Anuario 2000

Centroamérica
América Andina
Balcanes
Ex URSS
Unión Europea
Magreb
Indostán
Extremo Oriente
Asia Meridional
Extremo Oriente
De la crisis a la economía global
Vanesa Marquina

Tres años después de la crisis financiera que desbarató algunas de las claves del modelo de crecimiento asiático, el continente resurge sobre la nueva economía con un potencial derivado de su capacidad emprendedora.

Si se deja aparte Japón, las economías asiáticas han crecido a una media del 6% en 1999 y pueden hacerlo, según algunos analistas, alrededor del 7% en este 2000. Estos buenos indicadores suponen un respiro para empresas e instituciones financieras y de esta manera pueden retrasarse las reformas necesarias para afrontar las reglas de la globalización. Más que nada porque una recuperación tan rápida tiene mucho que ver con el excelente ciclo registrado por la primera economía mundial. Estados Unidos, el primer cliente de Asia, no ha parado de crecer en estos tres años.

A por el cliente con teléfono móvil

En esa transformación jugará un gran peso el desarrollo de las nuevas tecnologías de la información y en primer lugar el de las telecomunicaciones. Agotado el modelo simple de la economía basada en la mano de obra intensiva y poco valor añadido, orientada a exportar, hoy en los mercados asiáticos cada vez más liberalizados y, en consecuencia, más competitivos, se corre detrás del cliente. Algo poco habitual hasta la crisis.

Y los sectores en los que se corre más son aquellos en los que todo va más deprisa. Estas son algunas de las aceleraciones en curso: Corea del Sur cuenta con el mayor porcentaje de hogares con acceso a Internet de alta velocidad del mundo, el 20%; en Singapur, la propia Corea del Sur y Taiwan son ya más los abonados a teléfonos móviles que a fijos; en Hong Kong, la misma cantidad; se calcula que China, donde solamente el 3,4% de la población dispone de móvil, suma cada mes dos millones de abonados a la telefonía móvil, según ‘Chinainformed’.

Como describe en ‘Far Eastern Economic Review’ Tom Holand, la salida de la crisis ha provocado una nueva división norte-sur en Asia, en función de la inestabilidad política y de la capacidad de recuperación económica.

Efectivamente, los países del norte de Asia presentan índices de crecimiento mayores a los del sudeste asiático en gran medida porque los riesgos de inestabilidad ...


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull