Anuario 2008
Sudáfrica
"La renuncia de Mbeki crea fisuras en el gubernamental Congreso Nacional Africano"
Laura Diéguez

El Congreso Nacional Africano (ANC, en sus siglas en inglés), el partido que lideró el primer dirigente de Sudáfrica elegido bajo sufragio universal, Nelson Mandela (1994-1999), se rompió en noviembre con el nacimiento de un nuevo partido político, el Congreso del Pueblo (COPE, en su acrónimo en inglés). Unas 7.000 personas participaron en la convención nacional del partido en la capital económica sudafricana, Johanesburgo, donde se definió el programa político del partido, orientado al desarrollo social del país y a la lucha contra la pobreza, que afecta al 43% de la población sudafricana. La convención, dirigida por el ex ministro de Defensa Mosiuoa Lekota, sirvió también para acordar la fecha de presentación del partido, prevista para el 16 de diciembre. La nueva formación política se creó pocos meses después de la renuncia forzada del presidente sudafricano, Thabo Mbeki (1999-2008). Desde que perdió el liderazgo del gobernante Congreso Nacional Africano, en 2007, y su rival, Jacob Zuma, lo reemplazó como dirigente máximo, su caída como el segundo presidente democráticamente elegido de la Sudáfrica multiracial sólo fue cuestión de tiempo. El veredicto del juez Chris Nicholson, quien decidió que el presidente y la fiscalía sudafricana se habían involucrado políticamente en un intento de enjuiciar a Jacob Zuma por presuntos delitos de corrupción, aceleró el final de Mbeki como presidente del país.

El veredicto del juez Chris Nicholson, quien decidió que el presidente y la fiscalía sudafricana se habían involucrado políticamente en un intento de enjuiciar a Jacob Zuma por presuntos delitos de corrupción, aceleró el final de Mbeki como presidente del país.
Anteriormente, Mbeki había destituido a Zuma, su ‘número dos’ y aparente heredero del partido, por los cargos de corrupción por haber comprado armamento a una empresa francesa en 2005. Esta disputa acabó pasando de los tribunales al terreno político, dividiendo al ANC en dos facciones, ya que Sudáfrica pasó a tener dos centros de poder cuando, en diciembre de 2007, Zuma derrotó a Mbeki en las elecciones por el liderazgo del ANC: el Gobierno elegido de Thabo Mbeki y el liderazgo del ANC, en manos de Zuma. En el momento que el juez Nicholson hizo público su veredicto, eran muchos los que pedían la destitución de Mbeki, desde el sector más radical del ANC hasta los dos miembros de la coalición gobernante, el Partido Comunista y la poderosa Confederación de Sindicatos de Sudáfrica, COSATU. A la exasperación de la izquierda también se añadieron, entre otros, Tokyo Sexwale y Cyril Ramaphosa. Estos dos respetados dirigentes del ANC se pusieron en contra de Mbeki tras sus múltiples intentos fracasados por convertirse en precandidatos del ANC a la presidencia del país. Por lo tanto, fue esa suma de enemigos la que provocó la caída del ex presidente de Sudáfrica, ya que, según destacó el analista sudafricano Steven Frieedman, 'si no llevas al partido contigo, no puedes ganar'.
Dos semanas más tarde después de la destitución de Mbeki, a finales de septiembre, once miembros del Gobierno, controlado por el ANC, tres viceministros y la vicepresidenta, Phumzile Mlambo Ngcuka, renunciaron a sus cargos políticos en apoyo del ex presidente sudafricano. De entre los ministros destaca el de Finanzas, Trevor Manuel, y el de Defensa, Mosiuoa Lekota, actual líder de COPE. Mientras que la división del partido era un hecho, Zuma intentaba convencer y, al mismo tiempo, calmar a la población sudafricana enviando mensajes en los que afirmaba contundentemente que los conflictos políticos se resolverían “pronto”. La elección del vicepresidente del partido gobernante, Kgalema Motlanthe, como sucesor de Mbeki, días después de su destitución, puso fin a días de incertidumbre en la política sudafricana. El tercer presidente negro de Sudáfrica recibió el voto de 269 parlamentarios y su investidura parlamentaria servirá para hacer de puente entre la renuncia de Thabo Mbeki y la prevista elección presidencial de Jacob Zuma, en abril de 2009, donde antiguos compañeros de lucha anti apartheid se verán las caras, enfrentados. Dicho enfrentamiento no va a ser cordial, ya que, desde la creación del COPE, Zuma ha criticado varias veces el desmembramiento del ANC. “Son serpientes traidoras”, acusó a los miembros del nuevo partido el líder del partido gobernante en un mitin en Soweto el pasado mes de noviembre. Desde que Nelson Mandela fue elegido como primer presidente de la Sudáfrica multiracial, el ANC ha tenido prácticamente el monopolio del poder y, parece ser que Zuma no tiene intención de perderlo.


La suerte aún no está echada para Zuma
El diario británico ‘The Sunday Times’ publicó a finales de noviembre, basándose en una encuesta local, que el Congreso Nacional Africano obtendría más votos de los que obtuvo en las últimas elecciones si ahora se celebrasen los comicios generales, previstos para el mes de abril.  El sondeo, realizado en el mes de noviembre por la organización sudafricana Plus 94 Research, mostraba que el ANC obtendría el apoyo del 74 por ciento de los votantes decididos, un cinco por ciento más que en las pasadas elecciones de 2004. La principal oposición, la formación liberal Alianza Democrática (DA, en sus siglas en inglés), obtendría un 12 por ciento, mientras que el conservador Partido Democratacristiano Africano (ACDP, en sus siglas en inglés) alcanzaría el 2,1 por ciento. Por otro lado, Plus 94 Research también expuso que la aparición de COPE a principios de noviembre no afectaría al apoyo electoral que recibiría el ANC. De esta manera, el nuevo partido, liderado por los ex ministros del Congreso Nacional Africano Mosiuoa Lekota y Mbhazima Shilowa, conseguiría un uno por ciento de los votantes decididos y, probablemente, un nueve por ciento de los indecisos, explicó ‘The Sunday Times’.
    Aunque la encuesta, elaborada por el organismo sudafricano, cuyos directivos son todos negros, dé la victoria al ANC en las urnas en el caso que las elecciones se llevasen a cabo ahora, la suerte aún no está echada. Son muchos los sudafricanos que ven cernirse sobre ellos un panorama bastante sombrío debido a la crisis económica del país. Cuatro millones de personas no tienen trabajo en Sudáfrica. El índice de desempleo se sitúa actualmente alrededor del 23,1 por ciento. Pero, a pesar de que la fuerte demanda interna, impulsada por un 37 por ciento de consumidores de bajo nivel adquisitivo –17 millones de personas--, haya hecho que Sudáfrica crezca hasta un cinco por ciento en los últimos años, el Gobierno no consigue crear los puestos de trabajo esperados. El debilitamiento del poder de compra es otro problema social para los sudafricanos debido a la subida internacional de los precios de los alimentos y de la energía, que ha provocado una inflación superior al 10 por ciento. Además, el déficit exterior de Sudáfrica ha sido el más alto en 25 años, a pesar del aumento de las exportaciones y la subida de los precios de los productos mineros, principales recursos económicos del país (oro, cromo, platino y diamantes).


Destituida la “Doctora Remolacha”


La ministra de Salud durante el Gobierno de Mbeki, Manto Tshabalala-Msimang, fue destituida de su cargo el primer día que el nuevo presidente de Sudáfrica, Kgalema Motlanthe, asumió el poder, el 25 de septiembre de 2008. La ex ministra de Sanidad, más conocida como ‘doctora Remolacha’, fue remplazada por Barbara Hogan.  
Manto Tshabalala-Msimang fue muy criticada por haber difundido la idea de que los antirretrovirales, medicamentos que combaten el virus causante de la enfermedad del sida, eran malos para la salud; y que para combatir el sida era más efectivo el consumo diario de un cóctel a base de ajo, limón, remolacha (de ahí su apodo) y aceite. El resultado de esta política fue un aumento considerable de infectados por el sida en Sudáfrica, según un estudio elaborado por la Universidad de Harvard.  
La Facultad de Salud Pública de Harvard (HSPH) expresó en octubre la  incapacidad de las autoridades sudafricanas para proveer de medicación adecuada a los pacientes con el virus del VIH-sida, que causó la muerte a más de 365.000 personas en Sudáfrica entre 2000 y 2005. Investigadores de la Facultad aseguraron en el estudio, publicado en línea en octubre y retomado a finales de noviembre por el ‘Journal of Acquired Immune’, que el Gobierno del ex presidente Thabo Mbeki habría podido impedir estas muertes si hubiera provisto de antirretrovirales a los pacientes, así como de medicamentos para que las mujeres embarazadas evitasen la transmisión del VIH a sus hijos. El problema, pero,  proviene de Mbeki. El ex presidente sudafricano nunca aceptó la relación entre sexo y sida y, por ese motivo, acabó negándose a promover el uso de los medicamentos antirretrovirales, utilizados con gran efectividad tanto en Occidente como en países africanos vecinos. Max Essex, el virólogo que dirigió el estudio de Harvard, declaró que la política para solucionar el sida bajo la presidencia de Mbeki había representado 'un caso de mala, por no decir malvada, salud pública', según el periodista John Carlin.
Actualmente, Sudáfrica es el país del mundo con mayor número de seropositivos. Con una población de 48 millones de habitantes, más de 5,5 son portadores del virus. Durante los casi 10 años de Gobierno de Mbeki murieron de sida 1,5 millones de personas. Las condiciones de vida son tan malas que durante los últimos años la expectativa de vida en Sudáfrica se sitúa en los 42,27 años, nueve años por debajo que cuando el ex presidente del país entró en el poder.
Aunque el Gobierno de Mbeki no aplicase las debidas políticas para combatir el sida, sí que intentó mejorar la calidad de vida de los sudafricanos. La organización Stadistics South Africa muestra la considerable mejora que ha experimentado la sociedad sudafricana referente a la calidad de vida respecto el año pasado. El sondeo refleja que, respecto febrero de 2007, son más las familias que poseen radio, televisor, ordenador, nevera y teléfono móvil en sus casas y actualmente, el 88,6% de la población tiene acceso a agua potable.  
Afortunadamente, la nueva ministra de Salud no tiene intención alguna de mantener la misma política sanitaria de Mbeki. Barbara Hogan declaró en una entrevista: 'Me avergüenzo de tener que reconocer que lo que dice el estudio de Harvard es verdad'. Y agregó: 'La era de la negación del sida ha acabado para siempre en Sudáfrica', según el periodista citado anteriormente.  
    Al problema del sida también hay que añadirle el del alto índice de criminalidad. Sudáfrica dispone de un amplio diagnóstico criminal con unos 40 homicidios, 600 heridos con arma y 300 asaltos diarios, la mayoría de los cuales producidos por actos xenófobos. Residentes locales suelen atacar a extranjeros indocumentados que huyeron del malestar social de su país, como Zimbabue, ante el temor a que les ocupen los puestos de trabajo. Sudáfrica deberá incrementar la seguridad en el país de cara a la celebración de la Copa del Mundo de 2010.



Cronologia año  2008
25 de enero. Las mayores compañías mineras de oro y platino del país se ven obligadas a suspender sus operaciones por el irregular suministro eléctrico.

28 de enero. Sudáfrica decide aplicar la terapia antisida para la prevención de la transmisión madre-hijo.

31 de enero. El gigante americano automovilístico Ford decide invertir 206 millones de dólares en el país.

14 de febrero. El CNA rechaza la petición de la oposición de disolver el Parlamento.

26 de febrero. Activistas de derechos humanos critican duramente la disposición del Gobierno de Sudáfrica de legalizar la caza selectiva para controlar el aumento de la población de elefantes.

5 de marzo. El Estado sudafricano presenta ante el Tribunal Constitucional una demanda contra Zuma y la compañía armamentística francesa Thint por haber intentado encubrir las pruebas del juicio por corrupción, fraude y lavado de dinero contra el líder del CNA.

8 de abril. El partido de la oposición Alianza Democrática pide una reducción de impuestos para gastos relacionados con la seguridad de los ciudadanos y las empresas privadas.

21 de mayo. Unas 13.000 personas se ven obligadas a abandonar sus hogares por una oleada de actos de violencia xenófobos contra inmigrantes.

23 de julio. El grupo español Ferrovial prestará servicios en diez aeropuertos de Sudáfrica.

5 de septiembre. Sudáfrica podría alcanzar los 10 millones de turistas internacionales en 2010, según hizo público el ministro de Turismo y Asuntos Medioambientales del país.

10 de septiembre. Zuma vuelve a compadecer ante el Tribunal Supremo del país africano, donde se decidirá si se retiran o no los cargos de corrupción en su contra.

12 de septiembre. Zuma se salva de los cargos de corrupción.

17 de septiembre.  La oposición de Sudáfrica planea demandar a Zuma en caso de que los fiscales del Estado no le vuelvan a imputar por corrupción.

19 de septiembre. El CNA se reúne para decidir la destitución o la continuidad del presidente Thabo Mbeki, tras ser acusado de intentar presionar a los fiscales por el caso de corrupción del presidente del CNA, Jacob Zuma.

21 de septiembre. El CNA presiona a Mbeki para que abandone su cargo.

22 de septiembre. Sudáfrica elige al sucesor de Mbeki, Kgalema Motlanthe.

23 de septiembre. Once ministros sudafricanos dimiten junto con la vicepresidenta del país, después de la renuncia del presidente Thabo Mbeki.

25 de septiembre. Sudáfrica nombra a su tercer presidente negro, Kgalema Motlanthe.

2 de octubre. El nuevo Gobierno sudafricano pide a Mbeki que siga trabajando para conseguir un gobierno de unidad en Zimbabue.

6 de octubre. Zuma regresa al banquillo de los acusados en el Alto Tribunal de Durban para escuchar la apelación de la fiscalía general del Estado contra una anterior sentencia por corrupción, extorsión y lavado de dinero.

14 de octubre. El CNA suspende la militancia a Mosiuoa Lekota, quien rechazó hace tres semanas el cargo de ministro de Defensa. Además, Lekota comentó días antes que el CNA estaba dividido y que seguramente se iba a formar un nuevo partido político.

4 de noviembre. Los dirigentes del África austral celebran una cumbre en Sudáfrica para intentar sacar a Zimbabue de la crisis política por la que atraviesa para formar un gobierno de unidad.

5 de diciembre. El Gobierno sudafricano convoca al sector privado y a los sindicatos para hacer frente a la crisis.

5 de diciembre. Sudáfrica decide cooperar junto con Argentina en energía nuclear.

16 de diciembre. Presentación del nuevo partido político Congreso del Pueblo (COPE, en su acrónimo en inglés).

 


Periodismo Internacional © 2022 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull
Aviso legal | Política de protección de datos | Política de Cookies