Anuario 2006
Kenia
"Aumenta la presión por los continuos casos de corrupción"
Martí Cortadellas

Este año 2006, los escándalos de corrupción han vuelto a acosar Kenia. A mediados de febrero, el ministro de Energia, Kiraitu Murungi, y el ministro de Educación, George Saitoti, se vieron obligados a dimitir a causa de un informe elaborado por el ex secretario keniano de anticorrupción, John Githongo. Este documento contenía pruebas incontrovertibles que vinculaban a miembros del actual Gobierno y del anterior con el conocido escándalo de corrupción "Anglo Leasing", y sostenía que el actual presidente, Mwai Kibaki, conocía desde hacía tiempo que miembros de su Gobierno estaban implicados en el caso. Por este motivo, pues, un gran número de figuras de la oposición pidieron la dimisión de la totalidad del Gobierno y la celebración de elecciones anticipadas.
Por otra parte, diversas organizaciones del país se unieron bajo el lema "Name and Shame Corruption Network" con el fin de planificar un conjunto de manifestaciones de protesta en el centro de la capital, Nairobi. La policía, sin embargo, se encargó de dispersar a centenares de participantes argumentando que los actos eran ilegales.

En las elecciones del año 2002, Mwai Kibaki obtuvo más de un 60% de los votos y se convirtió en presidente de Kenia. Su grupo, la National Rainbow Coalition, unía a diversos partidos de la oposición y había prometido acabar con la corrupción de la larga etapa al poder del partido Kenia African National Union (KANU), liderado por Daniel Arap Moi (1978-2002).

De esta manera, pues, el nuevo presidente inició su periodo creando una comisión investigadora sobre el "caso Goldenberg", uno de los fraudes financieros más complejos e importantes de la historia del país y que implicó al Gobierno de Moi durante la década de los noventa.

Sin embargo, la corrupción sólo durmió unos cuantos meses y se reavivó poco después. El año 2002 el nuevo Gobierno creó una empresa ficticia, Anglo Leasing, y le concedió contratos a fin de que suministrara al país un sistema para producir pasaportes a prueba de falsificaciones y construyera laboratorios policíacos forenses.

Esta compañía recibió más de 100 millones de dólares por todos los contratos. Al principio del 2005, sin embargo, en un inesperado discurso después de una cena oficial, el Alto Comisionado británico, Sir Edward Clay, pronunció unas acusaciones de corrupción que provocaron una crisis política en el partido de Kibaki. John Githongo, el máximo responsable de la lucha contra la corrupción, recibió graves amenazas de muerte a causa de su labor y tuvo que dimitir de su cargo y abandonar el país. A pesar de todo, desde la Universidad de Oxford, ha podido seguir adelante con su investigación.



La mayor ofensiva contra los medios desde su independencia

A primera hora del pasado día 2 de marzo, un grupo de policías armados de Nairobi acorraló las oficinas de la Red de Televisión de Kenia (XTK), requisó ordenadores y equipos de transmisión y obligó a la estación a detener sus emisiones hasta las 14.00.

Simultáneamente, se perpetró otra operación en el taller de impresión del The Standard, el segundo periódico con más tirada del país y perteneciente al mismo grupo que la XTK, y la policía requisó y quemó miles de ejemplares de la edición del día 2 de marzo. A pesar de que por la mañana el periódico no pudo estar en los quioscos, los periodistas del medio lanzaron una edición especial de tarde explicando los hechos.

Dos días antes de los ataques, tres periodistas del The Standard habían sido arrestados bajo la acusación de publicar información falsa con la intención de generar la alarma en el país. Todo hace pensar, pues, que el conjunto de operaciones está relacionado con una noticia que el periódico difundió el 25 de febrero y que afirmaba que el presidente Kibaki había celebrado una reunión secreta con el principal líder de la oposición, Kalonzo Musyoka, con el fin de forjar una futura alianza política.

Los dos negaron estos hechos y la policía argumentó que los ataques a los dos medios del Grupo Standard tenían la finalidad de impedir que la empresa publicara más artículos que “debilitaban a la seguridad nacional”.

Durante las siguientes semanas, las autoridades también ordenaron ataques a mano armada contra dos periódicos más, el Weekly Citizen y The Independent. Parece ser que, esta vez, se había publicado un informe que ponía en duda el estado de salud del presidente Kibaki y el hecho que fuera él quien realmente tenía el control del Gobierno.



El país afronta las consecuencias de su peor sequía en más de cuarenta años

Gran parte del ganado ha muerto, las fuentes de agua se están secando, el terreno de pasto se está reduciendo de manera alarmante y ya se han perdido importantes cantidades de cosechas. La sequía está provocando una grave situación de inseguridad alimenticia y en las zonas más áridas del país ya se han registrado algunas muertes por inanición.

Hace un tiempo, una joven neozelandesa realizó un viaje turístico en Kenia y quedó impresionada por los terribles efectos que las criaturas sufrían a causa del hambre y la sequía. Al volver a su país, se puso en contacto con una amiga suya productora de comida de animales y, ante la impotencia de no poder hacer nada para ayudar a los niños kenianos, se les ocurrió enviar 42 toneladas de pienso de perro para paliar la crisis de alguna forma. El 7 de febrero del 2006 el periódico keniano Daily Nation recogía las indignadas declaraciones del portavoz del Gobierno del país, Alfred Mutua: “Los niños de Kenia no están tan desesperados como para comer alimentos de perros”.

Según la BBC, en cambio, la comida que envió la compañía neozelandesa, a pesar de ser de perros, contenía unas calidades “altamente energéticas formuladas para gente especial, como la de Kenia, que necesitan mantenerse fuerte”. A pesar de todo, el Gobierno del país no quiso aceptar el ofrecimiento y lo consideró como una gran ofensa, debido a la mala consideración que los perros tienen en la cultura keniana.

Las autoridades kenianas siempre revisan la calidad de los alimentos que se distribuyen. Más de cuarenta toneladas de ayudas se han requisado bajo la sospecha que no eran aptas para el consumo humano, ya que entre los envíos se descubrieron alimentos infectados y en muy mal estado. Quizás, pues, la situación del país no es la adecuada para que el Gobierno se permita el lujo de rechazar una ayuda alimenticia importante y en buenas condiciones.

Desde hace unos cuántos años en Kenia casi no llueve. Según el Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas (PMA), la sequía puede provocar hambruna a 3'5 millones de personas, casi el 10% de la población, y entre un 18% y un 30% de los niños menores de cinco años ya sufren desnutrición (la ONU declara el estado de emergencia con tan sólo un 15%). Un portavoz de la organización, de hecho, declaró que desde diciembre del año 2005 se están solicitando ayudas financieras a la comunidad internacional y que se está haciendo todo lo posible para evitar que Kenia se convierta en otro Níger, dónde la ayuda alimenticia llegó después de que la gente empezara a morir de hambre.

Este 2006, por otro lado, el PIB por cápita del país ha pasado de los 560 dólares del año 2005 a 694 dólares. Pese a que este crecimiento ha sido bastante superior que el de países con un índice parecido (cómo por ejemplo Ghana, que sólo ha pasado de los 512 dólares a 527), Kenia todavía se encuentra entre los 40 países con el PIB por cápita más bajo del mundo. En la lista de países por índice de desarrollo humano, además, Kenia continúa situándose en el bloque de países que experimentan un nivel de desarrollo bajo, que este último año se ha cifrado en un 0'491.


La cara de Kenia en los medios

Paradójicamente, la prensa internacional casi no habla del drama humanitario que vive Kenia. A pesar de todo, durante este 2006, el país africano ha aparecido en los medios algunas veces. El 3 d'octubre, por ejemplo, Nairobi se convirtió en un punto de mira internacional al acoger un encuentro mundial de tres días sobre el estado actual de los programas humanitarios de todo el mundo. El encuentro, organizado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), tenía el objetivo de discutir las preocupaciones globales en las áreas de asistencia, a través de la participación de los países donantes, los gobiernos y los operadores del sector privado. Poco después, Nairobi acogió una asamblea general con miembros de países de todo el continente para acordar una estrategia común contra la gripe aviar. El 6 de noviembre, por otro lado, la capital también presentó la XII Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, el tema central de la cual fue la situación de los países en vía de desarrollo que tienen que adaptarse al calentamiento del planeta. La reunión apareció en todos los medios, ya que contó con la presencia de representantes de 189 países. De todos modos, el mismo Gobierno de Kenia parece más preocupado por otros aspectos. El 11 de septiembre, por ejemplo, aprobó una inversión de 87 millones de euros para la construir un cable submarino de fibra óptica que conectará los Emiratos Árabes con Mombasa, en la costa kenyana. Esta nueva conexión puede ser un revulsivo para la conectividad y las inversiones en toda la región de l'África Oriental.


Cronologia año  2006
7 de febrero. El diario Daily Nation recoge unas indignadas declaraciones del portavoz del Gobierno, Alfred Mutua, que critican la calidad de los alimentos que se envían a Kenia.

14 de febrero. El ministro de energía, Kiratitu Murungi, y el ministro de Educación, George Saitoti, se ven obligados a dimitir a causa de un informe que los vinculaba con el escándalo de corrupción “Anglo leasing”.

17 de febrero. Se convoca una manifestación en Nairobi para protestar contra la corrupción.

25 de febrero. The Standard publica una noticia que afirma que el presidente Kibaki había celebrado una reunión secreta con el principal líder de l'oposición, Kalonzo Musyoka.

28 de febrero. Tres periodistas del diario The Standard son arrestados acusados de publicar información falsa con la intención de generar alarma en el país.

2 de marzo. Un grupo de policías ataca las oficinas de la red de Televisión de Kenia y el taller de impresión del diario The Standard.

11 de septiembre. El Gobierno aprueba una inversión de 87 millones de euros para la construcción de un cable submarino de fibra óptica que conecte la costa de Kenia con los Emiratos Árabes.

3 d'octubre. Nairobi acoge un encuentro mundial de tres días sobre el estado de los programas humanitarios de todo el mundo.

19 d'octubre. Los países africanos se encuentran en Kenia para trazar una estrategia común contra la gripe aviar.

6 de noviembre. Se inaugura en Nairobi una Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático.

 


Periodismo Internacional © 2022 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull
Aviso legal | Política de protección de datos | Política de Cookies