Anuario 2004
Nepal
"El rey Gyanendra reestructura su Gobierno ante la agitación social y política"
Eva Álvarez

Tras dos años de crisis, de atentados, huelgas generales y manifestaciones como la que reunió en abril de 2004 a 20.000 personas en la capital nepalí, Katmandú, y a pesar de negarse a pactar con los maoístas rechazando incluso la mediación de la ONU, el rey de Nepal, Gyanendra, prometió convocar elecciones en 2005 y restituyó a Bahadur Deuba como primer ministro. Así, acordaba un nuevo Gabinete que incluyó a miembros del Congreso Democrático Nepalí (NC-D), del que Deuba es presidente; del Partido Comunista de Nepal Marxista-Leninista (CPN-UML), cuyo único mandato tras vencer en las elecciones de 1994 duró sólo un año; del monárquico Partido Rashtriya Prahatantra (RPP); y del conservador Partido Sadbhavana de Nepal (NSP).
El Gobierno nepalí, bajo el mandato del rey Gyanendra, que sucedió a su hermano en 2001 tras el asesinato de ocho miembros de la familia real a manos de su propio hijo, el príncipe Dipendra, agravó los problemas internos del país. El rey anterior, Birendra, había transformado la monarquía nepalí en constitucional por las presiones de la oposición y había restaurado el multipartidismo en 1991, pero las condiciones del país, semifeudal y hasta entonces dominado por un sistema monárquico absolutista, no fueron las propicias para adaptarse al cambio y una vez adquirido el poder, el principal partido político, el Partido del Congreso nepalí (PCN) rehabilitó a los antiguos mandatarios del monarca.

Con el asesinato de Birendra, heredó el trono su hermano Gyanendra. El nuevo rey, que se salvó de la masacre al encontrarse de viaje, había sido un público detractor de las ideas democráticas. Apenas accedió al trono en 2001, prohibió los partidos políticos, destituyó al primer ministro, Sher Bahadur Deuba, y endureció las medidas de represión contra la guerrilla maoísta que en 1996 había iniciado una insurrección conducida por el Partido Comunista Maoísta nepalí (PCN-M) y se declaraba partidaria de la abolición de los privilegios reales.

Las decisiones del rey provocaron que los partidos parlamentarios denunciaran la vuelta a la monarquía absoluta y su marginación en la acción política, y que los miembros radicales de los partidos comunistas recrudecieran la lucha armada contra la falsa democracia caracterizada por la corrupción política.

El Gobierno combate a los maoístas con una policía especial y también mediante el Ejército Real. Desde que se rompieran los intentos de búsqueda de la paz con los maoístas en agosto de 2003, los atentados y la represión policial salpican el panorama político nepalí con cientos de muertos y multitudinarias manifestaciones contra la monarquía.

Con la vuelta de Deuba al panorama político y dado el aperturismo que significó la inclusión de los comunistas del CPN-ULM, el Gobierno nepalí formó un Comité de Paz en de agosto de 2004, en el que participan los líderes de los partidos gobernantes y cuyo objetivo es coordinar los esfuerzos para lograr la paz en el país junto con los maoístas. Sin embargo poco más tarde, los maoístas bloqueaban Katmandú, cerrando las vías de acceso, para denunciar la desaparición y asesinato de cientos de sus combatientes y reivindicando la libertad de los maoístas presos. Se suspendió el bloqueo cuando el gobierno accedió a responder a la última demanda en el plazo de un mes; de no tener respuesta satisfactoria, los maoístas amenazaban con lanzar otro bloqueo. Las empresas afectadas por huelgas permanecieron paradas tras la suspensión del bloqueo.

La ayuda estadounidense al Gobierno de Nepal para sofocar la revolución comunista repercutió también en la ola de secuestros y asesinatos que vive Irak desde que se desatara la invasión norteamericana en 2003. A pesar de que Nepal no forma parte de la coalición liderada por EE.UU. en Irak, doce nepalíes fueron degollados en agosto de 2004, acusados de ayudar a los norteamericanos en la guerra.

Como represalia, la mezquita más grande de Katmandú fue incendiada en septiembre.

Nepal vive una situación de estancamiento económico ya que no consigue sobrepasar el 3% de crecimiento anual y la inflación se sitúa en un 2,9% dada la precariedad de la actividad económica motivada por los conflictos políticos internos y las huelgas.

Aunque se ha recuperado el crecimiento del producto interior bruto (PIB) en más del 4% y ha superado la fuerte crisis del 2002 motivada, entre otros factores, por el descenso del turismo tras los atentados del 11-S, casi la mitad de sus 27 millones de habitantes están desempleados y el 42% vive bajo el umbral de la pobreza ya que la situación económica no beneficia a las zonas rurales.




Claves del conflicto

La guerrilla, que se formó con un centenar de miembros, está hoy integrada por unos 10.000 combatientes, y controla y administra cada vez más zonas, al menos 20 de los 75 distritos, y sigue incrementando su influencia. Además, es capaz de llevar al pueblo a la huelga general durante días y de irrumpir en las escuelas de sus distritos para “reeducar” en la ideología maoísta a la población y reclutar forzosamente a los jóvenes. La desigualdad de oportunidades del pueblo nepalí, con un nivel de analfabetismo del 55% y una economía de subsistencia, son un caldo de cultivo para los abusos. La financiación de las milicias se lleva a cabo a través de asaltos, extorsión e “impuestos revolucionarios”, y la respuesta represiva de la policía refuerza los sentimientos antagónicos de ambos bandos. Nepal vive una situación de guerra civil que ya se ha cobrado unos 10.000 muertos. Los atentados por parte de los rebeldes y la respuesta de las fuerzas gubernamentales tras la ruptura de las negociaciones de paz, en agosto de 2003, crecen en intensidad y ambos bandos denuncian la crueldad del adversario. Hasta la década de los 80, el movimiento comunista carecía de una orientación ideológica marxista-leninista-maoísta. En diciembre de 1991, el Partido Comunista nepalí adoptó dicha ideología tras una lucha interna que duró casi dos años y medio y que les dividió. La facción menos radical sería posteriormente acogida por miembros del Partido Comunista Marxista Leninista (PCN-ULM), que aceptaban la existencia y la negociación con la monarquía hasta el punto de ser calificados despectivamente por el PCN(M) como “comunistas reales”. La “guerra del pueblo” de los maoístas se ha ido alternando con fases de diálogo entre el poder y los insurgentes, conducidos por el ideólogo del movimiento, Baburam Bhattarai, del Frente Único Popular (organización que dirige el PCN), y el presidente del PCN(M), Pushpa Dahal, llamado Prachanda “el Terrible”. En 2001 el PCN(M) anunció la formación del Ejército Popular de Liberación como símbolo de la maduración guerillera tanto en número como influencia.


Cronologia año  2004
3 de marzo. 41 muertos en un enfrentamiento entre los soldados reales y la guerrilla maoísta.

24 de marzo. 50 muertos maoístas en un ataque aéreo por parte de las fuerzas gubernamentales.

27 de marzo. Nepal rechaza la mediación de la ONU y se cierra al diálogo con los maoístas.

1 de abril. Miles de personas se manifiestan en Katmandú para protestar contra la monarquía y a favor de la democracia.

13 de abril. El rey Gyanendra promete elecciones democráticas en un año.

9 de mayo. Mueren 22 maoístas en los combates contra las fuerzas del orden.

14 de junio. Una mina de los maoístas acaba con 21 policías.

16 de junio. Diez maoístas muertos y 25 heridos en un enfrentamiento con las fuerzas armadas nepalíes, en la zona este.

25 de junio. Supuestos guerrilleros maoístas degollan a un primo del ex primer ministro Surya Bahadur Thapa.

4 de julio. Los comunistas nepalíes del partido Comunista Unificado maoísta leninista (PCN-ULM), entran formalmente en el Gobierno del restituído primer ministro, Sher Bahadur Deuba.

5 de julio. Trece muertos tras la explosión de una mina colocada por los maoístas, al sur de Katmandú.

8 de julio. 15 muertos maoístas en enfrentamientos tras la formación del nuevo Gobierno.

18 de agosto. Los maoístas convocan una huelga general indefinida y bloquean Katmandú.

22 de agosto. Un grupo radical islámico difunde las fotos de doce rehenes nepaliés acusados de cooperar con los EE.UU. en Irak.

25 de agosto. Finaliza el bloqueo en la capital nepalí.

31 de agosto. Degollados los doce rehenes nepalíes en Irak.

1 de septiembre. Incendian la mezquita más grande de Katmandú como represalia por los nepalíes asesinados en Irak.

10 de septiembre. La guerrilla maoísta hace explotar una bomba en el centro cultural de EE.UU. en Katmandú.

 


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull