Anuario 1999

Centroamérica
Ex URSS
Unión Europea
Magreb
Indostán
Extremo Oriente
Asia Central
Asia Central
Las ex repúblicas soviéticas mantienen su dependencia con Rusia
Jordi Mumbrú

Asia Central es una zona muy rica en recursos naturales merced a sus yacimientos de petróleo, gas natural, uranio y oro. Aun así, las ex repúblicas soviéticas viven en la extrema pobreza a causa de las diferentes guerras étnicas y por la corrupción de los dirigentes ex comunistas, que mantuvieron las ligaduras que poseían con la Unión Soviética antes de su desmembramiento.

De todas ellas, la república de Kazajstán , junto con Uzbekistán, es la que más conservó las estructuras político- económicas que tenía con la antigua URSS. La dependencia entre los dos países es inevitable, puesto que Kazajstán tiene el cosmódromo de Baikonur (el centro del programa espacial ruso) y, además, heredó, tras su independencia, un gran número de armas nucleares que Rusia quiere recuperar. Por si no fuera suficiente, gran parte de las relaciones económicas de Kazajstán son la exportación de petróleo y de gas natural a Rusia y al resto de las repúblicas de Asia Central.

El presidente kazako, Nursultan Nazarbaiev, ha dado un paso importante, este año, al abrir su mercado a China y retomar el ambicioso proyecto de construir un oleoducto de 3.000 kilómetros con el fin de transportar el petróleo de Kazajstán al gigante asiático. Asimismo, otros países de Asia Central, como Kirguistán o Uzbekistán, también acordaron establecer nuevas relaciones económicas con China.

Kirguistán, a pesar de estar atado a Rusia porque basa su economía en la extracción de uranio para producir armamento soviético, fue la única república que el año 1991 optó por escoger un presidente que no proviene de la antigua cúpula comunista para dirigir el país hacia una transición democrática. Si se cumplen las promesas pre-electorales de su presidente, Askar Akaiev, que aseguraban el sufragio popular en las próximas elecciones parlamentarias, este país, de población mayoritariamente nómada, podría convertirse en el más democrático de Asia Central.

Uzbekistán, por su parte, mantiene la dictadura de Islam Karimov desde 1991. Apoyado por Rusia, Karimov venció en las últimas elecciones presidenciales, en las que no participó ningún partido de la oposición, con el 91,9 por ciento de los votos.

En la estructura política de Asia Central, Tayikistán es un caso aparte. Las relaciones económicas que han iniciado el resto de las ex repúblicas soviéticas no tienen sentido en un país ...


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull