Anuario 2004
Serbia
"La división política del país impide la plena normalización de Serbia"
Francesc Viver

El 2004 empezó con un nuevo primer ministro, Vojislav Kostunica, del Partido Demócrata de Serbia (DSS), elegido en las elecciones celebradas en diciembre del 2003, e investido en su cargo por el Parlamento gracias a la alianza con el partido socialista de Milosevic (juzgado por crímenes de guerra en el Tribunal Penal Internacional por Yugoslavia en La Haya) y otros partidos como Nueva Serbia y el G17 Plus. El moderado Kostunica ha tenido a menudo desavenencias con el nuevo presidente serbio, el reformista Boris Tadic, elegido en las reñidas elecciones del mes de junio de este año.
Las discrepancias entre ambos políticos son muchas y claras: Kostunica se opone a colaborar con el TPIY, es contrario a negociar con la provincia serbia de Kosovo un nuevo marco político ajeno al centralismo de Belgrado, y no muestra simpatías hacia la Unión Europea ni a la idea de un posible ingreso de Serbia en ella. Por el contrario, Boris Tadic se muestra favorable a la UE como salida del túnel que vive Serbia desde el fin de la guerra, a colaborar con el TPIY y con la OTAN en la búsqueda de los criminales de guerra desparecidos, y a entablar negociaciones para buscar un nuevo estatus para Kosovo.

La posición colaboracionista del presidente Tadic con la UE le ha enfrentado a Kostunica, que no quiere doblarse a los cantos de sirena que llegan desde Bruselas, y se opone a ayudar a la fiscal del TPIY, Carla del Ponte. El citado tribunal reclama insistentemente a las autoridades serbias una mayor cooperación en la investigación de los genocidios cometidos durante la guerra, y en especial en la detención del dirigente serbobosnio Radovan Karadzic y de su mano derecha, el general Ratko Mladic, que se rumorea que están escondidos en Serbia o en la frontera con Bosnia. La actitud pasiva del primer ministro Kostunica ha provocado que las autoridades internacionales amenazaran a las autoridades serbias con el embargo económico y el aislamiento internacional de los serbios si su Gobierno no mostraba mayor colaboración con el TPIY. La fiscal de este tribunal, Carla del Ponte, considera escandalosa la actitud “pasiva y permisiva“ de las autoridades serbias ante la demanda de entregar los criminales de guerra que se esconden en sus territorios.

Las elecciones presidenciales del 27 de junio fueron el cuarto intento consecutivo, desde el año 2002, que Serbia intentaba elegir a su presidente. Este cargo estaba vacante desde que finalizó el mandato de Milan Milutinovic, miembro del régimen de Milosevic, ya que en las distintas elecciones convocadas, la masiva abstención del electorado serbio impedía elegir a un nuevo gobernante y significaba la anulación del proceso electoral (se necesitaba el 50% más uno de participación en los comicios para que fuesen válidos).El nuevo presidente, Boris Tadic, del Partido Demócrata (DS) y sucesor de Zoran Djindjic, superó en la segunda vuelta de los comicios al radical Tomislav Nikolic (Partido Radical Serbio), candidato ultranacionalista serbio, antieuropeo y mal visto por la Unión Europea, por un 65% de los votos frente a un 35% de su rival.



La desunión de Serbia y Montenegro

El actual presidente de la Unión de Serbia y Montenegro (USM), nacida en 2003, es el montenegrino Svetozar Marovic, elegido en las elecciones de marzo de ese mismo año, político bien acogido por los representantes serbios al ser ideológicamente moderado.

El acuerdo de Belgrado, que supuso la creación de la Unión de Serbia y Montenegro, permite a cada una de las dos repúblicas la convocatoria de referéndum de independencia en un plazo de tres años. La república de Montenegro y su presidente, Filip Vujanovic, ganador de los comicios presidenciales de marzo de 2003 con la coalición formada por el Partido Democrático Socialista de Montenegro (DPS) y el Partido Social Demócrata (SDP), han anunciado públicamente su intención de convocarlo, y en el mes de julio de 2004 dio un paso más al estrenar himno y bandera propios a pesar de las presiones diplomáticas de la UE, no favorables a la desmembración de la Unión de Serbia y Montenegro. Bruselas quiere evitar que surjan nuevos países independientes en los Balcanes, que podrían convertirse en fuente de inestabilidad. Si Montenegro se hiciera independiente, sería difícil disuadir a los albaneses de Kosovo que su sueño de un Kosovo independiente no se podrá convertir en realidad. Y un Kosovo independiente conduciría inmediatamente a reacciones violentas en Serbia. La República de Serbia y Montenegro tiene una población de poco más de 10 millones de habitantes, el 62,6 % de los cuales son serbios, el 16,5% albaneses, el 5% montenegrinos, y el resto son húngaros y de otras etnias.

El futuro de la USM y su consolidación como Estado puede pasar por el ingreso en la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y en la Unión Europea. Para que eso suceda, Serbia debe mostrarse más receptiva con las demandas del Tribunal Penal Internacional para Yugoslavia (TPIY), acelerar el proceso de reforma en el ámbito económico, legislativo, defensa y justicia. Así lo han manifestado públicamente el danés Chris Patten, comisario de Relaciones Exteriores de la Unión Europea, y el representante para la política exterior de la UE, Javier Solana en diversas visitas a Belgrado. Poco a poco, Serbia y Montenegro va mejorando las relaciones con sus países vecinos y se está acercando a instituciones clave para su futura estabilidad: la OTAN y la UE.

La Unión Europea y los países de los Balcanes occidentales han creado un “Plan de estabilización y asociación” que incluye a Croacia, Macedonia, Albania, Bosnia y Herzegovina, Serbia y Montenegro. El objetivo final de este acuerdo es el ingreso futuro de estos países en la UE, del que no hay un calendario fijado. Mientras el Consejo europeo estudia las posibilidades de cada país, les ha concedido acceso al mercado comunitario y reciben ayuda para programas nacionales de reforma. En una próxima fase, los citados países podrán negociar “acuerdos concretos de estabilización y asociación” con la UE como los celebrados por Croacia y Macedonia, antes de su eventual solicitud de ingreso.

Económicamente las cosas no pintan bien para la República de Serbia y Montenegro, ya que tiene un elevado nivel de pobreza y un 34 % de la población está sin empleo.

Mucho daño han producido en la USM los diez años de embargos económicos internacionales ,desde 1992, como castigo al régimen de Slodoban Milosevic, y que dejaron la economía en la mitad de lo que producía en 1990. En el año 2002 Estados Unidos dictó el levantamiento de las sanciones económicas que pesaban sobre la Unión de Serbia y Montenegro, pero a finales de marzo de 2004 Washington suspendió su ayuda económica a Serbia, bloqueando el desembolso de 25 millones de dólares, por considerar que el país “no coopera suficientemente” con el TPIY.

La economía de Serbia y Montenegro sigue siendo muy dependiente de la agricultura que representa el 17% del PIB total de la USM.

El presidente Boris Tadic defiende que la salud de la economía serbia y el bienestar de los ciudadanos pasan por la creación de empleo, que es como el mismo dice, la única forma de asegurar la estabilidad política y familiar. Los níveles de desempleo en Serbia llegan a un 34,5 según datos del año pasado. Tadic también lamenta que los inversores huyan de los países inestables, como el caso de Serbia. Este hecho lo demuestra el descenso de los ingresos del Estado serbio por la inversión, cifrada en otros años en unos 1.300 millones de dolares, y que en el 2003 sólo llego a 250 millones.


Los restos del naufragio de Yugoslavia

La Unión de Serbia y Montenegro (USM), creada en 2003, es el nuevo Estado heredero de la desaparecida Yugoslavia, y está formada por las republicas de Serbia y Montenegro, y mantiene el estatus de provincia autónomo para Kosovo y Vojdavina Durante el gobierno de Milosevic, en abril de 1992, las repúblicas de Serbia y Montenegro se unieron bajo el amparo de la República Federal de Yugoslavia. En marzo de 2003, el presidente serbio, Vojislav Kostunica; el primer ministro, Zoran Djindjic; y Milo Djukanovic, presidente de la república de Montenegro, sentaron las bases en Belgrado del nuevo Estado. La USM pasaba a contar con un presidente común, y potestad en materia de política exterior, defensa, relaciones económicas con el exterior, comercio interior y protección de los Derechos Humanos y de las minorías étnicas. Actualmente, las dos repúblicas poseen sus propios gobiernos, parlamentos y constituciones. Entre las dos asambleas parlamentarias eligen al presidente de la Unión de Serbia y Montenegro, quien, a pesar de sus restringidas competencias, ostenta el cargo de mandamás del Consejo Superior de Defensa y dirige las relaciones internacionales de rango estatal. La USM no tiene presupuesto común, sino que se financia a través de los presupuestos de las dos repúblicas. La legislación económica y los sistemas aduaneros de Serbia y Montenegro son distintos e independientes. Cada una tiene su propia moneda, aduana y mercado interior.

El circo mediático de Milosevic en La Haya

Este año se han cumplido casi tres años, desde julio del 2001, del inicio del juicio del ex presidente de Yugoslavia, Slodovan Milosevic, en La Haya. El Tribunal Penal Internacional para Yugoslavia acusa Milosevic de genocidio y crímenes de guerra en Kosovo (1999), Croacia (1991-1992) y en Bosnia (1992-1995). El acusado, aquejado de problemas físicos y respiratorios que han hecho posponer varias sesiones del Tribunal, tiene previsto convocar a más de 1.400 testigos para hacer frente a las 66 acusaciones que se le han interpuesto, entre ellos políticos internacionales de la talla de Clinton, Blair y Chirac, que gobernaban Estados Unidos, el Reino Unido y Francia durante las guerras que Milosevic llevó a cabo. Las continuas interrupciones y interpelaciones de Milosevic a los abogados han convertido el juicio en un “circo mediático” que dista mucho de la verdadera finalidad del Tribunal: imponer una condena al acusado.

El “atentado” al presidente serbio

El 1 de diciembre se produjo un extraño incidente en las calles de Belgrado. Un vehículo intentó embestir al coche oficial del presidente de Serbia, Boris Tadic, cuando circulaba por el centro de la ciudad. En un primer momento y, según el gabinete presidencial, se pensó que se trataba de un atentado y el automóvil del agresor huyó a gran velocidad. La psicosis en el seno del gabinete presidencial fue total, y más si se tienen en cuenta los antecedentes. El anterior primer ministro serbio, Zoran Djindjic, fue asesinado a tiros en Belgrado el 12 de marzo del 2003, supuestamente obra de una banda mafiosa, en el segundo intento de acabar con él. En el primero, Djindjic consiguió escapar de una emboscada gracias a la pericia de su chófer. El 2 de mayo, Milorad Lukovic, antiguo jefe de la guardia pretoriana de Slodoban Milosevic, los “boinas rojas”, también conocido como “Legija”, se entregó voluntariamente a la policía. A Lukovic se le inculpaba por el asesinato de Zoran Djindjic. Con estos antecedentes, el actual primer ministro, Vojislav Kostunica exigió abrir una investigación sobre los hechos. La investigación dio sus frutos, dos días después: el ministro del Interior serbio, Dragan Jocic, salía para declarar que el supuesto intento de asesinato no era más que un incidente ligado a los nervios que provoca el tráfico de la capital serbia. El infractor trabajaba en la embajada de Estados Unidos y confesó que él conducía el coche que embistió a la caravana presidencial.


Cronologia año  2004
28 de diciembre 2003. Elecciones al Parlamento Serbio con victoria del partido DSS moderado de Vojislav Kostunica.

3 de febrero del 2004. El juicio contra Slovodan Milosevic en La Haya se suspende por problemas de salud del ex presidente de Yugoslavia.

4 de febrero. Vojislav Kostunica acepta los votos del partido socialista de Milosevic para ser elegir al jefe del Estado Serbio. El candidato del DSS, Dragan Marsicanin es elegido al tercer intento como presidente del Parlamento Serbio.

25 de febrero. La fiscalia del TPIY concluye sus alegaciones contra Milosevic ante su mala salud para evitar mayores retrasos en el proceso. El juicio, en que Milosevic se representa a el mismo, se reanudará el 8 de Junio. Hay 66 acusaciones contra el en referencia a crímenes de guerra cometidos en los Balcanes.

3 de marzo. El parlamento encarga la formación de un nuevo gobierno de Serbia, con el apoyo del partido de Milosevic, a Vojislav Kostunica. El nuevo gobierno estará formado por el Partido Demócrata de Serbia, el Partido Socialista, el G17 Plus, el movimiento de renovación de Serbia, y la Nueva Serbia.

14 de abril. Milosevic presenta una lista de 1631 testigos ante el Tribunal Penal Internacional de la Haya que lleva su caso. Milosevic desea que declaren en su defensa. Al comienzo de su proceso afirmaba que iba a convocar a Bill Clinton, Tony Blair o Jacques Chirac.

2 de mayo. Se entrega a la policía “el cerebro” del asesinato del ex presidente serbio Djindjic. Se trata de de Milorad Lukovic, alias Legija, antiguo comandante de los boinas rojas. Se busca a 12 inculpados más en el asesinato.

28 de junio. El reformista Borís Tadic gana las elecciones presidenciales en Serbia con un 65% de los votos. El bloque demócrata apoyaba al ganador frente al nacionalista Nikolic. El cargo de presidente de Serbia está vacante desde finales del 2002, cuando expió el mandato del socialista Milan Milutinovic, miembro del régimen de Milosevic.

30 de julio. Montenegro avanza hacia la independencia. La república ex yugoslava estrena himno y bandera mientras se aleja de Serbia, a pesar de las presiones diplomáticas europeas en contra.

30 de septiembre. Serbia sufre el aislamiento internacional por la poca cooperación que tiene con el tribunal de la Haya y que juzga los desastres de la guerra balcánica. No ayudan a detener a Mladic y cuatro generales serbios más buscados por el Tribunal.

4 de octubre. La fiscal del TPIY, Carla del Ponte, se reunió en Belgrado con las autoridades de Serbia y Montenegro y les dio un plazo de dos meses para probar su voluntad de cooperación con esa corte ( en referencia a los criminales fugitivos que reclama. Aseguran que Ratko Mladic se esconde en Serbia). El presidente de Serbia, Svetozar Marovic, está dispuesto a dimitir si no se producen avances en la cooperación.

11 de octubre. La Unión europea pone en la lista a Serbia Montenegro como posible próximo miembro de la UE, siempre que cooperen con la justicia internacional para detener a los culpables de la masacre.

14 de octubre. Miembros del antiguo régimen de Slodoban Milosevic, el Partido socialista de Serbia, con el apoyo del ultranacionalista Partido Radical Serbio, presentaron al Parlamento la iniciativa para la destitución del presidente de Serbia, Boris Tadic, por considerar que violó la Constitución al instar la semana pasada a los serbios de Kosovo a participar en los comicios de esa provincia que se celebraran el día 23 de octubre.

26 de octubre. Los presidentes de Croacia (Stepjan Mesic) y de Serbia (Boris Tadic), acordaron en Cavtat (Croacia) apoyar proyectos comunes en el terreno económico, cultural y deportivo.

balcánica.

 


Periodismo Internacional © 2022 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull
Aviso legal | Política de protección de datos | Política de Cookies