Anuario 2006
Somalia
"La derrota de los islamistas devuelve la esperanza de la reconstrucción del Estado"
Martí Cortadellas

El pasado 29 de diciembre, la imagen del primer ministro del Gobierno de transición de Somalia, Ali Mohamad Ghedi, entrando en la capital del país, Mogadiscio, dio la vuelta en el mundo. Por primera vez en mucho tiempo, los somalíes podían mirar el futuro con esperanza, ya que el gobierno de transición por fin ejercía su autoridad en la ciudad y parecía muy cerca de conseguir el control total del país. De esta manera, se hacía posible el restablecimiento de un Gobierno Central de lo que Somalia no disfruta desde el derribo del régimen del general Siad Barre el año 1991. La llegada de Ghedi en Mogadiscio se produjo sólo un día más tarde que las tropas del Gobierno de transición, apoyadas por efectivos de Etiopía, consiguieran echar a la milicia de la Unión de los Tribunales Islámicos (UTI) que desde hacía más de seis meses controlaba la capital. Miles de milicianos leales a la UTI abandonaron la capital y se dirigieron hacia el último punto que controlaban, la ciudad portuaria de Kismayo, a 500 kilómetros de Mogadiscio.
Durante los últimos meses, el gobierno de transición, liderado por el presidente Abdullahi Yusuf Ahmed, había sido exiliado en la ciudad interior de Baidoa, controlando un territorio muy reducido y sin tener la posibilidad de desarmar a las milicias que controlaban en el resto del país. Ahmed había pedido muchas veces ayuda a la sociedad internacional para que enviara fuerzas de paz sin obtener resultados. Parece que ahora, sin embargo, los países vecinos están dispuestos a hacer un verdadero esfuerzo por ayudar en el gobierno de transición a consolidar su control de Somalia, ya que las autoridades de Kenia, por su parte, también vigilaron la frontera con Somalia para debilitar los islámicos y evitaron que se pudieran volver a agrupar en su país.

En la toma de poder de la capital, el pasado 4 de junio, no se registraron muchas bajas civiles. Los residentes de Mogadiscio celebraron la llegada de la UTI, ya que los islámicos consiguieron restablecer la paz y la orden de los núcleos urbanos de un país que hacía tiempo que se encontraba asolado por la guerra.

A pesar de todo, durante su breve estancia en el poder, la UTI introdujo prácticas islámicas conservadoras y desconocidas por la cultura somalí, como por ejemplo la prohibición de la droga ligera "khat", el cierre de cines, la prohibición de la música y la segregación de mujeres. Además, miles de combatientes fanáticos de la yihad llegaron al país. Por estos motivos, pues, los islámicos perdieron su popularidad y la mayoría de habitantes de Mogadiscio se posicionaban a favor de su expulsión. De esta manera, las fuerzas gubernamentales fueron recibidas por una inmensa multitud que las vitoreaba.

El conflicto de Somalia siempre había tenido su raíz en las rivalidades entre los diversos clanes del país. Según observadores internacionales, la salida de la UTI deja un vacío en el poder de Mogadiscio que ha despertado temores por el retorno de los enfrentamientos entre clanes que asolaron el país durante más de 16 años.

El gobierno transitorio y sus aliados etíopes, sin embargo, ya han prometido que se ocuparán de este problema con el fin de evitar que los clanes vuelvan a asumir el control del país y acaben con la aparente orden que se ha vivido con los islámicos. Como primer paso, el gobierno de Ahmed no permitió que las milicias armadas que controlaban la ciudad antes de la toma de poder de los islámicos volvieran a Mogadiscio.


El rompecabezas somalí

Al principio del siglo XX, el país se encontraba dividido en cinco somalíes diferentes controladas por Francia, Italia, Etiopía y dos por el Reino Unido. El año 1960 los territorios se unificaron y formaron la República de Somalia; claro está, sin embargo, que estos territorios nunca habían ido de la mano y que la creación del Estado fue mucho más ficticia que real. A causa de eso, el año 1969 la situación era muy frágil y el militar Siad Barre pudo llevar a cabo un golpe de estado con la ayuda de la alianza MOD (un grupo formado por los tres subclanes de los grupo de clanes Darod: Marerhan, Ogadeni y Dhulbahante). De esta manera, se proclamó un nuevo Gobierno socialista que, más tarde, derivó en un régimen dictatorial. En la primera etapa de este régimen, hasta el año 1977, Somalia mantuvo una estrecha relación con la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) por motivos ideológicos. Durante estos años, el país obtuvo grandes éxitos, sobre todo en sanidad y en educación. A pesar de todo, cuando la URSS apoyó a Etiopía en la guerra fronteriza que los dos países protagonizaron entre los años 1964 y 1987, Barre llevó a cabo un giro hacia Occidente y se alió con los Estados Unidos. El año 1988, el país vivía una situación económica muy delicada y apareció una coalición de movimientos militares al norte de Somalia. A causa del fin de la Guerra Fría, Barre dejó de recibir ayudas internacionales y la coalición militar pudo adquirir el control de la mayor parte del territorio y derrocar el régimen. De todas maneras, a causa de las enemistades y las desavenencias entre los diferentes clanes y etnias de la coalición, el grupo se disolvió y estalló una guerra civil. Somalia se convirtió en un país sin Estado y las cabezas|jefes de los clanes de cada región, "los señores de la guerra", desarrollaron sus actividades políticas y económicas por|para su propia cuenta. El año 1992, los Estados Unidos enviaron tropas con el fin de socorrer una población que vivía en la miseria. Pero el clan que controlaba la capital, el Congreso Unido Somalí (COSE), se opuso a esta intervención y provocó la salida extranjera. La ONU también actuó para ayudar a la formación de un Gobierno pero no lo consiguió. A pesar de todo, un acuerdo que obligaba a crear un gobierno de unión nacional se firmó el año 1997. El "señor de la guerra" del autoproclamado estado de Somaliland, que lucha para conseguir las regiones de Sanaag y Sool y así unificar todos los estados que formaban el antiguo protectorado británico, fue lo único que no firmó el acuerdo. De todas maneras, tres años más tarde se celebró una conferencia de paz en Yibuti y se eligió Abdiqasim Salad Hassan como presidente de un gobierno de transición que se instaló en la capital pero que -a pesar de contar con el apoyo de las Naciones Unidas, la Unión Europea y la Liga Árabe siempre fue rechazado por algunos "señores de la guerra". El año 2004 el gobierno de transición firmó un acuerdo con las diferentes facciones de Somalia con el fin de escoger los parlamentarios y al presidente del país. Se decidieron por Yusuf Ahmed, un ex "señor de la guerra" del norte de Somalia, y se propusieron unas elecciones democráticas y la redacción de una nueva constitución al cabo de cinco años.


Cronologia año  2006
18 de febrero. Se crea la Alianza por la Paz y la Lucha contra el Terrorismo Internacional con el fin de hacer frente a la Unión de los Tribunales Islámicos (UTI).

19 de febrero. Estallan unos enfrentamientos en Mogadiscio entre la nueva alianza y milicianos de la UTI que acaban cuatro días más tarde con un balance de 25 muertes y 150 heridos.

14 de mayo. Se proclama un alto el fuego y fuentes hospitalarias aseguran que aquellos últimos días han sido los peores en mucho tiempo.

4 de junio. Mogadiscio cae en manos de los islámicas.

19 de junio. El representante especial de la ONU para Somalia, François Lonseny, declara la importancia de desplegar fuerzas de paz al país.

5 de septiembre. Un barco con ayudas humanitarias llega al puerto de Mogadiscio por primera vez en más de una década.

26 de septiembre. Las fuerzas islámicas se apoderan del puerto de Kismayo.

10 de octubre. Islamistas somalíes prometen extender el islamismo al resto del mundo.

28 de diciembre. Las tropas del Gobierno de transición consiguen echar la milicia de la UTI de la capital.

29 de diciembre. El primer ministro del Gobierno de transición, Ali Mohamad Ghedi, entra en la capital del país.

 


Periodismo Internacional © 2022 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull
Aviso legal | Política de protección de datos | Política de Cookies