Anuario 2002

Cono Sur
Unión Europea
Extremo Oriente
Asia Central
Unión Europea
La UE aprueba una ampliación a 25 países para el 2004, la mayor en su historia
Alexandra Dalmau

Los pasados 12 y 13 de diciembre, en la cumbre de Copenhague, la Unión Europea (UE) aprobó su quinta ampliación en la que abrió las puertas a diez nuevos socios. Cuando ésta se haga efectiva el 1 de mayo de 2004 la UE estará constituida por 25 estados. Ahora, el siguiente paso para la construcción europea está en la Convención para el Futuro de la UE, que prepara la reforma de las instituciones para el 2004, así como el diseño de su financiación y la Constitución Europea. Una Europa de 25 miembros no puede funcionar igual que la actual de los Quince. De esta manera finaliza un año marcado desde el principio por la introducción del euro en 12 países. Sin embargo, y a pesar de que el euro se ha mostrado como una moneda fuerte –que ha alcanzado en varias ocasiones la paridad con el dólar- la economía europea no ha alcanzado los objetivos de crecimiento previstos.

El caso de Turquía

El 2002 se ha configurado como un año clave en el futuro de la Unión Europea (UE). El 1 de enero, con la entrada en vigor del euro en doce de los quince países que integran la UE, se consolidaba la convergencia económica y monetaria entre estos países, así como el Banco Central Europeo1 y la existencia de un espacio comercial y monetario sin fronteras. Diez meses más tarde, la Unión Europea sigue dibujando sus fronteras en otro paso decisivo de su futuro. Así lo demostró en la cumbre de Copenhague, el pasado 12 de diciembre, con la aprobación de la entrada en el club de diez nuevos países en 2004: Lituania, Letonia, Estonia, Polonia, Hungría, República Checa, Eslovaquia, Eslovenia, Malta y Chipre. Este proceso de ampliación, que se inició el 30 de marzo de 1998, resulta el más grande llevado a cabo en el seno de la UE. De esta manera, el día 1 de mayo de 2004 los nuevos estados serán miembros oficiales de la Unión Europea, y podrán participar en las próximas elecciones al Parlamento Europeo, previstas para el mes de junio de ese mismo año, y en la conferencia intergubernamental para las reformas del tratado. En cambio, Rumania y Bulgaria no se adherirán hasta el 2007, y Turquía deberá esperar al 2005 para iniciar sus negociaciones.

A pesar de todo, esta apertura hacia el Este no se realiza sin condiciones: el presidente de la Comisión Europea2, Romano Prodi, explicó que se introducirán en el tratado de adhesión una cláusula de salvaguarda económica de carácter general –que podrá ser aplicada a cualquier estado miembro-, y dos cláusulas de salvaguarda específicas –que únicamente se aplicarán a aquellos nuevos socios que no hayan cumplido los compromisos asumidos en las negociaciones- relativas al funcionamiento del mercado interior, incluidas todas las políticas sectoriales que afecten a las actividades económicas con efectos transfronterizos y el ámbito de la justicia y de los asuntos de seguridad. Así, durante los tres años siguientes a la adhesión, se podrá invocar una cláusula de salvaguarda a previa petición motivada de cualquier Estado miembro o a iniciativa de la Comisión. Con estas medidas se intenta devolver la confianza a los gobiernos europeos que todavía dudan de la capacidad de estos países para cumplir las condiciones que se exigen a todos los integrantes del club.

Cuando este proceso culmine, la UE se convertirá en el tercer sistema político más poblado del mundo, con 480 millones de habitantes, cifra que supone un incremento del 20% de la población, aunque el PIB sólo crecerá en torno a un 4,6%. Estos 480 millones de personas estarán inmersos en un mercado único y compartirán los mismos principios democráticos. Sin embargo, una ola de euroescepticismo está sacudiendo no sólo las sociedades europeas, sino también a buena parte de sus gobiernos. Resulta paradójico que justo cuando la UE está intentando consolidar sus fronteras y sus mercados, se ha adaptado la moneda única en la mayoría de países miembros, y los Estados están cediendo cada vez más competencias al Ejecutivo Europeo, se levanten las dudas sobre el futuro de la construcción de este proyecto europeo.

Este euroescepticismo está fundado, en buena parte, en el hecho que una Unión Europea de 25 países, con diferentes intereses económicos y culturas tan dispares entre sí, sería políticamente ingobernable. En este sentido, la actual Unión Europea resulta un buen instrumento para evitar conflictos internos en el Viejo Continente al estar unidos sus integrantes por intereses económicos, pero aún no tendría capacidad para asumir ciertas directrices políticas, y por lo tanto, no se le deberían conceder nuevas competencias políticas. Además, debe considerarse la poca capacidad de maniobra que tiene Europa en sus relaciones exteriores -donde también se dan conflictos de intereses internos- a la par que sigue los dictados de la política exterior norteamericana, como se demostró después del 11-S, y posiblemente volvería a verse en caso de realizarse el eventual ataque norteamericano contra Irak.



El coste de la ampliación

“Berlín no pondrá más dinero, por lo que deberán repartírselo entre los actuales beneficiarios y los futuros”, anunció un portavoz alemán durante la cumbre que se celebró los pasados 24 y 25 de octubre en Dinamarca. Estas palabras resumen la principal polémica a la que se enfrentó la UE durante el proceso de ampliación, cuyo coste quedó fijado en la cumbre de Dinamarca en 40.400 millones de euros. Sin embargo, en la cumbre de Copenhague, Polonia –el país más grande de los candidatos, a quien le corresponden 19.000 de los 40.400 millones de euros- exigió mil millones más en dinero ...

Cronologia año  2002

1 de enero. Entrada en vigor del euro en 12 de los 15 países comunitarios. Suecia, Dinamarca y Gran Bretaña todavía no han adoptado la moneda única.
España asume la presidencia europea durante el presente semestre.

28 de febrero. Finaliza el período de doble circulación, y el euro se convierte en única moneda oficial.

15 y 16 de marzo. Cumbre de Barcelona. Uno de los objetivos prioritarios es la liberalización del sector energético.
El BCE revisa a la baja el crecimiento de la zona euro.

5 de abril. El BCE advierte que la subida del crudo puede retrasar la recuperación económica.

4 de mayo. El euro alcanza su máximo en seis meses a costa de un dólar debilitado por la subida del paro en EE.UU

20 de mayo. La CE propone asumir el papel de gobierno de la UE.

21 y 22 de junio. Cumbre europea en Sevilla de jefes de Estado y de Gobierno, cuyo objetivo prioritario es establecer un plan de repatriación contra la inmigración ilegal. 100.000 personas, según los organizadores -20.000, según la policía-, marcharon en la gran manifestación de protesta contra «la Europa del Capital y la guerra.

29 de junio. Bruselas endurece los controles a la circulación de divisas.

1 de julio. Se retiran de la circulación las monedas oficiales de cada país.

16 de julio
Un euro, un dólar: la moneda única alcanza la paridad con el dólar.

24 de julio. El euro baja y pierde la paridad con el dólar.

3 de agosto. Turquía rechaza la pena de muerte, condición indispensable para entrar en negociaciones con la UE.

3 de setiembre. El déficit alemán del 2002 supera los límites del Pacto de Estabilidad al situarse en el 3,5%.

8 de setiembre. Duisenberg descarta una bajada de tipos pese a la debilidad de la economía.

26 de setiembre. La Comisión augura un estancamiento de la economía de la 'zona euro' hasta 2003.

24 y 25 de octubre. Cumbre de Dinamarca, en la que se perfila la ampliación de los nuevos diez estados miembros para el 2004. Rumanía y Bulgaría deberán esperar hasta el 2007.

28 de noviembre. Aznar y Berlusconi proponen la figura de un presidente europeo permanente.

5 de diciembre. Prodi presenta un anteproyecto de Constitución.

12 y 13 de diciembre. Cumbre de Copenhague, en la que se aprueba la quinta y mayor ampliación de la historia de Europa. Además, se da una fecha a Turquía para iniciar sus negociaciones para entrar en el club.

26 de diciembre. El BCE reconoce que la llegada del euro ha provocado un aumento de los precios.






Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull