Anuario 2003
El Salvador
"El FMLN vence en las municipales mientras las calles continúan en manos de las bandas del crimen organizado"
Alèxia Peláez

La antigua guerrilla del FMLN (Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional), que combatió durante la guerra civil salvadoreña que duró doce años –de 1980 a 1992-, se ha convertido en la primera fuerza política después de haber obtenido una mayoría de votos en las elecciones legislativas y municipales del 16 de marzo. A un año de celebrarse las elecciones presidenciales, esta victoria puede hacer suponer un cambio en el Gobierno, que desde los acuerdos de paz de 1992 está en manos de la derecha de Arena (Alianza Republicana Nacionalista). Este partido ha puesto de manifiesto su voluntad de privatizar el sector de la medicina –anuncio que desembocó en una huelga de médicos del Instituto Salvadoreño de Seguridad Social, el ISS, y en un tira y afloja que duró ocho meses- y el sector del agua potable, cosa que se ha traducido en un posible voto de castigo para el partido de la derecha salvadoreña, partidaria de impulsar medidas poco favorables para los trabajadores. Con voto de castigo o sin él existe una realidad: un 58,4% de abstención en las urnas que confirma a El Salvador como uno de los países de América Latina con un más alto grado de abstención en las elecciones, señal del desencanto de la población con la clase política.
En las elecciones de marzo se presentaron un total de once partidos, pero sólo se consolidaron cinco: Arena, PCN (Partido de Conciliación Nacional), FMLN, CDU (Centro Democrático Unido) y Democracia Cristiana. El resto –Movimiento Renovador, Partido Social Demócrata (PSD), Fuerza Cristiana (PFC), Partido Acción Nacional (PAN), y Partido Popular Republicano (PPR)- se quedaron fuera del marco político, pues no obtuvieron el 3% de votos mínimos exigidos por la Ley Electoral para obtener representación parlamentaria. Sin embargo, uno de los aspectos más destacados y destacables de estas votaciones es su falta de transparencia. A pesar de que el Tribunal Supremo hiciera, a principios de año, una llamada a los diferentes partidos para que frenaran la violencia electoral, o sea, los enfrentamientos violentos entre simpatizantes de las distintas formaciones políticas, no pudo evitar que se produjeran confrontaciones y tensiones entre candidatos ni tampoco un pucherazo o fraude electoral el día de las elecciones. Este fraude consistió en hacer aparecer a personas ya fallecidas en las listas de votantes –mientras el Tribunal Supremo confirmaba que 73.000 personas habían sido excluidas de su derecho al voto por no presentar la partida de nacimiento-, e incluso la organización no gubernamental GVOM (Grupo de Voluntarios de Ultramar) sospecha que ciertos ciudadanos guatemaltecos o hondureños se acercaron hasta las urnas con un carné salvadoreño. Con todo, el resultado de las elecciones municipales situó al FMLN al frente del gobierno de la capital, San Salvador, donde el electo Carlos Rivas Zamora consiguió ocho puntos de diferencia sobre la candidata del partido rival Arena, Evelyn Jacir de Lovo. El FMLN obtuvo la victoria en siete de los municipios con más peso del país, mientras que Arena ganó en cuatro municipios, el PCN en dos y el PDC en uno. En las elecciones de la Asamblea legislativa, el FMLN obtuvo la mayoría de votos (33,79%) y consiguió un total de 31 diputados. A pesar de que en este caso también fue la fuerza más votada, el partido de la izquierda salvadoreña ve relegada su victoria debido a la alianza entre Arena y PCN. Sin embargo, los votos de los diputados del FMLN pasan a ser imprescindibles para aprobar decisiones importantes para el país donde es necesaria una mayoría calificada, que se obtiene a partir de los 56 votos. En las elecciones a la Asamblea legislativa se escogieron un total de 84 diputados para un periodo de tres años.

A pesar de haber obtenido una mayoría de votos, el FMLN fue menos votado en estos comicios que en los anteriores del año 2000. Este partido tiene una trayectoria llena de cambios ya que en los últimos tiempos ha vivido una etapa de importantes transformaciones antes de situarse como el partido actual: pasó de ser una guerrilla armada durante la guerra civil –una guerra que dejó unos 75.000 muertos- a constituirse como partido el 12 de marzo de 2000 y a poder ser elegido por los votantes de El Salvador. Las de este año han sido las cuartas elecciones después de los acuerdos de paz de 1992. en las elecciones legislativas de 1997 los resultados estuvieron muy apretados: Arena obtuvo tan sólo un escaño más que el FMLN (28 a 27 escaños). Tres años después, el partido de la antigua guerrilla ganó a Arena por 29 a 31 escaños. Este año 2003 la tendencia se ha mantenido en el FMLN, que ha obtenido el mismo número de escaños que hace tres años, es decir, 31. Por su parte, Arena ha bajado en número de escaños y ha pasado a tener 27, dos menos que en las anteriores votaciones. El FMLN, a pesar de haber obtenido mejores resultados, no deja de tener cierto motivo de alarma ya que ha contabilizado un total de 86.000 votos menos que en 2000 y ha perdido la alcaldía de 21 municipios que parecía tener garantizada. Arena –que actualmente gobierna el país con Francisco Guillermo Flores Pérez a la cabeza- quedó en una situación más frágil que su máximo rival y como consecuencia de los malos resultados obtenidos el 4 de abril convocó una asamblea general del partido para debatir la situación en que se encuentra la formación política, después de que algunos dirigentes pusieran sus cargos a disposición del partido.



Candidatos a presidente

Detrás de todo este intríngulis político otro elemento ha marcado el curso de 2003: la conformación, poco a poco, del mosaico de las candidaturas a la presidencia para el 2004. Durante todo el año se han sucedido las propuestas, algunas de las cuales han prosperados y otras se han retirado. Uno de los casos más significativos es el de Mauricio Sandoval, ex jefe de la Policía que a finales de abril dejó el cargo para presentarse a la candidatura de Alianza Republicana Nacionalista. A finales del mes de mayo otro nombre comenzó a sonar en las filas de Arena: Armando Calderón, ex presidente de la República, manifestó su intención de presentarse como precandidato. Sin embargo, unos quince días después –y sin haber recibido presiones, según él mismo afirmó- Calderón retiraba su precandidatura. Entre idas y venidas, el 28 de junio Mauricio Sandoval retiraba también su precandidatura. Al mismo tiempo aparecía otra: el empresario de radio Elías Antonio Saca. El FMLN también se ha visto inmerso en el trabajo de definir a sus candidatos. La disputa era entre Scafik Handal y Óscar Ortiz –alcalde de Nueva San Salvador-, pero fue finalmente Handal quien se perfiló como precandidato con la victoria de las elecciones internas del partido. Una encuesta publicada el 26 de agosto revelaba que Saca, candidato de Arena, tenía 22 puntos de ventaja sobre el candidato del FMLN, Handal.

Mientras que las elecciones municipales y legislativas, y la elección y posterior presentación de los candidatos a presidir el país, ocuparon la actualidad política de este año, otra realidad, violenta y altamente preocupante, se manifestó con toda su fuerza: las pandillas, también conocidas como maras, que poco a poco se han ido convirtiendo en los nuevos dueños de las calles de El Salvador, capaces de infundir auténtico pánico a la población. El 24 de julio el diario salvadoreño El Diario de Hoy publicaba que la acción de estas bandas violentas provoca la muerte de unas 100 personas al mes. Ante esta situación extrema que pone en duda las garantías de libertad y democracia del país, el Gobierno declaró, el mismo 24 de julio, una guerra total contra el crimen, bajo el proyecto “Mano dura”. El objetivo: acabar con las decapitaciones, violaciones y descuartizaciones que los integrantes de estas bandas realizan, dejando un rastro de muerte en las calles. Este problema, que tiñe de sangre el país, parece que se les está escapando de las manos a los dirigentes, mientras que las bandas siguen luchando y manteniendo su propia guerra, que perdura gracias al contrabando de armas y dinero y a la unión con las mafias locales. Las maras han llegado a ser el estandarte del crimen organizado en El Salvador. En su último intento por acabar con este drama de violencia, el Gobierno propuso, un día después de hacerse público el proyecto “Mano dura”, la creación de una Ley Antimaras que finalmente fue aprobada el 9 de octubre con 43 votos a favor de Arena y 14 del PCN. Se silenciaron así las voces de la oposición, que consideran la ley inconstitucional. Esta ley, impulsada por el presidente Flores, cataloga las bandas de organizaciones criminales y establece como delito el hecho de pertenecer a una de ellas. Será considerado marero aquél que “se reúna habitualmente, delimite territorios propios o se haga marcas o tatuajes en el cuerpo”. Para ser considerado miembro de una pandilla bastará con cumplir alguno de estos requisitos. Con esta ley se juzgará a los menores, miembros de las pandillas y que hayan cometido asesinato, como adultos. Oposición y defensores de los derechos humanos manifestaron su rechazo al proyecto de Flores y su miedo a la arbitrariedad con que la policía podrá decidir quien forma y quien no forma parte de una pandilla.



Negociaciones del Tratado de Libre Comercio

Otro de los aspectos que cierra la realidad salvadoreña de 2003 son las negociaciones sobre el Tratado de Libre Comercio (TLC). Las negociaciones entre países centroamericanos y los EUA empezaron en enero. Este Tratado de Libre Comercio, que pretende crear un mercado de libre cambio entre los EUA y El Salvador, se propone incrementar el ritmo de crecimiento económico y de puestos de trabajo, al mismo tiempo que pretende ampliar las exportaciones y las inversiones. En este tratado El Salvador podrá acceder al mercado más grande del mundo y principal socio comercial, los EUA donde, por otro lado, residen unos dos millones de salvadoreños que podrán tener acceso a los productos de su país. Del día 25 al 29 de agosto San Salvador acogió la reunión de coordinación previa a la VII ronda de las negociaciones sobre el TLC entre Centroamérica y los EUA y a principios de octubre Rober Zoellick, representante comercial de los EUA, llegó al país con tal de sacar adelante un acuerdo agrícola con el Consejo de Ministros de Comercio Exterior de Centroamérica (Comieco). En El Salvador, que fue esta vez el país que acogió esta ronda de negociaciones, se debatieron sobre todo los acuerdos agrícolas, así como también cuestiones sanitarias y la manera de reducir el impacto negativo que tienen los productos agrícolas financiados por el Gobierno de los EUA, que dejan en desventaja a los productos salvadoreños. “Si no se apoya a los campesinos estaremos en desventaja en estos acuerdos comerciales, porque no tenemos financiación; no tenemos tecnología”, manifestaba un salvadoreño dedicado a la agricultura que protestaba contra el TLC con los EUA. Además, durante el mes de febrero y siguiendo en el marco de este tratado, la industria textil norteamericana aceptó una ampliación y apertura del sector en América Central. En este sentido, la Asociación Salvadoreña de Industriales (ASI), la entidad que representa la mayor parte de los industriales del país, manifestaba durante los últimos días del mes de octubre que “los industriales salvadoreños están satisfechos con los logros que el equipo negociador del Tratado de Libre Comercio entre EUA y Centroamérica (TLCEUCA) han conseguido”, en palabras de Napoleón Guerrero, presidente de ASI. No obstante, afirmó que el sector industrial salvadoreño tiene que realizar cambios internos con tal de poder competir en el mercado internacional. Dentro de estas mejoras necesarias se encontraría, según ASI, un avance en los procesos productivos, basado en una mejora de las tecnologías y una mejor formación personal. De esta forma, los productos nacionales de El Salvador podrían competir con los productos de EUA. Los acuerdos obtenidos sobre los productos que quedarán libres de aranceles son del sector farmacéutico, cemento, plástico, productos de limpieza como jabón y detergentes, calzado, textil y confección. Con todo, la carrera para formar parte del mercado libre continúa y El Salvador, como los otros países centroamericanos, acepta las condiciones establecidas en gran parte por EUA sin poder determinar aún si estas concesiones supondrán una ventaja para el país o, como reivindican los agricultores, sólo supondrán un hundimiento de los productos nacionales, sin crear más puestos de trabajo sino dejando a los que ahora viven de la agricultura en una situación, si cabe, más precaria.

Con unas elecciones legislativas y municipales a cuestas y unas presidenciales a la vuelta de la esquina El Salvador despidió el año con la lacra de la inestabilidad en las calles y en ámbitos como la sanidad, la inmigración o la educación. Mientras que en el interior del país el ministerio de Salud confirmaba los temores de un posible brote epidémico de diarrea que en un mes –febrero- había afectado a 30.000 personas, principalmente niños, y tiempo después se declaraba alerta roja por una posible epidemia de neumonía –evitable con una vacuna para la gripe- en el exterior, en EUA, unos 7.000 salvadoreños veían tambalear su situación a la espera de que se les renovara el permiso de permanencia temporal, que finalmente llegó el 10 de julio. En medio de este panorama poco esperanzador, aparecía un estudio del ministerio de Trabajo con el nombre de “Entendimiento del trabajo infantil en El Salvador” donde se aseguraba que un total de 223.000 niños trabajan en el país y que, de los que asisten a clase, la mayoría no termina la educación básica. A pesar de estos datos, el Informe sobre Desarrollo Humano El Salvador 2003, “Desafíos y opciones en tiempos de globalización”, presentado por el PNUD (Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo) y por el CNDS (Consejo Nacional para el Desarrollo Sostenible) apunta que, durante la década de 1992 a 2002, la pobreza disminuyó de 65 a 43%. Según el informe también se avanzó en salud: la desnutrición crónica bajó de 31,7% a 18,9% entre 1998 y 2003. En lo que se refiere a mortalidad infantil, la tasa se redujo casi un 50%. En cuanto a la escolarización, la media se incrementó, de 4,4 a 5,5%, también entre 1992 y 2002. Un mayor impulso en la educación resulta vital para aumentar el crecimiento del país. “El país ha conseguido mucho en los últimos años”, manifiesta Jane Armitage, Directora del Programa del Banco Mundial para Centroamérica, haciendo referencia a la mejora de la educación. “Ahora hace falta construir sobre las experiencias de éxito con tal de pasar a la siguiente fase: la educación secundaria y la capacitación de la mano de obra, para afrontar los desafíos de la globalización y el libre comercio”, argumenta. Pero las esperanzas resultan nulas al hablar de las zonas rurales, donde los cambios han estado imperceptibles. Las mejoras se han dejado sentir sólo en zonas urbanas.



El Salvador y Honduras: conflicto territorial aún vigente

Por otra parte, este año han seguido las disputas territoriales entre El Salvador y Honduras, el origen de las cuales debe buscarse en el año 1969 cuando los dos países protagonizaron –por problemas migratorios y territoriales- lo que se conoce como “La guerra de las cien horas”, con más de 5.000 muertos y 100.000 refugiados. Tiempo después el Tribunal Penal Internacional (TPI) estimó el territorio disputado en 446 kilómetros y sentenció que, 312 formarían parte de Honduras y el resto, 134, de El Salvador. Como consecuencia, unos 10.000 salvadoreños quedaron en territorio hondureño. A pesar de la resolución por parte del TPI en 2002, el conflicto parece no tener fin y vuelve a aparecer sistemáticamente. El Salvador ha manifestado su voluntad de recuperar 76 kilómetros de territorio y ha pedido una revisión del dictamen de 1992. Para poder recuperarlos tendrá que convencer a cinco jueces de La Haya que ratificaran o modificaran la decisión tomada hace once años.





Cronologia año  2003
13 enero. Los partidos definen a sus candidatos para las elecciones a diputados y alcaldes previstas para el 16 de marzo

16 enero. Aparece la notícia de que unos 100 mareros son deportados al mes

23 enero. El Tribunal Supremo convoca a los partidos para que frenen la violencia electoral durante la campaña.

1 de febrero. El Ministerio de Salud confirma el brote epidémico por diarreas que ha afectado en un mes a unas 30.000 personas, 8 de cada 10 niños

3 de febrero. Las maras se han transformado, a cambio de armas y dinero para mantener su propia guerra y se han unido a las mafias locales, conviriéndose en los peones del crimen organizado.

22 de febrero. El Tribunal Supremo confirma que 73.000 personas han sido excluidas, por no presentar partida de nacimiento, y no podrán votar.

28 de febrero. El TLC ampliará el mercado textil, después que la industria norteamericana de este sector aceptara más apertura en las confecciones textiles centroamericanas

4 de marzo. Unos 7.000 salvadoreños perderán permisos de trabajo en EEUU si no se renueva su estatus de permanencia temporal.

9 de marzo. La campaña electoral llega a la recta final. Tensiones entre los partidos ARENA y FMLN. Enfrentamientos entre activistas y destrucción de propaganda

16 de marzo. Celebración de las elecciones, ganadas en la capital –San Salvador- por el candidato del FMLN, Carlos Rivas Zamora, por ocho puntos de diferencia. El PCN es la gran sorpresa y se convierte en un partido necesario en la Asamblea Legislativa. Destaca el gran absentismo.

4 de abril. ARENA convoca una asamblea general del partido para elegir a las nuevas autoridades después de que la dirigencia pusiera sus cargos a disposición del partido como consecuencia de los malos resultados obtenidos en las elecciones.

28 de abril. Mauricio Sandoval, ex jefe de la Policia deja el cargo para buscar la candidatura presidencial por ARENA.

26 de mayo. El ex presidente de la República, Armando Calderón, se presentará como precandidato a la presidencia para los comicios de 2004 por ARENA

13 de junio. Fin de la huelga de médicos, que regresaron al Seguro Social El conflicto, que ha durado 8 meses, finaliza con el reinstalo laboral y el mismo sueldo para los médicos

14 de junio. Armando Calderón renuncia a su precandidatura por no tener el apoyo suficiente. Su renuncia provoca una ola de agradecimientos, aunque él afirma no haber recibido ningún tipo de presión de los grupos de poder.

17 de junio. Se presenta el candidato del FMLN, Toni Sala

26 de junio. Supuestos pandilleros asesinan al director del centro penal de Quezallepeque.

10 de julio. EEUU prorroga el Programa de Protección Temporal a unos 285.000 salvadoreños.

17 de julio. Sale a la luz un estudio del Ministerio de Trabajo con el nombre “Entendimiento del trabajo infantil en El Salvador”, que declara que 223.000 niños trabajan en el país y que de los que asisten a la escuela pocos logran terminar la educación básica.

24 de julio. Se declara la guerra total contra las maras. Se inicia un plan como última medida para poner fin a las violaciones, decapitaciones y descuartizaciones llevadas a cabo por las pandillas. Se contabilizan unos 100 muertos al mes por acción de las bandas.

26 de julio. La Policía detiene a 247 pandilleros.

13 de agosto. EEUU manifiesta que deportará a todo aquel joven extranjero miembro de alguna pandilla que sea condenado por crimen violento, sin hacer comentarios sobre la situación en que esto podría sumir al país centroamericano.

16 de agosto. El presidente denuncia a la oposición por pretender frenar el Plan Mano Dura contra las maras.

25 de agosto. Sigue la batalla por el territorio del bolsón. El Salvador quiere recuperar esa zona y para ello deberá convencer a 5 jueces de la Corte Internacional de La Haya.

9 de octubre. Finalmente se aprueba la Ley Antimaras


 


Periodismo Internacional © 2022 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull
Aviso legal | Política de protección de datos | Política de Cookies