Anuario 2008
Paraguay
"Fernando Lugo pone fin a seis decenios de Gobierno ‘colorado’"
Laura Santiago

   Las elecciones paraguayas del 20 de abril de 2008 supusieron el fin de 61 años de gobierno del Partido Colorado (PC), que hasta el momento había resultado elegido en todas las legislativas desde 1947. El ex obispo Fernando Lugo, líder de la coalición Alianza Patriótica por el Cambio (APC), conformada por diez partidos de centro e izquierda entre los que destacan el Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA) –hasta entonces el líder de la oposición– y el Partido Revolucionario Febrerista (PRF), arrebató la presidencia a la candidata ‘colorada’ con un 41% de los votos. Lugo, quien ha expresado su simpatía por el socialismo, es partidario de la Teología de la Liberación, que aboga por la toma de conciencia de la lucha de clases “optando siempre por el pobre” y la creación de un “hombre nuevo”, en contraposición a la “mentalidad capitalista de especulación y espíritu de lucro”. La llegada de Lugo a  Mburuvichá Róga, la casa presidencial paraguaya, se suma al avance del socialismo en América Latina, que ya protagonizan Cuba, Venezuela, Ecuador, Nicaragua, Bolivia y, de alguna manera, Chile. Con estos dos últimos, Lugo ya ha suscrito acuerdos  en materia de seguridad y energía. 
La caída de popularidad sufrida por Nicanor Duarte Frutos, presidente del país desde 2003, aceleró la crisis interna del partido que facilitó a la oposición la victoria en las elecciones generales. En marzo de 2006, la Corte Suprema de Justicia de Paraguay permitió que Duarte ejerciera de forma simultánea la presidencia del país y del PC. La oposición consideró esta decisión una violación de la Constitución Nacional (ésta prohíbe al presidente y al vicepresidente ejercer dos cargos públicos al mismo tiempo) y organizó una marcha de protesta frente a Mburuvichá Róga, a la que acudieron unas 40.000 personas, encabezada por el entonces obispo de la diócesis de San Pedro, Fernando Lugo. Las semanas anteriores a las elecciones tampoco fueron buenas para la imagen de Duarte; durante el mes de marzo, el diputado Rafael Filizzola, presidente del Partido Demócrata Progresista (PDP), presentó una denuncia contra el hasta entonces presidente por presunto lavado de dinero. Poco después, Duarte planteó una reforma de la Constitución que permitiera su reelección definitiva, lo que le valió que varios congresistas del PC le retiraran su apoyo. Tras confirmarse que no se podría volver a presentarse a las elecciones, su partido postuló a la ministra de Educación, Blanca Olevar.
La llegada a la presidencia de Paraguay trajo también a Lugo la presidencia de turno del Mercado Común del Sur (Mercosur), el bloque comercial que promueve el libre intercambio de bienes, personas y capital entre Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay, Venezuela, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador y Perú, los cinco últimos en estatus de estados asociados. Durante la XXXVI cumbre del bloque, que se celebró en Paraguay, los mandatarios de los países asociados acordaron la creación de un Fondo de Garantías para Micro, Pequeñas y Medianas Empresas, la firma de un acuerdo de preferencias comerciales con los países del sur de África y la ampliación de un acuerdo se servicios con Chile. Desde 1996, los países del bloque tenían suscrito un pacto de libre comercio con Chile, del que habían quedado excluidos los servicios.
   
Economía inestable
2008 comenzó con la noticia de que el Gobierno español condonaba la deuda de créditos del Fondo de Ayuda al Desarrollo (FAD) de Paraguay hasta un máximo de 10 millones de dólares. A pesar de ello, la economía de Paraguay, basada principalmente en la agricultura, ha experimentado una mejora lenta en los últimos 12 meses. Ya a principios de 2008, el desempleo se situaba en el 8,8%, un 2,3% inferior respecto 2007. El país acabó el año con una inflación del 7,5%, el tope de los cálculos previstos por el Gobiernos a principios de 2008, una cifra superior a la de 2007 (6%). Según datos del Banco Central, Paraguay finaliza el 2008 con un crecimiento económico de 5,8%, impulsado por la producción de soja y carne, sus principales productos de exportación.
La popularidad del Gobierno de Lugo no sale mal parada tras el balance de 2008. A finales de 2008, el diario paraguayo ‘La Nación’ publicó una encuesta que mostraba que el 47,9% de de la población calificaba de “regular” la gestión de Lugo, mientras que el 37,1% la consideraba “buena” y el 7,7%, “muy buena”. El también paraguayo ‘Última Hora’ presentó un sondeo en el que el 46,2% consideraba también “regular” la gestión del Gobierno; el 32%, “buena”; el 12,5%, “mala”; y el 6,3%, “muy buena”. Algunas de las principales medidas impulsadas por Lugo, que seguramente han pesado la balanza de las encuestas, son la creación de la Coordinadora Ejecutiva para la Reforma Agraria, para afrontar las amenazas de ocupaciones de tierras agrarias, y la reforma del Ejército.
Los denominados campesinos ‘sin techo’ venían movilizándose semanas antes de las elecciones para reclamar más inversión en su sector, anunciando “medidas de fuerza” si no se llegaba a un acuerdo. El conflicto agrario paraguayo enfrenta desde hace años a los pequeños y grandes propietarios de tierras con los grupos de jornaleros sin propiedad. Estos últimos ocupan haciendas de los primeros, principalmente de terratenientes brasileños, como forma de protesta. Ante las presiones, el Gobierno aprobó una ley que prohíbe la venta de tierras a extranjeros, asegurando que los paraguayos tendrán preferencia en la administración de las tierras.
Por otro lado, en noviembre, Lugo confirmó el relevo del máximo mando militar, el general comandante de las Fuerzas Militares, Bernardino Soto Estigarribia, el único que había mantenido su cargo tras la amplia remodelación ordenada una semana después de que el nuevo presidente asumiera el cargo. Estigarribia es hermano del dirigente del Partido Colorado Mario Soto Estigarribia, con lo que las fuerzas armadas quedaron desligadas del lazo que las unía a la oposición.
Durante sus primeros meses en el cargo, Lugo ha establecido la gratuidad de las operaciones quirúrgicas, los cuidados intensivos y otras asistencias en todos los hospitales públicos. Pero en materia sanitaria, el resurgimiento del dengue ha difuminado las mejoras llevadas a cabo por el nuevo presidente. La enfermedad, cuyo último gran brote había tenido lugar en 2001, cuando en algunos barrios de la capital los habitantes infectados alcanzaron el 25% de la población, ha vuelto a expandirse en Paraguay. A finales de enero de 2008 se confirmó el primer caso del nuevo brote. Sólo cinco días después, el Gobierno declaró la alerta epidemiológica en la zona oriental del Alto Paraná y reconoció que existían indicios de 150 casos más. La campaña de prevención continúa en marcha en 2009. A finales del año pasado se acumulaban 400.000 enfermos y 17 fallecidos.
De cara al exterior, la mayoría de acuerdos internacionales suscritos por Lugo durante sus primeros meses de mandato fueron con países pertenecientes al Mercosur. Con Argentina firmó un pacto de colaboración para la formación de militares de ambos países. Con Bolivia acordó potenciar los controles de seguridad en la frontera común y coordinar la construcción de una nueva carretera que comunique los dos países; y con Uruguay se planteó el objetivo de concretar a medio y largo plazo acuerdos energéticos (gas, electricidad y energías alternativas). Precisamente la energía fue uno de los puntos clave de la campaña electoral de Lugo. Paraguay, con seis millones de habitantes y poca industria, sólo consume el 15% de la que produce. El resto la vende a países vecinos en unas condiciones fijadas por tratados bilaterales. “Lo que reclamamos es un precio justo, porque Paraguay vende su energía a precio de coste. Pedimos un precio de mercado”, afirmó Lugo en diciembre.
Junto al conflicto agrario, una de las noticias que más ha pesado en el ánimo de los paraguayos ha sido el anuncio de la sentencia por el caso del supermercado Bolaños. El local paraguayo, situado en Asunción, sufrió un incendio en 2004. El propietario del supermercado decidió bloquear la salida de la tienda cuando comenzó el fuego para evitar que los clientes se fueran sin pagar, lo que imposibilitó la evacuación de los clientes, causando la muerte a 396 personas, la mitad de ellos menores, y 500 heridos. En febrero, tras conocerse la sentencia oficial (cuatro condenados, con penas de entre 2 y 12 años, muy inferior a las que reclamaba la acusación), se organizaron grandes manifestaciones de repulsa.
Pero 2008 también trajo al país una buena noticia: Asunción, la capital, será durante este año la Capital Cultural de América; un reto para que Paraguay, de poco más de 400.000 kilómetros cuadrados. Entre otras acciones que ya se están llevando a cabo, el país ha firmado un acuerdo con la cadena española Antena 3 Internacional para emitir mil anuncios sobre la capital de Paraguay. Además, el canal Discovery Channel emitirá información sobre Asunción y se celebrará un encuentro internacional de ballet y otro con bandas musicales del Mercosur. 



Cronologia año  2008

 


Periodismo Internacional © 2022 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull
Aviso legal | Política de protección de datos | Política de Cookies