Anuario 2001
Venezuela
"Venezuela sale a la calle para protestar las medidas tomadas por el presidente Chávez"
Ramon Aymerich

El Gobierno de Hugo Chávez, parece que empieza a perder credibilidad ante la sociedad venezolana. El país, con el paro general que se celebró el día 10 de diciembre, está demostrando su descontento con el Ejecutivo del ex comandante paracaidista. Los obreros, educadores, empleados públicos y empresarios se han unido al sentir que se han vulnerado sus derechos. Desde el mes de enero se han sucedido en Caracas 735 manifestaciones. En estas protestas callejeras se pide al presidente que deje de adoptar medidas radicales -cercanas al totalitarismo- y haga un giro hacia posturas más democráticas.
El país por su parte, se encuentra cada vez más aislado internacionalmente, el negocio del petroleo no se encuentra en un buen momento y presenta un crecimiento cada vez más grande de la pobreza y de la exclusión social. Según datos del Instituto Nacional de Estadística de Venezuela, el paro, durante el último trimestre del año, se ha situado en un 13,4% -los datos no oficiales apuntan que supera el 20%- y el subempleo llega al 51% de la población. Chávez, no solo hace oídos sordos a las demandas de los venezolanos, sino que les lanza discursos amenazadores recordándoles que es él quien tiene las armas.

Venezuela siempre ha sido un país fuertemente militarizado, los estudiantes de primaria reciben en las escuelas educación castrense y los militares, agrupados en falanges, invaden las calles . Todo esto con Chávez se ha visto incrementado. Mientras, desde el Ejército ya se empiezan a oír voces contrarias al presidente y la amenaza de un nuevo golpe de Estado -Chávez protagonizó dos, antes de ser elegido democráticamente- vuelven a estar presentes en la cabeza de los venezolanos. Desde la oposición, se pide un gobierno de unidad nacional, lo cual es muy difícil porque antes tendría de dimitir Chávez, cosa improbable. También es muy difícil, casi imposible, que los mecanismos democráticos consigan que el militar deje su cargo. Chávez, al poco tiempo de llegar a la presidencia, cambió la Constitución y eliminó el Sistema Bicameral, sustituyéndolo por una Asamblea Nacional Constituyente donde su partido, el Movimiento V República ,MVR, tiene la mayoría absoluta. En lo referente a la gobernabilidad, la alianza de izquierdas que llevó al poder a Chávez está llena de fragmentaciones. El Movimiento al Socialismo, MAS, y Patria Para Todos, PPA, se han alejado totalmente del Gobierno al no entender las medidas tomadas por el líder del MVR -como por ejemplo la de colocar en cargos importantes del gobierno a militares escasamente preparados-. Actualmente, el Gobierno está controlado por el ex comandante paracaidista y sus hombres. De este modo, Chávez que era únicamente un político con un discurso para satisfacer a las masas y con un oscuro pasado golpista, se ha convertido, en menos de tres años, –aplicando métodos dignos de un dictador- en un aprendiz de revolucionario.

La culminación de la protesta

Venezuela vivió el 10 de diciembre una huelga general seguida, según los diarios del país, por el 85% de la sociedad. El paro, fue convocado por Fedecámaras, que agrupa a 256 asociaciones y empresas, y es la principal fuerza patronal del país. La huelga nació para protestar por la elaboración sin consultar y la promulgación por decreto presidencial de 49 leyes económicas y administrativas que, según los manifestantes violan el derecho constitucional a la propiedad privada. Al paro también se sumó la central sindical Confederación de Trabajadores de Venezuela con un millón de afiliados; asociaciones profesionales, industriales, ganaderas y agrícolas; transporte de carga; construcción; buena parte de la educación y la enseñanza universitaria; bancos; cadenas de franquicias, supermercados y medios de comunicación. De esta manera, el Gobierno, gracias a sus decisiones, ha conseguido, sin proponérselo, un hito histórico, poner de acuerdo a la patronal y los sindicatos. No obstante, Carlos Ortega, secretario General de la CTV, advirtió que los empresario –adversarios tradicionales del sindicato- “van por su lado y nosotros por el nuestro y que lo que existe es una gran alianza contra la política económica del Gobierno”. Estas protestas han sido causadas sobretodo por la Ley de Tierras y Desarrollo Agrario y la Ley Orgánica de de Hidrocarburos. La polémica ley de Tierras pretende la expropiación de latifundios por parte del Gobierno y crea un impuesto especial para las tierras “ociosas”. Chávez, de este modo, le da un nuevo significado a la palabra latifundio al definirla, como toda porción de terreno, rural, ociosa e inculta que supere las 5.000 hectáreas. Por su parte la otra polémica iniciativa del Gobierno, la Ley Orgánica de Hidrocarburos, supone el aumento de la tributación de los inversores extranjeros del 16% al 30%, y promueve la participación del Estado, en un 51%, en las empresas que hasta hoy eran privadas, y a partir de la aplicación de la ley pasaran a convertirse en sociedades mixtas. La ley de Hidrocarburos sin duda hará que los inversores exteriores dejen de comprar crudo en Venezuela.

Venezuela después del día diez

Después del exitoso paro nacional, los venezolanos se preguntan qué va hacer el Gobierno, y la mayor parte de la sociedad coincide, con mucha preocupación, que a Chávez no le queda otra alternativa que radicalizarse, si cabe, aún más, en su ya innegable tránsito hacia el totalitarismo. El presidente, según el diario venezolano “El Nacional”, ha sustituido la política por una visión nacional cargada de ideología y violencia, y ha manipulado a la población, mediante el terror. Chávez ha olvidado los objetivos políticos, ahora, sólo valen los objetivos revolucionarios sin dejar espacio institucional a otras alternativas. El presidente, tiene un diario propio y un programa de radio, Aló Presidente.

Desde estos dos frentes el ex comandante paracaidista intenta hacer llegar sus ideas revolucionarias a los venezolanos. A partir del 10 de diciembre en su programa de radio, han surgido nuevas secciones, como “La verdadera encuesta” donde se desmienten los datos de Fedecamaras sobre el paro general; “Linia Editorial” bajo el lema “A Venezuela no la para nadie”, donde se presentan testimonios contrarios al paro y finalmente el espacio denominado “La llamada”, donde militares afines al presidente, le piden una radicalización en sus acciones sobre los “desestabilizadores”. Una de las llamadas de está última sección dijo textualmente: “Estoy caliente, presidente. También estoy disgustado con usted, porque ha sido muy condescendiente con los manifestantes”. Estas declaraciones solo son un ejemplo de los contenidos del programa. Chávez, en sus discursos posteriores al 10 de diciembre, acusa a los empresarios, a los que él llama oligarcas, de cobardes y mentirosos y les recuerda constantemente que los 49 decretos no se van a quedar únicamente en una firma y que aparte no piensa modificarlos. El presidente, una vez más, usa discursos anacrónicos para intentar, convencer, cada vez con más esfuerzo, a las clases más desfavorecidas. El día después al paro general el comandante dijo: “Dentro de poco, empezaremos a pedirles a los latifundistas sus tierras. Dentro de poco, estaremos dando la tierra a los campesinos”.

Chávez atemoriza a la población, dice que esta dispuesto a tomar medidas muy duras e invita a la sociedad a organizarse en los llamados “círculos bolivarianos” par defender la revolución. El presidente está dispuesto a relanzar el Movimiento Bolivariano Revolucionario, MBR-200, el brazo armado de su actual partido. Sin duda, un anuncio que augura lo peor.

Las escasas posibilidades de cambio

Después del paro general, Venezuela ha quedado dividida claramente en dos bandos. El primero, formado por el presidente Chávez y todos quienes rodean, ya sean los militares que invaden las calles o cualquier miembro de su Gobierno actual, y el otro bando, formado por ese 85% de venezolanos, que se manifestaron de una manera cívica mientras volaban sobre sus cabezas aviones del Ejército. Según la consultora Datanálisis, la popularidad del ex golpista ha bajado de una manera fulminante: el 58,2 % de venezolanos califica de mala la gestión del presidente y el 85% considera que Chávez debe cambiar su actitud amenazadora ante el país. A todo esto, se suma el exceso de confianza del Ejecutivo en su gestión. El actual gobierno concibe este momento como el de una crisis pasajera y la oposición, resignada, intenta hacer ver a Chávez que ha de rectificar, que son inconcebibles sus contactos con las guerrillas colombianas, que su amistad con Fidel no lleva a Venezuela a ninguna parte y que cerrar las puertas a las relaciones internacionales con Estados Unidos o Europa es un error gravísimo.


Los medios y el presidente

Todos los medios de comunicación de Caracas reciben la protección de la policía para evitar nuevas agresiones de los partidarios de Chávez. Unas pintadas en el diario caraqueño “El Nacional” y unas protestas ante el canal Globovisión han sido calificadas de “fascistas” por la prensa y han originado una fuerte reacción por parte de la oposición y organismos internacionales y nacionales. Los medios de comunicación venezolanos se han declarado en “estado de alerta” para defender la libertad de expresión. A todo esto, el presidente no se cansa de decir que en Venezuela nunca antes había existido tanta libertad de expresión como ahora y hace oídos sordos a las protestas de los profesionales de los Medios. Chávez ,después del paro general del 10 de diciembre, se ha declarado en guerra abierta con el diario el Nacional, al que considera un medio subversivo y financiado por los “oligarcas” de Fedecámaras. Esta lucha con los medios, se remonta al 1998, cuando Chávez accedió por primera al cargo de presidente, según el militar, los medios no informan sobre los aspectos positivos de su gestión y estan gestando un complot en su contra. Por esta razón, el presidente ha iniciado una carrera paralela para poder controlar en primera persona los medios. Esta obsesión, lo ha llevado a fundar un diario y presentar dos programas: uno de televisión y otro de radio.

El camino revolucionario de Chávez

4 de febrero de 1992. Hugo Chávez encabeza una sublevación militar contra la “corrupción” del gobierno del presidente Carlos Andrés Pérez, que fracasa y lleva al teniente coronel de paracaidistas a la cárcel. 31 de agosto de 1993. El presidente Carlos Andrés Pérez es destituido por el Congrseo por presunta corrupción. 26 de marzo de 1994. Chávez sale de la cárcel al decretar el presidente Rafael Caldera el sobreseimiento de la causa a cambio de que el teniente abandone la milicia. Chávez anuncia la creación de un movimiento nacional de raíces populares. 6 de diciembre de 1998. Chávez triunfa en las presidenciales para el periodo 1999-2004, con casi el 57 por ciento de los votos. 2 de febrero de 1999. Chávez jura como presidente y promete convocar un referéndum para elegir una Asamblea Nacional Constituyente. 5 de julio de 1999. Los venezolanos, después de aprobar la ANC, eligen a 124 chavistas entre los 131 miembros de esta nueva cámara. 15 de diciembre de 1999. Los venezolanos aprueban en referéndum la nueva Constitución Bolivariana, el mismo día mueren 40.000 personas debido a unas catastróficas lluvias en el litoral central. 21 de febrero de 2000. Chávez asiste en Madrid a un Foro Internacional de paises para ayudar a Venezuela tras las catástrofes del mes de diciembre. 22 de junio de 2000. La Comisión Legislativa Nacional divide los comicios entre el 30 de julio (presidenciales, regionales y alcaldes) y el 1 de octubre (concejos municipales y juntas parroquiales) 30 de julio de 2000. Chávez gana los comicios presidenciales con el 59 por ciento de los votos.


Cronologia año  2001
3 de enero. El presidente Hugo Chávez crítica duramente el Plan Colombia, financiado por el Ejecutivo Norteamericano, y asegura que las relaciones con Irak, Irán y Libia continuarán siendo privilegiadas.

5 de febrero. Reestructuración en el gobierno. El ex ministro de Interior y Justícia, Luís Alfonso Dávila, pasará a ocupar el despacho de Relaciones Exteriores. Luis Maquilena lo sustituirá en el ministerio de Interior i Justícia.

4 de marzo. Adán Chávez, hermano del ex comandante paracaidista, pasa a ser secretario presidencial.

31 de marzo. Hugo Chávez prosigue con su lucha contra los medios de comunicación. El presidente asegura que tiene pruebas que implican al diario “El Nacional” en una conspiración contra su persona.

21 de Abril. El presidente someterá a referendo la incorporación de su país en la Área de Libre Comercio de las Américas, el ALCA.

3 de mayo. Empieza la huelga nacional de profesores. Los educadores protestan por un decreto presidencial que les niega la libertad de impartir las clases como ellos decidan.

29 de junio. Estalla una crisi diplomática con Perú después de la captura en Caracas, del ex responsable de los Servicios de Inteligencia Peruanos, Vladimiro Montesinos. Según Alejandro Toledo, presidente peruano, Chávez sabía que Montesinos se refugiaba en Venezuela.

13 de agosto. Fidel Castro celebra su 75 cumpleaños en Caracas en compañía de Hugo Chávez. De este modo, los dos dirigentes muestran el buen estado de salud del eje económico que pretende establecer entre la Habana y Carácas.

10 de diciembre. Se celebra el paro civico general convocado por Fedecámaras. Esta huelga es secundada por el 85 por ciento de los venezolanos. La protesta se articula debido a 49 decretos que Chávez ha aprobado por decreto presidencial.

12 de diciembre. El presidente se muestra desafiante y dice a los huelguistas, que no piensa retroceder en sus decisiones y que si cabe radicalizará aún más su posición contaria hacia los empresarios.

 


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull