Anuario 2008
Kuwait
"Un Gobierno débil ante una crisis institucional y económica"
Santi Justel Vázquez

La crisis económica mundial y la crisis política han hecho de 2008 un año convulso para Kuwait. El rico emirato del Golfo ha visto cómo en los últimos años su ventajosa situación económica empeoraba, siendo eclipsada por el dinamismo de vecinos como Dubai, Emiratos Árabes y Qatar. El crecimiento se ha desacelerado hasta estancarse en torno al 8% registrado en 2006, y algunas previsiones prevén cifras menores de cara al próximo año: “The Economist”  lo sitúa en un 4,2%. El Gobierno de Kuwait no fue capaz de llevar a cabo las reformas estructurales que el país demandaba, ante la imposibilidad total de conseguir acuerdos políticos en el Congreso. La dificultad para desarrollar leyes, iniciar la reforma del Estado del bienestar y para planificar proyectos, en un país en el que el Estado lleva el peso de las inversiones, complicó la gobernabilidad del país. 
La tensión entre el Ejecutivo y el Parlamento llevó al emir, Sabah al Ahmad al Sabah, a disolver la Cámara en marzo, por segunda vez en dos años. El bloqueo parlamentario y el clima de desacuerdo reinante hicieron que incluso surgieran algunas voces pidiendo la disolución definitiva del Parlamento, poniendo en cuestión la conveniencia de la democracia. “Hay gente que dice: mira la democracia, mira lo que causa”, señaló Nawaf al-Mutairi, un estudiante de empresariales en declaraciones al diario “International Herald Tribune”. “La gente debe comprender que la democracia no es el problema, sino que sea utilizada de forma incorrecta”, añadía el analista Kamel Harami.
El reino kuwaití, un emirato constitucional, es una de las escasas excepciones democráticas en una región donde son mayoría las monarquías absolutas o Estados donde la democracia es tan solo formal, limitada por otros poderes. El Parlamento electo es, en Kuwait, una institución poderosa, aunque no elige al Gobierno. Es la única fuente de legislación del país y fija el sueldo del emir.
La disolución del Parlamento obligó a la convocatoria de elecciones anticipadas para renovar los 50 escaños. Por segunda vez en la historia del emirato, las mujeres tuvieron derecho a voto. La participación fue alta, especialmente la femenina, en un proceso del que solo puede tomar parte un porcentaje pequeño de la población. Las condiciones para obtener la nacionalidad kuwaití son duras: en un país donde el 60% de la población corresponde a trabajadores inmigrantes, tan solo un tercio de la población la tiene. Además, obtener la nacionalidad no es suficiente para formar parte del estricto censo electoral.
     La cita fue el 17 de mayo, y el resultado se tradujo en un avance de los islamistas, que se hicieron con 24 de los 50 escaños, y la ausencia de mujeres entre los elegidos. La composición del nuevo Parlamento no solo no mejoró la situación, sino que agravó las tensiones políticas, en previsión de una repetición de la alianza entre islamistas y fuerzas tribales, reacios a los intentos reformistas alentados desde algunos sectores.
A finales de año la crisis a nivel internacional puso más de manifiesto la necesidad de reformas de la economía kuwaití, reformas que siguieron encontrando problemas para llevarse a cabo. La gran dependencia del petróleo, que representa un 80% de los ingresos del emirato, hace que Kuwait, la tercera economía del golfo Pérsico, sea una de las peor preparadas para afrontar la crisis. La gran bajada del precio del barril de crudo, que después de haber alcanzado en julio la histórica cifra de 147 dólares acabó el año rondando los 40, y la depreciación del euro frente al dólar a finales de año fueron algunos de los principales motivos que hicieron que la coyuntura internacional castigara también a las finanzas kuwaitíes.
Además de reformas estructurales, y de la necesidad de fortalecer y diversificar la producción del país a las que apuntan los expertos, se hizo urgente un plan de medidas anticrisis para rescatar el sistema financiero del emirato. El pánico a nivel mundial llegó también a los mercados bursátiles del Golfo, y el segundo banco de Kuwait, el Gulf Bank, anunció pérdidas por valor de 743 millones de dólares. El Gobierno acudió en otoño al rescate de la entidad garantizando todos los depósitos e impulsando otras medidas, mientras la Bolsa de Kuwait se desplomaba y los operadores bursátiles se manifestaron para reclamar que el Estado saliera al rescate de las finanzas del país.
Los problemas de la economía se hicieron notar antes del otoño, y tuvieron un impacto social en el emirato, al igual que en otros países del Golfo. Las altas tasas de inflación de la región ahogaron a la numerosa mano de obra extranjera que es la fuerza de trabajo que está detrás de la construcción en el “boom” inmobiliario que vive la zona.



Cronologia año  2008
11 de enero. El presidente estadounidense, George Bush, llega a Kuwait como parte de su gira por Oriente Próximo, para buscar el apoyo de los aliados árabes al proceso de paz palestino-israelí y ayudar a contener la creciente influencia de Irán en la región.

15 de enero. Kuwait llega a un acuerdo para la compra de armamento a EE.UU.

19 de marzo. El emir de Kuwait, el jeque Sabah al Ahmad al Sabah, disuelve el Parlamento, después de una crisis entre los poderes legislativo y ejecutivo que causó la dimisión del Gobierno.

21 de abril. Kuwait anuncia que reabrirá la Embajada en Irak, mientras otros países de la zona no se deciden a hacerlo.

17 de mayo. Kuwait celebra elecciones legislativas para renovar los 50 escaños de su Parlamento.

19 de mayo. Victoria islamista en las legislativas. El resultado agrava las tensiones en Kuwait.

7 de septiembre. El primer ministro de Kuwait viaja a Irak (en la primera visita de alto de nivel desde la invasión de este país por Saddam Hussein) para discutir las reparaciones por la invasión y ocupación de Kuwait por parte de Irak.

26 de octubre. Kuwait sale al rescate del segundo banco del emirato. El Banco Central de Kuwait interrumpe la negociación en Bolsa de las acciones del Gulf Bank, que se hundían tras desvelarse que la entidad sufrió pérdidas por valor de 500 millones de euros en los mercados de productos financieros derivados. La noticia provoca descensos del 3% al 9% en las bolsas de la región. La crisis económica mundial llega al Golfo.

 


Periodismo Internacional © 2022 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull
Aviso legal | Política de protección de datos | Política de Cookies