Anuario 1999

Centroamérica
Ex URSS
Unión Europea
Magreb
Indostán
Extremo Oriente
Asia Central
Extremo Oriente
Los países del sureste asiático prevén una sólida recuperación en el 2000
Carmen Alcalde

Las economías asiáticas, afectadas por el impacto de la crisis financiera que comenzó en Tailandia en agosto de 1997, han empezado durante el 99 a recuperarse. Desde el inicio del año y, sobre todo, desde el segundo semestre, la mayoría de los países de Asia, hasta hace muy poco golpeados por la recesión, han registrado un crecimiento constante o, por lo menos, estable. Como consecuencia, una nueva ola de optimismo parece envolver el sureste asiático, aunque casi todos los expertos consideran que la región sigue siendo todavía vulnerable y la economía, frágil.

Trece países asiáticos buscan la unidad política y económica

Trece países asiáticos buscan la unidad política y económica

Los economistas sostienen que las principales causas de esta recuperación -en el caso de Corea del Sur, por ejemplo, sorprendente- radican en los incrementos de las exportaciones, el resurgimiento de los mercados bursátiles y el retorno de la inversión extranjera. Hay que puntualizar sin embargo que, aunque ha alcanzado cotas elevadas, la inversión europea y norteamericana en sectores golpeados por la crisis se topa frecuentemente con resistencias nacionalistas y protestas laborales.

De momento, la segunda economía del mundo, la japonesa, apuesta por mostrarse cauta a la hora de analizar los buenos resultados obtenidos.

Japón ejerce una gran influencia sobre el conjunto de Asia y su recuperación en lo que va de año es en buena parte debida a los 200.000 millones de dólares de dinero público que el Gobierno japonés está introduciendo en su economía. Además, la mejora está lejos de ser general y en sectores clave como el automóvil, el textil o la industria petrolera la mejoría ha sido débil. La incipiente recuperación que Japón ha conseguido sólo se consolidará si la inversión y el consumo se reactivan.

El Banco Asiático de Desarrollo (BAD) recomienda la creación de un Fondo Monetario Asiático, que podría actuar como una agencia regional complementaria del Fondo Monetario Internacional (FMI). Precisamente, el papel del FMI ha sido uno de los puntos más discutidos durante el transcurso de la crisis. Por un lado, hay quienes opinan que los países que han aceptado la ortodoxia del FMI son en estos momentos los más predispuestos a la recuperación, y citan como ejemplo los casos de Corea y Tailandia. Son países que subieron los tipos, dejaron flotar sus monedas y emprendieron reestructuraciones profundas en sus economías. En cambio, otros mantienen opiniones bien diferentes. Un reciente estudio llevado a cabo por el BAD acusa al FMI de haber agravado la situación al imponer unos remedios clásicos de rigor monetario y austeridad presupuestaria.

Sobre lo ...


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull