Anuario 2001
España
"Al PP se le complica su gestión al frente del Gobierno y se prepara la sucesión del presidente"
Vanesa Marquina

El presidente del Gobierno y líder del Partido Popular (PP), José María Aznar, ha padecido un año 2001 lleno de complicaciones. Con la presidencia de la UE a las puertas, el presidente del Gobierno trabajó su faceta internacional como anfitrión de George Bush en su primera gira europea y apareció como el abanderado de los Quince en la lucha contra el terrorismo tras el 11 de septiembre. La presidencia de la Internacional Conservadora, ahora Internacional Demócrata de Centro, terminó nombrando a Aznar presidente.
Pero la mayoría absoluta del PP, partido de centro-derecha, fue agriándose a medida que pasaban los meses y terminó el año con un Ejecutivo abiertamente enfrentado con la oposición. A lo largo de 2001 se comenzó a hablar de la futura sustitución de Aznar, y fueron apareciendo nuevos delfines alrededor de la silla de la que el presidente no se levantará hasta el año 2003.
Los atentados del 11 de septiembre han sido el punto de partida para que Aznar logre el apoyo del resto de los países contra el terrorismo español. El presidente de Estados Unidos decidió empezar su gira europea por España y confirmó que estaba dispuesto a colaborar en la lucha contra el terrorismo en territorio español. Bush y Aznar suscribieron una declaración conjunta en la que se reafirma "la estrecha amistad" entre los dos países, con intereses comunes principalmente en Iberoamérica, Europa y el Mediterráneo. Se reafirma el compromiso de luchar contra el terrorismo y de promover la democracia y los derechos humanos.
Pero las complicaciones para Aznar empezaron en marzo, cuando el entonces ministro del Interior, Jaime Mayor Oreja, fue designado candidato del PP a la presidencia del Gobierno vasco. Aznar depositó en Mayor Oreja todas sus esperanzas para poner al frente de Euskadi, por primera vez, al Partido Popular. La campaña vasca enfrentó al Gobierno y al PP con los nacionalistas vascos del PNV con una virulencia nunca vista en unas elecciones autonómicas. La violencia de ETA y la crisis en el País Vasco presentaban un reñido y difícil proceso electoral que decidía si el nacionalismo conseguía conservar el poder. El lehendakari, Juan José Ibarretxe, al frente de la coalición nacionalista, PNV y EA, consiguió una clara victoria superando con 33 escaños, su máximo histórico de 1984. Los partidos nacionalistas se quedaron a 6 escaños de la mayoría absoluta y la participación llegó al 79'9%, la más alta de toda la historia de la democracia en Euskadi. Este hecho superó a Mayor Oreja que, se acabó de hundir tras los buenos resultados obtenidos por su sucesor como ministro del Interior, Mariano Rajoy, a los pocos meses de hacerse cargo del departamento. El cambio de Mayor Oreja por Rajoy situó al frente del Ministerio de la Presidencia a Juan José Lucas, el hombre de Aznar en Castilla-León que, tras mucha espera, por fin en 2001 viajó a la Corte para quedarse. Este ajuste en el Gobierno abrió el debate sobre la sucesión de Aznar que explotó cuando el ministro de Economía y delfín por antonomasia, Rodrigo Rato, anunciaba que no quería participar en esa carrera. Aznar lo ratificaba: ofreció a Rato convertirse en su número dos y éste lo rechazó. Pocos en la oposición, que lidera José Luis Rodríguez Zapatero (PSOE), y menos en el PP, creyeron a Rato. Tan es así que cuando la investigación del escándalo financiero de Gescartera por la desaparición de 108 millones de euros (18.000 millones de pesetas), sirvió a los socialistas un atajo que podía ponerles tras la pista del vicepresidente económico del Gobierno no lo dudaron dos veces. Durante los meses de septiembre y octubre, la imagen de Rodrigo Rato quedó tan deteriorada que en el Partido Socialista (PSOE) dan por hecho que ya no será el hombre contra el que Rodríguez Zapatero deberá competir por la presidencia del Gobierno en el 2004.
El caso Gescartera
El escándalo financiero comenzó en julio cuando los interventores de la Comisión Nacional de Valores (CNMV) hallaron en Gescartera fondos por valor de 108 millones de euros (18.000 millones de pesetas) cuyo destino no estaba justificado. La empresa había facilitado información solamente sobre 51 millones de euros (8.500 millones de pesetas) procedentes de inversiones de sus clientes, por lo que, supuestamente, gran parte de las inversiones procederían de dinero negro. El partido socialista pidió la inmediata apertura de una comisión de investigación. A mediados de octubre una nueva revelación terminó por acorralar aún más a Rodrigo Rato, presionado ya por su responsabilidad en los nombramientos de consejeros en la CNMV. El responsable para España del HSBC, el banco con el que operaba Gescartera, reveló que una empresa del ministro de Economía tenía un crédito por valor de tres millones de euros (525 millones de pesetas) con la entidad.
La comisión de investigación terminó como empezó; con un enfrentamiento entre el PP y la oposición que pedía una prórroga de los trabajos. Las conclusiones impuestas por la mayoría popular exculparon de toda responsabilidad al Gobierno y a la CNMV, a la que presentaron como engañada por los avales bancarios falsos que presentaron para justificar las cuentas en la sociedad. El máximo responsable de la agencia está en la cárcel y la presidenta de la Comisión presentó su dimisión.
Pero las dificultades para el presidente del Gobierno no sólo se presentaban en política interna. Las distintas crisis sanitarias, alimenticias y ganaderas que se han producido a lo largo de 2001 sobresaltaron a la opinión pública española.
La crisis de las "vacas locas" marcó el inicio de 2001 con la aparición de un enterramiento clandestino de reses en una antigua mina de Galicia. Se confirmaron la aparición de 78 animales que padecían la el mal de las "vacas locas".
En cuanto a las crisis alimenticias, este año 2001 se detectó afabenzopireno en el aceite de orujo de oliva, así como numerosos casos de peste porcina en distintas comunidades. Además, la cabaña ganadera de varios países europeos padeció la fiebre aftosa, que aunque inocua para el hombre, ocupó toda la actualidad informativa. En el campo sanitario, también vimos como 800 murcianos se vieron afectados por la bacteria legionella, detectándose la epidemia más grande del mundo.
En el plano sanitario, se han sucedido varias crisis que despertaron inquietud y preocupación entre la población, desde la muerte de seis personas que tomaban el fármaco Lipobay contra el colesterol, hasta el fallecimiento de once pacientes del servicio de Hemodiálisis de Valencia, Madrid y Barcelona debido a los dializadores de Baxter, además de la epidemia de legionella que afectó a 800 personas en Murcia.
En verano se conoció la muerte de seis personas que tomaban cerivastatina, el principio activo del fármaco Lipobay de Bayer con el que eran tratadas más de 200.000 españoles con hipercolesterolemia. En un principio se actuó reformando el prospecto del medicamento, pero el laboratorio decidió semanas después retirar el fármaco del mercado tras detectar numerosos casos de efectos adversos.
Estas crisis iban a afectar la economía del país y el panorama político no inspiraba confianza en la gente. Además, el paro experimentó en 2001 su primera subida anual desde que gobierna el Partido Popular. Durante el mes de diciembre 2000 personas más se apuntaron a las listas del INEM y se convirtió en el quinto mes consecutivo en el que subía el desempleo. El paro registrado aumentó en noviembre en 32.800 personas, el peor dato desde 1994 correspondiente a dicho mes. Los sindicatos han interpretado la estadística como un signo del declive de la economía española, que habría empezado ya a acusar las consecuencias de los acontecimientos del 11 de septiembre.
No obstante, la oposición también supo reconocer los logros del presidente del Gobierno y así lo hicieron. El secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, alababa los resultados conseguidos por Aznar en materia de terrorismo y apuntaba que se había producido el avance más importante en la historia de la Unión respecto al espacio de Justicia e Interior y se habían logrado objetivos que crearían un escenario de mayor seguridad. La Unión Europea incluye a la mayor parte del entorno de la banda terrorista española ETA en la primera lista europea de grupos terroristas. Sólo se queda fuera Batasuna, por su condición de partido legal, aunque en el listado sí figuran tres de sus miembros. La lista de organizaciones terroristas, que ha tenido que ser aprobada por las autoridades judiciales de todos los países comunitarios, significa un paso hacia delante en el objetivo de convertir la UE en un espacio común de justicia y seguridad.


España asume la presidencia de la UE

El año 2001 finalizó para España con el relevo, de manos de Bélgica, de la presidencia semestral de la Unión Europea. Entre los principales objetivos de la presidencia española figuran continuar avanzando en la creación de un espacio único de seguridad y justicia en el ámbito de los 15 países miembros. También le toca responsabilizarse de la puesta en circulación del euro, garantizando la sustitución de las monedas nacionales por la divisa común antes de marzo del 2002, y probablemente tenga que dirigir la recta final de alguna de las negociaciones de adhesión de los países del Centro y Este de Europa. Además, deberá organizar la segunda cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la UE y América Latina. El gobierno español ha puesto en marcha una ambiciosa estrategia de política exterior con la pretensión de situar a España, en los cuatro próximos años, dentro del núcleo de países que deciden en la escena internacional. Dentro de esta estrategia figuraría conseguir para el bienio 2003-2004 uno de los asientos no permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU. Se han destinado más recursos al Ministerio de Asuntos Exteriores y se ha creado el Consejo de Política Exterior, dirigido por Aznar, para coordinar la actividad político-diplomática con la comercial y la de promoción cultural.

La nueva Ley de Extranjería, aprobada con dificultad

Por otra parte, este ha sido el primer año de vida de la nueva Ley de Extranjería que entró en vigor el 23 de enero. Si el año 2000 se cerraba con 895.720 inmigrantes regularizados, en diciembre de 2001 llegaban ya al millón trescientos mil, aumentando en un 45%, y se espera que en el primer trimestre de 2002 supere el millón cuatrocientos mil, lo que representa el tres por ciento de la población pero todavía lejos de la media europea del cuatro por ciento. Y es que a la conclusión del proceso extraordinario de regularización iniciado en 2000, el Gobierno tuvo que proceder a la revisión de oficio de los expedientes denegados, las resoluciones favorables por arraigo y a las renovaciones de permisos ante las presiones políticas y sociales. La entrada en vigor de la nueva Ley de Extranjería, que había sido aprobada en el Congreso quince días antes de que acabara el 2000, fue recurrida ante el Tribunal Constitucional por el PSOE y ocho comunidades autónomas, mientras que el Defensor del Pueblo decidió no hacerlo pese a que lo exigieron 769 organizaciones. El Pacto sobre Inmigración que propusieron los socialistas en febrero no llegó a cuajar y, en marzo, el Gobierno presentó su Programa Global de Coordinación y Regulación de la Extranjería (GRECO). También este año estuvo marcado por los encierros y las protestas que protagonizaron cientos de inmigrantes sin papeles en distintas comunidades para intentar conseguir su regularización.


Cronologia año  2001
11 enero. La secretaria de estado norteamericana, Madeleine Albright, llegó a España para firmar una declaración conjunta de los dos países contra las principales lacras mundiales y a favor de reforzar el diálogo en zonas de interés común como Latinoamérica y Oriente Medio

21 enero. Más de 300 inmigrantes ilegales realizan una huelga de hambre en demanda del derecho de vivir y trabajar legalmente en España, ocupando desde la noche del sábado la iglesia Santa María Pi, en Barcelona

31 enero. El ministro del interior español, Jaime Mayor Oreja, firmó con el canciller ecuatoriano, un acuerdo para regular los flujos migratorios y evitar situaciones de explotación de inmigrantes

2 febrero. La economía española registró un crecimiento del 4,1 por ciento durante el año 2000 con un descenso de dos décimas en el último trimestre, lo que confirmaría una desaceleración moderada, según el Banco de España

19 mayo. España y Colombia firman acuerdo sobre migración

30 abril. ETA advierte a los turistas que no viajen a España

12 junio. Bush se reúne con Aznar y reitera el apoyo contra el terrorismo en España

18 agosto. Nuevo atentado en España deja a sólo nueve heridos leves

8 octubre. Zapatero, reclamó al ministro de Economía y vicepresidente del Gobierno, Rodrigo Rato, que diga cuál es el "cargo político" que tenía Antonio Camacho, encarcelado por el caso Gescartera, para que le haya considerado como el "único responsable" de la desaparición de 18.000 millones de pesetas

13 octubre. Vicente Fox, presidente de Mexico, promete colaborar con España contra ETA

23 octubre. El PSOE sospecha que el vicepresidente segundo, Rodrigo Rato, ha ocultado datos de su patrimonio personal al Congreso de los Diputados y califica de "escándalo mayúsculo" que la comisión parlamentaria que investiga el caso Gescartera rectifique e incumpla un acuerdo de solicitar información.

 


Periodismo Internacional © 2022 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull
Aviso legal | Política de protección de datos | Política de Cookies