Anuario 1998
Sudáfrica
"Sudáfrica cierra su transición política y se convierte en un referente para el resto del continente"
Mar Sánchez

El año 1998 empezó con la cesión, por parte de Nelson Mandela, de la presidencia del Congreso Nacional Africano (CNA) al actual vicepresidente del país, Thabo Mbeki. Mbeki había sido miembro del partido comunista sudafricano y un activo participante en la lucha contra el apartheid. Este cambio, que anuncia la retirada de Mandela de la vida política para el año próximo, es un signo claro de estabilidad en un continente en el que los sistemas democráticos se implantan lentamente.
Cuando Nelson Mandela, conciencia moral del continente y el ex prisionero político más viejo del mundo –en julio cumplió ochenta años–, deje de ser presidente en 1999 se cerrará una de las transiciones más memorables de la historia. Sudáfrica será recordada por una época en la que ha sido capaz de transformar un país racista, en manos de una minoría blanca, en un núcleo central de democracia y ede stabilidad en África negra.

Durante décadas, el sistema político sudafricano ha sido dominado por la política del apartheid, definida por el sistema mismo como “el desarrollo separado y paralelo de las razas en sus límites geográficos asignados”, y traducida en la práctica como la segregación racial de los negros sudafricanos. Una minoría blanca controlaba la vida política y económica discriminando duramente a la mayoría negra, anulando sus derechos básicos, restringiendo sus movimientos, y suprimiendo violentamente a los disidentes del régimen.

El poder del Partido Nacional, partido encargado de llevar a cabo la política del apartheid, fue tan grande que Nelson Mandela, entonces ya líder del Congreso Nacional Africano, fue condenado a prisión acusado de protagonizar actos de sabotaje contra el Gobierno, a principios de los años 60.

La violenta discriminación de negros y de otras minorías trajo muchas revueltas y amotinamientos. En año 76, un levantamiento del gueto de Soweto causó centenares de muertes y obligó a muchos millares a exilarse. En los años 80, el crecimiento de la población negra del país empujó a muchos fuera de los guetos donde vivían, y se inició una incipiente integración entre las culturas, pese a la resistencia del partido dirigente. Las sanciones internacionales solicitadas por los activistas antiapartheid empezaron a hacerse notar y causaron un fuerte retroceso en el ingreso de capital extranjero en el país. La economía sudafricana, que había crecido un 5% anual durante los 70, tuvo un fuerte retroceso.

En el año 83, el entonces presidente Pieter Botha hizo un intento de instaurar algunas reformas incorporando al gobierno a las minorías asiáticas. En el año 85, Botha señaló que los negros tendrían derechos políticos en las zonas donde vivían (también nominadas guetos, “homeland” o “bantustan”). Esta afirmación no satisfizo a la oposición que pedía el fin total del apartheid. En agosto de 1989, Pieter Botha se vio obligado a dimitir a raíz de una masiva huelga contra el Gobierno, protagonizada por los trabajadores sudafricanos.



Los años De Klerk

Frederick De Klerk, ministro de Educación del Gobierno de Botha, fue el sucesor a la presidencia. De Klerk intentó ser un verdadero reformador y desmantelar la maquinaria del apartheid. Los 90 trajeron el levantamiento de veda a los partidos políticos de la oposición; la liberación de Nelson Mandela tras 27 años de prisión; y la anulación del último pilar del apartheid, que concedía el 87% de la tierra a los blancos. A raíz de estos pasos, empezaron las conversaciones entre De Klerk y Mandela. Fue un periodo de negociaciones pero también de recriminaciones que culminó con la aprobación de una nueva Constitución en diciembre de 1993. Finalmente, en abril de 1994, y por primera vez en la historia, se permitió el voto a la población negra en unas elecciones presidenciales, De Klerk y Mandela fueron premiados con el premio Nobel de la Paz.

El Congreso Nacional Africano (CNA) recibió el 62,7% de los votos y Mandela se convirtió en el primer presidente negro de Sudáfrica. Fue el nacimiento del gigante del África austral, que actualmente se ha convertido en referente para el presente y para el futuro del continente.



Independencia ante EE.UU.

Sudáfrica, que concentra la cuarta parte de las inversiones privadas estadounidenses, no duda en considerarse autónoma ante la política exterior de Bill Clinton. El desarrollo de programas de servicios sociales, la potenciación del acceso a la educación y las oportunidades de negocio dentro el país han servido para hacer del país sudafricano un referente en todo el continente, pero no sólo a nivel económico y de bienestar, sino como estandarte de la conciencia africana. Por esto, el país no duda tampoco al intervenir militarmente fuera de sus fronteras, como por ejemplo su actuación en Lesotho que sirvió para impedir un golpe de Estado.

El mandato de Mandela también ha centrado su atención en eliminar la herencia dejada por la política del apartheid. Así, el año 95 vio la creación de la Comisión para la Verdad y la Reconciliación, que pretendía descubrir los abusos de los derechos humanos cometidos durante la segregación racial en Sudáfrica. El año 98 ha sido testigo del fin de las investigaciones de esta comisión con la presentación del informe final.

Pese a las incertidumbres que ahora pueda despertar la era post-Mandela, la transición democrática sudafricana, a las puertas del año 1999, empieza a cerrarse siendo la envidia del continente.

(Texto traducido del catalán por Juan Salvador Martínez)


Revelar los abusos de los derechos humanos

La Comisión para la Verdad y la Reconciliación fue creada en el año 1995, bajo la dirección del Congreso Nacional Africano (CNA), para ayudar al país a olvidar su doloroso pasado e investigar los abusos cometidos contra los derechos humanos durante la era apartheid. Una filosofía concreta, de talante muy democrático, inspira a la comisión: es preferible exponer a la luz pública los crímenes que iniciar persecuciones masivas. El trabajo de investigación de la Comisión culminó el 29 de octubre de 1998, con la presentación de un informe final, de más de 3.500 páginas, escrito por el arzobispo Desmond Tutu, responsable de la Comisión. Mandela considera el informe como una “ayuda para construir la nación”, y por esto en él se mencionan los crímenes y los errores cometidos tanto desde el apartheid, como desde los movimientos de liberación, incluido el Congreso Nacional Africano. Como dice el informe: “La reconciliación, o se basa en la afrontación de la realidad, o no es verdadera reconciliación”.


Cronologia año  1998
20 de diciembre 1997. Durante la celebración de la 50ª conferencia del Congreso Nacional Africano (CNA), Nelson Mandela cede la presidencia del partido a Thabo Mbeki, entonces vicepresidente del Gobierno. Mandela empieza así, su ya anunciada retirada política.



27 de marzo. Visita a Sudáfrica del presidente de EE.UU., Bill Clinton. Mandela critica duramente ciertos aspectos de la política exterior norteamericana y confirma la independencia de su país con respecto la relación con EE.UU.



14 de abril. Suspendido el proceso a Pieter Botha, presidente de Sudáfrica entre 1978 y 1989, acusado por no cooperar con la Comisión para la Verdad y la Reconciliación. La comisión está presidida por el arzobispo Desmond Tutu y pretende estudiar la represión de los años 80 y esclarecer los crímenes del apartheid (política de segregación racial).



15 de abril. Se abre el proceso de Pieter Botha.



16 de abril. El día anterior el proceso de Botha fue reabierto, pero hoy fue otra vez aplazado hasta el 1 de junio.



29 de mayo. El general Siphiwe Nyanda se convierte en el primer jefe del Estado Mayor negro del Ejército sudafricano. Nyanda había sido jefe del Umkhonto We Sizwe, brazo armado del Congreso Nacional Africano (ANC) y principal promotor de la guerrilla antiapartheid.



16 de junio. Los quince países de la Unión Europea, en la cumbre celebrada en Cardiff (Gales), rinden homenaje a Nelson Mandela



20 de junio. Dos toneladas de sustancias químicas mortales fabricadas por el Gobierno del apartheid han sido tiradas a 210 kilómetros del cabo de las Aguilas (sur de Sudáfrica).



26-28 junio. El presidente francés, Jacques Chirac, viaja a Sudáfrica, entre otros países, para equilibrar su presencia económica en el continente africano.



8 de julio. Nelson Mandela, el día de su 80 aniversario, se casa con la antigua primera dama de Mozambique, Graça Michel.



23 de septiembre. Más de mil soldados procedentes de las tropas de Sudáfrica y de Botswana intervienen en Lesotho durante dos días para impedir que el golpe de Estado organizado por los militares en Maseru, capital de Lesotho, tuviera éxito. Es la primera intervención militar llevada a término por Nelson Mandela desde que fue elegido presidente el año 1994.



2 de octubre. Después de una semana de críticas sobre la actuación del Ejército sudafricano en el golpe de Estado de Lesotho, el presidente del Congreso Nacional Africano (CNA), Thabo Mbeki, anuncia que unas nuevas elecciones tendrán lugar en Lesotho en 1999.



29 de octubre. La Comisión para la Verdad y la Reconciliación presenta a Mandela el informe final.




 


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull