Anuario 2009
Bolivia
"Evo Morales es reelegido presidente de una Bolivia económicamente estable

"
Meritxell Turó

En 2009 Evo Morales se constituyó como el presidente democrático más poderoso de la historia de Bolivia. El 6 de diciembre, Evo Morales fue reelegido con una diferencia récord respecto a su adversario: el Movimiento Al Socialismo (MAS-IPSP) de Morales y Álvaro García consiguió un 63,3% de los votos frente al 27% del conservador Progreso Para Bolivia (PPB) de Manfred Reyes. Morales, miembro de la nación indígena aymara, renovó su mandato superando los porcentajes de votos que obtuvo en 2005, cuando ganó con el 53,74% frente al 28,59% de su principal opositor, Jorge Quiroga, que dirigía la coalición de derechas PODEMOS (Poder Democrático Social). La Asamblea Legislativa Plurinacional es el órgano que ejerce el poder legislativo en Bolivia. Ésta tiene dos cámaras; la de los Diputados y la de los Senadores. En la primera hay 130 parlamentarios, de los que, desde diciembre, 85 son del MAS y 39 del PPB. En el Senado, de 36 miembros, 25 son del MAS y 11 del PPB. En total, el partido del presidente dispone de dos tercios de los diputados, lo que significa que puede proponer nuevas leyes e incluso convocar sesiones prácticamente sin contar con la oposición, que tampoco tendrá fuerza para impedir que se despliegue la nueva Constitución Política del Estado. Su aprobación, en enero de 2009 por un 62% de los votantes, fue el primer triunfo del año para Evo Morales.


Esta nueva Constitución, de 410 artículos, autoriza la reelección presidencial, refuerza el papel del Estado en la economía, otorga más poder al pueblo indígena y reconoce la autonomía departamental, municipal e indígena. Las provincias que defendieron el “no” fueron Santa Cruz, Tarija, Beni y Pando, que forman la “Media Luna”. Esta región es donde se concentran la mayoría de terratenientes y empresarios, por tanto son los más afectados por las políticas de nacionalizaciones y la “redistribución de los recursos” promovidas por Evo Morales. Después de un 2008 con graves altercados en esta zona (incendios intencionados, ocupaciones de edificios institucionales e incluso una matanza de 20 indígenas), 2009 ha sido un año tranquilo en estas regiones opositoras que, a pesar de sus esfuerzos, no consiguieron el líder ni el discurso para vencer al MAS.

El éxito electoral de diciembre de 2009 de Morales no habría sido tan evidente si no hubiera conseguido convencer a la clase media. El ex viceministro del Interior, Rafael Puente, confesó que una de las estrategias para conseguirlo fue elegir a personas de esta misma clase, trabajadoras “blancas” urbanas y jóvenes profesionales, como candidatas para las cámaras del Senado y el Congreso. Los votos al MAS aumentaron en las ciudades principales del país: La Paz, El Alto, Cochabamba y Potosí. En las regiones opositoras el apoyo al MAS creció de manera sustancial; en Santa Cruz obtuvo el 40,9% frente al 52,6% del PPB, en Beni el PPB logró el 53,1% de los votos y el MAS el 37,6%. En las elecciones de diciembre, los observadores de la Organización de los Estados Americanos (OEA) destacaron el “alto índice de legitimidad democrática” del renovado presidente. Pero el aumento de poder que obtuvo Morales es visto por la oposición y por organizaciones independientes, como la Fundación alemana Konrad Adenauer, como una “amenaza populista que podría destruir los pilares de la democracia en la región”. Esta fundación, junto con el portal de Internet polilat.com, elabora anualmente desde 2002 el Índice de Desarrollo Democrático de América Latina. La media de la región fueron 5,238 puntos y Bolivia obtuvo la puntuación más baja: 2,593. En la cima de la clasificación se sitúa Chile, con 10 puntos, Costa Rica (9,696) y Uruguay (9,262). Después van Panamá (7,191), México (6,490), Argentina (5,852) y Perú (5,587). Por debajo de la media también se encuentran Brasil (4,514) y Colombia (4,073), Venezuela (3,591), El Salvador (3,490), Ecuador (3,484) y Guatemala (3,284).
A nivel político, un reto importante para los próximos cinco años de mandato de Evo Morales es trabajar de manera transparente y evitar escándalos de corrupción como el que le costó la presidencia de YPFB –símbolo de las nacionalizaciones- al amigo de Morales y cofundador del MAS, Santos Ramírez, en febrero de 2009. Este episodio se descubrió a raíz de las investigaciones sobre el asesinato del empresario boliviano Jorge O'Connor D'Arlach, cuando llevaba encima 450.000 dólares y se dirigía al domicilio de Santos Ramírez. La oposición, en la “Media Luna”, presentó una demanda judicial el 3 de marzo de 2009 contra Morales por firmar los decretos que presuntamente permitieron la trama de corrupción. Presentó la denuncia el gobernador de Tarija, Mario Cossío y se adhirieron a ella sus homólogos de Chuquisaca, Savina Cuéllar; de Santa Cruz, Rubén Costas; y de Beni, Ernesto Suárez. El 6 de marzo, la Comisión Parlamentaria que investigaba el caso descartó la participación de Evo Morales en la red corrupta.

La amplia ratificación de la Constitución a principios de 2009 y la reelección del presidente a finales del mismo año demuestran la confianza de los ciudadanos en el que es el primer presidente indigenista. El apoyo electoral de los sectores populares se reforzó gracias a la amplia política social basada en ayudas y grandes inversiones en infraestructura educativa y sanitaria. En 2009, la inversión pública en Bolivia pasó de ser el 6,3% del PIB a ser el 10,5%, y 1,5 puntos de este aumento corresponden al presupuesto para infraestructuras. En este año también se cumplieron cuatro años de vigencia del programa Juancito Pinto, una ayuda de 200 bolivianos (20 euros) a las familias que escolarizan a sus hijos. A su vez, las personas mayores de 60 años reciben entre 150 y 200 bolivianos anuales, gracias a la Renta Dignidad. Aprobada en diciembre de 2007, La Renta Dignidad se financia con el dinero proveniente del Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH), beneficio que aportan las empresas capitalizadas en 2007 en el Fondo de Capitalización Colectiva (FCC) y el Tesoro General de la Nación (TGN). El 3 de abril de 2009 el Gobierno decretó el “Bono Juana Azurduy”, dirigido a las mujeres embarazadas. A pesar de que el Estado gasta unos 230 millones de dólares en todos estos planes sociales, y de que el 19 de febrero se decretó un aumento del salario mínimo del 12%, tanto en los cargos públicos como para los trabajadores del sector privado, la pobreza sigue siendo el mayor problema de Bolivia. El Índice de Desarrollo Humano calculado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo Humano (PNUD) sitúa a Bolivia en la posición número 113 de los 182 países estudiados, con un valor de 0,729, por debajo de la media de los países de América Latina y del Caribe.
El apoyo indígena al presidente reelecto se reforzó con el cumplimiento de las promesas sobre la reforma agraria: el 13 de marzo Morales entregó los primeros 34 títulos de propiedad de tierras a indios guaraníes en la región oriental de Santa Cruz. El Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA) es la organización encargada de realizar un proceso impulsado por el Gobierno para acabar con los latifundios. Según el INRA, las tierras de Santa Cruz fueron entregadas a los guaraníes porque los antiguos terratenientes no las hacían producir y no cumplían una Función Económica y Social (FES). Legalmente, el Ejecutivo puede expropiar, sin pagar indemnizaciones, todas aquellas tierras en las que se confirme la existencia de sueldos por debajo del salario mínimo o de trabajo infantil. La nueva Constitución añade la posibilidad de expropiar tierras improductivas de un mínimo de 5.000 hectáreas, y distribuir su propiedad entre indígenas y campesinos.
La redistribución de las tierras es una parte del programa de Evo Morales para recuperar las riquezas básicas. Los objetivos fijados en este proceso de nacionalización, iniciado en mayo de 2006, se acabaron de cumplir horas antes del referendo sobre la Constitución: el 23 de enero Morales nacionalizó por decreto la Empresa Petrolera Chaco SA, la última petrolera que quedaba bajo control privado. Sus accionistas eran Panamerican Energy (de Argentina) y British Petroleum (de Gran Bretaña). Con las nacionalizaciones de estas empresas el Gobierno pasa a controlar el 51% de las acciones, y el capital privado el 49%, mientras que antes se daba la relación inversa; pero en el caso concreto de Chaco SA, el Estado controla el 99%. Tradicionalmente, Evo Morales anuncia una nacionalización el Día del Trabajador, el 1 de mayo. En 2007 estatalizó dos refinerías que pertenecían a la brasileña Petrobrás, en los estados de Santa Cruz y Cochabamba. El 1 de mayo de 2008 Transredes y la telefónica Entel dejaron de pertenecer a Telecom Italia para pasar a manos del Ejecutivo de Bolivia. Y en 2009 nacionalizó la distribución de combustible a los aeropuertos, operación que era gestionada por la empresa británica British Petroleum Air (BP-Air).
La nueva Constitución Plurinacional prevé otro proceso de nacionalización: el de las empresas hidroeléctricas. El 21 de diciembre de 2009, el viceministro de Electricidad, Miguel Yagüe, anunció la compra mayoritaria de acciones de las empresas eléctricas del país, ya que, según la nueva Constitución, los monopolios y oligopolios no pueden ser administrados íntegramente por empresas privadas. A través de la Empresa Nacional de Electricidad (ENDE), el Gobierno de Bolivia invertirá unos 6.000 millones de dólares en 13 proyectos de generación de electricidad.
El Gobierno continuó en 2009 el programa de recuperación de los recursos estratégicos (gas y minerales básicamente) y el buen año para Morales también incluyó las cuestiones económicas: Bolivia se mantuvo estable a pesar de la crisis global. Desde que Evo Morales llegó al Gobierno, en 2006, el PIB ha crecido más que en los últimos 30 años, a un promedio del 5,2%. El Banco Mundial (BM) pronosticó que los PIB de 2009 de Bolivia, Panamá, Perú y Uruguay no se contraerán, sino que pueden llegar a crecer hasta un 2%, mientras que en Europa se prevé una caída del 4,1%. El Fondo Monetario Internacional (FMI) estima un crecimiento de la economía en 2009 del 2,8%. Con este valor, sería el país con más aumento del PIB en 2009 del hemisferio sur, según respalda el informe del centro estadounidense Centre for Economic Policy Report (CEPR). El Ministerio de Economía y Finanzas Públicas de Bolivia prevé que el crecimiento podría llegar al 4%. En 2008, antes de que explotara la crisis mundial, Bolivia registraba un 6,2%, su mayor crecimiento hasta el momento, alcanzando en el tercer trimestre de 2009 un tope del 7,1%, según el FMI.
En 2009 se creó el Banco Sur, organización que ayudará a impulsar la economía de Bolivia y el resto de países participantes. El 27 de septiembre Evo Morales firmó junto a seis presidentes más (Cristina Fernández, de Argentina; Luiz Inácio Lula, de Brasil; Rafael Correa, de Ecuador; Fernando Lugo, de Paraguay; Tabaré Vázquez, de Uruguay; y Hugo Chávez, de Venezuela) el convenio constitutivo del Banco del Sur, que contará con un capital inicial de 7.000 millones de dólares, pero con recursos autorizados de 20.000 millones de dólares. El Banco Sur, cuyo proyecto llevaba gestándose desde diciembre de 2007, entrará en funcionamiento en 2010 y pretende fomentar los proyectos de la región, disminuyendo la dependencia de los siete países participantes del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial. Los cálculos del BM también revelaron que, entre los años 2000 y 2008, 60 millones de personas de América Latina salieron de la pobreza, pero volvieron a ella entre nueve y diez millones en 2009.
Los principales productos exportados por Bolivia son el gas y minerales como cobre, zinc o litio y los países que los reciben son Brasil (46%), Estados Unidos (9,8%), Japón (7,6%) y Argentina (5,8%). En septiembre de 2009 las exportaciones habían disminuido el 20% respecto al año anterior y en febrero de 2009 se produjo una caída de los precios del cobre, el zinc y el estaño, pero eso no desestabilizó la economía boliviana. El yacimiento de litio más grande del mundo (10.000 kilómetros cuadrados) es el Salar de Uyuni, en la región andina de Potosí, de una profundidad de hasta 220 metros, y Bolivia posee el 50% de las reservas mundiales de este mineral. El 30 de octubre de 2009 se inauguró una planta experimental para extraer litio del Salar de Uyuni. Esta planta servirá de base para construir un gran complejo industrial, con una inversión inicial de 350 millones de dólares del Estado de Bolivia. Se prevé que en julio de 2010 se produzcan 80 toneladas mensuales de carbonato de litio y unas 600 de cloruro de potasio. A partir de 2013 la producción podría ser de 30.000 toneladas de litio por año, que inyectaría 150 millones de dólares anuales. Evo Morales empezó a negociar desde febrero de 2009 con el grupo francés Bolloré, que, junto con la italiana Pininfarina, quiere comercializar un automóvil eléctrico cuyas baterías son de este mineral. También mantiene negociaciones con la firma japonesa Sumitomo y la coreana Kores, pero Morales ha manifestado reiteradamente que no concederá a ninguna empresa el monopolio del litio y que exigirá la participación mayoritaria del Estado de Bolivia. El litio no fue el único mineral que prometió ingresos a la economía boliviana en octubre de 2009, ya que ese mismo mes, el presidente inauguró una planta de cobre. Ésta, situada en Coro Coro, en el departamento de La Paz, producirá 3.600 toneladas anuales. Para su creación y funcionamiento, la empresa estatal Corporación Minera de Bolivia (COMIBOL) invertió 18 millones de dólares que prevé recuperar en tres años. Con esta planta, Bolivia podría convertirse en el tercer mayor productor mundial de cobre, después de Perú y Chile. Otro trato importante a nivel de exportaciones es el que se cerrará a principios de 2010 con Argentina para incrementar las provisiones de gas. El presidente de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), Carlos Villegas, aseguró en diciembre que el pacto, que se discute desde 2006, consolidará la relación energética entre ambos países. A pesar de que el 80% de la riqueza del país proviene de la explotación de sus recursos naturales, de momento sólo representa el 20% del empleo del país. En agosto, Bolivia firmó la inversión en infraestructuras más importante del 2009. El Gobierno de Brasil aseguró 330 millones de dólares para construir 306 kilómetros, en el departamento de Beni, del “biocorredor oceánico” entre los puertos brasileño de Santos y chileno de Iquique, que dará a Bolivia el acceso al mar y la posibilidad de aumentar su comercio. Además de un desarrollo industrial prometedor, Bolivia intenta progresar a nivel tecnológico. El avance más destacado de 2009 fue el acuerdo con la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) para la concesión de una órbita para el satélite de comunicaciones “Tupac Katari”, y las negociaciones con China para que Bolivia pueda lanzarlo dentro de tres años.



Cronologia año  2009

 


Periodismo Internacional © 2022 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull
Aviso legal | Política de protección de datos | Política de Cookies