Anuario 2001
Macedonia
"La población albano-macedonia obtiene más derechos civiles con la nueva Constitución del país"
Esther Mata i Güell

La situación política de la República Macedonia se ha ido agravando a lo largo de 2001 a causa, principalmente, de los continuos enfrentamientos entre el Ejército macedonio y una parte del Ejército de Liberación de Kosovo (UCK). Esta guerrilla luchó duramente contra las tropas serbias desplegadas en la zona de Kosovo, de mayoría albanesa, durante la guerra contra la Serbia dirigida por Milosevic. Las reclamaciones de los albaneses llegaron más allá del territorio yugoslavo, de manera que los enfrentamientos se extendieron hacia el país vecino y tuvo su punto más álgido en marzo del 2001, cuando parecía que volvía a comenzar otra guerra en un país balcánico.
Finalmente se ha llegado a elaborar la nueva Constitución macedonia por la que los albaneses, que representan un 25% de la población, dejan de ser ciudadanos de segunda categoría.
Durante los primeros días, pareció que el Gobierno macedonio se veía desbordado por la violencia que se había desencadenado, según ellos, por culpa de los guerrilleros que cruzaban la frontera kosovo-macedonia sin ningún impedimento. Este fue una los principales argumentos que utilizaron los dirigentes macedonios para culpar a la Alianza Atlántica (OTAN) y a EE.UU. de la situación en que se encontraba su país y acusarlos de apoyar a los rebeldes albaneses.



Ante esta situación, el primer ministro macedonio, Ljubco Georgievski, retomó sus discursos más radicales de años anteriores y optó por una respuesta contundente contra lo que calificó de "extremismo y terrorismo", en referencia a la guerrilla albanesa que exigía una profunda reestructuración del marco legal de Macedonia. Entre estas exigencias, destaca la petición de otorgar más derechos a la población albanesa, de manera que dejen de ser ciudadanos de segunda, así como una equiparación constitucional de derechos nacionales y lingüísticos.

Además, las demandas del UCK también incluían conseguir la proporcionalidad en los puestos de trabajo dentro de la Administración pública y de la policía, cargos que en su mayoría sólo podían ser desarrollados por eslavos.

La situación que se desencadenó fruto de los enfrentamientos entre el UCK y el Ejército macedonio comportó una crisis interna del propio Gobierno. Georgievski, para evitar la radicalización de los partidos albaneses que tenían representación parlamentaria, anunció, durante el mes de mayo, la formación de un gobierno de unidad nacional, en el que entraría el Partido de la Prosperidad Democrática de los Albaneses (PDPA), el también albanés Partido de la Prosperidad Democrática (PDP), así como la Unión Social Socialdemócrata de Macedonia (SDSM), el Partido Liberal (LP) y el Partido Liberal Demócrata (LDP).

Pero las negociaciones para formar este Gobierno unitario quedaron en punto muerto cuando el PDP albanés amenazó con romper las negociaciones si no se producía un alto el fuego inmediato entre las dos partes. De hecho, el partido reclamaba básicamente el fin de los bombardeos sobre la población civil, tal y como pasó a principios de mayo cuando el Ejército macedonio recibió órdenes de atacar a los guerrilleros albaneses que se encontraban en la región de Kumanovo, en la frontera con Serbia. En este ataque, las fuerzas macedonias cargaron contra la población que no se había refugiado en las montañas, cosa que representó, según cifras del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), la fuga hacia Kosovo de miles de personas.



La amenaza de atacar la capital, Skopje.

Por su parte, tras haber sufrido varias derrotas y haberse replegado a las montañas empujada por el asedio del Ejército macedonio, la guerrilla del UCK recuperó rápidamente posiciones y se vio en condiciones de amenazar la capital Macedonia, Skopje. Su condición era que las tropas macedonias detuvieran los bombardeos sobre zonas ocupadas mayoritariamente por población civil albanesa, a la vez que reclamaban una nueva mesa de negociación. ACNUR, por su parte, afirmaba que ya eran más de 12.000 los albano-macedonios que estaban huyendo de sus casas en dirección a Kosovo.

El 12 de junio de 2001, al día siguiente del aviso del UCK de atacar Skopje, el Gobierno macedonio decretaba un alto el fuego que la guerrilla aceptó inmediatamente, pero el acuerdo se rompió por ambas partes pasados unos días. Más tarde, el 8 de agosto de 2001, y tras diferentes decretos de interrupción de los ataques violados sistemáticamente tanto por el Ejército como por los albaneses, se firmó un acuerdo entre todas las partes implicadas, gracias en parte a la fuerte presión internacional. Este incipiente acuerdo de paz establecía el compromiso, por parte de la guerrilla albano-macedonia, de entregar las armas y desmovilizar a sus soldados bajo el control de una fuerza especial de la OTAN desplazada a la zona.



Amnistía para los ex miembros del UCK

Por su parte, el Gobierno se comprometía a amnistiar a todos los miembros del UCK que "no hubieran cometido crímenes susceptibles de ser perseguidos por el Tribunal Penal Internacional de La Haya (TPI)". La amnistía fue decretada el 10 de octubre de 2001 por el Gobierno macedonio, condición que la Unión Europea había considerado esencial para permitir el regreso de la policía macedonia al norte del país, una zona controlada hasta entonces por los guerrilleros albaneses.

Aun así, el Gobierno de Georgievski dejaba muy claro que la amnistía para los ex miembros del Ejército de Liberación no incluía a los que el presidente de la República, Boris Trajkovski, consideraba "autores de crímenes contra la humanidad, torturas y asesinatos de civiles, de limpieza ética y destrucción de monumentos", en clara alusión a la destrucción, a finales de agosto, del monasterio de San Anastasio, un templo histórico ortodoxo de cuya devastación el Gobierno macedonio responsabiliza directamente a once comandantes de la antigua UCK.



La nueva Constitución

Finalmente, el 16 de noviembre de 2001, Macedonia aprueba una nueva Constitución, con 15 enmiendas presentadas por los partidos albaneses, que amplía los derechos de la población albano-macedonia y que establece su lengua como la segunda oficial del país. Según cifras del 2000, un 70% de la población macedonia habla la lengua eslava, mientras que un 21% tienen como lengua propia el albanés. Estos datos coinciden perfectamente con los de la estructura de la población que establece que un 66,6% de los macedonios son de etnia eslava, mientras que un 22,7% son étnicamente albaneses, al margen de otras etnias minoritarias como son las de procedencia turca (4%) o serbia (2,1%), entre otras. Esta diversidad cultural, característica por otra parte en toda la historia de Macedonia, se hace más evidente en el terreno religioso. Así, mientras el 67% de la población se declara de tradición ortodoxa, hay un 30% de ciudadanos que afirman pertenecer a la religión musulmana.

Hay que destacar que uno de los puntos más conflictivos en la redacción de la nueva Constitución fue la enmienda del preámbulo, que define a Macedonia como “el Estado del pueblo macedonio (eslavo) y de los ciudadanos que viven dentro de sus fronteras como parte del pueblo albanés, turco, serbio, gitano, bosnio y de otros pueblos”, y que apunta a los eslavos como primeros ciudadanos.



Un país en recuperación

Pese a los acuerdos a los que llegaron las dos partes en conflicto, la situación está lejos de normalizarse. Entre otras cosas, los albaneses todavía esperan que las autoridades macedonias reconozcan la universidad albanesa de Tetovo como tal. Además, Macedonia está en recuperación económica tras el desgaste político y social que supuso el conflicto con el UCK. La mayor parte de los ingresos del país proviene del sector de los servicios, en un 63%, hecho que implica que el sector de la industria y de la agricultura están poco desarrollados: aportan un 25% y un 12%, respectivamente, del PIB estatal.

Según datos del año 2000, la renta per cápita de los ciudadanos macedonios era de unos 4.400 dólares, a la vez que el porcentaje de población que vivía por debajo de la pobreza era del 25%. Hay que tener en cuenta que Macedonia tiene que superar también una inflación de precios al consumo estimada en un 11% anual y una cifra de parados que ronda el 32%.

(Texto traducido del catalán por Juan Salvador Martínez)


El conflicto en el corazón de los Balcanes

Macedonia ha conseguido en el siglo XX lo que nunca le había sido permitido, ser un Estado independiente. La actual República de Macedonia sólo tuvo un tiempo de gloria propia en la época de Alejandro Magno, que en el s. IV a.C. fundó su imperio, pero 200 años después quedó sometido al dominio romano, y después al imperio otomano. A lo largo de su historia, y de acuerdo a las diversas invasiones que ha vivido Macedonia, la población de este país conforma una auténtica mezcla étnica. La mayoría de la población es de origen eslavo, mientras que entre un 25 y un 35% del total pertenece a la etnia albanesa. Pero también hay turcos, búlgaros, serbios, gitanos, y griegos. El levantamiento contra la ocupación otomana, en el s. XIX, fue quizás el único motivo de unión de todos los nacionalismos que conforman Macedonia y que en la mayoría de los casos luchan por un mismo espacio territorial. Pero pese a toda reivindicación independentista, cuando Europa pactó la desintegración del imperio otomano en la conferencia de Berlín, Macedonia se incluyó como parte de lo que quedaba del imperio turco. Ni siquiera conseguiría la independencia tras la I Guerra Mundial, quedando repartida, por los acuerdos de París de 1918, entre Grecia, Bulgaria y Serbia. Tras la II Guerra Mundial, la región macedonia quedó bajo dominio de la Yugoslavia proyectada por el mariscal Tito, que le otorgó la autonomía.


Cronologia año  2001
18 de enero. El primer ministro macedonio, Georgievski, declara como testigo sobre un caso de las escuchas telefónicas. Presuntamente se habrían pinchado las conversaciones del presidente Trajkovski, de algunos ministros y de líderes de la oposición.



23 de febrero. El presidente macedonio firma un acuerdo con Croacia para la cooperación económica y la apertura de fronteras para el transporte de alimentos. En este acuerdo también participan Albania, Bosnia-Herzegovina, Bulgaria, Grecia, Rumanía, Turquía y Yugoslavia.



6 de marzo. Los enfrentamientos entre la guerrilla albanesa y el Ejército macedonio se intensifican. Desde la capital, Skopje, se decreta el cierre de las fronteras con Kosovo. Los albaneses de Macedonia reclaman más derechos para su población, un 25% del total de los ciudadanos que se encuentran en franca desigualdad respeto a la población eslava.



24 de marzo. Tras varias gestiones por parte de representantes europeos, los líderes de la guerrilla albanesa de Kosovo (UCK) solicitan que depongan las armas los actuales miembros del Ejército de Liberación de Presevo, Medvedja y Bujanovac, que reclaman mayores niveles de autonomía para estas regiones.



4 de mayo. El Ejército macedonio aumenta la presión sobre la guerrilla y ataca con helicópteros posiciones albanesas en la localidad de Vaksince. Con estos ataques, los albaneses se ven obligados a refugiarse en las montañas.



27 de mayo. Los líderes de la guerrilla de Presevo, Shefqet y Jonuz Musliu, se entregan a la fuerza para Kosovo (KFOR) después de haber entregado las armas y de tratar de parar los combates para negociar con el Gobierno.



11 de junio. Los albaneses recuperan posiciones y amenazan con atacar la capital Macedonia, Skopje, si el gobierno no frena los bombardeos y establece una vía de diálogo.



12 de junio. El Gobierno macedonio decreta el primer alto el fuego aceptado por las dos partes. ACNUR afirma que más de 12.000 personas han huido de Macedonia en dirección a Kosovo durante los últimos tres días.



18 de junio. El Gobierno macedonio comunica que restablece sus relaciones diplomáticas con China, unas relaciones que se rompieron en 1999, cuando Macedonia entabló relaciones diplomáticas con Taiwan. De hecho, la reacción de este país no se ha hecho esperar y ya ha anunciado que rompe sus relaciones con el Gobierno de Trajkovski.



3 de julio. Con el segundo alto el fuego, las dos partes retoman el diálogo. Pese a esto, la policía macedonia detiene al rector de la Universidad albanesa de Tetovo, Fadil Suleymani, al acusarle de colaborar con la guerrilla. Esta universidad, con 2.500 alumnos, fue creada en el año 1994 pero no ha sido nunca reconocida por el Gobierno macedonio.



18 de julio. Las negociaciones sobre el alto el fuego entre representantes de la UE, la OTAN y el primer ministro macedonio, Georgievski, se paralizan después de que éste rechace la propuesta de los representantes internacionales de aprobar un decreto que englobe los derechos de los albaneses de Macedonia.



22 de agosto. Se destruye un templo histórico ortodoxo de la capital de Macedonia, el monasterio de San Anastasio. El Ministerio de Defensa responsabiliza a los albaneses del ataque.



10 de octubre. El Gobierno macedonio decreta una amnistía general para todos los miembros del UCK, excepto a los responsables de la destrucción del monasterio. Las fuerzas macedonias recuperan el control de las zonas hasta ahora en manos albanesas.



16 de noviembre. Macedonia aprueba una nueva Constitución que acepta las 15 enmiendas presentadas por los partidos albaneses. Con esta nueva Constitución, la población albano-macedonia ve cómo el albanés se convierte en segunda lengua oficial, a la vez que podrán participar de forma proporcional en el sistema funcionarial del estado y en la policía macedonia, hasta ahora feudos de la población eslava.

 


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull