo para que en los próximos cinco meses el mandatario del Partido Revolucionario Institucional se comprometa a evitar cualquier irregularidad o comportamiento ilícito de los funcionarios públicos de su Administración.

20 de agosto. Una semana después de que el conservador Vicente Fox se estrenara como presidente de México, el izquierdista Pablo Salazar se convierte en el primer gobernador de Chiapas en 71 años que no es del Partido Revolucionario Institucional. El partido Alianza por Chiapas surge de la coalición de ocho partidos que se presentan a las elecciones de este estado bajo una misma formación política, ya que el PRI ha sido incapaz de garantizar la gobernabilidad en la región.

7 de septiembre. Las autoridades ordenan el arresto de 115 ex militares y civiles vinculados al narcotráfico. La Policía ha detenido en los últimos días a 18 militares más entre los que se encuentran oficiales y generales. El dirigente de la Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas denuncia que hay terratenientes que mediante sobornos disponen de hombres armados que pertenecen al Ejército para la custodia de inmensas propiedades.

30 de septiembre. Un informe del Foro Económico Mundial advierte que México se encuentra entre los diez países más corruptos del mundo.

8 de octubre. El presidente electo de México, Vicente Fox, visita Colombia y afirma que se debe conformar un frente común internacional para combatir el narcotráfico. El líder panista manifiesta su apoyo incondicional al proceso de paz en Colombia que impulsa el presidente Andrés Pastrana. Según Fox, más de la mitad de la cocaína que se consume en Estados Unidos pasa por contrabando a través de los 3.0000 kilómetros de frontera que separa a EE.UU. y México. Los cárteles de la droga en México son cada vez más poderosos, incluso más que sus proveedores colombianos.

1 de diciembre. El ganador de las elecciones del dos de julio y candidato por el PAN, Vicente Fox, asume la presidencia de México con el compromiso de alcanzar la paz en Chiapas. El ex empresario de 58 años recibe la banda presidencial del líder del Congreso y jura defender la Constitución y las leyes. El ganador de las pasadas elecciones del 2 de julio se compromete a no olvidarse de la justicia social que, en su opinión, es parte de una economía eficiente.

3 de diciembre. El subcomandante “Marcos”, líder del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), exige, desde el corazón de la selva lacandona, la retirada “completa” de siete de las 259 posiciones del Ejército en Chiapas. Además, condiciona el diálogo con el presidente de México, Vicente Fox, a la aprobación en el Congreso de la Ley de Derechos y Cultura Indígenas. Cuando estas condiciones se cumplan, el EZLN enviará una carta al nuevo Comisionado para la Paz en Chiapas, Luis Héctor, para concretar “una cita” que marcaría el comienzo del diálogo y el viaje de “Marcos” y los zapatistas a la capital del país.

 


Periodismo Internacional © 2022 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull
Aviso legal | Política de protección de datos | Política de Cookies