Anuario 2002

Cono Sur
Unión Europea
Extremo Oriente
Asia Central
Asia Central
El año en que Estados Unidos se asentó en el patio trasero ruso, chino e iraní
Ignasi Castelló

pudieron administrar las riquezas de sus reservas sin contar con la tradicional tutela rusa. La súbita e inesperada aparición del movimiento de los estudiantes islámicos de las madrasas de Peshawar (Pakistán), los talibán, en Afganistán, el año 1994, incrementó la presión en una zona ya de por sí misma inestable, y estimuló el fervor islamista en sus países vecinos, que veían en los talibán el espejo de la revolución islámica a seguir. De hecho los talibán, una vez afianzados en el poder, apoyaron a movimientos como el Hizb Ut-Tahrir al-Islami (HT) –que pretende fundar un califato islámico en Asia Central, de momento por vías pacíficas- o el Movimiento Islámico de Uzbekistán (MIU) , que opta por la guerra de guerrillas para conseguir la instauración de repúblicas islámicas en todo Centroasia.
Pese el oscurantismo y la cerrazón de los talibán, el mundo siguió acechando las reservas de la segunda zona del planeta más rica en crudo, tras la del golfo Pérsico (unos 75.000 millones de barriles de petróleo en el Caspio frente a los 750.000 millones de barriles en el Pérsico); y uno de los subsuelos con mayores bolsas de gas (entre 71 y 114 miles de millones de metros cúbicos) según un estudio del Departamento de Energía de Estados Unidos de 1997. Las multinacionales del petróleo, como la argentina Bridas y la norteamericana Unocal, llegaron a negociar con el régimen de Kabul para conseguir la autorización para el paso de las tuberías pese a la sanciones de la ONU sobre Afganistán. La desaparición de los talibán, la instalación del régimen proamericano de Hamid Karzai en Afganistán y el desembarco militar y económico del Tío Sam en Asia Central han reabierto el juego cerrado por Rusia en el tercer decenio del siglo XX, y que ahora Moscú se niega a perder.
Para intentar no quedar fuera de la carrera por Asia Central -como ya quedó fuera por la del golfo Pérsico al perder sus aliados árabes socialistas en la época soviética (el Egipto de Nasser, Siria o Libia)-, el ...

Página anterior


Periodismo Internacional © 2022 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull
Aviso legal | Política de protección de datos | Política de Cookies