Anuario 2001
Argentina
"Los argentinos asisten al derrumbamiento económico y político del país"
Ramon Aymerich

La República Argentina es un callejón sin salida. El país tiene una deuda externa de 160.000 millones de dólares, más de 30 billones de pesetas, y desde el Gobierno se intenta paliar, sin éxito, la crisis, con un nuevo plan ideado por el Ministro de Economía, Domingo Cavallo. Cavallo ya se ocupó de este ministerio cuando era presidente Carlos Menem, y consiguió vencer la hiperinflación -pero disparó el desempleo- gracias a la convertibilidad paritaria entre el peso y el dólar.
El ministro Cavallo y el presidente, Fernando de la Rúa, han apostado por una ley de déficit cero, que es sinónimo de ley de austeridad fiscal, ya que reduce el gasto del Estado al nivel de sus ingresos. El Gobierno también ha reducido en un 13% los salarios de los funcionarios con cargos más altos. Otro punto fuerte del plan Cavallo es la reestructuración voluntaria, por parte de los argentinos, de la deuda. Un ejemplo claro de esta medida es el plan que pretende reducir la deuda nacional y de las provincias, mediante la emisión de nuevos bonos del Estado al 7% para ahorrar 4.000 millones de dólares en intereses en el 2002, los tipos sobre los bonos del Estado estaban anteriormente al 12%. El plan de Cavallo también prevé realizar una reducción de cinco puntos en el IVA para todas las compras que se efectúen con tarjeta de crédito y reducir del 11% al 6% las cotizaciones sociales. Sin embargo, todos estos números seguramente se convertirán en papel mojado, como se convirtieron anteriormente los planes de sus dos predecesores en el cargo. Este año han ocupado la cartera de economía tres personas: Jose Luís Machinea, Ricardo López Murphy y actualmente Cavallo.

En un año tres Ministros de Economia

La dimisión, en el mes de marzo, como ministro de Economía, de Mechinea provocó la segunda gran crisis en menos de cinco meses en el Gobierno de De la Rúa. La primera crisis tuvo lugar cuando Carlos Chacho Alvarez, líder del FREPASO- el FREPASO es una alianza de partidos de centro-izquierda, formada por ex Justicialistas, (partido Peronista) y gente de varios partidos de izquierda; el FREPASO a partir del 1999 se presentó a las elecciones presidenciales junto al partido de De la Rúa, la UCR, Unión Cívica Radical partido de centro-derecha, formando la Alianza- dejó su cargo de vicepresidente del Gobierno por un caso de sobornos que supuestamente el ejecutivo ejerció sobre senadores del partido Peronista e incluso miembros de la propia Alianza. Antes de nombrar a López Murphy como titular de economía y sucesor de Mechiena, De la Rúa pidió la dimisión de todos sus ministros para poder resolver la grave crisis económica, ya que la relación entre los diferentes partidos que formaban la Alianza era cada vez más tensa e impedía crear el gobierno de unidad nacional necesario para poder plantar cara a la crisis. El plan de Mechinea había provocado muchos roces en la coalición gobernante de la Alianza. Mucha gente del gobierno creía que la política de ministro olvidó temas como el de la pobreza , que afecta a 14 de los 36 millones de argentinos y el aumento del desempleo que alcanza los cuatro millones de personas. El elegido para sustituir a Mechinea fue el ultraliberal Ricardo López Murphy, que tomó el cargo el 4 de marzo. El nombramiento de López Murphy, economista de la escuela de Chicago, fue bien recibido por los empresarios y la bolsa de valores: ese día el índice Merval, de acciones líderes en el parqué bonaerense, subió un 6,5%. Catorce días después López Murphy dejó su cargo. En catorce días, López Murphy no tuvo tiempo de demostrar nada, pero para entonces el país no necesitaba un simple economista, necesitaba para ese cargo un auténtico salvador. Domingo Cavallo fue el elegido.

En esos momentos el presidente De la Rúa se encontraba sin cuatro ministros y sin dos viceministros y con la gente del Frepaso exigiéndole un gobierno de salvación nacional que implicaría la vuelta de su líder y ex vicepresidente, Carlos Chacho Álvarez. La elección de Cavallo fue una declaración de intenciones por parte del presidente y un giro fuerte hacia la derecha de la Alianza. De la Rúa, con la elección de Cavallo, dejaba cada vez más aislada la socialdemocracia del Frepaso y apostaba por una política con un talante mucho más liberal.

La entrada de Cavallo supuso la remodelación del Gabinete argentino. Los ministerios vacantes se los repartieron entre hombres de confianza del presidente y del nuevo ministro, el Frepaso con la entrada de Cavallo quedó totalmente desplazado. Lo primero que hizo el nuevo ministro fue pedir “poderes especiales” para poder tomar decisiones sin contar con la aprobación del presidente y del Parlamento. La Cámara Baja argentina, dada la situación, otorgó toda su confianza al nuevo ministro y aceptó todas sus demandas. Actualmente Cavallo, gracias a los superpoderes, puede cambiar la composición de los ministerios, de los entes estatales y organismos de la Administración pública. También tiene facultades para quitar o poner impuestos, tasas y contribuciones y es quien decidirá cuando y como se realizará la privatización de la Aduana, la oficina recaudadora de tributos, la AFIP, y la seguridad social, el ANSES.

De la Rúa, teóricamente, con la entrada de Cavallo y de sus hombres en el ejecutivo, quería conseguir un gobierno de base amplía, pero lo que consiguió fue el distanciamiento total del FREPASO. Carlos Chacho Alvarez, que en octubre del año anterior rechazó la vicepresidencia del gobierno, decidió romper definitivamente con el gobierno y se pasó abiertamente a la oposición. Alvarez argumentó que De la Rúa y Cavallo nunca tuvieron la voluntad de liderar un cambio político en Argentina.

La victoria de los Peronistas en el Senado

Los problemas que atraviesa el Gobierno se vieron reflejados por la derrota de la Alianza en las elecciones para renovar el Senado, 72 escaños, y la mitad de la Cámara de los Diptuados, 127 asientos. El Partido Justicialista, la oposición, consiguió superar por más de 20 puntos a la coalición gubernamental. El gran vencedor fue el peronista, y ex vicepresidente de Carlos Menem, Eduardo Duhalde, que obtuvo un escaño de senador por la provincia de Buenos Aires ,con el 42,5% de votos. La otra cara de la moneda fue el ex presidente argentino Raúl Alfonsín, de la UCR, que obtuvo el 16,2% de los votos. Cabe destacar que, en la capital federal, hubo más de un 30% de votos en blanco, de este modo la sociedad bonaerense quiso expresar su desacuerdo con la clase política.

Por otro lado, la Alianza, gracias a Rodolfo Terragno, un hombre que se ha declarado abiertamente en guerra con De la Rúa, consiguió el puesto de senador en la ciudad de Buenos Aires. Tras los comicios el PJ aumentó su mayoría en el Senado, 41 escaños peronsitas frente a 25 de la Alianza, y en la Cámara de Diputados los peronistas se quedaron con 110 diputados y los oficialistas con 90.

Actualmente, De la Rúa proclama un gobierno de unidad nacional ya que es su única salida para la crisis actual del país. Una parte importante del partido del presidente, la UCR, le ha dado la espalda, hombres como Terragno no quieren saber nada de la actual gestión, y las relaciones con el Frepaso han entrado en un coma profundo. Domingo Cavallo que de momento no consigue reactivar la economía argentina, es el centro de todas las críticas de la oposición –y de la propia UCR-. Ahora los peronistas, que han pedido la presidencia del Senado, esperan algún gesto de De la Rúa que los aproxime al gobierno y les dé un papel importante dentro de la nueva etapa que afronta la República. De la Rúa sabe que los Peronistas lo pueden llegar a asfixiar. Desde la oposición, hay sectores que hablan de elecciones anticipadas y otros apuntan otros nombres de la UCR para sustituir, sin necesidad de elecciones anticipadas, al presidente. Mientras, Carlos Menem, que sale de su arresto por venta ilegal de armas, ya empieza a preparar su candidatura para las elecciones presidenciales del 2003. El peronista Duhalde, el hombre que perdió contra De la Rúa en el 99, después de sus resultados en las elecciones para el Senado, también reclama un sitio al frente de los Justicialistas para el 2003.

Los peronistas, según lo analistas, sino se produce un cambio radical, volverán al poder en el 2003 o antes. A todo esto, la figura de Cavallo se va empequeñeciendo a marchas forzadas. Cavallo se equivocó al aceptar la propuesta de De la Rúa y a su vez ha perdido toda posibilidad de presentarse, con éxito, a las póximas elecciones. Mientras, el pueblo argentino está asfixiado por los precios o los impuestos y si la situación continua así el presidente tendrá de hacer más cambios.


Videla 1976-1983

El 24 de marzo de 1976 fue el día en que la Fuerza Armadas, encabezadas por el general Jorge Rafael Videla, protagonizaron un golpe de estado que en siete años acabó con la vida de 30.000 personas. Tras la catarsis colectiva que supuso para la sociedad argentina los juicios a los militares en 1984 y 1985, realizados durante el Gobierno del radical Raúl Alfonsín, éste mismo terminó cediendo a las presiones de las Fuerzas Armadas. Después Alfonsín, en 1986 y 1987 aprobó las leyes de Punto Final y de Obediencia Debida exculpando de este modo a 1180 oficiales i suboficiales. Los únicos condenados a cadena perpetua fueron miembros de las juntas militares que se sucedieron en el poder hasta 1983. En 1990, el entonces presidente carlos Menem, remató la tarea, indultando incluso a estos máximos oficiales. Durante años, todos los intentos de juzgar a los responsables del genocidio, realizados por los escasos supervivientes, por familiares de los desaparecidos o organismos humanitarios han sido inútiles.Mientras las Madres de la Plaza de Mayo continuaran con sus protestas, ahora, ,ya perdida la esperanza, con un sólo objetivo lograr que sus hijos pasen a la historia como personas muertas y no simplemente como desaparecidos. Este gesto tan sencillo parece imposible ya que Argentina ha preferido hacer un ejercicio de desmemoria.


Cronologia año  2001
26 de febrero. El ex dictador argentino Jorge Rafael Videla justifica las masiva desaparición forzada de miles de personas durante el régimen militar que encabezó de 1976 a 1983. Según Videla, los argentinos no habrían aceptado los fusilamientos. Mientras, miles de familias piden respeto y que como mínimo, se declare muertos a las víctimas.

4 de marzo. El Presidente Fernando de la Rúa, tras la dimisión del ministro de economía José Luis Mechinea, pide que todos sus ministros dimitan en bloque. El presidente está obligado, debido a la situación de crisis tanto política como económica, a cambiar el Gabinete.

5 de marzo. De la Rúa nombra a Ricardo López Murphy como nuevo ministros de economía. Los empresarios se muestran satisfechos con este giro a la derecha en el Gabinete. López Murphy pide tener las manos libres para poder ajustar la economía.

7 de marzo. El juez argentino Gabriel Cavallo dicta la “inconstitucionalidad” de las Leyes de Punto Final y Obediencia Debida, por considerarlas leyes de impunidad hacia los es represores de la guerra sucia durante la dictadura de Videla.

19 de marzo. El ex ministro de Menem, Domingo Cavallo, es el nuevo ministro de economía y se erige como salvador de la patria. López Murphy estuvo en su cargo 14 días.

21 de marzo. Cavallo exige poderes especiales a De la Rúa para salvar la economía argentina.

26 de marzo. El Parlamento argentino decide otorgar “superpoderes” al ministro de economía Domingo Cavallo. Cavallo, entre otras cosas, tiene capacidad de cambiar la composición de los ministerios o de los organismos de la Administración Pública. De este modo De la Rúa entrega toda su suerte al nuevo responsable de Economía.

28 de abril. Carlos Menem, quien fuera presidente de Argentina entre 1989 y 1999, se defendió sobre las informaciones que explicaban su inminente marcha del país. La eventual salida de Argentina de Menem evitaría su probable detención por el escándalo de la venta ilegal de armas a Croácia y Ecuador durante su mandato.

7 de mayo. El político del FREPASO, Carlos Chacho Álvarez, rompe definitivamente con el gobierno. Cuestionado por el Presidente Fernando de la Rúa y por el ministro Cavallo, ahora Chacho se ha pasado abiertamente a la oposición. Álvarez anteriormente había renunciado a la vicepresidencia por un escándalo de sobornos.

20 de mayo. El malestar social, la crisis económica y las duras críticas de los peronistas, sitúan al Presidente al borde de la dimisión.

3 de julio. El ex represor, durante la dictadura de Videla, Alfredo Astiz en arresto preventivo tras entregarse a la policía argentina.

5 de julio. El juez federal, Jorge Urso, dicta un procesamiento con prisión preventiva para el ex presidente argentina Carlos Menem. Para el juez el ex presidente fue el jefe de na organización criminal dedicada a las venta de armas.

11 de julio. Videla se convierta en el primer ex dictador latinoamericano procesado y con presión preventiva por la llamada Operación Cóndor de represión a opositores demócratas en la década de los 70 y los 80, en los paises del Cono Sur latinoamericano.

16 de octubre. El Presidente pierde el control del poder an Argentina tras la victoria de los peronistas en las elecciones para renovar la mitad de los asientos del Parlamento y del Senado. De este modo el partido Justicialista consigue la mayoría en las dos cámaras. Este hecho complica, aun más, la gobernabilidad de este país que se encuentra sumida en una grave crisis.

16 de noviembre. Estados Unidos y el Fondo Monetario Internacional, en vísperas de una reunión que mantendrá Cavallo con el Secretario del Tesoro Estadounidense, apoyan a Argentina y propone a De la Rúa combinar una política de déficit cero con una reestructuración voluntaria de la deuda.


 


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull