Anuario 2004
Tailandia
"Recrudecimiento de la rebelión musulmana en el sur del país"
Noelia Vida

Los cruentos enfrentamientos entre musulmanes y budistas han marcado la actualidad del año en Tailandia, afectando de manera directa a la política que lleva a cabo su presidente, Thaksin Shinawatra.
Shinawatra llegó al poder en septiembre del año 2001 y desde ese momento ha realizado nueve cambios en la composición de su Gobierno. Este polémico líder, conocido por tener un fuerte carácter que lo lleva a no dejarse aconsejar por nadie, es el hombre más rico del país y su fortuna ha nacido, sobre todo, gracias a los negocios que posee en el mundo de la comunicación: controla los medios más importantes del país.

Durante este año, Shinawatra ha llevado a cabo dos de esas nueve remodelaciones a causa de los conflictos separatistas que han surgido al sur del país y a la epidemia de gripe del pollo que ha aparecido en la zona.

La primera remodelación del Gobierno tuvo lugar en marzo, cuando Thaksin Shinawatra destituyó a tres de sus ministros, los de Defensa, Interior y Finanzas, al no haber sido capaces de controlar los enfrentamientos interétnicos en el sur musulmán y por las propuestas de privatizaciones del sector público. El ministro de Agricultura se salvó de la destitución en este primer cambio de Gobierno del año, aunque la gripe aviar ya había aparecido en el país.

Los conflictos étnicos del sur musulmán han jugado un papel destacado en la actualidad política del año 2004, ya que las guerrillas musulmanas de las provincias de Narathiwat, Pattani y Yala, en el sur del país, decidieron romper con la supuesta tranquilidad que reinaba en la zona. Los grupos islámicos empezaron sus reivindicaciones independentistas durante los años 70 y tras una década de paz han decidido volver a hacer patentes sus demandas.

Los enfrentamientos entre las guerrillas y los budistas -que son minoritarios en estas tres provincias- han provocado cerca de 600 víctimas, a causa de los atentados que han llevado a cabo los musulmanes y de los enfrentamientos que han mantenido los guerrilleros con las Fuerzas Armadas. Para intentar pacificar la zona, Thaksin Shinawatra, primer ministro del país, decidió decretar la ley marcial en las tres provincias a principios de enero y envió a 3.000 militares para poder controlar los brotes violentos que estaban provocando los islamistas.

La escalada de violencia que provocaban los diversos enfrentamientos entre musulmanes y las fuerzas del orden llevaron al Gobierno tailandés a aprobar, en el mes de abril, un plan de desarrollo para el sur musulmán.

Las medidas tomadas por el Gobierno no han podido solucionar el conflicto y los enfrentamientos no cesaron, aunque quizás el que más atención atrajo desde el extranjero fue el del 25 de octubre, cuando murieron 84 ciudadanos durante una manifestación musulmana en la región de Narathiwat, concretamente en el distrito de Tak Bai. Seis de las víctimas fallecieron por los disparos que efectuó la policía, pero los 78 restantes perdieron la vida al asfixiarse en los camiones militares que los habían de trasladar a comisaría. El número de detenidos en esa manifestación ascendió a 1.300 personas.

Tras estas muertes, Shinawatra realizó unas desafortunadas declaraciones en las que afirmaba que era posible que esas muertes se hubiesen producido porque los musulmanes empezaban a acusar la debilidad que provoca el mes de ayuno del Ramadán. Lo que no contó en esa rueda de prensa es que los detenidos estuvieron cinco horas encerrados en los camiones, estirados, con las manos atadas atrás y amontonados unos encima de otros. Los gases que se produjeron en el interior de los vehículos fueron los que provocaron la muerte por asfixia.

Tras estos hechos, el rey de Tailandia Bhurnibol Avulvadei solicitó al presidente del país que tratase mejor a la población musulmana.

La muerte de estas 78 personas en los camiones del Ejército provocó que las Naciones Unidas (ONU) ofreciese a Tailandia la oportunidad de crear una comisión de investigación, pero el Gobierno se negó alegando que primero debía finalizar la investigación que las autoridades del país ya habían iniciado a través de una comisión aceptada por todas las partes enfrentadas en el conflicto.

El buen hacer político de Shinawatra quedó aún más en entredicho cuando presentó públicamente una descabellada medida para solucionar el conflicto: el primer ministro decidió recurrir a la papiroflexia para pacificar la zona y planeó arrojar millones de pajaritas de papel para pedir a los separatistas que renuncien a la violencia. Para conseguirlo, instó a los tailandeses a que en sus ratos de ocio elaborasen 62 millones de pajaritas para inundar desde el aire las tres regiones.

Pero existe la posibilidad de que este movimiento musulmán no sea solamente local y esté conectado con otras organizaciones terroristas de la zona. En estas tres provincias del sur de Tailandia hay diversos grupos separatistas: la Organización Unida por la Liberación de Pattani (PULO), el Frente Nacional Revolucionario (BRN) y el Gerakan Mujahidín Islam Pattani (GMIP). En épocas anteriores estos grupos tuvieron conexiones con organizaciones islámicas como la Jemaah Islamiyah y el Movimiento por la Liberación de Aceh (GAM) de la vecina Indonesia. Después de negarlo durante mucho tiempo, las autoridades han tenido que aceptar que los grupos que actúan en la zona están influidos por Al-Qaeda y la Jemaah Islamiyah. Además, los responsables de seguridad tailandeses creen que los rebeldes también están en contacto con un grupo islamista del norte de Malasia, el Kumpulan Mujahideen Malaysia (KMM), pero el Gobierno malayo asegura que este grupo fue desmantelado en 2002.

Según las autoridades tailandesas, los jóvenes musulmanes de estas regiones acuden a estudiar a escuelas coránicas de países como Pakistán y reciben ayuda, a través de Malasia, de un país tan influyente como puede ser Arabia Saudí.

La situación también se ve agravada por las actividades que se llevan a cabo en la zona, ya que estas tres provincias son conocidas por el contrabando y el tráfico de armas y drogas. Además, la brutalidad que las autoridades han utilizado contra los rebeldes musulmanes -como cuando entraron en la mezquita más sagrada de la zona y asesinaron a varios islamistas- ha provocado que las reacciones de los musulmanes sean más virulentas.

La segunda remodelación del Gabinete tuvo lugar a principios de octubre, cuando Thaksin Shinawatra decidió cesar a los ministros de Defensa y, esta vez sí, Agricultura por no ser capaces de solucionar los dos grandes problemas a los que el primer ministro se tenía que enfrentar. El ministro de Agricultura, que se había salvado de la primera tanda de destituciones en el Gobierno, fue acusado de ocultar a la población el primer brote de gripe aviar hasta que dos niños se contagiaron.

Este año se ha vivido en la zona una gran epidemia, la gripe del pollo, que ha afectado sobre todo a dos países: Tailandia y Vietnam. Cuando el país ya se había recuperado del virus de la neumonía atípica (SARS), se vio envuelto en otra gran crisis sanitaria, la de la gripe aviar. Si la SARS dejó 23 muertos y 34 afectados en Tailandia y Vietnam, la gripe aviar ha provocado, durante este año 2004, 11 víctimas mortales tan sólo en Tailandia, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El virus de la gripe aviar proviene de los pollos y es de muy fácil contagio entre los animales. Las investigaciones que la OMS ha llevado a cabo durante todo el año demostraron que en los seres humanos los riesgos se reducen considerablemente. El virus sólo se transmite si la persona entra en contacto con animales vivos infectados. Por lo tanto, se excluye el riesgo de infectarse al ingerir aves enfermas. Aunque las autoridades continúan preocupadas por el miedo a que el virus pueda llegar a mutar y empiece a contagiarse entre los seres humanos, a día de hoy eso todavía no ha pasado.

La epidemia se extendió por 35 de las 76 provincias que forman el país, lo que provocó que el Gobierno tuviese que tomar medidas para evitar el contagio y se sacrificaron miles de aves.

La situación obligó a las autoridades tailandesas a anular la exportación de pollos el 23 de enero, pese a que el Gobierno había intentado negar que la enfermedad estaba presente en su territorio. Pero los acontecimientos se precipitaron y las autoridades no tuvieron más remedio que reconocer que dos niños, que habían estado en contacto con animales infectados, habían desarrollado la enfermedad. Uno de estos niños se convirtió en la primera víctima de la enfermedad, al fallecer el 25 de enero en un hospital de Bangkok.

Tras una breve desaparición del brote, el Gobierno tuvo que volver a reconocer el 7 de julio que se habían vuelto a detectar casos de infectados por la epidemia en su territorio. Las autoridades barajaron la posibilidad de que la enfermedad hubiese llegado a través de aves migratorias portadoras del virus.

Las diversas remodelaciones de Gobierno no han conseguido que la popularidad de Shinawatra suba y el índice de aceptación popular de la gestión que está llevando a cabo el líder tailandés bajó en septiembre hasta los 48 puntos, el nivel más bajo de los últimos dos años, y 13 puntos por debajo del que se registró en las encuestas de julio.



Una difícil recuperación de la crisis económica

La economía tailandesa todavía se está recuperando de la crisis financiera que vivió en 1997 y 1998, pero, de momento, sus condiciones económicas hacen creer que ya no existe peligro de otra quiebra como la de hace siete años. Sobre todo, gracias a la reducción de la deuda externa, que ha pasado de ser un 93,9% del producto interior bruto (PIB) nacional en 1998, a ser un 29,1% del PIB en 2004.

El crecimiento económico también ha mejorado considerablemente tras la quiebra financiera del país. Mientras que en 1998 el crecimiento fue negativo (-10,8%), en 2003 fue del 6,7% y este año se prevé que alcanzará el 7%.

El índice de inflación se situó en 2003 en un 1,8%, 1,2 puntos por encima del nivel del año 2002.

Tailandia tiene a su favor una economía relativamente diversificada gracias a la agricultura, el turismo y algunos sectores industriales. Además, su situación geográfica hace que se encuentre en un enclave estratégico regional que permite atraer a los inversores extranjeros


Los conflictos separatistas

El antiguo reino de Siam, el único país de la zona que no ha formado parte de ningún imperio europeo, posee una población de 65 millones de habitantes y el 95% profesan la religión budista. En el sur del país, en la frontera con Malasia, se encuentran tres provincias en las que los conflictos se suceden. En las regiones de Yala, Narathiwat y Pattani habitan gran parte del 4% de musulmanes que viven en Tailandia. La población musulmana que vive en la zona no desea formar parte del Estado porque consideran que desde Bangkok se les tiene abandonados y, por eso, reclaman la independencia de los territorios que ocupan. Los datos parecen avalarles. Por ejemplo, en Narathiwat, los años de escolarización media son la mitad que en la capital tailandesa y los salarios son muy inferiores. Pero el conflicto viene de atrás. Durante siglos estas tres regiones formaron el sultanado de Pattani, hasta que, en 1902, Tailandia se anexionó los territorios sin tener en cuenta que los habitantes de estas zonas tenían más en común con sus vecinos de Malasia. Desde esa anexión, los ciudadanos tailandeses pero de religión musulmana han sido tratados como ciudadanos de segunda y nunca han gozado de las mismas oportunidades que el resto de habitantes del antiguo Siam. Su cultura y su religión nunca han sido respetadas por el Estado tailandés, que se declara oficialmente budista theravada. Los ciudadanos de estas regiones hablan Yawi, que es un dialecto malayo, pero en las escuelas les obligan a hablar tailandés. Además, los líderes religiosos de la población musulmana son designados por Bangkok. Aparte de los conflictos religiosos y sociales, parece que lo más importante es que esta zona es la más pobre del país, por lo que, además de las reivindicaciones culturales y religiosas, los separatistas también demandan ayudas económicas para potenciar su desarrollo económico. Esta situación ha provocado la proliferación de escuelas coránicas a las que acuden más de 3.000 chicos que no tienen la posibilidad de trabajo y que pueden ser pasto fácil para determinadas organizaciones.

El azote del sida

Las diversas epidemias que han azotado el país no deben hacer olvidar la gran lacra que padecen actualmente todos los países del sudeste asiático, el sida. En Tailandia, el año 1992 se detectaron unos índices de contagio alarmantes entre la población, ya que más del 31% de las mujeres que ejercían la prostitución padecían la enfermedad. A raíz de estos datos, los gobernantes decidieron tomar determinadas medidas que incluían, entre otras cosas, impactantes campañas educativas y la distribución masiva de preservativos. Según las autoridades tailandesas, estas medidas habrían evitado la infección de 6,7 millones de personas hasta el año 2000. Los últimos datos que se poseen son del año 2003 e indican que un 1,5% de la población de entre 15 y 49 años está infectado por la enfermedad, hay unas 570.000 personas -incluyendo niños- con sida y durante ese mismo año murieron 58.000 enfermos.


Cronologia año  2004
4 de enero. El gobierno decreta la ley marcial para intentar controlar la situación del sur del país, a raíz de los enfrentamientos entre las fuerzas del orden y la minoría musulmana.

19 de enero. La quinta víctima de la gripe del pollo en Vietnam, hace temer que la enfermedad se pueda extender a Tailandia.

21 de enero. La vacuna contra la gripe del pollo podría estar lista en un mes según la OMS.

22 de enero. Tailandia reconoce finalmente tres casos de gripe de pollo.

23 de enero. Tailandia suspende la exportación de pollos al confirmar dos casos de gripe aviar.

26 de enero. Tailandia confirma la primera muerte causada por la gripe del pollo, un niño de seis años.

2 de febrero. Se ha detectado la gripe del pollo en otras cuatro provincias, incluidas la capital y la zona turística del sur. La OMS sospecha que existe la posibilidad del contagio entre humanos.

9 de febrero. La OMS determina que el virus de la gripe del pollo no se transmite entre humanos.

13 de febrero. Ya son cuatro las víctimas de la gripe aviar en Tailandia.

18 de febrero. Séptima muerte por la gripe del pollo en Tailandia. El niño de cuatro años falleció el 3 de febrero pero los análisis no han confirmado hasta hoy la presencia del virus. El virus ha reaparecido en ocho provincias.

20 de febrero. Se detecta en Tailandia por primera vez el virus de la fiebre aviar en gatos.

10 de marzo. El primer ministro de Tailandia, Thaskin, remodela el gobierno y cesa a tres ministros -Defensa, Interior y Finanzas- para hacer frente a las duras críticas que ha recibido por la crisis de la gripe del pollo.

22 de marzo. Entre Tailandia y Vietnam ya son 24 los muertos por la gripe del pollo.

23 de marzo. Atentado en el sur de Tailandia. Un artefacto con cuatro kilos de explosivo accionado por control remoto ha explotado en el edificio en el que se encontraban reunidos los ministros de Interior y Defensa. Hay una mujer herida. Desde principios de año más de 50 personas han muerto en las provincias de Naratiwat, Yala y Pattani, a causa de ataques perpetrados por activistas musulmanes.

24 de marzo. Tailandia reducirá la presencia militar en el sur para rebajar la tensión con la comunidad musulmana, que ha atacado desde principios de año a la budista, pero no se suspenderá la ley marcial.

27 de marzo. Una moto bomba explota delante de un bar de la ciudad turística de Sungai-kolok, en Natathiwat, causando 30 heridos, entre ellos diez turistas malayos.

31 de marzo. Un comando de diez hombres armados roba una gran cantidad de explosivos -tonelada y media de nitrato amónico, detonadores y cargas de dinamita- en el sur de Tailandia. Esto hace temer atentados islamistas.

28 de abril. Más de un centenar de personas han muerto en los graves enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y separatistas musulmanes en el sur del país.

30 de abril. Tailandia mantiene la alerta en el sur musulmán y ha enviado a 3.000 soldados a la zona. Ya han muerto 180 personas.

6 de mayo. El primer ministro tailandés, Thaskin Shinawatra, visita el sur del país tras los episodios de violencia. Ante las críticas de la oposición y la comunidad internacional se ha autorizado la creación de una comisión independiente para investigar la actuación de las fuerzas del orden y si se extralimitaron.

1 de julio. La ASEAN (Asociación de Países del Sudeste Asiático) evita mostrarse crítica con el régimen birmano.

2 de julio. La UE critica la actitud conciliadora de la ASEAN con Birmania. No quieren que Birmania, Camboya y Laos puedan asistir a la reunión de la ASEM (Reunión de países europeos y asiáticos) el próximo mes de octubre por no respetar los derechos humanos.

7 de julio. Tailandia confirma un rebrote de la gripe del pollo que afecta también a China y Vietnam. Podría haber llegado a través de aves migratorias infectadas.

26 de agosto. Una bomba explota en un mercado en el sur de Tailandia causando al menos un muerto y 25 heridos.

15 de septiembre. Expertos advierten sobre el rebrote de la gripe aviar en Asia.

28 de septiembre. Tailandia confirma un nuevo caso de muerte por la gripe aviar, una mujer de 26 años que murió el 20 de septiembre.

4 de octubre. Nueva muerte por la fiebre aviar, una niña de 8 años. Ya son 11 las víctimas por la enfermedad. 35 de las 76 provincias que tiene Tailandia están infectadas.

6 de octubre. Thaksin cesa a dos ministros de su gabinete -Defensa y Agricultura- por no poder controlar la creciente oleada de violencia que afecta el sur de país y el rebrote de la gripe del pollo.

7 de octubre. Se inicia la reunión de la ASEM, a la que se incorporarán los 10 nuevos países europeos de la UE y tres países asiáticos, Laos, Camboya y Birmania.

9 de octubre. La ASEM finaliza con la voluntad de fortalecer las relaciones entre Europa y Asia.

19 de octubre. Tailandia revela divisiones en la cúpula militar que gobierna Birmania.

20 de octubre. Tailandia informa de que Khin Nyunt, el ex presidente birmano, está bajo arresto domiciliario.

25 de octubre. La gripe aviar ha provocado ya 20 muertes en Tailandia. La última víctima es una tailandesa de 14 años. Bangkok reprime brutalmente una protesta de jóvenes en el sur musulmán (distrito de Tak Bai). Ha habido 300 detenidos y 84 muertos, 6 de ellos por disparos durante la manifestación y 78 por asfixia dentro de los furgones que los trasladaban a la comisaría.

26 de octubre. China y la ASEAN (Brunei, Laos, Camboya, Vietnam, Indonesia, Filipinas, Birmania, Singapur, Malasia y Tailandia) han llegado a un acuerdo para crear la mayor zona de libre comercio del mundo.

26 de diciembre. Un maremoto azota las costas de Tailandia.


 


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull