Anuario 2004
Croacia
"Croacia apunta a Bruselas"
Francesc Viver

Croacia ha avanzado este año hacia la integración en la Unión Europea y en la OTAN, hecho que se puede interpretar como un paso adelante para normalizar su situación política en Europa . En el mes de octubre de 2004, la UE publicó las condiciones para poder iniciar las negociaciones para la entrada de Croacia en la Unión. Desde Bruselas se impuso la cláusula de romper las negociaciones con las autoridades croatas si se quebrantan los principios de libertad, democracia, y respeto a los derechos humanos, es decir, a las leyes que fundaron la Unión, y se volvió a exigir mayor interés croata en detener a los criminales de guerra.
Uno de los objetivos del nuevo Gobierno croata, que saldrá de las elecciones que se celebrarán el 3 de enero de 2005, será continuar las negociaciones para su ingreso en la Unión Europea. En la última cumbre de jefes de Estado de la Unión, celebrada a finales de diciembre, los líderes europeos prometieron que empezarán las negociaciones de adhesión, probablemente, en marzo del 2005. El Gobierno croata pretendía agilizar el proceso de reformas y poder ingresar a la UE con Bulgaria y Rumania, que tienen prevista su entrada en enero del 2007, pero el Consejo de la Unión descartó esta posibilidad. De momento, desde Bruselas reconocen que Croacia va por el buen camino, en cuanto a reformas exigidas se refiere, pero demandan a las autoridades croatas mayor intensidad en la captura de los criminales de guerra perseguidos por el Tribunal Penal Internacional para Yugoslavia (TPIY), y mayor colaboración con este Tribunal. Cuando habla de criminales de guerra, la Unión se refiere, entre otros casos, al general croata Ante Gotovina, reclamado por el citado tribunal por ser el responsable de la muerte de 1.5000 civiles serbios y la expulsión de otros 150.000 durante la guerra, y que se halla en paradero desconocido desde 2001.

Tanto el primer ministro croata, Ivo Sanader, famoso por su reconocido “europeísmo”, como su ministro de Exteriores, Miomir Zazul, declararon que la estabilidad de la zona balcánica pasa por la Unión Europea, y consideran que su país va por el buen camino, ya que, como Miomir dijo “Croacia es una democracia madura que cumple con sus obligaciones internacionales”.

La entrada de Croacia en la Unión Europea vendrá marcada por los resultados de las elecciones legislativas de enero de 2005. La campaña electoral dio su pistoletazo de salida el 16 de diciembre con un número récord de trece candidatos que se disputaran la jefatura del Estado, que tiene un mandato de cinco años. La campaña oficial de este año será muy breve dada la coincidencia con las Fiestas Navideñas y del Fin de Año.

Estas serán las cuartas elecciones presidenciales democráticas desde la independencia de Croacia. Dos son los candidatos principales, el actual presidente, Stepjan Mesic, del Partido del Pueblo Croata (HNS); y Jadranka Kosor, ministra de Veteranos de Guerra, vicepresidenta del Gobierno y militante de la Unión Democrática Croata (HDZ) del primer ministro, Ivo Sanader. Todos los sondeos indican la reelección de Mésic, y la única duda es saber si ganará en la primera vuelta de los comicios o si necesitará una segunda.

El principal favorito, Stepjan Mesic, presidente de Croacia desde el año 2000, es el candidato del Partido del Pueblo Croata (HNS) y cuenta con el apoyo de los partidos de centro-izquierda como el Partido Social-Demócrata (SPD), el Partido Popular Croata (HNS) y el Partido Campesino Croata (HSS). El candidato a la reelección, Mésic, ha sido prisionero político en la época comunista, el último presidente de la antigua Yugoslavia, fue jefe del Parlamento croata y, en los últimos años, opositor al difunto Franjo Tudjman (presidente de Croacia durante la guerra y que murió en diciembre de 1999).

Por otro lado, la aspirante a presidenta, Jadranka Kosor, tiene detrás suyo el apoyo de la Unión Democrática Croata (HDZ) del primer ministro, Ivo Sanader, sucesor al frente del partido, conservador y nacionalista, del fallecido Franjo Tudjman. Tras la muerte de Tudjman, los poderes del presidente croata han sido reducidos a tareas representativas.

La candidata Kosor entró en la política como seguidora entusiasta de Tudjman, tras hacerse muy popular como periodista de Radio Croacia, donde dirigía una emisión dedicada a los croatas desplazados de sus hogares por la ocupación de las fuerzas serbias. Su actividad política posterior ha estado centrada en el bienestar de los veteranos de guerra y de los desplazados, que le han hecho ganar el apodo de “madre de los veteranos”, y es una de las más leales colaboradoras de Sanader.

Entre los candidatos a la presidencia croata también se encuentran miembros de la ala dura de la derecha nacionalista. Es el caso del general retirado Ljubo Cesic Rojs, que ha prometido que si lo eligen pondrá al acusado general Gotovina al frente de las Fuerzas Armadas y hará juzgar al actual presidente Mésic por alta traición; o el ex seleccionador croata de fútbol Miroslav Blazevic quien ,en caso de victoria, ha anunciado que impondrá mano dura, políticas totalitaristas de introducirá mano dura y disolverá el Parlamento.

Las últimas encuestas apuntan a una victoria de Mesic ya en la primera vuelta, con cerca de un 57% de los votos, mientras Kosor obtendría el 17% de intención de voto. El actual presidente lograría la reelección si consiguiera más del 50% de los votos. Una gran masa de electores, casi un 30%, están aún indecisos, pero estos datos pueden quedar en papel mojado ya que son sólo sondeos. Lla candidata conservadora, Jadranka Kosor, se puede ver perjudicada en las elecciones por los recientes escándalos, como el de los maltratos a un periodista por parte de algunos miembros de los servicios secretos croatas con el objetivo de sacar información sobre Stepjan Mésic

Todos los candidatos, y, principalmente los favoritos, han estado pendientes de las decisiones que se tomaron en Bruselas a finales de año respecto al ingreso croata en la UE y el momento en que puedan empezar a negociar. La Unión reclama insistentemente la entrega del general Ante Gotovina, acusado en el año 2001 de crímenes de guerra, pero no halla respuesta del Gobierno croata de Ivo Sanader. El actual presidente está tranquilo y afronta los comicios con la seguridad que da “haber cumplido las expectativas de mi primer mandato. La sociedad croata se ha democratizado y Croacia se abrió al mundo”, según él mismo declaró.

La entrada en la OTAN es otra de las prioridades del futuro Gobierno croata. Los primeros pasos ya se han dado. Así, en febrero, Ivo Sanader se reunió con el secretario de Defensa norteamericano, Donald Rumsfield, en Zagreb, en la primera visita de un miembro del Gabinete estadounidense a este país desde Madeleine Albright, en el año 2000. Rumsfield aplaudió los esfuerzos croatas para reformar su aparato judicial, militar, y la ayuda (en forma de tropas, armas, municiones, médicos y personal sanitario) que el Gobierno de Sanader envía a Afganistán e Irak de una manera “desinteresada”. Croacia sabe que si colabora con Estados Unidos y le apoya en su política exterior, la futura entrada a la Organización para el Tratado de la Alianza Atlántica, puede ser más factible. Por el momento, ambos gobiernos negocian para ampliar el plan económico de cooperación entre los dos países, que expiró en julio y que se renovará cuando las autoridades croatas muestren más predisposición a colaborar con el TPIY.

Pero, por el momento, la prioridad número uno del Ejecutivo croata debe ser la entrada a la Unión Europea, que depende en parte del apoyo de los Estados que la integran actualmente y de la vecina Eslovenia, que ha entrado a la UE en mayo, que tendrá un peso en la futura aprobación. Las relaciones entre Croacia y el país esloveno son tirantes, sobre todo a causa del litigio fronterizo que enfrenta a los dos Estados. En octubre se produjo un nuevo incidente en la bahía de Pirán, y Eslovenia amenazó con retirar su apoyo a la candidatura croata a la UE.

La UE no es el único organismo internacional que vigila y controla las reformas de Croacia para abrirse al mundo, como bien dijo el presidente Mesic. La Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE) también advirtió a las autoridades croatas de que, a pesar del avance en el proceso de reformas, aún hay mucho camino por recorrer y por mejorar. Peter Semneby, jefe de la misión de la OSCE en Croacia, reconoció la necesidad urgente de introducir cambios en algunos campos para que las autoridades internacionales y europeas pudieran empezar a negociar con la república ex yugoslava. Entre los progresos se cuentan el retorno de algunos refugiados serbocroatas por la guerra y la devolución de sus casas, los progresos en la reforma de la justicia (hay una preocupación internacional por la parcialidad de los tribunales croatas en los juicios por crímenes de guerra durante el conflicto serbocroata ).

La OSCE calcula que unos 200.000 serbios de Croacia viven todavía entre Serbia y Montenegro, y en Bosnia-Herzegovina, de los cuales un 14% estaría dispuesto a regresar. Para que puedan hacerlo hay que resolver el problema del alojamiento para todos aquellos exiliados que quieren volver a sus casas, y está previsto que esto se pueda hacer a partir del año que viene.

En los puntos a mejorar, Petter Semneby citó la situación de la prensa y sus libertades (poner en práctica las enmiendas recomendadas por la OSCE en las Leyes de Radio-televisión y la Ley de Medios electrónicos, para evitar el control político sobre estos medios), la representación de las minorías y la legislación electoral.

Como portavoz de la OSCE en Croacia, Semneby, confirmó que este organismo internacional no supervisará las elecciones del 2 de enero ya que han constatado que se organizan según los criterios democráticos.

En Croacia viven casi cuatro millones y medio de personas, según datos de este mismo año, de los cuales un 90% son croatas, un 4,5% son serbios, y el resto son bosnios, húngaros, eslovenos, albaneses y montenegrinos, entre otras etnias.

Hace dos años se aprobó una nueva Ley Constitucional acerca de las minorías nacionales, pero no se ha cumplido en cuanto a la representación de estas en el sistema judicial, la policía y la Administración estatal.



Croatas y serbios buscan normalizar sus relaciones

Este año Croacia ha celebrado el duodécimo aniversario de su independencia respecto a la antigua Yugoslavia; para ser exactos, en enero de 1992 declaró la soberanía croata y tres meses después fue reconocida por Estados Unidos. La primera declaración de independencia se remonta a octubre de 1991, pero los serbios que allí vivían se aliaron con los serbios de Bosnia y los de Yugoslavia a favor del proyecto de la Gran Serbia que defendía Slodovan Milosevic, y ese hecho provocó un enfrentamiento armado entre el Ejercito Federal y los croatas. Transcurridos 12 años des de la independencia croata, y nueve del final de la guerra que les enfrentó, las relaciones entre las comunidades de etnia croata y serbia siguen siendo tensas, de desconfianza mutua, y esto se demuestra en cualquier incidente aislado. A mediados de octubre, se produjo un atentado en la sede del Partido Croata del Derecho (HSP) en Vukovar, zona oriental de Croacia, que provocó heridas a dos personas. La policía investigó el caso y se culpó a tres jovenes de la aldea de Borovo Selo, donde vive una gran comunidad de serbios. Los representantes de los partidos políticos serbios y croatas rechazaron hacer declaraciones hasta no saber la autoría exacta de los atentados, y sólo habló el presidente del HSP, Anto Djapic, para pedir a la población que mantuviera la calma.

Vukovar, ciudad vecina de la frontera con Serbia, es conocida como “la Guernica croata”. En otoño de 1991 las fuerzas serbias consiguieron ocuparla después de sitiarla durante meses, con las muertes que eso supuso, tal y como hicieron las fuerzas aéreas Condor de los nazis sobre la ciudad vasca de Guernica (1.700 muertos el 1 de mayo de 1937).

A pesar del malestar reinante entre las dos etnias, los Gobiernos de Serbia y Croacia, representados por sus presidentes, Boris Tadic y Stepjan Mesic, respectivamente, firmaron a finales de octubre un acuerdo por el cual se comprometían a apoyar proyectos comunes en el terreno económico, cultural y deportivo, en el marco de una conferencia sobre finanzas e inversiones en los países de la Europa sudoriental. Como declaró el presidente Tadic a la agencia de noticias croata Hina, “es importante que compañías serbias y croatas tengan proyectos comunes, que vayamos a los mercados y mejoremos así las relaciones políticas”. Cuando Serbia y Croacia formaban parte de la desaparecida Yugoslavia se consideraba que sus economías eran mutuamente complementarias, y por lo visto, pueden seguir siéndolo en la actualidad.


El litigio fronterizo entre Croacia y Eslovenia

Desde la independencia de los dos países en 1991, Croacia y Eslovenia no han podido resolver el problema de la delimitación fronteriza en la bahía de Piran, en el mar Adriático, y otros puntos estratégicos que reivindican como suyos las dos partes. A principios de octubre se produjo un nuevo incidente en esta bahía, al interceptar la policía eslovena a pescadores croatas faenando en sus aguas. El primer ministro croata, Ivo Sanader, ha pedido ayuda a la Unión Europea para la solución del conflicto de manera lo más inmediata posible, ya que el enfrentamiento puede recrudecerse con la llegada al poder en Eslovenia del nacionalista conservador Janez Jansa, quien puede radicalizar su política fronteriza con Croacia. El primer ministro croata comentó que si la UE no tomaba cartas en el asunto, su gobierno acudirá al Comité de Arbitraje internacional. Este organismo deberá marcar las fronteras definitivas entre estos dos Estados, y cómo pueden moverse por ellas, tanto eslovenos como croatas, sin vulnerar la ley. El alto representante de la Unión Europea para la Política Exterior y de Seguridad Común, Javier Solana, se reunió, en octubre con Ivo Sanader en Zagreb para buscar una salida al litigio fronterizo. Solana insistió en que “las cuestiones pendientes con Eslovenia deben resolverse en el espíritu europeo del dialogo, la cooperación y la buena voluntad”.


Cronologia año  2004
27 de enero. Un ex líder serbio es declarado culpable frente al Tribunal Penal Internacional de Yugoslavia. Se trata de Milan Babic, líder de los serbios de Croacia, culpado de crímenes contra la humanidad en la región de Krajina.

9 de febrero. Donald Rumsfeld, secretario de Defensa de Estados Unidos, en un viaje a Zagreb donde se entrevista con el primer ministro croata, Ivo Sanader, aplaude los esfuerzos de Croacia en transformar su estructura militar y agradece la ayuda croata en Afganistán.

11 de marzo. Dos ex generales croatas se entregan en La Haya. Markac y Cermak se presentan frente el TPI Y por los crímenes cometidos en Croacia contra los civiles serbios. Esta maniobra se entiende en el contexto de la presión internacional a las autoridades croatas para que cooperen a entregar a los criminales.

20 de abril. La UE abre el camino a la adhesión de Croacia tras la recomendación que hizo la Comisión europea de abrir negociaciones con este país. La decisión se tomó tras los recientes signos de mejoría en la cooperación de Zagreb con el TPIY. Croacia espera entrar en la UE en el 2007 junto a Bulgaria y Rumania, aunque no hay un calendario fijado.

2 de julio. La OTAN fijará en 2006 un calendario de adhesión para Albania, Croacia y Macedonia. El presidente de la Alianza, Doug Bereuter, alentó a continuar con las reformas necesarias para una adhesión a la OTAN. Estos tres países firmaron en mayo de 2003 con Estados Unidos una “Carta adriática” destinada a facilitar su ingreso en la Alianza Atlántica.

7 de agosto. Albania, Croacia y Macedonia muestran su apoyo al compromiso de la OTAN en Afganistán e Irak.

23 de septiembre. Autoridades croatas detuvieron a Janez Podobnik y a otros colaboradores del Partido Popular Esloveno cerca de la frontera entre Eslovenia y Croacia, trazado controvertido desde 1991. Según Zagreb, Pobonik y su séquito trataron de cruzar ilegalmente la frontera por el paso de Plovanija, y por eso fueron detenidos por la policía croata.

6 de octubre. El alto representante de la UE Javier Solana ofrece una solución al litigio fronterizo entre Croacia y Eslovenia, por la Bahía de Pirán, en el mar Adriático. Es una zona reivindicada por ambos países.

Ese mismo día se publican las condiciones para negociar la entrada de Croacia en la UE. Las negociaciones se romperán si se quebrantan los principios de libertad, democracia, respeto a los derechos humanos y a las leyes que fundaron la UE. También se insiste en la necesidad que las autoridades croatas cooperen con el TPIY para detener a los criminales de guerra.

15 de octubre. Se produce un atentado en la sede del Partido Croata del Derecho (HSP) en Vukovar, zona oriental de Croacia, que provocó heridas a dos personas. La policía investigó el caso y se culpó a tres jovenes de la aldea de Borovo Selo, donde vive una gran comunidad de serbios.

16 de diciembre. La campaña electoral para los comicios generales del 3 de enero de 2005 da su pistoletazo de salida con un número record de 13 candidatos. El actual presidente, Stepjan Mesic, del Partido del Pueblo Croata (HNS); y Jadranka Kosor, ministra de Veteranos de Guerra, vicepresidenta del Gobierno y militante de la Unión Democrática Croata (HDZ) del primer ministro, Ivo Sanader, salen como los dos principales favoritos.


 


Periodismo Internacional © 2022 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull
Aviso legal | Política de protección de datos | Política de Cookies