Anuario 2000

Centroamérica
América Andina
Balcanes
Ex URSS
Unión Europea
Magreb
Indostán
Extremo Oriente
Asia Meridional
Asia Meridional
La inestabilidad política es el mayor obstáculo para el crecimiento económico
Carles Navarro

Tras la fuerte crisis financiera que sufrieron los denominados "tigres" asiáticos (Indonesia, Filipinas, Tailandia) en 1997, parece que ahora, poco a poco, estos recuperan su estabilidad económica. Indonesia es el más claro ejemplo de que la situación económica en los países del sudeste asiático, que se vieron inmersos en la quiebra importante, ha resurgido.

A modo de ejemplo, en 1998, el archipiélago indonesio registraba un producto interior bruto de -13,7% y una inflación astronómica que ascendía hasta el 77,6%. Ahora esos números se han visto mejorados de forma notable. El producto interior bruto se situaba en el 2000 en el 0,3%, mientras que la inflación descendía hasta el 3%. Todo esto ha sido posible gracias a un aumento de las exportaciones, el crecimiento de inversiones extranjeras en estos países y, sobre todo, a las ayudas financieras de los países desarrollados o al engrosamiento de la deuda externa. En cambio, uno de los "dragones" asiáticos, Taiwán, ha experimentado una situación contraria. Para la isla, que venía creciendo a un ritmo del 6% en los últimos quince años, el 2000 ha sido nefasto para su economía. La crisis de Taiwán nos ayuda a comprender lo importante que es para los países pobres la inversión exterior. Taiwán, que en su día se convirtió en "dragón", sobre todo gracias al interés norteamericano, en concreto, y de Occidente, en general, ahora se ha visto perjudicada por el gran desarrollo chino en el ámbito internacional. Actualmente, la República Popular China tiene mucho que decir en el ámbito del comercio internacional, por lo que las ayudas que antes recibía Taiwán en detrimento de China se han visto reducidas considerablemente, con lo cual su economía se ha visto muy perjudicada.

De todos modos, crezcan o se vean afectados a nivel económico, todos los países pobres guardan comunes denominadores: la poca capacidad para invertir en capital humano y los factores políticos, que van desde la corrupción hasta regímenes políticos de carácter autocrático. Los máximos diregentes están a la orden del día en todos los países en desarrollo de la zona Asia-Pacífico. En Filipinas, el presidente Joseph Estrada se enfrentó a una moción de censura acusado de obtener dinero del juego ilegal y de una compañía tabacalera. Mientras que en Indonesia, la sospecha también pesaba sobre el presidente ...


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull