Anuario 2006
Mozambique
"Los graves indicadores sanitarios, principal obstáculo para la recuperación"
Martí Cortadellas

Este 2006 el sida ha vuelto a situarse en el punto de mira de todas las políticas que se han llevado a cabo en Mozambique y el año vigente se volverá a cerrar con unos indicadores sanitarios bastante preocupantes. El pasado día 29 de septiembre, el Programa de las Naciones Unidas por el Desarrollo (PNUD) publicó un informe que revelaba que prácticamente un 16% de los mozambiqueños sufren la enfermedad y que el crecimiento de la población del país se ve gravemente afectado por esta epidemia.
El documento también indica, por otro lado, que la esperanza de vida ha subido casi tres años y que actualmente se sitúa alrededor de los 47 años. De todos modos, pero, hace falta tener en cuenta que esta cifra todavía está dos años por debajo de los 49 del año 1992, cuando el país apenas acababa de sobrevivir a veintisiete años de conflicto armado.

En el área de la educación, el PNUD apunta algunas mejoras, sobre todo en los índices de alfabetización por adultos y en la escolarización a nivel primario, secundario y universitario. Este hecho significa un paso muy importante. La enseñanza es la única arma que el país tiene para hacer frente a la desinformación acerca de una enfermedad que, en el caso de que no se lleve a cabo una política sanitaria que no existe en la actualidad, se prevé que puede acabar matando a un treinta por ciento de la población.

Sin embargo, Mozambique no es un caso aislado. La epidemia del sida continúa asolando a los países más pobres del planeta. De los 34 millones de personas infectadas del planeta, el 95% vive en países en vía de desarrollo y los del sur del continente africano son los que sufren más las consecuencias, ya que a pesar de tener sólo el 3% de la población mundial concentra la mitad de los casos de la enfermedad.

La muerte por sida es consecuencia de enfermedades provocadas por el déficit inmunitario que causa el virus VIH. Es decir, se muere por tuberculosis, por malaria o por otras patologías corrientes, pero el sida, el verdadero factor de la muerte, no se diagnostica abiertamente.

Es evidente que desde el ámbito sanitario no se está haciendo una buena campaña de información ciudadana y que muchas personas desconocen muchas enfermedades o sus métodos de prevención. De hecho, mucho antes de que saliera este informe, el 27 de febrero de este 2006, el representante de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en Mozambique, El Haadi Benserroug, ya dio señal de alarma en motivo de los preocupantes indicadores sanitarios del país.

Dejando de lado los aspectos negativos como la desinformación o la prevalencia del sida, la tuberculosis, la malaria, la mortalidad materna o la desnutrición, Benzerroug alertó que apenas el 50% de la población del país tenía acceso al Sistema Nacional de Salud. De todos modos, el mes de abril el Gobierno anunció que ya había unas 20.000 personas que se beneficiaban de antiretrovirales y que el principal objetivo era poder doblar la cifra antes de finalizar el año.

Pero la sanidad no es ni mucho menos el único problema que arrastra el país. El 22 de febrero, por ejemplo, el Banco Mundial informó que Mozambique se encuentra entre los 50 países que tienen un peor ambiente empresarial del mundo, puesto que los inversores que quieren poner en marcha un negocio al país deben seguir 14 procedimientos diferentes y tienen que esperar una media de 16 días para obtener la licencia necesaria.

La verdad es que la lista de noticias de este 2006 que muestran nuevamente la delicada situación que viven los mozambiqueños podría ser muy larga. El 9 de marzo, por ejemplo, se encontró asesinado un diputado de la RENAMO, el principal partido de la oposición. Según la policía de Mozambique, el cuerpo del político se encontró desnudo y con muchos disparos en medio de la Plaza de la Independencia de Beira, la segunda ciudad del país y el principal núcleo de influencia del partido opositor. El asesinato sembró el pánico entre los mozambiqueños, ya que para muchos este hecho abrió la herida de los dieciséis años de guerra civil que Mozambique sufrió a causa de la dura rivalidad entre los dos principales partidos políticos del país.

Cuando aún estaban digiriendo este hecho, unas lluvias intensas en las regiones del centro y del sur del país abrieron otra herida de los habitantes de este país de la África austral. Tres personas murieron y bien seguro que muchas personas recordaron las trágicas inundaciones de los primeros meses del 2000, cuando vastas regiones de territorio quedaron bajo el agua, y la lluvia y los ciclones afectaron gravemente las condiciones de vida del país.

Otro de los hechos que hizo evidente la crítica situación de los mozambiqueños se produjo a finales del mes de marzo. Las autoridades sanitarias se mostraron realmente preocupadas por una epidemia de peste porcina que había acabado con la vida de más de cuatro mil cerdos de las provincias del centro del país. Enseguida se inició una campaña de información y sensibilización para que se tomaran las medidas de prevención necesarias para evitar una expansión de la enfermedad. La peste porcina no se contagia a las personas, pero está claro que este hecho va afectó a un sector importante de la población.



El Banco Mundial elogia la recuperación económica

Pero este 2006 no todo han sido malas noticias para el país africano. El presidente del Banco Mundial (BM), el norteamericano Paul Wolfowitz, mostró su satisfacción con “la recuperación económica” registrada en Mozambique, calificándola de un ejemplo de las oportunidades que existen en el continente. Wolfowitz recordó que, pese a que el país está castigado por los efectos de la hambruna y la reciente guerra civil, ha conseguido hacer renacer su economía.

Mozambique es un país de 800.000 km2 potencialmente muy rico en recursos naturales. En agricultura, por ejemplo, posee más de un 15% de hectáreas de tierra cultivable, extensas regiones de sabana y un gran número de zonas montañosas ideales por el pasto.

Si a todo esto se añade que los grandes ríos y los más de dos mil kilómetros de costa son altamente productivos en pescado y marisco, se puede entender porque el país se recuperó tan bien de casi treinta años de guerra ininterrumpida. El presidente del BM, de hecho, también explicó que el crecimiento económico sostenible de hace algunos años se atribuye, por un lado, al buen desarrollo de la gestión macroeconómica y a la correcta financiación de los sectores que más lo necesitan, pero, por otro lado, al hecho de que el país está viviendo una situación de paz después de muchos años de conflictos.

Un punto que también manifiesta “la ambición económica” de Mozambique son los 85 millones de euros que el Gobierno invertirá en caso de que el país sea escogido por acoger la Copa de las Naciones Africanas de Fútbol del año 2010. Está claro que la construcción de estadios que se quiere llevar a cabo también beneficiaría a los mozambiqueños de cara a la próxima Copa del Mundo de este mismo deporte que se celebrará en el país vecino de Sudafrica.

Tener unas buenas instalaciones deportivas puede implicar que muchos equipos decidan alojarse en Mozambique y, por lo tanto, una buena fuente de ingresos para el país.


Sudáfrica revisará la muerte de Samora Machel

En octubre de 1986, en lleno conflicto civil mozambiqueño y del apartheid sudafricano, el presidente de Mozambique, Samora Machel, murió en un accidente aéreo que todavía hoy está rodeado de misterio. El avion donde viajaba, un Tupolev pilotado por soviéticos, cayó en territorio sudafricano y, el entonces ministro de Asuntos exteriores, Joaquim Chissano, se convirtió en presidente del país. Samora Machel, líder del FRELIMO, marxista, había desafiado con fuerza el régimen del apartheid. De hecho, incluso denunció la ayuda encubierta de a las guerrillas de la RENAMO y acusó al régimen de violar el tratado de no agresión entre ambos países que se había firmado el año 1984. Oficialmente, se culpó el piloto del siniestro. Debido a las tensiones vividas entre los dos gobiernos, pero, la mayoría de los mozambiqueños nunca se lo acabaron de creer. Ahora, justo cuando se cumple el vigésimo aniversario de los hechos, el ministro de Seguridad de Sudáfrica ha decidido volver a abrir las investigaciones de la muerte de Samora Machel y afirmó que “el pueblo mozambiqueño se merece una investigación en profundidad que, en llena época del apartheid, no se llevó a cabo”. De hecho, muchos sectores del Gobierno de Mozambique ya hacía tiempo que expresaban que se sentían incómodos con los resultados de la investigación realizada por el anterior régimen del apartheid de Pretoria y presionaban el ministro de seguridad de Sudáfrica para que volviera a abrir el caso. La viuda del presidente Machel, que ahora está casada con el expresidente sudafricano Nelson Mandela y es una destacada personalidad sudafricana, también había pedido en varias ocasiones una nueva investigación sobre la muerte de su antiguo marido.


Cronologia año  2006
10 de febrero. Sudáfrica anuncia que revisará la muerte del expresidente mozambiqueño Samora Machel.

16 de febrero. Mozambique busca ayudas para acoger la Copa de África de fútbol del año 2010.

22 de febrero. El Banco Mundial informa que Mozambique se encuentra entre los 50 peores países del mundo en ambiente empresarial.

27 de febrero. La Organización Mundial de la Salud apunta que los indicadores sanitarios del país son muy preocupantes.

9 de marzo. Encuentran asesinado un diputado de la RENAMO, el principal partido de la oposición, en la ciudad de Beira.

14 de marzo. Unas lluvias intensas causan víctimas mortales.

24 de marzo. La peste porcina africana acaba con la vida de más de 4.000 cerdos en las provincias del centro del país.

10 de abril. El Gobierno anuncia que quiere duplicar el número de beneficiarios de antiretrovirales antes de acabar el año.

20 de julio. El presidente del Banco Mundial elogia la recuperación económica de Mozambique.

29 de septiembre. Se publica un informe que anuncia que el Sida afecta al dieciséis por ciento de los mozambiqueños adultos.

 


Periodismo Internacional © 2022 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull
Aviso legal | Política de protección de datos | Política de Cookies