Anuario 1998

Centroamérica
Caribe
Unión Europea
Magreb
Extremo Oriente
Asia Meridional
Caribe
El Caribe despide el año con serias dificultades para alcanzar la prosperidad
Asunción Rosselló

Cinco años después de que 20.000 soldados norteamericanos invadieran Haití para restablecer la ley y el orden, el país vive postrado en la más extrema pobreza después de padecer las secuelas de una histórica sucesión de dictaduras, crisis políticas y económicas. En consecuencia, el país permanece hundido en el atraso y tiene serias dificultades para avanzar debido a la incertidumbre política.

Tras la parálisis política que vivió el país en 1998, Haití ha bloqueado el desembolso de millones de dólares de ayuda extranjera y ha incrementado la miseria de los haitianos, uno de los países más pobres del mundo. Haití es el país más pobre de América y muestra de ello es que el 75 % de los 7,6 millones de habitantes viven en condiciones infrahumanas.

Durante sus 195 años de existencia, esta república caribeña ha asistido a las gestación de 23 constituciones y a la investidura de 42 jefes de Estado de los cuales siete desgobernaron más de diez años, nueve se declararon vitalicios y 29 fueron asesinados o deportados. Con este historial, Haití intenta afrontar una nueva etapa que cada día resulta más incierta por las sospechas de corrupción que frenan los proyectos de desarrollo y las ayudas.

Penuria haitiana

Así pues, la isla caribeña se halla ante el nuevo milenio moribunda y encomendándose a la asistencia internacional. Haití sobrevive en su calvario con los 356 millones de dólares de ayuda multilateral y con la emigración de millón y medio de compatriotas expulsados por el hambre hacia Estados Unidos y Canadá.

El Consejo Nacional de la ONU conoce la fragilidad del proceso de democratización y por ello estudia una prórroga en la permanencia de los instructores que adiestran a la policía haitiana en la aplicación de un nuevo programa de modernización judicial, cívica y financiera. Las estadísticas haitianas son alarmantes:tan sólo queda un el 2 % de su superficie vegetal. Esto es consecuencia de la degradación del suelo y de la fabricación de carbón vegetal como combustible doméstico. Por otra parte, el promedio de vida es de 53,7 años, contra el 69,5 latinoamericano y el 77,7 de las naciones desarrolladas. También hay que destacar la mortalidad infantil que es de 131 por cada 1.000 nacidos vivos, y cerca de 1.000 de cada 100.000 mujeres mueren inmediatamente antes o después del parto, la tasa más alta del hemisferio occidental. ...


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull