Anuario 2004
Siria
"La ONU cuestiona la tutela siria de Líbano mientras Washington mantiene la presión sobre el régimen de Damasco"
Miquel Torán

El pulso que Siria mantiene con la comunidad internacional, y básicamente con Estados Unidos, ha vuelto a ser durante el 2004 la noticia más destacada en este país de Oriente Próximo. A partir de la invasión de Irak, las miradas y las amenazas de Estados Unidos se dirigieron hacia Siria. Pero parece que durante este año se ha suavizado el enfrentamiento diplomático que encara a Washington y a Damasco. El Gobierno de Estados Unidos acusa al régimen de Bachar el Assad de almacenar misiles y armas químicas, y de dar cobijo y ayuda a grupos terroristas.
Siria no dejó de recibir amenazas por parte de Estados Unidos durante los primeros meses de la guerra de Irak. George W. Bush le acusaba de no vigilar la frontera siria con Irak y de permitir el tránsito de fedayines que luchaban junto a la resistencia iraquí. Todo indicaba que el próximo país en ser invadido por fuerzas estadounidenses podía ser Siria. Pero en diciembre del 2003 la Administración Bush bajó el tono de sus amenazas: el Congreso estadounidense y la Casa Blanca firmaron un texto que abogaba por la imposición de sanciones a Siria, si no colaboraba en la lucha contra el terrorismo.

La amenaza de sanciones ha sido el arma utilizada por George W. Bush para mantener a raya a Bachar el Assad. Aunque Siria hace la vista gorda con grupos terroristas palestinos, como Hamas y la Yihad Islámica, no tolera en su territorio la consolidación de células de Al Qaeda. Una de las razones por las que el conflicto diplomático entre Siria y Estados Unidos no ha ido a más durante este año puede ser porque los servicios secretos sirios entregaron cientos de expedientes con información sobre actividades terroristas a EE.UU., que fueron considerados por las autoridades estadounidenses como “de un valor incalculable”.

Siria estaba logrando pasar, más o menos, desapercibida para la comunidad internacional durante este 2004. Pero la intromisión del Gobierno de Damasco en la política interior libanesa aceleró la resolución que las Naciones Unidas estaban preparando para condenar la presencia de tropas sirias en Líbano. Al ver venir la resolución, Siria presionó al Parlamento libanés para que se suspendieran las elecciones presidenciales previstas para noviembre, a las que por imperativo legal ya no se podía presentar el prosirio Emile Lahoud. Damasco propuso que se alargara el mandato de Lahoud cuatro años más. Siria estaba preocupada por la posibilidad de perder a su hombre “submarino” (muy influyente entre la clase política libanesa) al mismo tiempo que la comunidad internacional le exigía que retirara sus tropas de Líbano.

Siria entró en Líbano en 1976 para apoyar a los cristianos maronitas, que luchaban en una guerra civil contra las facciones árabes. Desde esa guerra, que acabó siendo un enfrentamiento entre Siria, Israel y la Organización para la Liberación de Palestina, las tropas sirias permanecieron en territorio libanés. Estados Unidos aceptó la ocupación del Líbano después de que Siria les apoyara en la guerra del Golfo, en 1990. Pero el Gobierno de Damasco no luchó durante los 90 contra el terrorismo de Hamas, la Yihad Islámica y Hezbolá, que atacaban a uno de los aliados más firmes de Estados Unidos, a Israel. La consecuencia directa de esa permisividad fue que después del 11-S la Administración norteamericana volvió a clasificar a Siria como país no colaborador.

A mediados de los 90, las tropas sirias desplegadas en Líbano alcanzaban los 56.000 efectivos, pero después de sucesivos repliegues se sitúan actualmente en 17.000. La resolución 1559, aprobada a principios de septiembre, exige el repliegue total de los efectivos militares sirios, pero el Gobierno de Damasco se limitó a replegar 3.000 hombres hacia la frontera y a dejar “limpia de ocupación” la capital, Beirut.

La solución no es sencilla para Assad: si retira las tropas mostrará debilidad y dejará la puerta abierta a Israel para que entre en Líbano para acabar con las organizaciones terroristas que operan en el sur del país. Y si opta por mantener a los 17.000 soldados se arriesga a que Estados Unidos y las Naciones Unidas le sancionen, lo que afectaría a su ya débil economía.

Las sanciones ya impuestas por Estados Unidos (prohibicion de transacciones bancarias y de importación desde EEUU de productos que no sean de primera necesidad), serían una minucia comparadas con las que se podría dictar si Siria no se retira del Líbano, que podrían incluir la prohibición de exportación de petróleo, la primera industria del país. El año pasado, el PIB de Siria creció por debajo del 1% y la población lo hizo casi al 3%; si a esto le sumamos una tasa de paro de entre el 25 y el 30%, tenemos un país al borde de un fuerte descalabro económico.

Mientras tiene que lidiar con Estados Unidos, con la ONU y con la economia en recesión, Siria tampoco puede olvidarse de Israel. A principios de año se produjeron leves avances en las relaciones entre los dos vecinos. Unos y otros se citaban para hablar de las condiciones previas para sentarse a negociar una paz entre ambos, pero Israel no aceptaba las condiciones de Siria, y Siria hacia lo propio con Israel. Estas “conversaciones” se producían en enero y desde entonces parece que no ha habido ningún avance; es más, ha habido gestos desafiantes de ambos hacia su respectivo vecino y enemigo. Siria ha continuado haciendo caso omiso a las reclamaciones de Israel de que controle a los grupos terroristas que operan en Siria y que atacan intereses hebreos, e Israel ha amenazado con “ataques preventivos” similares al bombardeo de campos de entrenamiento de Hamas, cercanos a Damasco, efectuados en 2003.



La cuestión kurda

Además de todos los problemas de ámbito internacional que tiene que afrontar el Gobierno sirio, dentro de sus fronteras tampoco le faltan las complicaciones. El 6% de los kurdos viven en Siria, y son dos millones de los diecisiete que tiene el país: un grupo étnico incómodo para la unidad de la nación, y aún más cuando los kurdos de Irak ven satisfechas sus demandas de autonomía desde hace tiempo.

En marzo, una treintena de personas murió durante los enfrentamientos entre la policía y militantes kurdos en la ciudad de Hassake. Los kurdos protestaban por la persecución que sufren y por el inmovilismo del Gobierno sirio, que, aunque prometió reformas a la llegada de Bachar el Assad al poder, estas no se han formalizado. Los kurdos reclaman sus derechos culturales, sociales y nacionales, ya que el idioma kurdo no se enseña en las escuelas y no se les permite, ni tan solo, tener una pequeña autonomía en los territorios en los que son mayoría. Cientos de kurdos fueron detenidos en las manifestaciones y en protestas de marzo, pero más tarde fueron puestos en libertad. Meses después, en junio, el Gobierno de Bachar el Assad amenazó a los partidos kurdos, que tenían prohibido presentarse a las elecciones, con ilegalizarlos. Si no querían ser perseguidos, tenían que dejar de convocar manifestaciones, actos de protesta contra el Gobierno y de incitar a una revuelta. Los partidos políticos e instituciones humanitarias denunciaron la actitud dictatorial de Bachar el Assad pero este no retiró su amenaza.



Cronologia año  2004
2 de enero. Sharon propone duplicar el número de los colonos en los altos del Golán.

5 de enero. Siria solo renunciará a sus armas de destrucción masiva si Israel hace lo propio. Bachar el Assad anuncia que Siria y Turquía aparcan décadas de relaciones difíciles para trabajar por la paz en Oriente Próximo.

6 de enero. Bachar el Assad exorta a Israel a reprender las negociaciones de paz interrumpidas en 2000.

8 de enero. Sharon sólo reanudará las conversaciones de paz con Siria si ésta deja de apoyar el terrorismo.

9 de enero. El presidente israelí invita a Bachar el Assad a Jerusalén a espaldas de Sharon.

10 de enero. Siria rechaza el ofrecimiento del presidente de Israel al considerar la propuesta poco seria.

12 de enero. Siria afirma que la paz con Israel es imposible mientras Sharon sea presidente.

24 de enero. Siria niega que esconda las armas de destrucción masiva que no se encuentran en Irak.

21 de febrero. Rumsfeld acusa a Siria de esconder terroristas huidos de Irak.

7 de marzo. Una protesta en Damasco por los derechos humanos acaba con 30 detenidos y tiros al aire de la policía.

10 de marzo. EEUU impondrá nuevas sanciones económicas y diplomáticas a Siria por su apoyo al terrorismo y por mantener tropas en Líbano.

13 de marzo. 15 muertos en una revueta kurda en Siria.

15 de marzo. 20 muertos en la revuelta nacionalista kurda

16 de marzo. 11 muertos en choques entre kurdos y árabes.

18 de marzo. Amnistía Internacional pide a Siria que libere a cientos de kurdos detenidos en tras las manifestaciones.

13 de abril. EEUU amenaza a Siria si sus fronteras siguen sirviendo de entrada a combatientes extranjeros.

26 de abril. Dos terroristas mueren por tiros de la policía cuando intentaban atentar contra una embajada.

27 de abril. Al Qaeda, sospechosa de los ataques a un barrio de Damasco donde murieron cuatro personas.

11 de mayo. EEUU decreta un embargo económico a Siria. El embargo consiste en la prohibición de exportaciones a Siria excepto ayuda humanitaria, medicinas y componentes de aviones. El embargo se produce por las acusaciones de EEUU de que Siria colabora con terroristas y posee armas de destrucción masiva.

12 de mayo. Siria califica de crueles e injustas las sanciones de EEUU.

13 de mayo. Bachar el Assad asegura que no se doblegará a EEUU y que Siria no da cobijo a terroristas.

2 de junio. El Gobierno sirio amenaza a los partidos kurdos con la prohibición si continúan convocando manifestaciones.

30 de agosto. Por primera vez desde la fundación del Estado de Israel, un ciudadano de este país es autorizado a entrar en Siria.

28 de agosto. La ONU pide a Siria que se retire del Líbano después de 28 años de despliegue de tropas en este país.

11 de septiembre. EEUU exorta a Siria a retirar sus 15.000 soldados de Líbano.

21 de septiembre. Tropas sirias se repliegan y abandonan las cercanías de Beirut.

26 de septiembre. Una bomba colocada por Israel en Damasco mata a un líder de Hamas.

1 de octubre. Siria rechaza retirarse completamente de Libano.

 


Periodismo Internacional © 2022 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull
Aviso legal | Política de protección de datos | Política de Cookies