Anuario 2001

Balcanes
Ex URSS
Unión Europea
Indostán
Extremo Oriente
Asia Meridional
Balcanes
Las elecciones de Kosovo y Montenegro evidencian la falta de unidad de Yugoslavia
Esther Mata

La región centroeuropea de los Balcanes ha sido, durante el año 2001, un foco de conflicto. Pero ahora, que parece que han cesado los enfrentamientos entre el Ejército macedonio y el UCK, es posible que la atención vuelva a centrarse en Kosovo, tras la negativa de la Unión Europea a aceptar su independencia. Tras muchos meses de pugnas entre el Tribunal Penal Internacional y el Gobierno federal de Kostunica, Yugoslavia entregó, concretamente el 29 de junio de 2001, a Slobodan Milosevic a la justicia internacional. El Tribunal de La Haya lo reclamaba para juzgarlo por crímenes contra la humanidad que el ex presidente serbio habría cometido en Croacia, Bosnia y Kosovo. Aun así, la situación en los Balcanes todavía estaba muy lejos de la normalización a causa, principalmente, de la tensión que se ha vivido durante muchos meses en Macedonia, donde el Gobierno ha mantenido una guerra abierta con las fuerzas de liberación albanesas, el UCK, que reclamaba más autonomía y más libertad para la población albano-macedonia.

Los protagonistas de los Balcanes

La situación de escalada bélica a raíz de los constantes enfrentamientos entre el UCK (Ejército de Liberación de Kosovo), que actuaba en Macedonia, y el Ejército de este país estuvo a punto de originar otra guerra en los Balcanes. Los primeros meses del año han estado marcados por numerosos atentados cometidos por el UCK, por las contundentes acciones militares ordenadas desde el Gobierno macedonio, y por la tensión originada por las diferencias étnicas.
Macedonia es un país multicultural en el que coexisten varias religiones, que ha sido en diferentes épocas de la historia el centro de un gran imperio mundial, el de Alejandro Magno; una provincia romana más; o una región del Imperio Bizantino, posteriormente absorbida por el Imperio Búlgaro en la época medieval; una mezcla cultural que todavía se acentuó más con la entrada de los turcos del Imperio Otomano. Macedonia, como una república más dentro de Yugoslavia federal, es la última parte de una historia muy larga, en que la convivencia entre los diferentes pueblos que la formaban era una característica fundamental.
Hasta 2001, momento en que el Gobierno del primer ministro, Georgievski, optó por responder con contundencia las acciones del UCK y se negó a negociar las reclamaciones que hacía la población albanesa de Macedonia, que representa un 25% del total y exige dejar de ser considerados como ciudadanos de segunda categoría por debajo de la población eslava. Entre otras peticiones, los albaneses presentaron una serie de enmiendas para cambiar la Constitución que los equiparara en igualdades civiles a los eslavo-macedonios, como es poder trabajar en la Administración pública, que hasta ahora estaba vedado para ellos.
Finalmente, y tras numerosos enfrentamientos, muertes y treguas, se decreta un alto el fuego, en agosto, que propicia la llegada de las tropas de seguridad de la OTAN y que permite al Gobierno macedonio aprobar la amnistía para los guerrilleros del UCK, aunque con algunas excepciones. Al mismo ...


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull