Anuario 2008
Nigeria
"El conflicto en el Delta socava la economía nigeriana"
Laura Diéguez

La situación económica de Nigeria se ha visto agravada este año por el aumento de ataques a los pozos de petróleo de la región del delta del Níger, por parte de grupos rebeldes. La inestabilidad en el sur del país ha supuesto el recorte en más de un 25 por ciento en las exportaciones de petróleo desde 2006, permitiendo que Angola supere a al miembro de la OPEP desde 1971 como primer exportador petrolero en África. El mes de septiembre fue uno de los más conflictivos. El día 15 de ese mes, rebeldes nigerianos atacaron una instalación petrolera operada por la angloholandesa Shell, matando a dos personas y forzando la evacuación de cerca de 100 trabajadores, en el tercer día de fuertes enfrentamientos con fuerzas de seguridad en la región.
Los principales problemas tienen lugar en el delta del Níger, una inmensa superficie de terreno saturado de petróleo que posee importantes yacimientos petrolíferos y de gas natural. El petróleo representa una gran fuente de ingresos para el país, ya que constituye el 90 por ciento de las exportaciones y el 80 por ciento de los ingresos del Estado; supone, por lo tanto, que la zona resulte altamente estratégica para la economía nigeriana. Sin embargo, los beneficiarios de la producción de crudo no son ni mucho menos los propios nigerianos, que han visto desmejorar sus condiciones de vida con la llegada de las empresas de petróleo en 1956.
La población local indígena del delta (20 millones de personas) ha sufrido la expropiación de sus tierras y la contaminación del agua y del aire, cosa que impide llevar a cabo la normal actividad de sectores como el agrícola, el ganadero o el pesquero. Con la voluntad de reivindicar sus derechos, grupos de rebeldes, como Fuerza Voluntaria del Pueblo del Delta del Níger (NDPVF, de sus siglas en inglés) y Movimiento por la Emancipación del Delta del Níger (MEND, de sus siglas en inglés), perforan los oleoductos de las multinacionales petroleras establecidas en el país –unas 20 compañías como la angloholandesa Shell, las norteamericanas Chevron, Mobil y Texaco, la británica BP, la francesa ELF y la italiana Agip--, secuestran barcos cargados de petróleo y ejecutan sabotajes por tierra y mar.
El grupo de rebeldes más importante de Nigeria, MEND, se formó a principios de 2006 como una coalición de los distintos grupos rebeldes. Dirigidos por Moujahid Dokubo Asari, la organización reivindica con sus ataques un mejor reparto de los beneficios generados por el petróleo, ya que defienden el derecho del pueblo a beneficiarse de sus recursos y acusan a las compañías petroleras y al Gobierno central de explotar, contaminar y degradar el territorio. Y es que el petróleo, en vez de estar contribuyendo a mejorar el nivel de vida de la población, lo está empeorando, según el FMI, ya que actualmente el 70 por ciento de la población del delta del Níger subsiste con menos de un dólar al día.
A pesar del conflicto, Nigeria es la potencia dominante del África del Oeste con más de 140 millones de habitantes y un producto interior bruto (PIB) de casi 200.000 millones de dólares. Sus riquezas naturales, además, la convierten en el décimo país del mundo con más reservas de petróleo y el séptimo en reservas de gas. miembro de la OPEP desde 1971
Es difícil saber  la pérdida exacta que ha generado cada disturbio, pero la producción media de barril por día se ha reducido, pasando de 2,46 mb/d (media de barriles por día) en 2005 a 1,5 mb/d en 2008, según la Agencia  Internacional de la Energía. Además, los continuados ataques y los secuestros de los trabajadores petroleros extranjeros (unos 200 desde 2006) han provocado que varias compañías planeen dejar la zona. La petrolera estadounidense Chevron anunció en septiembre de 2008 la intención de vender su negocio de combustibles en el país africano a la panameña Corlay Globla SA, después de ser atacada regularmente por los rebeldes nigerianos, según Reuters. El complicado estado de la región del delta del Níger dificulta que se llegue a alcanzar el objetivo del Gobierno de obtener cuatro millones de media de barriles por día en el 2010.
A pesar de las pérdidas petroleras registradas este año, el miembro de la OPEP desde 1971, sigue siendo la potencia dominante del África del Oeste con más de 140 millones de habitantes y un producto interior bruto (PIB) de casi 200.000 millones de dólares.

Posible solución al conflicto
El presidente nigeriano, Umaru Yar’Adua, anunció en septiembre la incorporación de un ministerio específico para poner solución a los problemas de la región petrolífera. Yar’Adua nunca habló de guerra en el sur del país, sino de un intento propagandístico por parte de los insurgentes para intentar intimidar a las compañías extranjeras. Aún así, el portavoz de la Presidencia, Olesegun Adenisyi, indicó que el Ministerio del delta del Níger se encargaría de mejorar el desarrollo en la región.
La nueva propuesta del Gobierno no convenció a los grupos rebeldes de la zona que consideraron la creación de esta nueva cartera “una nueva avenida para la corrupción y el favoritismo político”, comentó en un comunicado el MEND.  
La formación del Ministerio del delta del Níger se enmarcará dentro de la remodelación del Gobierno nigeriano prevista para el mes de diciembre. El nuevo Gabinete contará con 37 ministros y supondrá la mayor renovación del Gobierno desde que Yar’Adua jurase su cargo el año pasado. Tanto la oposición como la misión de observación electoral de la Unión Europea (UE) afirmaron que los comicios fueron un fraude, ya que estuvieron marcados por actos de violencia así como casos de intimidación.

Disminución modesta en la corrupción nigeriana
En diciembre de 2007, la Comisión de Crímenes Económicos y Financieros (EFCC, por sus siglas en inglés), organismo encargado de denunciar delitos económicos y financieros en Nigeria, ordenó la detención de un ex gobernador del Estado del Delta, James Ibori, a quien acusó de 103 cargos por corrupción. El caso originó un gran revuelo, ya que, según parecía, el ex gobernador de una de las mayores zonas petrolíferas del país era una persona intocable por sus estrechas relaciones con el presidente nigeriano. Dos semanas más tarde, el presidente del organismo, Nuhu Ribadu, fue obligado a dejar su cargo.
Nigeria es uno de los Estados más corruptos del mundo. El informe anual elaborado por la organización Transparencia Internacional sitúa al país africano en puesto 121 de los 180 países listados. A pesar de que sigue estando en los últimos puestos de la lista, Nigeria ha hecho una mejora significativa desde 2005, año en que se situaba en el 152 entre 158 países o desde 2000, en el que ocupaba el último lugar. Pero, la corrupción sigue siendo uno de los grandes obstáculos para el desarrollo del país.
Tanto el actual presidente nigeriano como la anterior Administración, presidida por Olusegun Obansajo (1999-2007), expresaron su compromiso para acabar con la corrupción oficial en el país. Nigeria fue el primer país en auditar las cuentas de los últimos cinco años de su sector petrolífero en el organismo encargado de hacer transparentes los resultados del sector extractivo –gas, petróleo y minería-- del país, Iniciativa de Transparencia de las Industrias Extractivas (EITI, en inglés). Pero el anterior presidente de Nigeria fue acusado a mediados de 2008 de graves casos de corrupción en la industria de producción energética. El Parlamento culpó al Gobierno de Olusegun Obasanjo de pagar cantidades de dinero a 34 “empresas no existentes” para construir centrales eléctricas, según Afrol News. Los observadores que llevaron a cabo la investigación demostraron que después de tantos años, aún no se ha efectuado trabajo alguno en ninguno de los lugares previstos. La hija de Obasanjo, además, también fue acusada de corrupción en abril. La senadora Iyabo Obasanjo-Bello, que es miembro del Comité de Sanidad en el Senado, fue declarada culpable por el EFCC por haberse adjudicado 300 millones de nairas (1.803.325 millones de euros), presupuesto que tenía que ir destinado al Ministerio de Sanidad, según Afrol News.


Prosiguen los conflictos étnicos y religiosos


El único problema que padece Nigeria no sólo gira alrededor de los abastecimientos petroleros. El país más poblado de África, con alrededor de 140 millones de habitantes, está formado por 250 grupos étnicos, de los cuales los hausa-fulani, yoruba e igbo son las comunidades mayoritarias. Esta diversidad supone, a la vez, que el país esté marcado por continuos enfrentamientos religiosos, sobre todo entre musulmanes (50%) y cristianos (40%). El 10 por ciento restante corresponde a religiones animistas.
Los últimos enfrentamientos religiosos tuvieron lugar a principios de diciembre en la ciudad nigeriana de Jos, capital del estado de Plateau, donde 300 personas murieron debido a los resultados de las últimas elecciones locales, según Reuters. La violencia se desató cuando los simpatizantes del Partido de Todos los Pueblos Nigerianos (ANPP), mayoritariamente musulmanes, pensaron que habían perdido las elecciones locales frente la formación que gobierna el país, el Partido Democrático Popular (PDP), tras varios días sin poder ver los resultados de los comicios. Son varios los motivos por los que las diferentes religiones se enfrentan en Nigeria, pero podríamos decir que los conflictos se recrudecieron cuando el ex presidente nigeriano Olusegun Obasanjo, un cristiano de etnia yoruba, accedió a la presidencia en 1998 y aprobó una Constitución en 1999 que puso fin al régimen militar. Ésta establece el derecho de los diferentes estados nigerianos a promulgar sus propias leyes, así como establecer códigos penales. De esta manera, doce estados del norte aprovecharon para introducir nuevas leyes, como la Ley Islámica o sharia, incluyendo el estado de Kano, el más poblado del país.
La sharia es un código religioso para vivir que condena una serie de crímenes --beber alcohol, tener relaciones sexuales fuera del matrimonio, robar o asaltar en rutas— que deben ser castigados con ofensas conocidas con el nombre hadd: azotes, corte de las manos, lapidación, decapitación y crucifixión. Tras realizarse grandes campañas de firmas a favor de la absolución de la condena por adulterio de la nigeriana Amina Lawa en 2002, castiga a ser lapidada, Amnistía Internacional declaró que “el Gobierno federal de Nigeria debería dar los pasos necesarios para abolir la pena de muerte e introducir las enmiendas correspondientes para declarar este castigo como cruel, inhumano y degradante en todos los niveles de la legislación nigeriana”.
La sociedad cristiana atribuye la implantación de la sharia en el país como una amenaza y un intento de islamación por parte de la sociedad musulmana. La situación de convivencia en el país es cada vez más difícil debido a la aplicación de dos códigos de procedimiento penal totalmente diferentes.



Cronologia año  2008
4 de enero. La Unidad Especial Policial de Fraude (SFU) recupera 3,6 millones de dólares que fueron “perdidos” en 90 casos de fraude desde junio de 2007.

6 de enero. La empresa de gas rusa Gazprom  invierte 2.500 millones de dólares en las reservas de gas de Nigeria.

11 de enero. La Policía nigeriana decide sustituir al presidente de la Comisión Financiera y Económica de Crímenes (EFCC), Mallam Nuhu Ribadu, por el Asistente de Comisiones Policiales (ACP).

12 de enero. Las tropas entran en la región del delta del Niger para restaurar la paz en la zona y para acabar con los ataques de los grupos rebeldes.

13 de enero. La Cámara de Representantes descubre el fraude de 12.000 millones de dólares en tres ministerios.

19 de enero. Seis partidos –AD, AC, DPA, PPA, RPN y Acción Alianza—se unen en coalición para hacer que sea imposible que el PDP gane las próximas elecciones.

27 de enero. Un general del Ejército nigeriano es destituido por no haber podido frenar la venta de armas a los rebeldes en el estado de Delta.

30 de enero. La petrolera Shell reduce sus operaciones en el estado de Delta por los problemas sociales y de contaminación que hay en la zona.

15 de febrero. La petrolera Elf, instalada en Port Hacourt (Estado de Rivers), despide a 2.000 trabajadores nigerianos por problemas de salud.

26 de febrero. El Tribunal Supremo declara que las pasadas elecciones del 21 de abril de 2007, en las que el actual presidente de Nigeria, Umaru Yar’Adua, fue escogido por el pueblo, fueron legales.

8 de marzo. El secretario del partido PDP, Vincent Ogbulafor, es elegido nuevo presidente del PDP durante el Congreso Nacional del partido.  

14 de marzo. Explotan tres depósitos ilegales de gas en el Estado de Rivers.

25 de marzo. La ministra nigeriana de Sanidad, Adenike Grange, dimite por una supuesta malversación de fondos presupuestarios.

30 de marzo. El cólera mata a 50 nigerianos en el Estado de Benue.

1 de abril. El grupo petrolero italiano Saipem se establece en Nigeria y obtiene un contrato de 1.300 millones de dólares para el desarrollo del yacimiento de Usan, situado a unos 160 kilómetros al sur de Port Hartcourt.

2 de abril. La hija del ex presidente nigeriano Olusegun Obasanjo, la senadora Iyabo Obasanjo-Bello, es acusada por el Gobierno nigeriano por malversación de fondos.

23 de mayo. Yar’Adua exige a las dos principales petroleras que operan en el país, Royal Dutch Shell y Exxon Mobil, pagar retrasos del contrato de participación en la producción por un valor de 1.900 millones de dólares a Nigeria National Petroleum Corporation (NNPC).

19 de junio. El cierre del yacimiento petrolero de Royal Dutch Shell en Bonga hace elevar a 137 dólares el precio del barril.

24 de junio. MEND anuncia el cese del fuego en el delta del Níger, así como el secuestro de trabajadores del sector petrolero.

9 de julio. Yar’Adua pide apoyo internacional para frenar el contrabando de petróleo, una actividad que está afectando la región del delta del Níger.

28 de julio. Militantes del grupo MEND atacan dos de los principales oleoductos de la petrolera Shell en la zona del delta del Níger.

14 de agosto. Nigeria entrega a Camerún la petrolífera península de Bakasi.

5 de septiembre. Nigeria y Rusia firman un acuerdo de exploración petrolera y gas.

19 de septiembre. El Grupo de Crisis Internacional (GCI) hace recomendaciones para recuperar las operaciones petroleras en la región del delta del Níger.

1 de octubre. El Ejército nigeriano detiene a más de 400 presuntos rebeldes en la región conflictiva del Delta.

26 de noviembre. Nigeria firma un acuerdo de préstamo de 780 millones de dólares con el Banco Mundial, orientado a la financiación de tres proyectos de reducción de la pobreza en el país.

28 de noviembre. La Agencia Nacional de Alimentos y Medicamentos (NAFDAC) de Nigeria detiene a un químico que presuntamente vendió una sustancia utilizada por la compañía farmacéutica local Barewa para producir un producto dental que mató a 29 bebés.

 


Periodismo Internacional © 2022 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull
Aviso legal | Política de protección de datos | Política de Cookies