Anuario 1998
China
"China sigue los pasos para integrarse en la comunidad internacional"
Anna Basanta

China ha mantenido durante 1998 su apertura (kaifang) exterior emprendida durante los últimos 20 años. La multiplicación de encuentros con los líderes occidentales ha potenciado la cooperación económico-comercial con la Unión Europea (UE) y los Estados Unidos (EE.UU.). La visita de Bill Clinton a medianos de año fue la primera de un presidente norteamericano desde la matanza de Tiananmen. Clinton apoyó las reformas económicas chinas. En materia de derechos humanos, sin embargo, apuntó que una buena señal sería liberar no sólo a algunos de los disidentes más conocidos, sino a “una amplia gama” de presos políticos. Como prueba del éxito del encuentro, Washington y Pekín renunciaron a apuntarse con sus mísiles balísticos nucleares y coincidieron en colaborar para conseguir el fin del conflicto nuclear entre India y Pakistán y en la seguridad de Corea.
La inauguración del foro de diálogo UE-China, en noviembre, tuvo resultados parecidos a los que ya existían con Rusia y Japón. Las reuniones cumbre pretenden, semestralmente, favorecer el intercambio entre los agentes económicos chinos y europeos, y actuar como un grupo de presión para acelerar la modernización y la liberalización de la economía china, la séptima del mundo. Como prueba de cooperación, China es el primer país asiático que se comprometió a emitir en euros 1.000 millones de dólares, unos 140.000 millones de pesetas, a partir de enero de 1999.



Entrada limitada

La UE topa con dos grandes obstáculos. Primero, la libertad de establecimiento, puesto que la entrada de empresas extranjeras continúa sometida a licencias difíciles de conseguir o que otorgan posibilidades limitadas de actuación. Segundo, la liberalización del sistema financiero, que perjudica la banca y la financiación de las empresas medianas extranjeras.

El país comprende que pertenecer a la comunidad internacional exige unos requisitos mínimos. Desde el punto de vista económico, China ha sido el elemento estabilizador de la zona. En medio de una crisis general de las bolsas asiáticas, el Gobierno chino no ha devaluado su moneda, el yuan, y ha conseguido la confianza de los inversores extranjeros.

Detrás de este equilibrio monetario hay una insistencia continua de entrar en la Organización Mundial del Comercio (OMC), una petición que ya dura 50 años, desde que su antecesor, el GATT, le expulsara en 1949 con motivo de la proclamación de la República Popular China. Pero China no será admitida en la OMC, como mínimo, hasta el año 2000 debido a la lenta apertura de sus barreras comerciales.

El diálogo con las potencias occidentales pasa por el respeto de los derechos humanos. El 5 de octubre, China firmó el convenio de las Naciones Unidas sobre derechos civiles y políticos, que prohíbe la tortura y supone el derecho a la autodeterminación, libertad de movimiento, de pensamiento, religiosa y de expresión. Un año antes ya había firmado el convenio sobre derechos económicos, sociales y culturales. Ambos están pendientes de ratificar por las autoridades chinas.

La liberación de Wang Dan, el principal líder de la protesta estudiantil de Tiananmen, volvió a cuestionar si China se está abriendo poco a poco o si sólo cede a las demandas puntuales de los Estados Unidos, puesto que el exilio de Wang a EE.UU. tuvo lugar dos meses antes de la llegada de Bill Clinton a China.



Frenar a una élite corrupta

La mayoría de las reformas (gaige) internas han tenido como objetivo prioritario frenar la corrupción política, económica y militar.

Ante la insolvencia del 25% de los créditos bancarios, el Gobierno anunció a principios de año un plan para modernizar las finanzas y controlar la morosidad. La reestructuración del Banco Popular Chino pasa por sustituir el sistema de sucursales provinciales por oficinas regionales centrales. Con esta medida quieren disminuir la interferencia de los gobiernos locales y evitar criterios de favoritismo.

La Asamblea Nacional del Pueblo (ANP), el Parlamento, decidió, en marzo, reducir la excesiva burocracia. La elección del nuevo Gobierno significó la mayor remodelación gubernamental desde 1949 al pasar de 54 a 39 miembros: de 6 a 4 vicepresidentes, de 8 a 5 consejeros de Estado y de 40 a 29 ministros. Zhu Rongji fue elegido primer ministro, en sustitución de Le Peng, y Jiang Zemin fue reelegido como presidente.

Los planes del nuevo Gabinete pasan por reformar las industrias estatales y la Administración pública para hacerlas más productivas. Pero esto comporta un grave problema: el aumento del paro. Los analistas calculan que si el Estado lleva a cabo estos cambios, unos 40 millones de trabajadores del sector público serán despedidos.

Zemin ordenó en julio que el Ejército (2,3 millones de personas) abandonara sus negocios, que engloban unas 1.500 compañías y unos ingresos anuales de 1,5 billones de pesetas. Más de 40 oficiales fueron detenidos por casos de corrupción.

Entre los casos políticos más sonados está el del ex alcalde de Pekín, Chen Xitong, condenado a 16 años de prisión por malversación de fondos. Su hijo, también llamado Chen Xitong, ya fue condenado a 12 años de prisión por cobrar más de 5.000 millones de pesetas en comisiones. Estas prácticas ilícitas de los hijos únicos de los grandes funcionarios son cada vez más conocidas.

(Texto traducido del catalán por Juan Salvador Martínez)


Una mirada al exterior

Desde que el 1 de julio de 1997, Hong Kong pasó de manos británicas a chinas, el gigante asiático ha cumplido su política de “un país, dos sistemas”. Hong Kong mantendrá inalterables su sistema político, financiero, judicial y social durante 50 años. Con estas condiciones Macao se reintegrará en China el 20 diciembre de 1999, tras 446 años bajo dominio portugués. El Tibet, país que China se anexionó por la fuerza en 1950, continúa reclamando su soberanía. Mientras la presión internacional fuerza a China al diálogo, el Gobierno comunista se opone a llegar a un acuerdo mientras el Dalai Lama, el líder espiritual, no reconozca la autoridad china. La isla nacionalista de Taiwán es considerada por los chinos como una provincia rebelde. Desde 1978 negocian una “reunificación pacífica”, pero los taiwaneses insisten que son un país reconocido internacionalmente. Otra reivindicación es la de las islas Spratly, también reclamadas por Japón y Filipinas.


Cronologia año  1998
10 de enero. Terremoto en Shangyi y Zhangei (noreste): 47 muertos, 11.500 heridos y pérdidas valoradas en 43.000 millones de pesetas.

19-22 de enero. El ministro de Asuntos Exteriores británico, Roben Cook, visita China. Es el viaje de más alto rango británico desde que Pekín recuperó la soberanía de Hong Kong.

6 de febrero. Arresto de un disidente, Wang Binzhang, establecido en Estados Unidos, que había vuelto a China para formar un partido de la oposición.

18 de marzo. Los diputados escogen el nuevo Gobierno. Es la mayor reestructuración gubernamental desde el año 1949.

2 de abril. Encuentro entre China y la Unión Europea en Londres. Mejora la cooperación económica.

5-7 de abril. El primer ministro, Zhu Rongji, se entrevista en París con el presidente francés, Jacques Chirac, y su homólogo, Lionel Jospin, para impulsar la inversión europea en China.

18 de abril. Las autoridades chinas sacan de prisión al principal líder de la protesta estudiantil de Tiananmen de 1989, Wan Dang, y le envían exiliado a Estados Unidos.

23 de junio-3 de julio. Visita del presidente de Estados Unidos, Bill Clinton, la primera de un presidente norteamericano desde la matanza de Tiananmen.

27 de junio. Washington y Pekín anuncian que sus mísiles balísticos nucleares han dejado de apuntarse.

31 de julio. El ex alcalde de Pekín Chen Xitong, condenado a 16 años de prisión por corrupción.

Agosto. Las inundaciones de los últimos cuatro meses se hacen más graves debido al desbordamiento de ríos (Lang-Tsé, Nanjing) y la rotura de diques en el centro y el sur del país. Las consecuencias fueron 3.600 muertos, 20.000 desaparecidos, 14 millones de personas evacuadas, 21,5 millones de hectáreas de cultivo afectadas. Las pérdidas económicas ascendieron a 20.000 millones de dólares.

6-15 de septiembre. Por primera vez, Mary Robinson, la responsable de Derechos Humanos de la ONU, visita China.

24-26 de septiembre. Visita de Lionel Jospin a China.

29 de septiembre. El Gobierno reafirma que no devaluará su moneda, el yuan, en un momento de crisis financiera en el continente asiático.

27-29 de septiembre. El ministro de Asuntos Exteriores chino, Tang Juaxuan, viaja a Washington.

5 de octubre. China firma el convenio de las Naciones Unidas sobre derechos civiles y políticos, que prohíbe la tortura y supone la libertad de movimiento, pensamiento y religión.

6-10 de octubre. Por primera vez en siete años, un primer ministro británico, Tony Blair, visita China.

30 octubre-3 de noviembre. Una misión de la Comisión Europea encabezada por su presidente Jacques Santer, viaja a China.


 


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull