Anuario 2001

Balcanes
Ex URSS
Unión Europea
Indostán
Extremo Oriente
Asia Meridional
Indostán
La zona del Indostán, otra vez, pendiente del conflicto de Cachemira
Ignasi Robleda

El principal frente de batalla de esta región es la pobreza, con unos ínidces especialmente alarmantes en India y Nepal. En 2001 uno de cada cuarenta pobres del mundo es indio.

El año 2001 terminó con el recrudecimiento de los enfrentamientos entre India y Pakistán en la zona de Cachemira, consecuencia del atentado en diciembre contra el Parlamento de Nueva Delhi en el que murieron 14 personas. India acusó a Pakistán de estar detrás del atentado y de dar apoyo a los grupos terroristas que actúan en Cachemira. También instó al régimen de Musharraf a congelar los bienes y cuentas de estos grupos. Pakistán negó las acusaciones y se ofreció para participar en una investigación conjunta. El Gobierno de Atal Bihari Vajpayee no aceptó esta propuesta y adoptó algunas medidas diplomáticas, como reducir a la mitad el cuerpo diplomático de Pakistán en India, cerrar el espacio aéreo a aparatos pakistaníes y prohibir la conexión entre ambos países en tren o autobús.
Paralelamente, India y Pakistán movilizaban el ejército en Cachemira en lo que, según señalaban fuentes militares, suponía el mayor despliegue de fuerzas de los últimos treinta años. Y todo esto teniendo en cuenta, primero, que se trata de dos países con armamento nuclear que ya se han enfrentado en dos ocasiones, en los años 1947 y 1965. Y, segundo, que esto ocurría en el marco de una lucha internacional antiterrorista encabezada por EE.UU., a raíz de los hechos del 11 de septiembre. En enero de 2002 se celebraba en Nepal la cumbre del sur de Asia con la esperanza de que se iniciara un proceso de diálogo que redujera la tensión entre ambos países.
La campaña antiterrorista
Para controlar la situación en el interior de Pakistán, Musharraf adoptó una serie de medidas para limitar la influencia de algunos líderes fundamentalistas sobre el conjunto de la población. También tuvo que hacer frente a lo que algunos llaman el ‘Gobierno Invisible’ de Pakistán, formado por cargos del Ejército, servicios de inteligencia paquistaní y puestos oficiales. El resultado fue que las campañas de movilización impulsadas por los líderes espirituales fundamentalistas que llamaban a una ‘yihad’ (guerra ...


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull