Anuario 2000
Irán
"Irán apuesta por una apertura más reformista y reelige al presidente Jatamí"
Marisa Angles

La reelección del presidente Mohamed Jatamí supuso una gran victoria para los partidarios del Frente de Participación Islámica, que ambicionan un cambio. No obstante, todavía quedan algunos obstáculos que bloquean el camino a la reforma.
Una inmensa mayoría de iraníes votaron en febrero a Jatamí, que ya les prometió en 1997 una mayor apertura a Occidente y un alejamiento progresivo del régimen religioso. Pero durante los cuatro años de la pasada legislatura muchos de los proyectos reformistas se han visto frustrados por las estructuras políticas impuestas por los conservadores.
Los reformadores han dado una segunda oportunidad a Jatamí y han visto cómo su partido consiguió una amplia mayoría en la primera vuelta de las elecciones el 18 de febrero, en las que obtuvieron 226 escaños de 290. La victoria fue confirmada en la segunda vuelta, que tuvo lugar en mayo.

Los reformadores arrasaron en las grandes ciudades del país, incluyendo aquellas con una gran tradición conservadora. La guinda del pastel la puso la capital iraní, la ciudad de Teherán, donde Jatamí obtuvo 27 de los 30 escaños.

La victoria fue aplastante para los conservadores. Los votantes no mostraron compasión hacia los que habían sido principales cabecillas de la política iraní. Alí Akbar Hashemi Rafsanyani, el candidato estrella de los conservadores, vio cómo su nombre bajaba en picado en los resultados electorales de Teherán. Su hija, Faezeh Hashemi, la segunda más votada en las elecciones anteriores, se situó en los últimos puestos de la lista. Pero el descenso electoral de la familia Hashemi, de gran prestigio en Teherán, no fue lo más humillante. Más tarde se supo que Rafsanyani había falsificado los resultados, y que de no ser por ello, no hubiera alcanzado los niveles mínimos para acceder al desempate que consiguió en la segunda vuelta.

Nuevo estilo

El partido reformista sorprendió a los ciudadanos con una campaña electoral al estilo occidental, decorada con pancartas y eslóganes atractivos. Los electores reformadores han aprendido a adular a los periodistas y agasajándoles y demostrándoles su intención de un mayor acercamiento con Occidente.

Pero dicha fanfarria no será suficiente para el nuevo mandato. En primer lugar, los reformistas tendrán que afrontar un Parlamento dominado por conservadores que se han desmarcado totalmente del camino reformista de Jatamí. Además, los votantes también opinan que el período de gracia ha terminado. A partir de ahora, los iranies esperan un cambio que puedan sentir y palpar. Teniendo esto presente, los ganadores no han perdido el tiempo y han puesto fecha concreta para una reforma política y social.

Proyectos de futuro

La prioridad de la agenda política es reforzar el derecho a la intimidad y la vida privada de los ciudadanos.

Las antenas de las televisiones digitales, actualmente catalogadas como una amenaza a los valores islámicos, deberán legalizarse. La policía moral, o basij, dejará de arrestar a parejas que se encuentren juntas en parques, restaurantes o en sus coches realizando "demostraciones públicas". Y los editores de periódicos deberán sentirse libres de criticar el Estado sin temor de acabar entre rejas.

Los reformadores pretenden llevar a cabo esta medida a través del Parlamento, pero será difícil. Los grandes obstáculos institucionales siguen ahí y el proceso democrático, tal como existe hoy, se detiene ante las puertas del Parlamento. "La estrategia de los miembros reformadores será restaurar el Parlamento de su estado constitucional como único órgano legislativo", dice Ahmad Bourqani, diputado que ganó un escaño en Teherán, .

La Constitución cita al Parlamento como única autoridad. Sin embargo, durante los últimos años, otras instituciones han tomado varias de sus competencias legislativas.

El Consejo de Guardianes, un cuerpo conservador formado por seis clérigos y seis juristas puede vetar leyes que tache de inconstitucionales o de antiislámicas y, en el pasado ha ampliado estas definiciones en el interés de los conservadores. Si el Parlamento retara dicho veto, el "Expediency Council", un órgano amplio y mixto formado por el líder supremo iraní y, por tanto, de carácter conservador, tendría la última palabra.

El presidente del Expediency Council es Alí Akbar Hashemi Rafsanyani. De esta manera, a pesar de su fracaso en las urnas, sigue manteniendo un enorme poder institucional.

En el pasado, seguidores de Jatamí consideraron que Rafsanyani era un personaje muy útil como mediador entre los Guardianes y los legisladores. Pero ahora, viendo los informes de las manipulaciones de Rafsanyani, se lo están repensando. "Creemos que el Frente de Participación Islámica tiene poder suficiente. No creemos que podamos necesitar crear un equilibrio entre la derecha y la izquierda con la ayuda de Rafsanjani", afirmaron dirigentes reformistas.

Aunque se deshicieran de Rafsanjani, será difícil reducir las influencias de los Guardianes y del Consejo Expediency. Ahora, más que nunca, el conservadurismo establecido se aferrará a los grandes centros de poder que continúan en sus dominios.

Movilizaciones estudiantiles

El 7 de julio, el Gobierno cerró el periódico de izquierdas “Salam”. Miles de estudiantes iraníes se manifestaron al día siguiente defendiendo la libertad de expresión. Al caer la noche y durante la madrugada del día 9 las fuerzas del orden iraníes arrasaron una de las ciudades universitarias. Pero no consiguieron hacer callar las voces estudiantiles, si no que las manifestaciones se propagaron a lo largo del país hacia otras universidades provinciales. El día 12 de julio abuchearon al líder de la Revolución, Alí Jamenei, por lo que el día 14 una contramanifestación a su favor acabó con la manifestación estudiantil, debilitada ya por las numerosas detenciones y divisiones internas.

Libertad de prensa

La prensa iraní ha sufrido un año agitado. Además del cierre del periódico “Salam”, en julio, que fue el desencadenante de las manifestaciones estudiantiles, la prensa se ha visto inmersa en pleno campo de batalla entre las trincheras de los reformistas y las de los conservadores. Varios periodistas e intelectuales fueron arrestados por haber asistido a una conferencia celebrada en Berlín en abril. Unos meses más tarde, en noviembre, los redactores jefe del diario “Neshat” y “Khordad”, Mashallah Shamsolvaezin y Abkollah Nouri, respectivamente, fueron condenados a tres y cinco años de cárcel.

La prensa parece ser la que ansia con más urgencia la apertura a Occidente y la adopción de alguna de sus leyes, como la libertad de expresión. Durante la campaña electoral se volcó en su defensa a Jatamí y, a pesar de las condenas a periodistas y cierres de periódicos por parte de la derecha, siguió adelante con su objetivo convirtiéndose en una pieza decisiva para la victoria de Jatamí.

La gran influencia mediática no ha sido el único cambio de la última campaña electoral. La apertura que prometía Jatamí en su anterior campaña se ha notado en Irán. Además de la anuncios y pancartas "a la europea" que presentó Jatamí, y del trato especial con la prensa occidental, la campaña ha destacado por separar política de religión. Los reformadores quisieron remarcar que el distanciamiento entre ambos campos es cada vez mayor e intentaron crear lemas más nacionalistas que islámicos. La organización de partidos políticos y la gran participación de los ciudadanos en las urnas también también son pasos hacia una mayor democratización.

Relaciones internacionales.

Irán no se ha abierto lo suficiente a Occidente según lo reformistas y lo ha hecho demasiado en opinión de los conservadores. La política de Jatamí ha promovido la apertura a Europa, Estados Unidos y Japón, aunque con serias dificultades con Norteamérica, y también ha mejorado las relaciones con varios países de la zona. No obstante, según los reformistas, no se ha producido ningún alejamiento de la Revolución Islámica, paso que consideran imprescindible para un mayor acercamiento a Occidente.



Cronologia año  2000
10 de enero: Primera visita oficial al Reino Unido de un ministro de Exteriores iraní (Kamal Khazarri) desde la Revolución de 1979.

18 de febrero: La primera vuelta de las elecciones legislativas da al presidente Jatamí una amplia victoria (226 de 290 escaños).

6 de marzo: Intento de asesinato del consejero del presidente Jatamí, Saeed Hajjarian, por un hombre que conducía una motocicleta generalmente sólo disponible por el personal del cuerpo de seguridad.

17 de marzo: EE.UU. lanza un llamamiento al diálogo entre los dos países anunciando una suavización en algunas restricciones estadounidenses en la importación de algunos productos.

4 de abril: Ocho personas son detenidas por el intento de asesinato de Saeed Haijarian, pero se anuncia que serán juzgadas por cuerpos conservadores.

5 de mayo: Victoria reformista en la segunda vuelta de las elecciones. Los reformistas consiguen 47 escaños, los conservadores, 10, y los independientes, 9.

17 de mayo: 5 hombres son condenados por el intento de asesinato del consejero presidencial Saeed Hajjarian.

30 de abril: Las penas de muerte a cuatro estudiantes por las revueltas de julio de 1999 se conmutan por 15 años de prisión.

Junio: Campaña de los conservadores contra las fuerzas liberales. Cierran periódicos, ordenan arrestos y acusan a periodistas e intelectuales de haber insultado los principios del islam.

22 de junio: visita oficial de Jatamí a China, donde mantiene distintas conversaciones con el presidente, Jinag Zemin, y otros líderes chinos para promover la cooperación económica entre los dos países.

8 de julio: Estudiantes iraníes se manifiestan en Teherán para conmemorar la batida policial de 1999 sobre los dormitorios de estudiantes universitarios y por el cierre del diario de izquierdas “Salam” . La movilización, de carácter pacifista, acaba con decenas de heridos.

11 de julio: Un tribunal militar en Teherán absuelve a los policías acusados de asalto y destrucción en la invasión de dormitorios universitarios de 1999, en la que un estudiante fue asesinado y cientos resultaron heridos.

10 a 12 de julio: Visita del presidente Jatamí a Alemania, siendo el primer jefe de Estado iraní en hacerlo desde 1967. Durante la visita se fomentó el intercambio comercial y Alemania anunció un aumento de las garantías de crédito para la exportación.

17 de agosto: Varios periodistas e intelectuales son arrestados por los conservadores por haber asistido a una conferencia en Berlín en el mes de abril.

Septiembre: La economía iraní se recupera lentamente gracias a las fuertes subidas del precio del crudo.

 


Periodismo Internacional © 2022 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull
Aviso legal | Política de protección de datos | Política de Cookies