Anuario 2008
Zimbabue
"Mugabe lleva el país al colapso"
Laura Diéguez

El acuerdo de gobierno de unidad nacional alcanzado el pasado septiembre creó cierta esperanza entre la población zimbabuense, que vive en una situación de colapso y desintegración desde principios de siglo. Pero la voluntad del presidente de Zimbabue, Robert Mugabe, de querer otorgarse varias de las carteras claves del nuevo Gobierno ha puesto en peligro la firma de dicho acuerdo y, con ello, la anhelada estabilidad del país. Mugabe firmó el acuerdo con el principal partido de la oposición, Movimiento por un Cambio Democrático (MDC), el cual suponía poner fin a 28 años de mandato y de hegemonía de su partido, el Frente de Unión Patriótica Nacional Africana de Zimbabue (Zanu-PF). El presidente del país africano estableció con cierto recelo un gobierno de unidad con la oposición, después de ganar unas fraudulentas elecciones presidenciales con el 85,51% de los votos emitidos en la segunda vuelta, en junio. El jefe del partido opositor, Morgan Tsvangirai, se impuso en la primera vuelta de los comicios de marzo pasado pero, debido a una oleada de actos violentos desatada por el Gobierno de Mugabe contra los seguidores del MDC, decidió retirarse de las elecciones antes de volverse a presentar a la segunda vuelta. Según el secretario general del MDC, Tendai Biti, milicias pro-Mugabe habían estado llevando acabo actos de violencia en zonas rurales del país, días antes de que se celebrase la segunda votación, en los que miles de personas se habrían visto obligadas a desplazarse y 60 miembros del partido habrían muerto, según la agencia de noticias Afrol News.

Por ese motivo, tanto los observadores enviados para controlar el proceso electoral  como la comunidad internacional consideraron las elecciones “fraudulentas”. El máximo responsable del equipo de observadores del Parlamento Panafricano, Marwick Khumalo, afirmó que deberían ponerse las condiciones para celebrar unas elecciones “libres, justas y creíbles” de la manera más rápida posible, “cumpliendo con la declaración de la Unión Africana sobre los principios para unas elecciones democráticas”. Por su parte, Estados Unidos propuso al Consejo de Seguridad de la ONU un conjunto de sanciones contra el presidente del país y sus principales colaboradores por haber manipulado la elección presidencial. El proyecto de resolución, que se hizo público en el mes de julio, prohibía viajar al mandatario zimbabuense y a once altos dirigentes, así como también la congelación de todos sus bienes. A todos ellos se les acusaba de ser responsables o cómplices en la violación de derechos humanos, por asesinatos, violaciones y palizas sufridos por la población zimbabuense y por debilitar la democracia del país. Además, el Gobierno estadounidense pidió al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, que nombrase un enviado especial para supervisar la situación de los derechos humanos.   
La Unión Europea (UE) también denunció el proceso electoral. En su resolución del mes de julio pedía a los Estados miembros que no concediesen ningún visado a Robert Mugabe, a los miembros de su Gabinete ni a los dirigentes del Zanu-PF. Además, la UE reclamó a la comunidad internacional que incrementase la presión diplomática sobre el régimen del presidente del país, con el objetivo de que éste pusiese fin a todos los actos de violencia y facilitase la constitución del Parlamento.
 
Problemas para la formación de un Gobierno de unidad   
Según el acuerdo de gobierno, Mugabe se mantendrá como presidente del país, pero permanecerá al mando del Ejército. Por su parte, Tsvangirai será primer ministro y jefe del Consejo de Ministros.
El Gabinete estará formado por 31 carteras: 15 de Zanu-PF, 13 del partido de Tsvangirai y 3 de la facción minoritaria del MDC de Arthur Mutambara, Movimiento Democrático para el Cambio-facción Mutambara (MDC). El acuerdo también establece que Mugabe podrá designar a los ministros, pero no sin antes consultárselo a Tsvangirai. El problema surgió cuando en octubre Mugabe repartió los ministerios y adjudicó a su partido el de Asuntos Internos. Tsvangirai no vio bien que el Zanu-PF fuese el partido que se encargase de controlar las fuerzas de seguridad del país, ya que dicha cartera debía ser controlada por “el partido que ganó las elecciones”, según el jefe del MDC.
En vista de los pocos avances en la formación de un nuevo gobierno de unidad, la Comunidad para el Desarrollo del África Meridional (SADC) propuso en la pasada cumbre de noviembre en Johannesburgo que oposición y Gobierno se encargasen conjuntamente del disputado ministerio, aunque después de varias negociaciones el acuerdo entre los dos principales partidos de Zimbabue sigue estando en punto muerto.
La secretaria de Estado estadounidense, Condolezza Rice, señaló que Zimbabue no podía continuar en un estado de estancamiento político debido a la crítica situación económica y sanitaria en la que se encontraba el país, y pidió ayuda a países vecinos para que se opusiesen contra el régimen de Mugabe. Un país en el que apenas hay dinero y en el que los bancos han de limitar estrictamente la cantidad y el número de personas que pueden retirar moneda de las entidades financieras debido a la desproporcionada inflación. Con un índice inflacionario de 231 millones por ciento anual, el país africano se encuentra en las garras de una de las grandes hiperinflaciones en la historia mundial.
El que fue ‘el granero de África’ por tener una de las economías más prósperas del continente, debido a su riqueza en recursos económicos, actualmente está inmerso en una grave crisis económica. La inflación de Zimbabue empezó a crecer debido a la intervención del país en la guerra de la República Democrática del Congo (RDC) en 1998, donde perdió cientos de millones de dólares. Pero, debido al constante atraso en los pagos de préstamos anteriores, el ansiado apoyo del Fondo Monetario Internacional (FMI) para restablecer la economía del país fue suspendido. La caótica reforma agraria, llevada a cabo por Mugabe en el año 2000, también supuso el aumento de la inflación con la total destrucción de la industria agropecuaria de Zimbabue. La drástica reforma agraria consistió en arrebatar todas la tierras propiedad de blancos, que se asentaron en el país durante su colonización, para ser administradas por el Gobierno, que las repartiría entre la población nativa. Según expertos, esta adjudicación fue una de las principales causas del actual estado crítico del país debido a una reducción drástica en la producción de alimentos.
En los últimos años, la inflación ha causado el desabastecimiento, y los precios de los pocos productos que se encuentran en los supermercados pueden cambiar varias veces al día, lo que, unido a la rápida depreciación del dólar zimbabuense, aumenta la necesidad de sacar el dinero del banco y gastarlo antes de que pierda todo su valor. Aunque las autoridades elevasen a principios de diciembre pasado de 500.000 a 100 millones de dólares zimbabuenses (130 dólares estadounidenses según el cambio del mercado paralelo) el límite de monto diario de dinero que la población podía retirar por día de los bancos, aún eran muchos los ciudadanos zimbabuenses que se levantan de madrugada con la esperanza de poder retirar la cantidad máxima permitida por el Gobierno, según la periodista de ‘El País’ Celia W. Dugger. La señora Moyo, una zimbabuense de 29 años, calculaba el precio de los productos por el número de días que tenía que esperar en el banco para retirar su dinero con qué comprarlas: un día para una pastilla de jabón; otro para una bolsa de sal y cuatro para un saco de harina de maíz. “Es la supervivencia del más fuerte”, decía Moyo. “Si no lo eres te mueres”.
Tras aumentar la cantidad de dinero que la población podía retirar de su cuenta corriente, el Banco de la Reserva de Zimbabue (RBZ, banco emisor) se vio obligado a emitir nuevos billetes con un valor nominal de 10, 50 y 100 millones de dólares zimbabuenses. Anteriormente el valor más alto era el del billete de 1 millón de dólares del país africano.

La necesidad de una estabilidad política
Desde que se detectó el brote en agosto de 2008, 1.600 personas han fallecido a causa del cólera, según estimó la ONU. Los servicios públicos básicos, como la sanidad, la educación, el agua y la electricidad, son actualmente imprevisibles y, en la mayoría de los casos, inexistentes para los habitantes del país africano, cosa que ha supuesto que unas 30.356 personas estén infectadas por la epidemia, según la ONU.
El cólera es una enfermedad, relacionada con el agua contaminada, que causa vómitos y diarrea aguda, y puede llevar a una muerte por deshidratación. Se extiende con rapidez en lugares donde las condiciones sanitarias son deficientes o donde el agua contaminada se emplea para beber o para cocinar. La Organización Mundial de la Salud (OMS) planteó que acabar con el brote en este país del sur de África “será difícil debido a la disponibilidad limitada de medicinas, suministros médicos y profesionales sanitarios en esta nación”, según la BBC. Un gran número de hospitales ha cerrado en Zimbabue y la mayoría de ciudades sufre un suministro intermitente de agua, tiene las alcantarillas rotas y la basura dispersa. 'La gente está muriendo en masa y no hay tratamientos porque los principales hospitales están cerrados. Incluso las pequeñas clínicas lo están', expresó al mismo medio británico citado anteriormente Esther, de 28 años, desde la capital de Zimbabue, Harare. Debido a esta complicada situación, la esperanza de vida ha caído en picado: de un promedio de 63 años en 1990 a 40,9 en 2005, según cifras de las Naciones Unidas.
La falta de asistencia sanitaria es tan aguda que ha llevado a muchos de los enfermos a emprender un largo viaje a pie hasta llegar a hospitales de Sudáfrica. El problema, pero, es que el país vecino, con cerca de 150 casos, no está libre del cólera, ya que esta infección está tomando una dimensión regional, según Euronews. “La gente está viniendo aquí porque en el otro lado no hay servicios”, aseguró un médico de Musina, en el norte de Sudáfrica. “Si tuvieran a dónde ir en su país, no caminarían estas largas distancia deshidratados como están, para poder acceder a un tratamiento. Vienen aquí para salvar sus vidas”, explicó el médico al canal internacional europeo.
    Por su parte, el ministro de Sanidad, David Parirenyatwa, reconoció en declaraciones recogidas por el diario oficial ‘The Herald’ que Zimbabue necesita medicinas y equipamiento médico, así como comida para los pacientes y para los programas de alimentación infantil. “Los hospitales centrales literalmente no funcionan”, afirmó el ministro mientras pedía a la sociedad que colaborase en la motivación del cansado y “desmotivado” personal sanitario.
Por otro lado, el crítico estado de la sanidad no es el único motivo por el cual ha aumentado el número de infectados por esta enfermedad. La red de abastecimiento de agua potable tampoco funciona, lo que obliga a la mayoría de la población a buscar este servicio básico en pozos contaminados, hecho que empeora aún más la situación que vive el país.  



Cronologia año  2008
4 de enero. El partido de la oposición, Movimiento por un Cambio Democrático (MDC) pide al presidente de Sudáfrica, Thabo Mbeki, que medie en el diálogo entre su partido y el del presidente Robert Mugabe, para la elaboración de una nueva Constitución.

7 de enero. Mugabe decide aumentar el sueldo de los jueces después de haber estado en huelga durante tres meses.

9 de enero. Mozambique corta la energía eléctrica a Zimbabue por no haber pagado la deuda que le debe.

10 de enero. Mugabe decide que las próximas elecciones se celebrarán en el mes de marzo, a pesar de la desconformidad de la oposición.

12 de enero. Estados Unidos y Gran Bretaña advierten a sus ciudadanos que eviten viajar a Zimbabue por un posible incremento de la violencia a causa de sus próximas elecciones.

23 de enero. El principal líder de la oposición, Morgan Tsvangirai, es arrestado por expresar su voluntad de boicotear los comicios si no se elabora previamente una nueva Constitución.

21 de febrero. La Unión Europea expresó hoy que alargará las sanciones financieras contra el presidente de Zimbabue hasta febrero de 2009.

29 de marzo. Celebración de la primera vuelta las elecciones presidenciales en Zimbabue. El partido de Mugabe gana por  63 a 62 al principal partido opositor.

5 de abril. La oposición pide volver a realizar otras elecciones pero la justicia rechaza la petición.

25 de abril. Seis militantes del partido opositor de Zimbabue mueren asesinados por los partidarios del gobernante Zanu-PF.

7 de mayo. Zimbabue distribuye billetes de 100 y 250 millones de dólares zimbabuenses como medida para combatir la hiperinflación que sufre el país.

4 de junio. La policía de Zimbabue detiene a Tsvangirai mientras se dirigía con su equipo de campaña a una aldea.

5 de junio. El régimen de Mugabe prohibe a una agencia de ayuda internacional proveer alimentos a una aldea que supuestamente apoya a la oposición.

6 de junio. Tsvangiari queda en libertad.

19 de junio. Mbeki pide a Mugabe cancelar la segunda vuelta de las elecciones presidenciales.

22 de junio. Tsvangirai se retira de las elecciones de Zimbabue.

27 de junio. Celebración de la segunda vuelta de las elecciones del país. Mugabe es envestido como presidente al presentarse a los comicios sin oposición alguna.

17 de julio. La oposición rechaza la oferta de formar gobierno junto a Mugabe para poner fin a la crisis que sufre el país.

4 de agosto. Zimbabue suspende por 12 meses las exportaciones de bienes de consumo básico, tales como azúcar , aceite de cocina, sal, arroz y jabón.

3 de septiembre. Zimbabue rechaza la propuesta de la Unión Africana, basada en el reparto del poder en un 50 % con la oposición.

15 de septiembre. Los partidos de Zimbabue firman un acuerdo de reparto de poder. Mugabe se adjudicó el papel de presidente del país y Tsvangirai el de primer ministro y jefe del Consejo de Ministros.

2 de octubre. El nuevo Gobierno de Zimbabwe pide al ex presidente de Sudáfrica Thabo Mbeki que siga trabajando para conseguir que los partidos políticos de Zimbabe formen finalmente un gobierno de unidad.

24 de octubre. El cólera causa 120 muertes en Zimbabue y se teme por el colapso de los servicios básicos.

11 de noviembre. El Programa Mundial de Alimentos (PMA) se ve obligado a recortar las raciones que distribuye entre la población necesitada en Zimbabue por falta de fondos.  

5 de diciembre. Kenia exige la retirada de Robert Mugabe.

4 de diciembre. El brote de cólera en Zimbabue ya se ha cobrado más de 560 vidas y se han registrado más de 12.000 casos.

11 de diciembre. La Comunidad para el Desarrollo del África Austral envía más equipos para examinar y formular estrategias de ayuda a la crisis de Zimbabue.

18 de diciembre. Un nuevo brote de cólera golpea Chegutu, una ciudad a 100 km al sur de Harare.

 


Periodismo Internacional © 2022 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull
Aviso legal | Política de protección de datos | Política de Cookies