Anuario 2002
Nepal
"Una difícil transición hacia la democracia"
Maria Altimira

Nepal se ha visto atrapado, durante el transcurso del año 2002, en un remolino de acontecimientos que no ha hecho más que agudizar la inestabilidad y el caos que domina el escenario político, social y económico desde el inicio de la lucha armada de la guerrilla maoísta nepalí en 1996. La raíz de los problemas que azotaron el país fueron, además de una aguda crisis económica, el recrudecimiento de los enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad nepalí y la guerrilla maoísta. Para que la imposición del estado de emergencia (declarada el 26 de noviembre del 2001, después de que la guerrilla maoísta rompiera unilateralmente la tregua y las negociaciones de paz emprendidas con el gobierno) siguiera en vigor, el primer ministro nepalí disolvió el Parlamento, cuya mayoría era contraria a la reimposición de esta medida de excepción. Ante el aumento de los atentados de los maoístas y la inestabilidad política del país, el primer ministro nepalí, Sher Bahadur Deuba, apoyado por todos los partidos democráticos pidió al rey de Nepal, Gyanendra, que postergara la celebración de los comicios parlamentarios. En vez de esto, el Rey destituyó el primer ministro del Estado himalayo “por no haber conseguido llevar a cabo las elecciones”, según declaró Gyanendra.
La joven democracia nepalí, nacida de una revuelta popular en 1990 que devolvió el sistema multipartidista al país, ha sufrido dos duros golpes en el último año y medio. El primero de ellos fue el asesinato de diversos miembros de la familia real el 1 de junio del 2001, entre ellos, el anterior rey de Nepal, Birendra, que dejó como único heredero de la corona a su hermano Gyanendra. La masacre, ocurrida en el palacio real, y la posterior coronación del nuevo rey causaron graves disturbios callejeros que se saldaron con una decena de muertos. Los nepalíes exigían el esclarecimiento de los hechos y acusaban al actual rey de ser el cerebro de una conspiración para acceder al trono. La conclusión a la que llegó la comisión nombrada por el rey Gyanendra confirmó, ante la incredulidad del partido comunista y de un importante sector de la población, la versión de algunos de los testimonios, Birendra había matado a su familia y después se había suicidado.
Dieciséis meses después de esos sangrientos sucesos, el 4 de octubre de 2002, el rey Gyanendra destituyó al entonces primer ministro, Sher Bahadur Deuba. En su lugar nombró a Lakendra Bahadur Chand, el último primer ministro del régimen unipartidista que dominó la política nepalí durante treinta años y que fue derrocado en 1990. La decisión de Gyanendra, que despertó gran inquietud en el seno de los partidos democráticos, que temían una vuelta al régimen de partido único, encontró su justificación en “la insuficiente gestión de un primer ministro (Sher Bahadur Deuba), que no fue capaz de llevar a cabo las elecciones parlamentarias que deberían haberse celebrado el pasado 13 de noviembre”. Aun así, después de la destitución de Deuba, el monarca nepalí no manifestó, en ninguna ocasión, su intención de celebrar dichos comicios.
La crisis política
La imposición del estado de emergencia, el 26 de noviembre de 2001, precedió un considerable aumento de los enfrentamientos entre la guerrilla maoísta y las fuerzas de seguridad de Nepal y de las tensiones entre las dos facciones del partido gubernamental del Congreso Nepalí (lideradas por el primer ministro Sher Bahadur Deuba, y el presidente del Congreso Nepalí, Girija Prasad Koirala, respectivemente) y las diversas fuerzas políticas del país. Los resultados que se esperaban conseguir con la entrada en vigor del estado de emergencia y la incorporación de medidas sin precedentes en la historia de la lucha del Gobierno nepalí contra la guerrilla maoísta, como la intervención del Ejército o la congelación por parte del Banco Central nepalí (Nepal Rastra Bank) de cuentas supuestamente pertenecientes a los rebeldes, no se correspondieron con la realidad. La responsabilidad del fracaso de las insuficientes fuerzas de seguridad para acabar con la organización terrorista recayeron sobre el primer ministro nepalí, Sher Bahadur Deuba. Tanto la facción del Congreso Nepalí liderada por su presidente, Girija Prasad Koirala (quien presentó una fallida moción contra el jefe del Ejecutivo y militante del mismo partido) como el partido de la oposición, el PC-UML, acusaron a Deuba de no conseguir liderar un Gobierno eficiente y limpio (en referencia a las quejas de diversas ONG y medios de comunicación de los abusos que se habían cometido contra inocentes, en nombre de la lucha contra los rebeldes).
Sin embargo, tras la huelga general impuesta por los guerrilleros el 10 de febrero con el fin de paralizar la actividad en el oeste de Nepal, el atentado que siete días más tarde acabó con la vida de 138 personas en el distrito de Accham y la promesa de Deuba de llevar a cabo reformas constitucionales y socioeconómicas, el Parlamento nepalí decidió extender el estado de emergencia. Pero tres meses después, el Ejecutivo no había tomado ninguna medida para emprender tales reformas y las críticas de los diputados respecto a la gestión de Deuba eran cada vez mayores. El primer ministro se encontraba en la misma situación que antes, quería volver a reimponer el estado de emergencia, pero esta vez no contaba con el apoyo necesario para hacerlo. Por eso, el 23 de mayo, Deuba decidió disolver el Parlamento. Ello le costó su expulsión del Congreso Nepalí (CN) a manos del presidente del partido, Girija Prasad Koirala, con quien rivaliza por el poder efectivo del partido y del Gobierno. Según Koirala, el primer ministro no respetó las directrices del partido, que había acordado poner fin al estado de emergencia. El 23 de septiembre el Congreso Nepalí se escindía en dos partidos, Koirala seguía al frente del antiguo CN y Deuba lideraba un nuevo partido denominado Congreso Nepalí Democrático con el apoyo de la mayoría de los ministros gubernamentales. Mientras unos se debilitaban, otros se hacían fuertes. El partido de la oposición, el CPN-UML (Partido Comunista de Nepal Unión Marxista Leninista) se fusionaba con el CPN-ML (Partido Comunista de Nepal Marxista Leninista), una facción disidente liderada por Bam Dev Gautam que se separó del CPN-UML en 1996.
Entre tanto, las elecciones parlamentarias se acercaban y su celebración amenazaba con acabar en un baño de sangre. Así lo entendieron todos los partidos democráticos, que pidieron al primer ministro que comunicara al Rey su intención de posponer los comicios. La reacción del monarca nepalí, Gyanendra, no se hizo esperar. Un día después destituía a Sher Bbahadur Deuba de su cargo y nombraba a Lokendra Bahadur Chand nuevo primer ministro nepalí. La inconstitucionalidad de dicha medida causó la dimisión de los miembros de la Comisión Nacional de Planificación (CNP) y empujó a las fuerzas políticas de Nepal, a la Unión de Estudiantes de Nepal (perteneciente al CN) y a la Joven Unión Democrática (estas dos últimas mediante manifestaciones) a exigir, en vano, a Gyanendra que diera marcha atrás.

4.000 nepalíes han muerto desde la imposición del estado de emergencia
Desde la imposición del estado de emergencia, el 26 de noviembre de 2001, por parte del Gobierno nepalí; han muerto 5.000 personas, de un total de 7.000 víctimas desde 1996, el año que empezó la ofensiva de la guerrilla maoísta. Este grupo de rebeldes, que nació como un partido político democrático llamado PCN-UC (Partido Comunista del Nepal-Unión de Centro) en 1993 e inicio la acción armada tres años después, pretende instaurar una república comunista en Nepal aboliendo el régimen actual, es decir, la monarquía parlamentaria. La organización maoísta, que ha tomado como modelo al fundador del comunismo en China, Mao Tse Tung, lleva a cabo tanto actividades legales como ilegales. Las primeras incluyen mítines y manifestaciones, normalmente concernientes a reivindicaciones locales de grupos étnicos para conseguir la autonomía de la región en la que viven. En cuanto a las acciones ilegales, los maoístas llevan a cabo ataques guerrilleros o sabotajes al Gobierno, a las fuerzas de seguridad y a los civiles considerados “enemigos de clase” tanto como a las infraestructuras públicas, debilitando aún más la economía de un país donde el 50% de sus habitantes viven bajo el umbral de la pobreza.
Los intentos por acabar con la violencia por la vía de la negociación entre la guerrilla y el Gobierno han sido por el momento un auténtico fracaso. El último intento por llegar a un acuerdo de paz terminó con el cese unilateral del alto al fuego por parte de los maoístas. Aunque se ha hablado de la celebración de reuniones entre mediadores representantes del Gobierno y líderes del grupo rebelde, si bien se han celebrado no han conducido a ninguna parte. En los últimos diez meses, los maoístas han afirmado en más de una ocasión su intención de volver a la mesa de negociaciones, pero Sher Bahadur Deuba sólo estaba dispuesto a ceder a esa demanda si los rebeldes se comprometían a abandonar las armas. Aunque tras la destitución del primer ministro, Deuba, la posibilidad de una reanudación de las conversaciones parecía alejarse todavía más (ya que los guerrilleros dudaban de la legitimidad del gobierno provisional), el pasado 4 de diciembre los rebeldes nos sorprendieron con el anuncio de su intención de reanudar las conversaciones de paz con el Gobierno nepalí y suspender los ataques contra objetivos civiles, infraestructuras y rivales políticos.
Los maoístas operan en 29 de los 75 distritos administrativos de Nepal, la mayoría de ellos situados en la parte central del oeste del país. En unos 9 distritos de esta región la organización ha formado unidades armadas que gozan de un considerable respaldo local. Pero la guerrilla también cuenta con el apoyo de dos grupos extremistas indios, el llamado People’s War Group y el Maoist Coordination Center, con base en los estados de Andhra Pradesh y Bihar, respectivamente. Según se afirmó en el diario “Hindustán” a primeros de marzo, el PWG facilitó grandes cantidades de sofisticadas armas valoradas en 690.000 dólares a los maoístas, lo que provocó que el 18 de marzo India decidiera colocar un centenar de puestos de vigilancia a lo largo de la frontera de 1.750 kilómetros que comparte con Nepal. Además, en los estados indios de Bihar y Uttar Pradesh hay muchas fábricas ilegales de armamento que proveen a diversos grupos terroristas, entre ellos, los maoístas.
Los maoístas demostraron mediante la imposición de tres huelgas, una de ellas de carácter nacional que duró del 10 al 13 de noviembre, el poder que tienen sobre la población nepalí.
Sin embargo, las Fuerzas Armadas de Nepal afirmaron el pasado 15 de agosto que tenían información clave acerca de la red terrorista maoísta y que los rebeldes habían sufrido graves pérdidas en cuanto al número de activistas y su organización estructural. Las Fuerzas Armadas también aseguraron haber recuperado el 13% de las armas que habían robado los rebeldes a las fuerzas de seguridad nepalíes en diversas ofensivas durante 2002. Mientras tanto, India entregaba a Nepal a 4 rebeldes detenidos en su territorio el pasado 16 de julio y creaba una fuerza especial de la policía para acabar con la guerrilla en nueve estados indios donde este grupo tiene una gran presencia.

Se agrava la crisis económica nepalí
La economía de Nepal, uno de los países más pobres del mundo en el que el 50% de su población vive bajo el umbral de la pobreza, experimentó durante el pasado 2002 una grave recaída dentro de la situación de crisis en la que se encuentra desde hace años.
Las razones que explican dicha situación son básicamente dos: la recesión económica mundial y la inestabilidad del país provocada por la lucha armada entre la guerrilla maoísta y el Estado, ambas explican la caída de uno de los principales pilares de esta frágil economía, el turismo.
El número de turistas que visitaron Nepal en 2002 descendió un 50% durante el mes de abril de 2002, con respecto al mismo período del año anterior. Además, a finales de julio de ese mismo año las fuertes lluvias y las inundaciones que azotaron 43 distritos nepalíes acabaron con la vida de 295 personas y dejaron sin cobijo a otras 13.000. En este contexto, la CIAA (una comisión encargada de investigar casos de corrupción en la esfera pública) descubrió la implicación de políticos de primera línea del Gobierno nepalí en diversos casos de corruptelas. En la lista de sospechosos por desviación de fondos públicos se encontraban, entre otros, el secretario general del CN (Congreso Nepalí), Girija Prasad Koirala; el ex ministro de Trabajo Ciranjibi Wagle y el ex ministro de Comunicación e Información Jaya Prakash Gupta, lo que causó gran indignación en un país en el que el 23% de sus habitantes mueren de hambre (según la FAO, Organización para la Alimentación y la Agricultura de Naciones Unidas).
Diversos estudios preliminares y el proyecto de presupuesto para el 2003 pusieron de manifiesto el mal momento por el que pasa la economía nepalí.
Según las previsiones, el presupuesto total para el año 2003 será de 1,24 mil millones de euros (1,22 mil millones de dólares) un 3,06% inferior al de 2002; si este pronóstico se cumpliera, sería la primera vez en la historia de Nepal que los gastos del Estado son inferiores a los del año anterior. El Gobierno dedicaría 214 millones de euros (210 millones de dólares) a la deuda estatal y 194 millones de euros (190 millones de dólares) a la seguridad (que experimentaría un crecimiento del 43,65% en relación con 2002), relegando la lucha contra la pobreza a la tercera posición.
En cuanto a las exportaciones, durante el primer cuatrimestre del 2002 bajaron un 52%. La caída de la venta de alfombras, prendas de vestir y productos de pashmina (un tipo de tejido), que suponen un 80% de las exportaciones, fue la causa de este increíble descenso.
Según un estudio realizado por el Ministerio de Finanzas de Nepal (que se llevó a cabo durante el período comprendido entre julio de 2001 y febrero de 2002), el crecimiento del PIB durante el 2002 habría sido de un 0.8%; esta cifra sería la más baja de los últimos 18 años. Paralelamente, el índice de crecimiento de la población se situaría en un 2,3%. Según este estudio, la renta por cápita bajaría de 245 euros (240 dólares) en el año 2001 a 231,4 euros (226 dólares) en el 2002.



Cronologia año  2002
9 de enero. El Banco Central nepalí (Nepal Rastra Bank) congela más de doce cuentas sospechosas de pertenecer al grupo rebelde maoísta (es la primera vez que se toman medidas de este tipo).

10 de febrero. Los rebeldes maoístas paralizan el oeste de Nepal con la imposición de un día de huelga.

15 de febrero. El Partido Comunista del Nepal- Unión Marxista Leninista (CPN-UML) y la facción disidente del mismo, que formó el Partido Comunista del Nepal-Marxista Leninista (PCN-ML) en 1998, se reunifican.

17 de febrero. Los rebeldes maoístas matan a 138 personas, la mayoría de ellos personal de seguridad en el distrito de Accham. Este es el ataque que ha acabado con más vidas en un solo día desde el inicio de la insurgencia maoísta en 1996.

21 de febrero. El Parlamento nepalí ratifica la moción del estado de emergencia por tres meses más, después de la promesa del primer ministro del Nepal Sher Bahadur Deuba de llevar a cabo reformas constitucionales y socio-económicas.

17 de marzo. En la mayor operación contra los guerrilleros maoístas, un equipo formado por las Fuerzas Armadas y la policía nepalí ataca un campo de entrenamiento de los insurgentes y acaba con la vida de 62 de ellos.

7 de mayo. El primer ministro de Nepal se entrevista con George Bush en Washington, el presidente estadounidense apoya la lucha del gobierno contra los rebeldes maoístas y promete 58 millones para la causa en Washington.

8 de mayo. Más de 250 personas-170 maoístas y 81 hombres pertenecientes a las fuerzas de seguridad- mueren en un violento encuentro con las guerrillas maoístas en el distrito de Rolpa.

18 de mayo. India decide colocar un centenar de puestos de vigilancia militar a lo largo de la frontera con Nepal como consecuencia de la escalada de violencia maoísta y de la creencia de que activistas de la ISI se encuentran en territorio fronterizo nepalí.

23 de mayo. El primer ministro de Nepal, Sher Bahadur Deuba, disuelve el Parlamento y convoca elecciones desafiando las directrices de su partido, el Congreso Nepalí. -El gabinete gubernamental decide prolongar el estado de emergencia tres meses más. -El ministro de Finanazas, Dr Ram Sharan Mahat; el ministro de Educación y deportes, Amod Prasad Upadhaya y el ministro de la Mujer, la Infancia y el Bienestar Social dimiten en protesta por la disolución del parlamento por parte del jefe del ejecutivo, Sher Bahadur Deuba.

26 de mayo. El presidente del NC expulsa al primer ministro, Sher Bahadur Deuba, del partido.

28 de mayo.Al menos 182 rebeldes mueren durante los enfrentamientos con las fuerzas de seguridad en el distrito de Rukum.

19 de junio. El ministro de Agricultura dimite alegando que ya no puede representar por más tiempo un CN unido en el gabinete.

23 de julio. 200 personas mueren en las inundaciones y desprendimientos de tierra causados por las fuertes lluvias que tuvieron lugar en 20 distritos de Nepal.

15 de agosto. Las Fuerzas Armadas nepalíes afirman que han conseguido muchos datos e informaciones de la red de inteligencia de la guerrilla maoísta y declaran haber recuperado el 13% de las armas que los rebeldes les habían robado.

23 de agosto. El Congreso Nepalí se divide después de 56 años de historia. El primer ministro, Sher Bahadur Deuba, lidera la facción disidente que formará un nuevo partido, el Congreso Nepalí Democrático.

28 de agosto. Todos los partidos políticos piden al primer ministro, Sher Bahadur Deuba, que posponga las elecciones y forme un gobierno interino y multipartidista.

30 de agosto. Se cierran los centros docentes de todo el país, después de la imposicin, por parte de los rebeldes, de una huelga de dos días en las escuelas.

3 de septiembre. El primer ministro, Sher Bahadur Deuba, recomienda al rey Gyanendra postergar las elecciones parlamentarias, después de acordarlo con el gabinete gubernamental.

4 de septiembre. El rey del Nepal, Gyanendra Bir Bikram Shah Dev, destituye al primer ministro, Sher Bahadur Deuba, asume el poder ejecutivo y promete la creación de un Consejo de Ministros en cinco días. Gyanendra alega la incapacidad y la incompetencia de Deuba en la esfera política.

11 de septiembre. El rey Gyanendra nombra primer ministro a Lokendra Bahadur Chand quien liderará un Consejo de ministros formado por nueve miembros. -Los cuatro miembros de la Comisión Nacional de Planificación (CNP) y su vicepresidente, Dr Narayan, Khadka dimiten inmediatamente después del nombramiento de Chand como primer ministro.

22 de septiembre. Los maoístas paralizan la vida de los habitantes de Rapti bloqueando las carreteras.

9 de noviembre. La Unión de Estudiantes de Nepal perteneciente al Congreso Nepalí Democrático y la Joven Unión Democrática se manifiestan en contra de la decisión del Rey de destituir a Sher Bahadur Deuba como primer ministro.

10 de noviembre. El primer día de la huelga nacional impuesta por los guerrilleros maoístas se salda con 10 rebeldes muertos en el distrito de Baglung.

13 de noviembre. El último día de la huelga nacional impuesta por los maoístas acaba con la vida de 8 rebeldes y un adolescente.

18 de septiembre. El Gobierno de Lokendra Bahadur incorpora ocho miembros al gabinete y cinco ministros auxiliares. De los nuevos miembros del gabinete dos pertenecen al UML, unp al CND, uno al Partido Samata y otro al Partido Hariyali.

 


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull