Anuario 2005
Serbia
"Belgrado mira hacia Bruselas sin pasar por el Tribunal Penal de La Haya"
Claudia Safont

Serbia se está jugando algo más que su entrada en la UE al no entregar a los criminales de guerra perseguidos por la justicia internacional. En 2005 han continuado las demandas de extradición del líder político serbobosnio Radovan Karadzic y de su jefe militar, Ratko Mladic, acusados ambos de genocidio por la matanza de casi 8.000 musulmanes en Srebrenica en 1995 y por el sitio a Sarajevo, que costó también miles de muertos. La presión se acentuó a finales de año con el arresto del general croata Ante Gotovina en España. Ahora Mladic y Karadzic se han convertido en los dos grandes prófugos internacionales.
Esta nueva situación ha aumentado la presión sobre Serbia, que, sin embargo, ha conseguido que la UE abra las negociaciones para el Plan de Estabilización y Asociación, cuyo objetivo final es el ingreso de Serbia-Montenegro en la Unión Europea. Sin embargo, el inicio de las conversaciones sobre el estatuto de Kosovo, región del sur de Serbia, y el anuncio para 2006 de un referéndum en Montenegro para la independencia han abierto la posibilidad de que, aunque la UE ahora negocia con un solo país, en un futuro deba hacerlo con dos países separados, Serbia y Montenegro.

Serbia y Montenegro son dos Estados casi independientes, unidos en defensa y política exterior, pero con una economía y una legislación autónomas. Serbia y Montenegro tienen un presidente común, Svetozar Marovic, pero cada república posee su propio Gobierno y su propio Parlamento. Esta situación se mantendrá al menos hasta 2006, para cuando el presidente montenegrino, Filip Vujanovic, ha anunciado la convocatoria de un referéndum en Montenegro sobre si su futuro está en la Federación Serbia o fuera de ella. Este anuncio puso en alerta a Serbia, que vio amenazada su entrada en la UE por el posible cambio en el marco de las negociaciones al existir la posibilidad de excluir a Montenegro, y a los Veinticinco, que, aunque no prohíben el referéndum, ven en él el inicio de una nueva desestabilización de los Balcanes. El último referéndum se realizó en 1992 y, con un 95% de votos a favor, los montenegrinos decidieron permanecer en la federación con Serbia. Sin embargo, durante los últimos diez años los independentistas han tildado los resultados de este referéndum de ilegales por estar organizados de forma no democrática. Ahora, con un Gobierno montenegrino favorable a la independencia, liderado por el presidente de la república de Montenegro, el referéndum está cada vez más próximo. Desde el cambio de nombre de la federación de Serbia-Montenegro en 2002, los montenegrinos quieren la independencia. Sin embargo, la persistente oposición de Europa y de Estados Unidos a esta separación obligó a Montenegro a negociar con Serbia en 2002 las condiciones de la unión entre ambos Estados. En el acuerdo de ese año, conocido como el Acuerdo de Belgrado, las repúblicas de Serbia y Montenegro pactaron que mantendrían una unión flexible con opción a que cualquiera de las dos partes se separara al cabo de tres años. Con la llegada de 2005, los montenegrinos han visto cumplido el plazo y ahora reclaman la independencia.

Las autoridades serbias pretenden que se aplace el referéndum hasta primavera en un intento más de evitar la separación entre Serbia y Montenegro. Por su parte, la UE no se va a mantener al margen del proceso porque su resultado influirá en la distribución de las fronteras y en noviembre envió a los líderes parlamentarios montenegrinos una lista de recomendaciones para la convocatoria del referéndum. La UE quiere que Montenegro lo retrase porque previamente quiere tener controladas todas las posibles consecuencias. En el informe de sus condiciones, la UE incluyó tanto condiciones políticas como económicas, así como la necesidad de una plena cooperación con La Haya, que, al igual que a Serbia, le reclama la entrega de generales acusados de crímenes de lesa humanidad.

El presidente de Serbia, Boris Tadic, no tiene que lidiar sólo con las pretensiones independentistas de Montenergo, sino que en 2005 Kosovo también ha alzado la voz para reclamar independencia. En esta región del sur de Serbia se iniciaron en noviembre las negociaciones para cambiar el estatuto de la región, ahora bajo la administración de las fuerzas internacionales y presidida por Ibrahim Rugova, de la Liga Democrática de Kosovo, acérrima defensora de la independencia por vías pacíficas. Tadic tiene ahora la ardua tarea de compaginar los objetivos europeístas con la fragmentación del país.



La Unión Europea, posible salvavidas de la economía serbia

Entrar en la UE supondría para Serbia-Montenegro dejar atrás la herencia de Slobodan Milosevic, presidente serbio entre 1987 y 2000 y ahora juzgado en el Tribunal Penal Internacional de La Haya por crímenes contra la humanidad. La era Milosevic dejó una herencia de sanciones económicas por parte de Europa, y sobre todo de Estados Unidos, y unos duros daños en infraestructura originados por los bombardeos aéreos de la OTAN en 1999 y que no podrán solucionarse por completo hasta que se consiga capital extranjero. Sin embargo, después de cinco años de penurias económicas parece que Serbia empieza a ver la luz en el túnel. Una luz que podría debilitarse si Serbia no colabora con el TPI.

2005 ha sido un año clave en las relaciones serbias con el Fondo Monetario Internacional (FMI), ya que el 15 de mayo finalizó el acuerdo por tres años que firmaron en 2002 Serbia y el FMI, y los serbios necesitaban la ampliación de este pacto para la revitalización y el saneamiento de su economía. Sin embargo, la situación en mayo no era, según el FMI, la más propicia para seguir pidiendo ayuda financiera. Para conseguir una ampliación del acuerdo, Serbia debía privatizar y reestructurar las compañías públicas, pero en julio no sólo no habían realizado las reformas, sino que el FMI se mostraba consternado ante el cada vez más profundo desequilibrio macroeconómico. El paro es uno de los problemas que resolver para revitalizar la economía. En abril, la índice de desempleo ascendía al 32% de la población activa, aproximadamente 800.000 ciudadanos serbios.

Con escasas ayudas económicas extranjeras y con una crisis económica en el horizonte a causa del déficit del comercio exterior, la alta inflación (15%) y los elevados índices de paro, la decisión del general Vladimir Lazarevic (uno de los cuatro generales requeridos por La Haya y al que acusan de crímenes contra la humanidad en Kosovo en 1999) de entregarse a las autoridades de Serbia fue recibida como agua de mayo por los serbios, que vieron aumentar sus posibilidades de un informe positivo para su adhesión a la UE. Sin embargo, la comunidad internacional desconfió en un principio de la buena voluntad de Serbia al entregar a Lazarevic, ya que éste llegó a Bruselas acompañado del ministro de Defensa y recibiendo un trato de favor de las autoridades serbias: días después de su entrega, fuentes cercanas al Gobierno informaron de que se había aprobado una ayuda financiera de casi medio millón de euros para Lazarevic en compensación por haberse entregado al TPI. Mientras en La Haya era acusado de crímenes de guerra, en Serbia recibía el trato de héroe.

La negativa a los arrestos y a las extradiciones forzadas es una de las consecuencias de que el Gabinete del primer ministro, Vojislav Kostunica, dependa del apoyo “en la sombra” que recibe de los socialistas de Slobodan Milosevic. Aunque en 2000 Kostunica era el candidato para derrocar a Milosevic y articulaba un discurso en su contra, con el paso de los años ha ido saliendo a la luz su cariz más nacionalista y antioccidental. Los votos de los socialistas herederos de Milosevic fueron claves en 2003 para la investidura de Kostunica. A pesar de asegurar que su trato con los socialistas es coyuntural, el primer ministro ha conseguido alertar a la comunidad internacional, que juega la baza de un posible aislamiento económico. Esta actitud de Kostunica se contrapone con la del presidente serbio, Boris Tadic, defensor a ultranza de las extradiciones, y que en 2003 se negó a formar coalición con el Partido Democrático de Serbia de Kostunica por sus contactos con el Partido Socialista de Milosevic.

Las autoridades serbias son conscientes de que la cooperación con el Tribunal Penal Internacional tiene y tendrá enormes costes financieros y políticos. Serbia observa con recelo cómo Bulgaria y Rumania, a los que siempre habían considerado más pobres y menos desarrollados, están cada vez más cerca de ser miembros de la UE mientras Serbia todavía está pendiente del Plan de Estabilización y Asociación. Las negociaciones de este plan se iniciaron en octubre, después de que la UE reconociera los esfuerzos de cooperación serbios e informara de que la colaboración ha llegado a ser prácticamente completa, siendo éste un gran progreso teniendo en cuenta que los mismos europeos afirmaban en marzo que el nivel de contribución era bajo e insuficiente. Este giro en la opinión europea hizo que Estados Unidos le diera un voto de confianza a Serbia. A pesar de que en un principio la poca cooperación serbia con La Haya causó que la primera potencia mundial retirara su ayuda económica a la región, el último informe de la UE generó un hito histórico: Estados Unidos concedió a Serbia el estatuto de preferencia comercial que rompe, así, el muro norteamericano construido para derrotar a Milosevic.



Cronologia año  2005
3 de enero. El ministro de Derechos Humanos, Rasmin Ljajic, asegura que Serbia-Montenegro se puede olvidar de su integración en la UE a menos que arreste a los acusados por el TPI y los extradite.

7 de enero. Tropas del Ejército de Serbia matan a un menor albanés porque creían que estaba cruzando ilegalmente la frontera.

14 de enero. Washington suspende su ayuda a Serbia durante 2005 como consecuencia directa de la poca cooperación del Gobierno serbio con el Tribunal de La Haya.

15 de enero. Savo Todovic, uno de los cuatro acusados serbios por el TPI, se ha entregado personalmente y ya ha sido extraditado a La Haya.

19 de enero. La Comisión Europea avisa a Belgrado de que si no cooperan con el TPI, el estudio de viabilidad de la entrada de Serbia en la UE se pospondrá indefinidamente.

28 de enero. El general Lazarevic decide entregarse al Tribunal Internacional de La Haya.

31 de enero. El presidente federal alerta de que el referéndum por la independencia de Montenegro se puede celebrar en febrero de 2006 si falla la colaboración con el TPI.

4 de febrero. El FMI y Serbia no consiguen llegar a un acuerdo en la política económica a seguir el próximo año.

22 de febrero. Los montenegrinos envían a Belgrado su propuesta de transformación de una unión federal en dos naciones independientes y reconocidas internacionalmente.

1 de marzo. Los líderes del Movimiento para la Independencia de Montenegro y el Movimiento para Serbia-Montenegro acuerdan tolerancia mutua hacia su respectivos seguidores para evitar conflictos sociales.

4 de marzo. La UE y el primer ministro de Montenegro acuerdan que Montenegro no se independizará el próximo año.

14 de marzo. El Consejo de Europa reclama a Serbia que progrese en su colaboración con el TPI, que resuelva la situación entre los dos Estados y que ratifique las convenciones europeas.

16 de marzo. El Partido Socialista de Serbia, apoyado por Milosevic, amenaza con relevar su apoyo al Gobierno en minoría de Kostunica si los imputados en crímenes de guerra son arrestados.

12 de abril. Serbia-Montenegro recibe un informe positivo sobre la viabilidad de su entrada en la UE.

19 de abril. El TPI ha decidido seguir con el juicio contra Milosevic a pesar de que éste no pueda comparecer en la sala debido a su enfermedad.

25 de abril. Los índices de desempleo en Serbia ascienden al 26,8%, unas 880.000 personas.

8 de mayo. El Consejo para la Lucha contra la Corrupción afirma que no hay ninguna voluntad política en Serbia de prevenir ni de acabar con la corrupción.

12 de mayo. El FMI aprueba ampliar el acuerdo del crédito a Serbia con la condición de la rápida privatización y la reestructuración de las compañías públicas.

16 de mayo. El presidente del Consejo Nacional del Tribunal de Cooperación de La Haya afirma que Belgrado ha cumplido un 95% de sus obligaciones con el tribunal de crímenes de guerra.

17 de mayo. Moción de censura en el Parlamento montenegrino contra el primer ministro, Milo Djukanovic, y su Gabinete a causa de la pobreza económica y la corrupción.

29 de mayo. Serbia recibe el informe con la estrategia a seguir para entrar en la UE. El documento subraya todos los aspectos a tener en cuenta y a modificar antes de poder integrarse en la UE.

5 de junio. Kostunica gana las elecciones a presidente de su partido y se mantiene al frente del Partido Democrático de Serbia con sólo 33 votos en contra de 548.

16 de junio. Serbia-Montenegro condena los crímenes cometidos contra civiles bosnios en Srebenica y pide que se distinga entre los asesinos y los ciudadanos serbo-montenegrinos en general.

17 de junio. El gobernador del Banco Nacional Serbio, Radovan Jelasci, afirma que no hay ninguna posibilidad de mantener la inflación por debajo del 10% en 2005 cuando ya en el primer semestre del año se ha llegado al 7%.

23 de junio. Serbia sólo cumple con el 8% de los 10.000 estándares aplicados en la Unión Europea.

30 de junio. Estados Unidos levanta las últimas sanciones a Serbia y le concede un status de preferencia comercial que rompe así el muro construido para derrotar a Milosevic.

20 de julio. El Gobierno serbio aprueba una ayuda financiera de casi medio millón de euros para el ex militar Vladimir Lazarevic en compensación por haberse entregado al Tribunal Internacional de La Haya.

11 de agosto. El FMI alerta al primer ministro Vojislav Kostunica que los préstamos serán cancelados si Serbia continúa incumpliendo los acuerdos.

12 de septiembre. Serbia consigue estabilidad macroeconómica y déficit cero en los presupuestos económicos a pesar de la alta inflación y el déficit comercial.

20 de septiembre. Montenegro hace una última oferta a Serbia para crear una unión de estados soberanos antes de entrar en una campaña por la independencia.

10 de octubre. Empiezan formalmente las negociaciones entre Serbia-Montenegro y la Unión Europea. Olli Rehn se reúne con Marovic, Tadic, Kostunica y Djukanovic.

17 de octubre. Montenegro rechaza la proposición de la UE de retrasar el referéndum hasta septiembre de 2006.

25 de octubre. Las negociaciones sobre la estabilización y la asociación de Serbia con la UE empezarán el 7 de noviembre y acabarán en un año.

 


Periodismo Internacional © 2022 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull
Aviso legal | Política de protección de datos | Política de Cookies