Anuario 2001
Chile
"La derecha avanza terreno y se confirma como alternativa al Gobierno de Lagos"
Ramon Aymerich

Las elecciones parlamentarias, con victoria de la Concertación por un escaso margen de votos sobre la derecha, han marcado el final del 2001 chileno. A partir de ahora y a causa de esta estrecha victoria, la gobernabilidad por parte del presidente, Ricardo Lagos, será mucho más difícil ya que la coalición gobernante ha perdido la mayoría absoluta en las dos cámaras.
Los partidos que conforman la Concertación de Partidos por la Democracia tendrán de hacer verdaderos esfuerzos para conseguir llegar a acuerdos con la emergente derecha. La oposición, liderada por el presidente de la Alianza por Chile -formada por el partido Renovación Nacional y la Unión Demócrata Independiente- Joaquín Lavín, es conocedora de que las elecciones presidenciales del 2005 se pueden decantar de su lado. Por esta razón, los partidos de derechas continuarán ejerciendo una oposición enérgica, y mantendrán como principales bazas electorales el alto número de parados que hay actualmente en el país, el consiguiente estancamiento de la economía interna chilena y el desgaste político de la Concertación después de 12 años en el gobierno.

El tanto por ciento de parados, según el último estudio del Ejecutivo, se ha situado en un 9,7%.Por esta razón, desde el Gobierno, se está ultimando un nuevo plan de empleo. El gobierno de Lagos cierra el año con una inflación del 2,6%, que es la segunda inflación anual más baja que ha sufrido el país desde el año 1939. El crecimiento del Producto Interior Bruto anual Chileno se ha situado en torno del 3,1% y se espera, según estimaciones del Ministerio de Hacienda, que durante el 2002 se expanda hasta el 3,5%. El avance de la derecha en las urnas coincide con el sobreseimiento del caso Pinochet, que ha dejado al dictador en libertad delante del estupor de las asociaciones que luchan por los derechos de las familias de los desaparecidos durante la dictadura.

Las elecciones parlamentarias

El domingo 16 de noviembre se celebraron la elecciones parlamentarias para renovar a los 120 diputados que conforman la Cámara Baja y a la mitad de los senadores que ocupan los asientos de la Cámara Alta chilena. La coalición gobernante, de socialistas y democristianos, obtuvo su peor resultado desde el fin de la dictadura en 1990. El partido de Ricardo Lagos, no pudo alcanzar la mayoría absoluta al obtener el 47,9% de los votos; no obstante el partido oficialista ha conseguido en el Parlamento una mayoría simple. En el Senado, la balanza ha quedado igualada con los partidos de derecha. Estos, encabezados por la Unión Demócrata Independiente, la UDI, consiguieron el 44,3% de los votos. El avance de este partido pinochetista coincide con el retroceso espectacular del partido de la Democracia Cristiana, DC, que únicamente consiguió el 18,9% de votos y perdió 14 diputados y dos senadores. También fue muy importante el elevado número de chilenos que emitieron votos nulos o en blanco. De los más de 8 millones de personas que tenían derecho a votar, solo lo hicieron la mitad.

Por otro lado, Ricardo Lagos, después de conocerse lo resultados, marcó sus prioridades en estos tres años que aún le quedan de gobierno. El presidente se comprometió a solucionar el problema del desempleo, de la delincuencia, a augmentar el gasto social y el crecimiento económico del país. Para acabar cuanto antes con el paro, el Gobierno ya ha iniciado un nuevo plan, propuesto por el Partido Demócrata Cristiano. Gracias a este proyecto, se crearan 50.000 nuevos empleos. Desde el Ministerio de Trabajo también se ha anunciado una inminente reforma laboral. Con esta reforma, los empresarios gozarán de una mayor libertad y flexibilidad de contratación. Según Lagos, si el nuevo Parlamento aprueba estos cambios bajará el desempleo y aumentará la competitividad, afectando directamente la inversión y al crecimiento de la economía.

Para erradicar la delincuencia, el Gobierno ya ha llevado al Parlamento un paquete de 20 medidas que pretenden devolver la seguridad a la ciudades chilenas. Este plan permitirá, entre otras cosas, aumentar el número de jueces, una mayor especialización de estos en casos de homicidios y violaciones, y más vigilancia en las grandes ciudades. Otra de las promesas de Lagos, que viene persiguiendo desde que se erigió como presidente, es conseguir las reformas de la Constitución, pendientes desde el fin de de la dictadura de Augusto Pinochet en 1990. Para hacer estos cambios constitucionales, la coalición progresista tendrá la difícil tarea de pactar con la UDI. Lavín, que es el actual alcalde de Santiago de Chile, es consciente de su candidatura presidencial para el 2005 y por esta razón, quiere lavar cuanto antes la mala imagen que tienen de él una gran parte de los Chilenos. Los partidos que conforman la Concertación no se cansan de criticar la nefasta gestión municipal que está llevando a cabo Lavín en la capital chilena. Según Lagos, desde que el líder de la oposición es el alcalde de Santiago, la ciudad ha registrado un aumento de la delincuencia, el comercio ambulante y de desocupación laboral. Por esta razón, por el miedo a que salgan a la luz estos asuntos, parece que Lavín no hará una oposición destructiva sobre el Gobierno de Lagos, como mínimo en el período entre el 2002 y el 2004.

El caso Pinochet

El 9 de julio fue un dia negro para los pocos que aún creían en la justicia chilena. La Sexta Sala de la Corte de Apelaciones de Santiago, después de un fin de semana de insistentes rumores sobre la muerte de Augusto Pinochet, decidió a favor del sobreseimiento “temporal” de la causa contra el ex comandante en jefe las Fuerzas Armadas Chilenas. Los abogados del ex dictador consiguieron librar al general, acusado de 57 homicidios y 18 desapariciones cometidos por la Caravana de la Muerte, de pasar los últimos años de su vida en prisión. Los magistrados Cornelio Villaroel y Amanda Valdovinos votaron a favor del acusado, mientras que el magistrado Hugo Dolmetsch lo hizo en su contra. La defensa de Pinochet considera que su cliente queda excluido de todas las causas en que está procesado mientras no cambien sus condiciones de salud, lo cual, previsiblemente, ya no sucederá nunca. De este modo, el ex dictador queda eximido del caso y de las otras 300 querellas en su contra por violaciones de los derechos humanos.

Este fallo no dice nada sobre la presunta culpabilidad o inocencia del militar procesado como encubridor de 18 secuestros y 57 homicidios a manos de una comitiva militar que recorrió el país bajo sus órdenes durante los dias posteriores al golpe de Estado del once de setiembre de 1973. Desde la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos, AFDD se calificó de vergonzoso para el país y el mundo entero, sobreseer al general por locura o demencia ya que todos los chilenos, saben que Pinochet no está loco ni demente. Estas declaraciones fueron compartidas por todas las asociaciones que luchan por reconocer los crimenes cometidos durante cualquier dictadura y las asociaciones pro derechos humanos del mundo entero. De esta manera acababa una historia que empezó el 22 de setiembre de 1998 cuando Pinochet llegó a Londres para someterse a una operación y 25 días después, el juez Baltasar Garzón ordenaba su detención preventiva y extradición hacía España. Una extradición, que la justícia chilena nunca permitió que se llevara a cabo.

Pequeños pero importantes cambios

Ricardo Lagos, a pesar de la sentencia, mira hacia el futuro y lo demuestra con los hechos. Lagos, acaba de nombrar como máximo responsable militar a Juan Emilio Cheyre, un hombre que se le vincula al grupo de oficiales conocido como “intelectuales” por su alta preparación y totalmente contrarios y desvinculados del régimen de Pinochet.

Paralelamente a este hecho el Gobierno chileno ha rehabilitado la figura del general Carlos Prats, ex comandante en jefe asesinado en el exilio en 1974. El presidente, que acató la sentencia sobre Pinochet y pidió a los chilenos respetar la decisión de la justicia, está demostrando su voluntad de cambio en el ámbito político y militar, dos aspectos de la vida chilena que durante la dictadura iban de la mano. A nadie sorprende este hecho, ya que Lagos siempre ha luchado para restablecer lo valores democráticos: los chilenos aún recuerdan la imagen que le hizo famoso, cuando en 1989 señalaba de una manera desafiante las cámaras de televisión mientras recriminaba a Pinochet las torturas y asesinatos cometidos durante el régimen. De este modo, el Ejército Chileno, aunque sea de una manera lenta, se abre a la democratización, bajando el telón de su época más oscura.


La caravana de la vergüenza

La operación de exterminio conocida como Caravana de la Muerte constituye uno de los capítulos más recordados en cuanto a violación de los derechos humanos durante la dictadura chilena (1973-1990). Los hechos se remontan a octubre del año 1973, cuando una comitiva militar liderada por el general Sergio Arellano Stark recorrió durante varios dias diversas ciudades del país, secuestrando y asesinando a decenas de opositores políticos al golpe de Estado que unas semanas antes había encabezado Augusto Pinochet, y con el que había derrocado, y traicionado, al fallecido presidente socialista Salvador Allende. En total fueron 75 víctimas: 57 homicidios y 18 secuestros llevados a cabo en diferentes centros de prisioneros políticos del país, hace casi 18 años. Pinochet, había sido acusado de encubridor de esta siniestra caravana, aunque finalmente la causa quedó sobreseída. Esta siniestra caravana solo fue una de las primeras prácticas genocidas de Pinochet, luego llegaron otras, como las matanzas en el Estadio Nacional. En el estadio de fútbol de la capital chilena, perdió la vida, con métodos inhumanos y mezquinos, el cantautor chileno Víctor Jara. Estos tristes hechos fueron llevados al cine de la mano del genial director Costa-Gavras en el film Missing, protagonizado por el inolvidable Jack Lemon y la actriz Sissy Spacey.

Los días en que creímos en la justicia

El 22 de septiembre d 1998 Pinochet llegó a Londres para someterse a una operación. El 16 de octubre el juez Baltasar Garzón, ordenó su detención preventiva i pidió su extradición. Desde entonces, los hechos más destacados son estos: 25 de noviembre de 1998. La cámara de los Lores Británicos se pronuncia en contra de la inmunidad del ex dictador. 17 de diciembre de 1998. Pinochet recupera la inmunidad soberana, aunque continúa en libertad vigilada. 24 de marzo de 1999. La Cámara de los Comunes decide que el ex dictador puede ser sometido a un proceso legal de extradición. 11 de enero de 2000. El Ministerio de Interior británico anuncia que la revisión médica realizada a Pinochet indica que “no está en condiciones” para afrontar un largo proceso judicial. 2 de marzo de 2000. Straw deniega la extradición a España del ex dictador. Pinochet parte rumbo a Chile, a su llegada a Santiago, se levanta de la silla de ruedas olvidando su “enfermedad”. 8 de agosto de 2000. Pinochet pierde su inmunidad parlamentaria y queda expuesto a ser procesado. 29 de enero de 2001. El juez Guzmán ordena su procesamiento i arresto como coautor de las muertes producidas durante la caravana de la muerte. 8 de marzo de 2001. La Corte de Apelaciones rebaja la calificación de delito a encubridor 9 de julio de 2001. La Corte decide el sobreseimiento de la causa.


Cronologia año  2001
4 de enero. El presidente chileno, Ricardo Lagos, confirma que los jefes militares le pidieron en la reunión del Consejo de Seguridad Nacional la aplicación en sus términos originales de la Ley de Amnistía, que permitía a los militares evitar su comparecencia ante los tribunales.

5 de febrero. Ricardo Lagos apuesta por redactar una nueva Carta Magna en el país para culminar la transición política chilena.

16 de marzo. La Quinta Sala de la Corte de Apelaciones de Santiago, revocó por unanimidad la libertad bajo fianza al general retirado Manuel Contreras, ex director de la Dirección de Inteligencia Nacional durante la dictadura.

25 de mayo. La Corte Suprema de Chile se niega a reabrir la investigación por la muerte del diplomático español Carmelo Soria, asesinado en 1974.

6 de Junio. El presidente Ricardo Lagos pide a Jose María Aznar que España sea su puerta para entablar negocio con los países de la UE.

10 de julio. El juez Juan Guzmán procesa a tres oficiales chilenos retirados y otros dos funcionarios que formaron la plana mayor de la DINA (Dirección de Inteligencia Nacional), a los que acusó de secuestro, homicidio y asociación ilícita en 12 casos de detenidos desaparecidos durante el régimen militar.

1 de agosto. La Corte de Apelaciones de Santiago rechaza un recurso que solicita dejar sin efecto «por vicios procesales» el sobreseimiento temporal por demencia del procesamiento de Augusto Pinochet, en el caso Caravana de la Muerte.

27 de Noviembre. Joaquín Lagos, líder derechista de la oposición, arremete duramente contra el presidente, Ricardo Lagos. Lavín, entre otras cosas, pide al ejecutivo la erradicación del desempleo y de la delincuencia.

16 de diciembre. La coalición gobernante, gana las elecciones parlamentarias. La Concertación obtuvo el 47,9 por ciento de los votos. La oposición liderada por la Unión Demócrata Independiente, la UDI, consiguió el 44,3 de los votos. De este modo el partido de Lavín avanza posiciones.

 


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull