Anuario 2005
Irak
"Washington mantiene el programa de democratización pese a la creciente situación de guerra civil"
Àngela Aguiló

Los avances hacia la democratización de Irak a lo largo del 2005 (las elecciones al Parlamento transitorio en enero, la consiguiente elección del presidente provisional de Irak, la aprobación de la nueva Constitución federal en octubre y, finalmente, las elecciones al Parlamento posconstitucional en diciembre) no han frenado los enfrentamientos entre la población iraquí, compuesta, básicamente, por árabes chiíes, árabes suníes y kurdos. No ha habido ningún día en todo el año en que no hubiera muertos, ya sea en los atentados indiscriminados contra la población civil, preferentemente chií, y contra las fuerzas de la policía, o en los combates entre milicias y las fuerzas de la coalición (EE.UU., Italia, Reino Unido, Polonia, Australia, Japón y en menor medida otros países), liderada por el Ejército norteamericano.
Según una página web independiente norteamericana, The Iraq Body Count Database, desde el inicio de la invasión, el 1 de mayo del 2003, y hasta el 8 de diciembre de 2005 habían muerto en Irak entre 27.368 y 30.877 civiles como resultado de las acciones militares llevadas a cabo por EE.UU. y sus aliados. Mientras, el presidente norteamericano ha reconocido que la invasión de Irak ha costado la vida a mas de 30.000 civiles.

A pesar de que las autoridades norteamericanas eran conscientes de que los atentados indiscriminados no permitirían una jornada electoral pacífica -Al Zarkaoui, autonombrado dirigente de Al Qaeda en Irak, había avisado que sus seguidores abatirían a quienes fuesen a votar-, la difícil situación no fue obstáculo para que el 31 de enero se celebrasen las elecciones al Parlamento transitorio que posteriormente se encargaría de elaborar la nueva Constitución. Vencieron en estas elecciones la Alianza Unida Irakí, formada por grupos chiies y patrocinada por el ayatolá Ali Sistani, con el 48% de los votos; y la Alianza Patriótica Democrática de Kurdistan, encabezada por Jalal Talabani, con un 25%. En tercer lugar quedó la Lista Iraquí del primer ministro provisional, Iyad Allawi, protegido de los estadounidenses, con un 13%. Cabe señalar la importante abstención que se dio en algunas zonas del llamado ”triángulo sunní”, formado por Tikrit, al norte; Faluya, al oeste y Bagdad, al este.

Los comicios se habían celebrado en medio de grandes medidas de seguridad por parte de las tropas norteamericanas y de las Fuerzas de Seguridad Internacional (ISAF). Se decretó el estado de emergencia, se cerraron las fronteras y se prohibió la circulación en todo el país. Los ataques por parte de las milicias baazistas (partido del antiguo régimen de Irak) se sucedieron durante la jornada electoral en los diferentes colegios electorales y murieron al menos 36 personas. Todo ello sin presencia de observadores internacionales, que no acudieron porque consideraron que no se daban las condiciones de seguridad necesarias para trabajar. El Departamento de Estado norteamericano calificó las elecciones de “logro importante y positivo”.

El nuevo Parlamento tardó tres meses en ponerse de acuerdo para nombrar a las personas que debían ocupar el cargo de presidente provisional de la República y la jefatura del Gobierno. Por fin, el Parlamento eligió como presidente a Jalal Talabani, primer kurdo que se convierte en presidente de un país de mayoría árabe (hay que tener en cuenta que la Presidencia de Irak es un cargo representativo, que está desprovisto de poder político pero cuyas acciones pueden constituir un contrapunto moderador en los conflictos políticos). Como primer ministro fue elegido Ibrahim Al Jaafari, del partido Dawa, moderado chií y una de las figuras políticas más populares de Irak, aunque poco conocida fuera del país.

Al Jaafari formó un Gobierno con trece chiíes, cinco suníes, cuatro kurdos, un cristiano y un turcomano (la lista oficial no menciona qué religión profesa). El nuevo Gobierno anunció, tras su toma de posesión, algunas decisiones simbólicas (declaró festivo el 9 de abril, día de la caída de Sadam, y suprimió todas las fiestas del antiguo régimen).

A continuación, los partidos políticos empezaron a confeccionar una Constitución que fuese aceptable para todos y optaron finalmente por una fórmula de tipo federal, tras numerosas discusiones. Chiíes y kurdos mantenían puntos de vista parecidos, mientras que los suníes no estaban de acuerdo ni con el reparto del poder ni con el sistema federal. También hubo desavenencias en cuanto al derecho de autodeterminación de los kurdos. Tanto chiíes como suníes estaban de acuerdo en respetar su autonomía, pero no lograron ponerse de acuerdo en como concretar el federalismo en una comunidad como la kurda, que reivindica la creación de un Estado kurdo.

La Comisión Constitucional, encargada de redactar el proyecto de la Carta Magna, envió en agosto el proyecto de Constitución al Parlamento dos semanas más tarde de lo previsto a causa de los enfrentamientos entre los representantes de los diversos grupos étnicos. Así, los suníes anunciaron que harían campaña por el “no” en el referéndum para ratificar la nueva Constitución, mientras que el jefe espiritual de la comunidad chií, Ali Sistani, apeló a votar a favor, al tiempo que Al Qaeda amenazaba en internet a toda persona que se acercase a las urnas el 15 de octubre.

Durante las semanas precedentes al referéndum la violencia se intensificó, por los que el Ejército norteamericano emprendió a principios de octubre una ofensiva en varias localidades en el oeste de Irak, en la frontera con Siria.

El 26 de octubre se publicó el resultado. Según las fuentes norteamericanas, el 79% de los votantes aceptaron la Constitución, el 21% la rechazaron y el 37% de los electores inscritos se abstuvieron. El “no” había sido mayoritario en las provincias suníes de Al Anbar y de Salaheddina, de donde es originario Saddam Hussein.

La nueva Constitución consagra la igualdad de los hombres y mujeres ante la ley. De hecho, garantiza que el 25% de los escaños del Parlamento está reservado a las mujeres.

Por otra parte, plantea un Estado federal en el que los kurdos y los chiíes tendrán poderes importantes, ya que el reparto de poder se decidirá de acuerdo al criterio étnico y confesional. Así, el texto constitucional reconoce el derecho de cada región a tener autonomía para ejercer el poder ejecutivo, legislativo y judicial, y la ley local se impondrá sobre la ley federal cuando las dos entren en conflicto.

En cuanto a la cuestión kurda, los kurdos disfrutarán de autonomía, auque la Constitución no les reconoce el derecho de autodeterminación.

Sobre el petróleo, el principal recurso natural del país, la Constitución dice simplemente que "es propiedad del pueblo iraquí", pero no profundiza en cómo gestionar cuando las tres comunidades se disputan el control.

Actualmente, los suníes consideran que la nueva Constitución sólo sirve para desmembrar definitivamente Irak y aseguran que el resultado del referéndum fue fraudulento, aunque la comisión electoral declaró que no se encontraron casos de violaciones que podrían haber afectado significativamente al resultado.

Posteriormente, en diciembre se celebraron elecciones al Parlamento posconstitucional, elecciones que contaron con una mayor participación por parte de los suníes, a diferencia de las elecciones al Parlamento provisional celebradas en enero.

Los chiíes fueron los vencedores de estos últimos comicios con 128 de los 275 escaños del Parlamento. Por su parte, la Alianza Kurda obtuvo 53 escaños y, por último, las dos listas suníes, Frente del Acuerdo Iraquí y Frente Iraquí del Dialogo Nacional, alcanzaron los 55 escaños.

A pesar de que chiíes y kurdos han anunciado su intención de formar un Gobierno de unidad nacional que incluya a los suníes, el próximo Gobierno iraquí que se constituya tendrá la difícil tarea de adoptar un programa que satisfaga a las tres comunidades iraquíes.



Cadena de atentados

En Irak, los atentados contra la población son diarios. En marzo de 2005, se produjo el atentado más sangriento desde la caída de Sadam Hussein. Un coche bomba, que era conducido por un terrorista suicida, causó en la ciudad iraquí de Hilla 125 muertos y 200 heridos. De forma casi simultánea, a unos 25 kilómetros al norte de Hilla, estalló otro coche bomba al paso de la comitiva del director de la Policía de la ciudad de Al Iskandariya, al sur de Bagdad, quien salió ileso, pero dos civiles iraquíes murieron.

Por otra parte, los secuestros durante todo el año han sido constantes. La insurgencia ha visto en este tipo de práctica un modo para presionar los gobiernos o, por lo menos, a la opinión pública de Occidente. Países árabes como Argelia y Egipto han sufrido el secuestro y asesinato de algunos de sus diplomáticos enviados a Bagdag.

Algunos países que habían enviado tropas en Irak han anunciado la retirada de su contingente este año, ante el aumento o persistencia de la violencia. Ucrania, en enero, anunció que retiraría su contingente; Bulgaria anunció en mayo que retiraría sus tropas a finales de año, así como Polonia. Por su parte, el presidente de Italia, Berlusconi, tras la liberación de la periodista Giuliana Sgrena y la muerte, por soldados norteamericanos, del agente secreto Nicola Capilari, que intervino en la operación de rescate de la periodista, anunció en marzo ante el Parlamento italiano la retirada progresiva del contingente italiano en Irak a partir de septiembre de 2005, ante la conmoción de la opinión pública por la muerte del agente y el debate sobre la pertinencia de mantener las tropas italianas en Irak. Pero al día siguiente, Estados Unidos hizo una llamada de atención a Italia y Berlusconi matizó su propuesta, y añadió que la retirada se llevaría a cabo si Reino Unido y Estados Unidos estaban de acuerdo.

A pesar de que, cada vez más, se incrementan las voces occidentales que exigen la retirada de las tropas de ocupación de Irak, Estados Unidos y Gran Bretaña no están dispuestos todavía, a un repliegue de sus tropas. Así, Gran Bretaña anunció en enero que aumentaría su contingente en el país.

Por otra parte, en Estados Unidos no son pocas las personalidades políticas que han hablado de una retirada total o parcial del contingente. De hecho, medios de comunicación norteamericanos dan por seguro, según fuentes del Pentágono y declaraciones de dirigentes iraquíes, que para finales de 2006 o principios de 2007 habrá en Irak, como mucho y si las circunstancias lo permiten, unos 100.000 soldados norteamericanos, ya que actualmente el contingente estadounidense desplazado en Irak asciende a 160.000 soldados. Sin embargo, Bush todavía se niega a hablar de una retirada parcial de las tropas en Irak y ha señalado que no se retirarán hasta que “Los iraquíes puedan enfrentarse solos al enemigo”.

Estados Unidos prometió que la democracia se instauraría en el país después de la caída de Sadam Husein, en 2003, pero, según Ayad Alaoui, líder de partido Acuerdo Nacional Iraquí y primer ministro de Irak hasta el mes de abril de 2005, la sensación de la población es que la violación de los derechos humanos es igual o peor que bajo la dictadura de Sadam.

Las denuncias de torturas han sido constantes en Irak contra las fuerzas norteamericanas, pero las autoridades estadounidenses se niegan a reconocer que su Ejército practique torturas y declaran que las torturas realizadas en la cárcel de Abu Agraib son casos aislados. Por su parte, la Cruz Roja Internacional ha exigido en varias ocasiones que les permitan tener acceso a todos los prisioneros detenidos en la guerra contra el terrorismo.



Proceso contra Sadam Husein

El 2005 será recordado para toda la población iraquí como el año en que comenzó el proceso contra Sadam Husein. Así, el 19 de octubre tuvo lugar la primera sesión contra el dictador y contra otros funcionarios de su régimen por crímenes contra la humanidad, en relación a la matanza de 150 chiíes en la aldea Al Duyail, tras el supuesto intento de asesinato de Sadam durante una visita del ex dictador a esa aldea en 1982. En aquella sesión, Sadam cuestionó la legitimidad del tribunal, presidido por el juez kurdo Rizgar Mohammed Amin.

El juicio se planteaba difícil, ya que tuvo ser aplazado hasta tres veces. Los abogados defensores no acudían al proceso, en protesta contra el presidente del tribunal por considerarlo parcial. Por otra parte, las fuertes medidas de seguridad impuestas a los abogados y jueces no impidieron que en octubre se produjese el asesinato del abogado defensor de Sadam, Saadoun Al Janabi, y en noviembre, el asesinato de otro abogado del dictador, Adel Al Zubeidi.

La comunidad iraquí también permanece dividida ante este proceso. Por una parte, los suníes dudan sobre la imparcialidad del tribunal y, por otra, chiíes y kurdos están deseosos por conocer la sentencia del dictador. Sadam, en diversas ocasiones, se ha declarado inocente de los crímenes contra la humanidad que se le imputan, pero en caso de que se le reconozca culpable, se expone a la pena capital. A los procedimientos contra Sadam se ha sumado Irán, que ha pedido oficialmente que se le procese por sus crímenes durante la guerra entre Irán e Irak, entre 1980 y 1988, sobre todo por el uso de armas químicas. La vista es retransmitida por una empresa privada contratada por Estados Unidos, que emite las imágenes con media hora de retraso para “evitar sorpresas”.



Escándalo por el programa “Petróleo por Alimentos”

A principios de 2004, salió a la luz que hubo ciertas irregularidades en la gestión del programa “Petróleo por Alimentos”, después de que un periódico iraquí publicara una lista de 270 personas que, supuestamente, obtuvieron ganancias por la venta ilícita de petróleo hasta el fin de dicho programa, en 2003, con la invasión de este país.

Este escándalo pone en relieve la hipocresía de ciertas autoridades de la ONU, ya que este programa otorgaba a Irak 60.000 millones de dólares para comprar comida, medicamentos y otros productos de primera necesidad, con los ingresos obtenidos gracias a las ventas (siempre controladas por la ONU) de petróleo, sin que ello supusiese violar las sanciones impuestas a Irak, tras la invasión de Kuwait durante el régimen de Sadam Husein en 1990.

Así, durante 2005, una comisión de investigación del Senado norteamericano descubrió que el régimen de Sadam Husein se había beneficiado de 17.300 millones de dólares, de los cuales 13.600 millones de provenían de la venta de petróleo a países dispuestos a violar las sanciones impuestas a Irak por el Consejo de Seguridad de la ONU y 4.400 millones presuntamente fueron obtenidos por medio de sobornos por parte de compañías contratadas en el marco del programa de las Naciones Unidas.

El escándalo apunta a Benon Seva, el ex jefe del programa "Petróleo por Alimentos" y al hijo del secretario general de la ONU, Kojo Annan, que presuntamente recibió pagos de la compañía suiza Cotecna.



Cronologia año  2005
10 de enero. Gran Bretaña anuncia que aumentará su contingente en Irak y Ucrania anuncia que retirara sus tropas en seis meses.

11 de enero. Salen a la luz irregularidades en la gestión del programa de la ONU “Petróleo por Alimentos”. El secretario de Estado norteamericano, Collin Powell, reconoce que las elecciones al Parlamento transitorio no serán perfectas.

19 de enero. Acusan al Ejército británico de torturas.

22 de enero. Ocho trabajadores chinos son secuestrados en Irak.

28 de enero. Los observadores internacionales deciden no acudir a Irak por falta de seguridad en las elecciones al Parlamento transitorio.

31 de enero. Se celebran elecciones al Parlamento transitorio iraquí. La victoria es para la Alianza Unida Iraquí, con el 48% de los votos; seguido de la Alianza Patriótica del Kurdistán, con un 25% de los votos y por ultimo, la Lista Iraquí, con un 13% de los votos.

4 de febrero. Una periodista italiana es secuestrada en Irak.

2 de marzo. Un atentado en la ciudad iraquí de Hilla causa 125 muertos y 200 heridos

3 de marzo. Secuestran a una periodista francesa.

6 de marzo. Liberan a la periodista italiana pero el agente secreto que participaba en el rescate muere por “fuego amigo” de los soldados norteamericanos.

15 de marzo. El presidente italiano anuncia una retirada progresiva de las tropas italianas en Irak a partir de septiembre de 2005.

16 de marzo. Estados Unidos llama la atención de Italia a causa del anuncio de la retirada de las tropas.

17 de marzo. Berlusconi matiza su propuesta y añade que retirará su contingente si Estados Unidos y Gran Bretaña están de acuerdo.

6 de abril. El Parlamento elige como nuevo presidente al kurdo Jalal Talabani.

12 de mayo. Polonia decide retirar sus tropas de Irak.

24 de junio. El presidente de Estados Unidos excluye una retirada de las tropas,

2 de julio. Secuestran el embajador egipcio en Irak.

16 de julio. Mas de 70 personas mueren en varios atentados en Irak.

27 de julio. Dos diplomáticos argelinos son asesinados.

8 de agosto. El ex director del programa de la ONU “Petróleo por Alimentos”, Benon Sevan, es acusado de corrupción.

11 de agosto. Al Qaeda amenaza en internet a toda persona que vaya a votar la Constitución.

30 de agosto. Los suníes anuncian que harán campaña por el “no” en el referéndum de la Constitución iraquí.

14 de septiembre. Diversos ataques contra la población chií causan 150 muertos.

22 de septiembre. Ali Sistani, jefe espiritual de la comunidad chií, apela a votar a favor del referéndum.

15 de octubre. Irak aprueba de mediante referéndum una Constitución federal con el 79% de los votos. El 21% de la población la rechaza y el 37 % de los electores inscritos se abstienen.

19 de octubre. Primera sesión del juicio contra Sadam Husein por crímenes contra la humanidad. El proceso es aplazado hasta noviembre.

21 de octubre. El abogado de Sadam Husein es asesinado.

10 noviembre. Matan a otro abogado de Sadam Husein

28 de noviembre. Segunda sesión del proceso de Sadam Husein.

15 de diciembre. Elecciones al Parlamento. La Lista chií obtiene 128 escaños, la Alianza Kurda obtiene 53 escaños y las dos listas suníes alcanzan los 55 escaños de los 275 escaños del Parlamento.

 


Periodismo Internacional © 2022 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull
Aviso legal | Política de protección de datos | Política de Cookies